);
Los Angeles Lakers

Análisis de mitad de temporada de Los Angeles Lakers: conexión inmediata entre LeBron James y Anthony Davis, la defensa y qué mejorar

Lakers_ADandLeBron_1.jpeg
Anthony Davis and LeBron James (NBA Canada Illustrations)

La historia de Los Angeles Lakers está repleta de estrellas y trofeos. Una vitrina de colores brillantes donde posan recuerdos de los más grandes de este deporte. Y, por supuesto, dramas. En menores cantidades y en tramos cortos, pero varios también sonrojantes.

Solo había una cosa clara antes de que comenzase la temporada 2019-2020. Si la mítica franquicia ya había regresado al primerísimo plano mediático con LeBron James, el traspaso de Anthony Davis era el siguiente paso de un proyecto exprés por el Larry O´Brien.

MÁS | ¡Vota aquí a tus jugadores favoritos para el All-Star 2020!

Disputados ya 40 partidos, los Lakers marchan 1º del Salvaje Oeste con un récord de 33 victorias y 7 derrotas. Pese a las altas expectativas, el equipo de Frank Vogel funciona desde el primer momento como una máquina bien estudiada y engrasada. Media temporada que sirve para mejorar lo esperado a estas alturas.

Comenzaron como una excelente defensa, después mejoró el ataque y, desde hace semanas, se consolidan como un top 5 en ambas categorías. A cierre de líneas, los Lakers tienen el 4º mejor rendimiento ofensivo de la NBA y el 3º mejor atrás.

Solo los Bucks disputan su corona con el 3º mejor ataque y la mejor defensa de la competición. Cifras de auténtica élite.

Una fortaleza recién construida

Lo mejor es la consistencia y encaje que muestran. Se trata de un equipo nuevo: un entrenador fichado en verano con un diferente grupo de asistentes; Davis llega en traspaso, un jugador que lo cambia todo; y complementos que no estaban.

La conexión que muestran los Lakers es precisamente la que ellos decían que tenía el bloque del año I de LeBron. La diferencia es que esta temporada no tienen que decir nada: lo que hacen sobre la pista dice todo.

Esa regularidad del equipo es la que les achaca también el hecho de que se hable del calendario Laker como uno sencillo. Con media temporada disputada, es cierto que quedan muchos duelos complicados, pero los californianos han ganado a rivales de toda talla.

Después de abrir el curso con derrota (¿en casa?) contra los Clippers, racha de 7 victorias. Derrota ante los mejores Raptors del curso, racha de 10 victorias. Después, Dallas en racha y en NBA Sundays: 7 victorias de respuesta.

MÁS | LeBron: "Es increíble lo que tenemos ahora"

Tocaba el peor tramo del año: cuatro partidos perdidos seguidos. Indiana fuera sin AD; contra Bucks en su casa; en LA contra Nuggets; y, de nuevo, los Clippers en Navidad. ¿Algo que decir? 9 victorias consecutivas y el 2º, Utah Jazz, a 5 partidos de distancia.

Esa firmeza que muestran los Lakers solo la ha enseñado otro contender: Milwaukee. Ni Clippers, ni ningún candidato del Este. Y precisamente esa fortaleza durante el curso construye unos hábitos fundamentales de cara a subir el nivel en Playoffs.

Los pilares fundamentales

En el caso de los Lakers no son siete, son dos: LeBron y Davis (25,5 puntos y 10,7 asistencias y 27,1 puntos y 9,4 rebotes respectivamente). Desde ellos, Vogel ha construido un equipo que funciona porque tiene como respuesta a todo lo más sencillo. Y, cómo dice Phil Jackson, a veces la mejor solución es la más simple.

La Ceja pidió un cinco de presencia defensiva para protegerle. Los Lakers le pusieron dos: JaVale McGee y Dwight Howard. Faltaba un base y, por mucho que el curso anterior se comenzase con la novedosa idea de explotar al Rey sin la pelota, se decidió situar a James en la posición nominal que lleva desempeñando toda su carrera.

Así, los Lakers de la 2019-2020 se sustentan en Davis y sus guardaespaldas, y el LeBron más pasador jamás visto. Después, Vogel construye un armazón con las fichas que coleccionó Rob Pelinka tras la negativa de Kawhi Leonard. Unas fichas por las que merece su reconocimiento.

Davis, McGee y Howard forman la major rotación de hombres grandes de toda la NBA. Sin duda en la más absoluta élite, el ex-jugador de Pelicans se muestra más intratable y eficiente que nunca, pero también su esfuerzo parece menor.

"Es eficiente y parece que juega andando. Es lo mejor de jugar con él". Estas palabras de LeBron define lo que es la Ceja. Candidato a MVP y a Defensor del Año sin hacer nada realmente espectacular, porque ha normalizado un rendimiento simple y salvaje en ambos tableros.

