);
Detroit Pistons

Blake Griffin, espectáculo y liderazgo para Detroit

Fue hace muy poco en el tiempo, pero por el contexto actual de la franquicia y por todo lo que sucedió en la NBA en el medio, parece que pasaron más días desde que Blake Griffin llevó a Detroit Pistons a Playoffs ganándole la pelea por el octavo lugar a Miami Heat. En realidad la tierra le dio apenas una vuelta al sol desde aquel momento: eso fue en la temporada 2018-2019.

Entonces los Pistons se atrevían un poco a soñar, al menos con un objetivo relativamente modesto: habían incorporado a Griffin vía traspaso en enero de 2018, básicamente a cambio de Tobias Harris, Boban Marjanovic, Avery Bradley y una primera ronda del Draft 2019 (Miles Bridges, pick 12), y con él iban a buscar los Playoffs. Fallaron en la 2017-2018, quedando novenos a cuatro victorias de Washington Wizards y sin que el entonces cinco veces All-Star tuviera un rendimiento fenomenal: 19,8 puntos, 6,6 rebotes y 6,2 asistencias, jugando 25 partidos de 33 posibles.

Al otro año la historia cambió con Blake: 24,5 puntos, 7,5 rebotes y 5,4 asistencias de media, con 46,2% de campo y 36,2% en triples (lanzando siete por partido). Una campaña digna de volver al All-Star y al tercer quinteto All-NBA, apareciendo como uno de los mejores interiores de la liga por su completo set de habilidades. Encima las lesiones prácticamente lo habían dejado de sacar de la cancha: jugó 75 partidos en fase regular, una cifra que no alcanzaba desde la 2013-2014, cuando a los 25 años vivía el mejor momento de su carrera en LA Clippers junto a Chris Paul.

Detroit llegó a Playoffs con ese Blake, pero en la postemporada prácticamente no lo disfrutaron: la rodilla izquierda estaba gritando basta y Griffin quedó fuera de los dos duelos iniciales de la serie ante Milwaukee Bucks. Regresó para cerrar la serie con dos partidos en los que superó el 20-5-5 en las estadísticas, pero Milwaukee era demasiado para Detroit y ganó por 4-0. Blake decidió realizarse una artroscopia en la rodilla izquierda por el dolor que sufría y eso lo llevó a perderse los 10 partidos iniciales de la última campaña, en la que volvió y participó de apenas 18 partidos, sin jugar los back-to-back, hasta frenar de nuevo.

MÁS | Derrick Rose, un mentor MVP para Killian Hayes en Detroit Pistons

Su rendimiento estaba claramente diezmado: 15,5 puntos, 4,7 rebotes y 3,3 asistencias. Su porcentaje de triples había caído del muy digno 36,2% al pésimo 24,3%. Incluso cerca del aro tampoco podía anotar con facilidad, demostrado por su 35,2% de campo. Tampoco conseguía ir a la línea de tiros libres como antes. Para el 28 de diciembre de 2019 la temporada de los Pistons ya lucía muy complicada, con récord de 12-21 (aunque todavía a 2,5 partidos de Playoffs) y desactivaron a su jugador franquicia, antes de traspasar a Andre Drummond a Cleveland y enfocarse en rearmar el plantel.

De esa última vez que vimos a Griffin en una cancha de la NBA, con 12 puntos y 3-16 de campo en una derrota por 136-109 frente a San Antonio Spurs el pasado 28 de diciembre, habrá transcurrido casi un año completo cuando lo volvamos a ver al dueño de la camiseta número 23 de los Pistons sobre el parquet de forma oficial, visitando a Minnesota Timberwolves el 23 de diciembre de este año. Lo apreciaremos por el espectáculo, pero más lo festejaran en Detroit: lo esperaban porque lo necesitan. Tanto a un Blake sano para competir en el Este como a su presencia para liderar a un equipo con muchas piezas jóvenes y nuevas.

Griffin, el líder fuera de la cancha

En este momento, la plantilla del training camp de Detroit Pistons presenta a seis rookies (Killian Hayes, Saddiq Bey, Isaiah Stewart, LiAngelo Ball, Deividas Sirvydis y Saben Lee) y a otros cuatro jugadores sub 23 con poco recorrido NBA (Sekou Doumbouya, Svi Mykhailiuk, Dzanan Musa y Josh Jackson). Además, del plantel de la temporada pasada solo sobreviven Griffin, Doumbouya, Mykhailiuk, Derrick Rose y el jugador de contrato dual Louis King.

Cambiaron muchas caras, varios necesitan adaptarse a la liga y Griffin, junto a Derrick Rose, tendrán que ser líderes del vestuario. "Derrick y Blake son los mejores que hay en esta liga en cuanto a liderar desde el ejemplo. No son líderes que hablen mucho en público, pero lo son a puertas cerradas", afirmó el entrenador de Detroit Dwane Casey.

