);
Houston Rockets

Los 5 momentos claves de Yao Ming en la NBA: de su debut con 0 puntos a su doble-doble con 41 tantos

Yao Ming apenas participó de 486 partidos de fase regular en la NBA. Es bastante, pero poco para un jugador que está dentro del Salón de la Fama.

Las lesiones cortaron la carrera de Yao cuando era muy joven: elegido con la primera selección del Draft 2002, solamente pudo jugar al menos 80 partidos en las primeras tres temporadas en la liga. Luego disputó 57 partidos en la 2005-2006, 48 en la 2006-2007, 55 en la 2007-2008, 77 en la 2008-2009 y apenas cinco en la 2010-2011, teniendo su último encuentro como jugador profesional en noviembre de 2010, con 30 años recién cumplidos.

Sin embargo el tiempo le alcanzó al chino para ser una leyenda deportiva de su país, un jugador histórico de Houston Rockets (su camiseta número 11 fue retirada por la franquicia), uno de los mejores pivotes de su época (cinco veces All-NBA) y una personalidad clave para el desembarco de la NBA en el país con mayor población del mundo.

MÁS | Los fallos que definen la historia reciente de la NBA

A 10 años del retiro de Yao, repasamos cinco momentos que marcaron el paso del mejor jugador asiático de la historia del básquetbol.

Un estreno sin anotar

Yao generó una revolución al ser elegido con el pick número uno del Draft 2002. Más allá de sus pergaminos en la liga de su país se había mostrado como un jugador interesante en el Mundial FIBA del 2002 disputado en Indianápolis, en el que anotó 21 puntos por partido y fue elegido como el mejor pivote de la competencia, pero la opinión general era bastante escéptica sobre este jugador chino de 22 años, el primer jugador en la historia de la NBA en ser escogido como número uno del Draft sin haber pasado por el básquetbol amateur de Estados Unidos.

Y esas dudas tomaron más fuerza después del estreno oficial de Ming. En el mismo estadio donde había realizado un gran Mundial (el Conseco Fieldhouse de Indianápolis), Ming terminó sin puntos en una derrota de Houston Rockets ante Indiana Pacers por 91-82. El asiático fue suplente e ingresó unos 10 minutos, pero lo único que quedaron reflejado en sus estadísticas fueron tres faltas, dos pérdidas de balón, dos rebotes defensivos y un intento de dos puntos fallado. El debut menos auspicioso posible. ''Aprendí que todavía tengo mucho que mejorar y simplemente soy un novato. Es un camino muy largo y es difícil", declaró Yao aquella noche mediante un traductor.

Ya retirado, en una entrevista con Graham Bensinger, Ming contó que esa noche se sintió avergonzado pero que se dijo a si mismo: "Todo tiene un comienzo, muchos tienen un gran comienzo, pero lo importante es como terminas. El inicio ya no lo podés modificar, ya pasó."

En el resto de su carrera NBA, Ming solo tendría dos partidos más en los que no anotó: su cuarto juego de la 2002-2003, con 0 puntos en 15 minutos frente a Seattle, y su último partido, el 10 de noviembre de 2010, cuando tuvo que retirarse en la mitad del primer cuarto por la lesión que finalizó su trayectoria deportiva.

Su primer gran show

El comienzo de Yao fue complicadísimo. Las expectativas eran muy altas y la atención estaba enfocada en él, pero durante sus primeros siete partidos apenas promedió 4,3 puntos, 3,4 rebotes y 0,4 tapones en 14 minutos por juego. De pronto, en un partido de visitante frente a Los Angeles Lakers, el equipo campeón de las últimas tres temporadas, Ming mostró lo mejor de si: desde el banco aportó 20 puntos y 6 rebotes en 23 minutos con 9-9 en dobles, corriendo con una pequeña ventaja: los Lakers no tuvieron a Shaquille O'Neal, que estaba lesionado, y carecían de un reemplazo por encima de los 2,08 metros.