Solo en 38 posesiones no han jugado los Lakers con ninguno de los tres hombres grandes. La pregunta es cuántas plantearán en Playoffs, cuando el ritmo baje y las defensas se cierren. Vogel ha basado el éxito del equipo en LeBron, tiradores y el tridente interior. ¿Cambiará en postemporada? Esa es la gran cuestión Laker.

(Los vídeos corresponden a La Pizarra sobre la defensa de Lakers, publicado el 29 de noviembre de 2019)*

Ese trío de la pintura es inmejorable. Los angelinos tienen a un Howard extraordinario, al McGee más cumplidor y una mega estrella en Davis. Basan el juego en la superioridad por encima del aro y la distribución de James se asienta sobre sus pantallas.

La defensa se basa en contar con tres torres que tienen tanta movilidad como tamaño. Abarcan espacio y el perímetro es su arma arrojadiza, con la que contienen y atacan, desde la que son agresivos. Estos datos no corresponden a la 3º mejor defensa de la NBA por casualidad. Son destructivos y aplacan la moral con showtime.

Datos del Muro Laker
% Ránking
Rebote Defensivo 78,3
Rebote Ofensivo 24,3
Robos 8,4
Tapones 7,2

Hay que mirar al perímetro para posibles mejoras de los Lakers. La definición de jugador perimetral es diferente a la de hace 10 años, pero en estos Lakers de construcción más clásica, perimetral es todo aquel no llamado Davis, McGee o Howard.

Solo hay un jugador más allá de las dos grandes estrellas que promedie más de 10 tiros por partido: Kyle Kuzma. Su inconsistencia, marcada por problemas físicos, le convierte en la única pieza que no funciona como se esperaba. Un jugador destinado a ser el tercer anotador y la pieza para jugar en quintetos abiertos con Davis de cinco.

¿Es el bajo rendimiento del alero de 24 años el motivo por el que los Lakers pueden mejorar? En parte sí, pero una pequeña con respecto a dos lagunas evidentes desde que formasen la plantilla.

Para este baloncesto moderno y versátil, y con un LeBron de 35 años y no de 28, Vogel necesita un alero grande de mucho trabajo en defensa. Necesita que sea como mínimo un decente tirador, pero prima el poder físico y la capacidad de stopper.

De nuevo, por tener a LeBron con 35 años y a Rondo con casi 34 (febrero), Vogel precisa de otro generador con balón. ¿Pueden ganar los Lakers sin fichar nada? Por supuesto. Lo más interesante de esta temporada en la NBA es que todos los candidatos tienen uno o dos agujeros.

Ya hemos visto a cuatro piezas de la rotación (LeBron, Davis y dos guardaespaldas) y faltan otras seis: Rondo, como alternativa para el base; Caruso, el agitador; el francotirador en Danny Green; KCP, el mejor alero menos esperado; Bradley, perro de presa para bajitos; y, por supuesto, Kuzma, el anotador sin balón.

Por perfiles, todos encajan y tienen sentido, incluso un mejorable Kuzma o un -en ocasiones- pasado Rondo. Todos, absolutamente todos. Forman en líneas generales un exterior agresivo, que lanza con buenos resultados desde fuera (10º mejor % en triples) y donde todos tienen muy claro su papel.

Sin embargo, el ataque puede mejorar. El dejar a LeBron como gran manejador trae como resultado la versión más asistente que ha mostrado, pero también conduce a pérdidas. Es cierto que al estar orientado su bote hacia el pase, su porcentaje de posesiones perdidas es mejor que en sus dos años finales en Cleveland.

LeBron y el porcentaje de pérdidas
Temporada % pérdidas Equipo

2016-2017

16,1% Cleveland Cavaliers

2017-2018

16,1%

Cleveland Cavaliers

2018-2019

13,3%

Los Angeles Lakers

2019-2020

14,3%

Los Angeles Lakers

En ocasiones, en finales apretados, los Lakers tiran demasiado del talento individual de LeBron y Davis. Explotan a sus mejores jugadores y dejan al lado el librillo que siguen durante todo el encuentro. Vogel tendrá sus razones, pero esto ha conducido a finales poco lucidos en ataque.

Será diferente si decide usar a Davis como cinco (de nuevo, se sienten muy cómodos con dos grandes). Habrá más espacio y un tirador extra. Y es justo en ese hueco donde puede entrar un posible refuerzo.

Objetivo: sin agujeros en el equipo

Ese 13,1% global de pérdidas les sitúa en la mitad por la cola en cuanto al cuidado del balón. Pensando en Playoffs, que es lo que tienen Pelinka y los ejecutivos en mente cuando piensan en fichajes, incluir un refuerzo generador liberaría carga a LeBron, siempre y cuando este puede jugar sin balón y tirar.

