);
Agencia Libre 2019

Agencia Libre 2019: Cómo encaja Ricky Rubio en los Phoenix Suns

Ricky Rubio
Getty Images

Isaiah Canaan y los rookies De'Anthony Melton y Elie Okobo. Estos eran los tres bases con los que los Suns abrían la temporada 2018/2019. La 2019/2020 comenzará con Tyler Johnson, combo guard completo y defensivo, el rookie Ty Jerome, pasador y tirador, y la incorporación en la Agencia Libre de Ricky Rubio.

La mejora es sustancial.

Más allá de nombres, la offseason de Phoenix se basa en traer jugadores más hechos. Preparados para jugar. En el Draft traspasaron el pick 6 a cambio de Dario Saric y el 11, con el que eligieron a Cam Johnson, considerado el mejor tirador de la camada y también el jugador más veterano. Aron Baynes es otro jugador con mucha experiencia y Ricky cumplirá 29 años con la nueva temporada.

Es turno de analizar el encaje de Rubio con los Suns

El mejor base en Phoenix desde 2016

En 2014 los Suns tenían en plantilla a Goran Dragic, Isaiah Thomas y Eric Bledsoe. Apenas dos años después, en 2016, solo quedaba Bledsoe. Y esa fue la última campaña en la que hubo un base titular decente. Hasta ahora.

Ricky Rubio llega con un salario muy alto a Phoenix, desde luego, una media de 17 millones por temporada. Tampoco es que los Suns estén para convencer a nade de firmar con ellos rebajando dinero, menos para un puesto de base que lleva huérfano desde el traspaso de Eric Bledsoe a Milwuakee. Incluso más, no hay que olvidar ese famoso "I don't wanna be here".

Ricky tomará las riendas de Phoenix. Un base que además encaja con las necesidades del equipo y el estilo de juego ofensivo.

Ricky, como pasador

Las dos temporadas de Rubio en Utah han sido diferentes a lo que vivió en Minnesota. Con los Jazz tenía a Donovan Mitchell al lado y tuvo que convivir repartiéndose el balón con una estrella exterior. Más centrado en la anotación por las necesidades del equipo y menos asistente. En los Wolves, todo lo contrario. Vivía para alimentar al equipo.

Aunque con mucho balón en ambas etapas, son bien diferentes. Las estadísticas por 36 minutos muestran la diferencia. Mientras en Utah su proyección en 36 era de 7,2 asistencias, en las tres últimas camapañas en Minnesota superaba las 10. La diferencia también se aprecia en los tiros: 13,5 en dos años en Utah por menos de 10 (9,6) con los lobos.

Entonces, que Ricky es mejor, ¿el pasador o el anotador? Y sobre todo, ¿cuál veremos en Phoenix?

Hay dos detalles a destacar. Rubio ha mejorado como tirador desde la etapa con los Wolves aunque sigue siendo inconsistente y los Utah Jazz eran uno de los equipos más sólidos de la NBA. Pero ante todo Ricky es, como llaman en Estados Unidos, un base 'pass first mentality'. Vive para alimentar al resto. Juega para correr, vibrar y hacer magia. Y en Phoenix veremos más esa faceta que lo visto en Utah.

Primero porque en los Suns hay dos jugadores que deberían superar los 20 puntos por partido la próxima temporada: Devin Booker y DeAndre Ayton. Ambos deben verse muy beneficiados de la presencia del ex-jugador de Wolves y Jazz. Devin porque verá como el español rebaja su carga ofensiva y así podrá explotar su juego sin balón y Ayton por tener un socio excepcional para el pick&roll y los alley-oops.

Entra en juego aquí el factor cuánto balón tendrá Booker. Evidentemente mucho y así debe ser. El asunto es cómo sea el tiempo que tiene el balón en sus manos. La pasada temporada Book jugó casi más posesiones como base del equipo (2.262) que en su posición natural (2.355). Esto es negativo para la competitividad inmediata de la franquicia y Ricky supone un bálsamo curativo.

Alimentar el juego de Booker a través de pantallas, bloqueos y carretones dará a Phoenix un ángulo diferente a nivel táctico que hasta ahora apenas habían trabajado, principalmente por la falta de un base pasador que encontrase a los anotadores. Y más allá de Booker y Ayton, el dúo joven que guía a los Suns, se espera la vuelta de Kelly Oubre, otro buen anotador.