Ese partido con los Lakers le dio la confianza necesaria a Yao y su primer gran show de verdad ocurrió cuatro días después, el 21 de noviembre de 2002 frente a Dallas Mavericks, otro equipo poderoso del Oeste (tenían récord de 11-0). Los Rockets no cortaron el invicto de los Mavs de Dirk Nowitzki y Steve Nash: perdieron por 103-90. Pero frente a alguien de su tamaño como el veterano Shawn Bradley (también de 2,29 metros), Ming se lució individualmente: 30 puntos, 16 rebotes y 2 tapones desde el banco en 33 minutos en cancha. Aquel juego ante Dallas, el décimo de su carrera, fue el último en el que el asiático comenzó como suplente en toda su carrera.

Yao terminaría su temporada de rookie promediando 13,5 puntos, 8,5 rebotes y 1,8 tapones por partido y siendo votado como titular al All-Star Game por los fanáticos y elegido al primer quinteto de novatos por los entrenadores. En las siguientes cinco campañas su promedio de puntos y rebotes no bajó de los 17,5 tantos y 8,4 recobres por juego.

Su rivalidad con Shaquille O'Neal

Cuando Yao llegó a la liga en el 2002, Shaquille O'Neal era una de las máximas figuras de la NBA. Ningún otro pivote podía con su dominio físico, por lo que la aparición de Ming hacía pensar que finalmente habría alguien que podría darle pelea al de Los Angeles Lakers.

Yao y Shaq apenas se enfrentaron 13 veces a lo largo de su carrera NBA (además de cinco partidos de Playoffs en una serie del 2004), pero la rivalidad empezó a tomar fuerza desde unos comentarios "humorísticos" de O'Neal antes de que Ming llegue a la liga que fueron criticados por su tono racista. El jugador de los Lakers quería demostrar que el joven extranjero no estaba a su nivel.

En el primer cruce entre ambos, Shaq terminó con 31 puntos y 13 rebotes pero cayó derrotado ante los Rockets de un Ming que sumó 10 tantos, 10 rebotes y 6 tapones. El historial de ambos en fase regular quedó bastante igualado: Ming ganó siete partidos y O'Neal seis. Yao promedió 18,6 puntos, 10,5 rebotes, 2,1 asistencias y 1,5 tapones en esos partidos, mientras que Shaq sumó 22,9 tantos, 9,6 rebotes, 2 asistencias y 2,5 tapones.

En la serie de primera ronda de los Playoffs del 2004 si hubo una diferencia para el estadounidense: los Lakers ganaron 4-1 con Shaq promediando 16,2 tantos, 11,2 rebotes y 2,8 tapones, mientras que el asiático fue limitado a 15 puntos, 7,4 rebotes y un 45% de campo.

También hubo tiempo para unas risas. O'Neal contó que cuando Yao ya estaba en su tercera temporada en la liga, pensaba que Ming solamente hablaba chino. Yao aún daba entrevistas con un traductor a su lado, pero ya llevaba un tiempo estudiando inglés. "En un partido me realizó un gran movimiento y dije "Wow, ese fue un gran movimiento" y Yao contestó "gracias hermano". Le pregunté "¿Hablás inglés?" y me contestó "Si Shaq, es que simplemente vos nunca me habías hablado", relató O'Neal.

Entre ellos todo terminó en buen tono. De hecho ambos ingresaron juntos al Salón de la Fama, en el año 2016, en un acto en el que Shaq inclusó ayudó a Ming a ponerse la chaqueta naranja.

"Siempre lo respeté. Llegué a la liga como un jugador interior y tenía que respetarlo, porque él era el mejor de la liga. Pero además es un gran hombre afuera de la cancha, es más que un buen jugador", declaró Ming sobre O'Neal. "Viajé a China varias veces y siempre nos reunímos, juntamos a nuestras familias, él (Yao) es un gran tipo".

El mejor partido de Yao: 41 puntos, 16 rebotes y 7 asistencias

Ming fue un anotador consistente que promedió 19 tantos por partido a lo largo de su carrera y llegó a aportar unos 25 puntos por juego en la temporada 2006-2007, número que lo deja entre los 10 máximos anotadores de aquella fase regular de la NBA.