Bogdan Bogdanovic se ha visto relacionado con los californianos en rumores serios de traspaso, tal y como contaba Marc Stein. La llegada del serbio es descrita por Sam Amick, de The Athletic, como complicada: implicaría la marcha de Kuzma y seguro más piezas.

Los Lakers tienen que añadir piezas, no que cambiarlas. El asunto es añadir al perímetro, aunque si la oportunidad de conseguir a Bogdanovic se presenta a precio razonable (contratos secundarios como Quinn Cook y segundas rondas) no lo dejarán escapar.

Es por esto que la opción de Darren Collison como agente libre (Adrian Wojnarowski, ESPN) es la más sencilla y razonable. Añades un base que tira de tres de forma excelente (43% últimas cuatro temporadas), sabe penetrar y tiene una decente capacidad de pase. En defensa es correcto y tendría pocas responsabilidades.

La otra pieza es ese alero grande. Andre Iguodala es el sueño, el jugador que sube en un 10 o 15% las opciones de Lakers de ganar el anillo de la NBA. Su desempeño en momentos decisivos con los mejores Warriors de siempre es anhelado por Clippers, los protagonistas del texto y media liga.

Conseguirle parece imposible y solo un movimiento del estilo del que propone John Hollinger en The Athletic podría llevarle al Staples de oro y púrpura: hacerse primero con un contrato como el de Michael Kidd-Gilchrist y enviarle a Memhpis junto a dos 2º rondas.

Iggy es la ilusión, pero hay otras opciones. Robert Covington, opción tratada de nuevo en ESPN, podría llegar por Kuzma, contratos de reservas y segundas rondas. Covington lanza muy rápido desde fuera y, aunque está siempre por encima de la media de acierto, es irregular en sus conversiones (35% este curso).

El alero de Minnesota o el de Memphis -sin haber debutado- son lo que necesitan. Conseguir a cualquiera de los dos será complicado. Las otras opciones son más secundarias y no son garantías para Playoffs. Por ejemplo, Glenn Robinson III.

Si los Lakers consiguen cerrar la firma de Collison, añadirán un base veterano de calidad y simplemente tendrán un único agujero que en función del equipo rival será más o menos grande. Si traen ese segundo refuerzo y es de nivel, la plantilla se presentaría favorita al anillo.

Estos Lakers son muy buenos. Se divierten jugando y todos tienen algo que demostrar. Todos tienen una motivación y estas palabras de Kuzma muestran eso que tienen por dentro:

"Todo el mundo en este equipo tiene algo que demostrar. AD está tratando de ganar un anillo. Bron está tratando de ganar uno en LA. Yo estoy tratando de establecerme. La redención de Dwight… Todos tenemos algo y no nos tomamos los partidos a la ligera".

Sigue la NBA con el NBA League Pass, suscríbete aquí.

Hay preguntas a resolver y hay margen para mejorar. También sería preocupante si antes del All-Star los Lakers no tuvieran techo. La versión que veamos en Playoffs será la importante y para ello queda la gran cuestión de, si pasan a cincos pequeños, quiénes formarán el mejor quinteto de Vogel. Porque hay algo indiscutible: si hay que definir a los Lakers de la 2019-2020, se hace con Davis y otro interior. Con la Ceja y otro grande tienen su seña de identidad y son mejores.

Queda media temporada, el cierre de mercado y las firmas de veteranos. El contrato de Cook y su millón garantizado, el expiring de Cousins y el talento de Kuzma son las mercancías que mueven estos días desde los despachos para mejorar. Para confeccionar una plantilla candidata sin agujeros.

Los Lakers llegan al hemisferio del año II de LeBron y la imagen es radicalmente diferente al del curso anterior a estas alturas. Aquí estamos, analizando con lupa a un equipo entretenido, con sello, bien entrenado, estructurado y con margen de mejora. Asustan y se divierten. Y ese era justo su objetivo.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

#LeBron
LeBron y su relación con Kobe: "Esto es irreal"
Juan Estevez
shane larkin
Entrevista con Shane Larkin: un nuevo hogar en Europa
Nacho Losilla
zach lavine
LaVine firma una actuación a la altura de Jordan
Nacho Losilla
Kyrie Irving
Momento All-Star: 45 puntos de Kyrie
Carlos Herrera Luyando
luka doncic donovan mitchell
Doncic y los Mavs elogian a Gobert: "Será Defensor del Año"
Nacho Losilla
Jazz vs. Mavericks
Utah gana en un final apretado a Dallas
Carlos Herrera Luyando
Más noticias