Más | De estrella de Hollywood, a madurar: Blake al completo

Y así como Derrick Rose tomo su rol de "padrino" del base francés Killian Hayes, Blake ya se encargó de "adoptar" al alero Saddiq Bey, escogido con el pick 19 del último Draft. Le invitó a sus entrenamientos privados en Los Angeles y ya cayó en gusto con su juego: "Saddiq es uno de los más completos que haya visto, especialmente siendo un rookie. Una de mis cosas favoritas sobre él son sus ganas de mejorar. Lo único que le importa es el baloncesto. Solamente quiere mejorar. Hace las preguntas correctas. Estoy contento por haber pasado tiempo con él, es muy alentador saber que hay personas en el equipo que piensan así", contó Griffin en su atención a la prensa del Media Week.

En esa misma atención a la prensa, Blake hizo foco en su importancia fuera de la cancha, pero también dentro de ella como líder: "Mi agenda no es salir y anotar todos los puntos y lanzar todos los tiros que sean posibles. Nunca es esa. Es ser un jugador completo, ser un líder. Cuando te pidan que anotes, anota, cuando te pidan que hagas otra cosa, hazlo. No creo que esas dos sean ideas en conflicto", declaró el ex LA Clippers.

"Si desarrollar a los chicos jóvenes es el objetivo de esta temporada, haré lo que sea que esperan de mi. Pasaré más tiempo con ellos, trataré de enseñarles más, de escuchar más, lo que sea. Si ese es el énfasis, listo. Soy un Piston y lo que sea que decidan será el objetivo común", agregó Griffin, que bromeó con que los rookies lo hacen sentir viejo a sus 31 años.

Griffin, el líder dentro de la cancha

Más allá de lo que haga fuera de la cancha, lo principal que Griffin puede dar es dentro de ella. A los Pistons no les sobra el talento ofensivo que él posee y esperan que las lesiones vuelvan a hacerse a un costado, aunque el regreso tras un año de inactividad no será fácil. Blake está listo para jugar, pero todavía no se animan a afirmar que no habrá restricción de minutos sobre él.

"No quiero escuchar sobre ese tema", dijo el entrenador Casey hace unos días, "lo dejaremos para después. Él está listo para jugar. Estuvo trabajando mucho en Los Angeles, haciendo su rutina regular. Estamos entusiasmados por tenerlo de nuevo en el equipo. Somos diferentes con él. Desafortunadamente esta pandemia llegó, pero le dio a él mucho más tiempo para recuperar toda su salud y nadie ha trabajado más duro en su salud y su cuerpo que Blake. Está más fino y realmente luce bien", agregó el coach, generando ilusión sobre el estado de su jugador franquicia, un hombre que desde que fue drafteado en 2009 apenas jugó al menos el 85% de los partidos de fase regular en cuatro temporadas de 11 bajo contrato.

Si Griffin tiene uno de los 10 salarios más altos de la NBA (percibirá 36,5 millones de dólares en la 2020-2021 y 38,9 millones en la 2021-2022) es por todo lo que representa cuando está sano. No solamente aquella máquina de highlights que nos dejó el recuerdo de Lob City en LA Clippers, siendo uno de los ejecutores más brutales de la historia de la liga a la hora de los mates, sino también el point forward con tiro exterior en el que se fue convirtiendo con su maduración. Un hombre que en la temporada 2013-2014 quedó tercero en la votación por el MVP y que luego en Detroit, aunque ya más limitado físicamente, fue potenciando sus recursos.

Creciendo como creador de juego, subiendo la pelota.

O jugando el pick and roll como manejador de balón.

En la temporada 2018-2019 había estado entre los diez jugadores más efectivos desde el manejo del pick and roll, contando a los 63 hombres de la NBA que habían tenido al menos 4,5 posesiones de ese estilo por partido en aquella campaña: 0,99 puntos por cada acción así, quedando por ejemplo encima de LeBron James, James Harden o Kevin Durant.

Incluso también apareciendo cada vez más suelto a la hora de lanzar desde fuera.

Y las imágenes que vemos son de la última campaña, la peor de su carrera sin dudas. Si Blake logra "rebotar" y volver a una buena parte de lo que fue en la 2018-2019, Detroit al menos tendrá un hombre al que disfrutar mientras que sus jóvenes van evolucionando.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Donovan Mitchell
La versión desatada de Mitchell en los Jazz
Leandro Fernández
Clint Capela
Atlanta recuperó la mejor versión de Capela
Leandro Fernández
Facundo Campazzo, Chris Paul
Tres cosas a seguir del Suns vs. Nuggets
Leandro Fernández
españoles nba
Españoles NBA: La última hora
Sergio Rabinal
Doncic
El diario de Doncic: todas las actualizaciones
Sergio Rabinal
stephen-curry-01102021-ftr-nbae-gettyimages
Calendario, partidos y cómo ver a los Warriors
NBA.com Staff
Más noticias