Entre estos tres jugadores y la nómina de tiradores que forman Bridges, Johnson o Saric (¿Baynes?) Rubio tiene una oportunidad maravillosa para explotar de nuevo su visión de juego y su capacidad de pase en un ritmo de juego alto. Ricky siempre ha sido más de ritmos elevados, de correr. Y con una plantilla como la de estos Suns se espera velocidad.

El juego sin balón

La versión de Ricky debería ser un medio camino entre su "pass mode" de Minnesota y un fit que al principio sorprendió pero luego se quedó corto en Utah al tener que aportar más como anotador, faceta en la que siempre ha sido irregular.

Un medio camino que tire más hacia sus años en Minneapolis. Asunto, ¿qué pasa cuando Ricky no tenga balón? Toca creer en su tiro y especialmente en quienes le rodean. Se presuponen quintetos en los siempre haya al menos tres tiradores fiables con el roster que hay. RR es inconsistente, desde luego, pero hay temporadas en las que ha demostrado ser capaz de enchufar.

Un 34% como rookie con más de dos triples intentados por partido. Más de un 33% en su tercera temporada. Y en especial un 35% con 3,5 lanzamientos de promedio en su primer año en Utah. Tres temporadas buenas en el tiro por cinco decepcionantes y por debajo de la media.

Ricky necesita encontrar consistencia desde el exterior, limitar la media distancia (31% esta temporada) y centrarse en lanzar triples liberados en catch&shoot y en encontrar a sus compañeros. Para eso se rodea al equipo de tiradores. Porque Rubio puede encontrarlos con facilidad. Sería maravilloso para los Suns que el español firmase otra temporada del 35%, pero es mucho más importante que los Bridges, Saric y compañia enchufen.

Phoenix viene de tener el peor porcentaje desde el triple en la 2018/2019. O cambia mucho la situación con el nuevo entrenador (y sistemas), tiradores y Ricky o todos lo pasarán mal.

Un buen defensor en la posición con más talento

Aquella defensa por detrás a James Harden en Playoffs hizo daño a la imagen pública de Ricky. Siendo sinceros, nadie de Utah salió bien parado de la serie contra Houston.

Rubio es un buen defensor. Sabe colocarse, utiliza muy bien sus brazos y es inteligente. Un defensor por encima de la media sin llegar a ser élite. El problema llega cuando toca defender a un Harden, Curry y compañía. La falta de velocidad para perseguir al atacante o la falta de atletismo en comparación a las grandes estrellas que juegan hoy en la NBA en su posición juegan contra Ricky.

Está en el 80 percentile según NBA Stats en porcentaje de robos de balón en su carrera y el ratio defensivo de los Jazz ha sido mejor con él en pista estos dos años. El vídeo es de highlights de Ricky en Minnesota, una defensa que se asemejará más a la de Phoenix que a la de nivel élite de Salt Lake City.

En caso de que continúe en el equipo y los Suns quieran una presencia defensiva más intensa, Monty Williams puede usar a Tyler Johnson.

Si bien no es un base All-Star y puede que una adquisición así llegue dos años tarde para Devin Booker (por suerte solo un año para Ayton) Ricky Rubio da el check positivo en varias casillas que necesitaban los Suns.

Excelente pasador ✔️

Buen defensor ✔️

Gran tirador ✖️

Descargar a Booker de peso ofensivo ✔️

Ritmo elevado ✔️

Phoenix aún tiene que cerrar la renovación de Kelly Oubre Jr, para la que necesitarán liberarse de algunos salarios, y hay algunas incógnitas rodeando a la plantilla. De todos modos la base está muy clara y Ricky puede divertirse y jugar el mejor baloncesto de su carrera.

Ricky Rubio llega a unos Phoenix Suns huérfanos de bases desde hace tiempo. Faltos de líderes veteranos en la pista y en el vestuario. Y ahí Ricky, sin ser un talento All-Star, es una mejora clara para los de Arizona.

Más en NBA.com

Davis Bertans
Bertans: 'descarte' de Spurs a paso historico en triples
Leandro Fernández
Embiid Walker Butler
76ers, Heat y Celtics invictos en casa: precedentes históricos
Agustín Aboy
Embiid, Jokic
Jokic y Embiid: duelo en la pintura de la nueva NBA
Sergio Rabinal
Ricky Rubio asistió con Utah a México
Ricky, protagonista de los NBA México Games
Carlos Herrera Luyando
Carmelo Anthony
Melo contra Knicks: cronología de una historia común
Agustín Aboy
Marc Gasol
La clave de los Raptors: Gasol y su defensa
Sergio Rabinal
Más noticias