Sin embargo, el partido en el que más lastimó a la defensa rival no tuvo una cifra muy exagerada: metió 41 puntos, pero fue un dominio total de Yao sobre sus rivales. El 22 de febrero de 2004 el chino fue la figura de un triunfo de los Rockets sobre Atlanta Hawks por 123-121 en tres tiempos suplementarios. Su planilla estadística si fue espectacular: 41 tantos, 16 rebotes, 7 asistencias y 2 tapones en 50 minutos, con 15-21 de campo y 11-13 en tiros libres. ¿Los otros jugadores en la historia de la NBA en tener un aporte así en un partido? LeBron James, Kareem Abdul-Jabbar, Vince Carter, Hakeem Olajuwon, David Robinson y Alvan Adams.

Ming anotó 12 de los 29 puntos de Houston en los tiempos suplementarios, fallando apenas un lanzamiento en la prórroga, y metió el doble para pasar al frente con menos de 23 segundos por jugar.

El fin del karma de los Playoffs

Durante la era Yao Ming, Houston Rockets fue un equipo bastante competitivo: la franquicia texana clasificó a Playoffs en 2004, 2005, 2007, 2008 y 2009, teniendo al menos un 62% de victorias en fase regular en las últimas cuatro apariciones de postemporada. Sin embargo, la postemporada les resultaba un escollo gigante. En 2004 recibieron un 4-1 de parte de los Lakers, en 2005 cayeron 4-3 con Dallas, en 2007 sufrieron un 4-3 de Utah Jazz y en 2008 los de Salt Lake City volvieron a imponerse ante los Rockets, en esa vez por 4-2.

Ming, de 28 años aún no lo sabía, pero la postemporada del 2009 sería la última de su carrera debido al freno que le pusieron las lesiones. Era su última chance de ganar una serie y los Rockets, de 53 victorias, iban contra un Portland de 54 triunfos. La ventaja de localía era para los Blazers y encima Houston no contaba con Tracy McGrady, su jugador estrella, que llevaba varios meses lesionado. El peso ofensivo recaía en Ming, Ron Artest , Luis Scola y Aaron Brooks.

A los Rockets le costó bastante, pero lo terminaron logrando: ganaron 4-2 y se metieron en la segunda ronda. Yao fue vital, con 15,8 puntos, 10,7 rebotes y 1,2 tapones por juego, siendo el segundo máximo anotador del equipo después de Scola y el líder en los tableros. El chino se destacó especialmente en el primer partido, un triunfo de Houston en el que sumó 24 puntos y 9 rebotes, y el cuarto juego, en el que los Rockets lograron una diferencia clave de 3-1 ganando 89-88. En ese encuentro Ming metió 21 puntos y 8 de ellos llegaron en el último cuarto.

En la segunda ronda Houston comenzó ganándole a los Lakers, futuros campeones, con un 100-92 en el Staples Center que tuvo a Yao anotando 28 tantos, más que lo que combinaron Pau Gasol y Andrew Bynum (24 puntos entre ambos). Ming terminaría lesionándose en el juego tres, en el que sufrió una fractura por estrés en el pie izquierdo y quedó fuera por el resto de la serie. Nunca más volvió a jugar en Playoffs: apenas pudo disputar cinco partidos de la temporada 2010-2011 antes de retirarse.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Los Angeles Lakers, Dallas Mavericks
Todos los partidos de preparación antes del regreso
Leandro Fernández
Victor Oladipo
¿Cómo compensará Indiana la baja de Oladipo?
Leandro Fernández
wagner harrell lowry
Los maestros de las faltas en ataque
Nacho Losilla
deandre ayton
Ayton, sobre la sanción: "Me dio humildad"
Nacho Losilla
kevin durant
Marks y el peso de Durant en las decisiones
Nacho Losilla
Kristaps Porzingis
Porzingis advierte: “Podemos sorprender”
Carlos Herrera Luyando
Más noticias