Boston Celtics

Juancho Hernangómez y su posible rol en la rotación de Boston Celtics

Ha sido un verano bastante movido e intenso para Juancho Hernangómez. La lesión experimentada durante el cuarto amistoso con la Selección española supuso el fin de su sueño de competir por una medalla con su país puesto que los Minnesota Timberwolves decidieron no correr riesgos, impidiéndole estar en los Juegos Olímpicos. Aquella decisión tenía una razón más que notable como era su potencial salida de la franquicia, algo que sucedió más tarde de lo esperado, poniendo rumbo a Memphis Grizzlies donde ni siquiera pasó las pruebas físicas. Y es que la ciudad de Tennessee sirvió como transbordo para su destino definitivo como fueron los Boston Celtics.

La franquicia verde ha sido una de las protagonistas de esta offseason, dándole un lavado de cara completo a la plantilla y armando un equipo con el que poder estar en disposición de competir durante la temporada 2021-2022. Después de un decepcionante curso donde el plantel fue muy limitado, Brad Stevens, ahora como general manager, ha logrado reforzar considerablemente todas las posiciones, ha saneado las cuentas y ha configurado una rotación a futuro muy interesante.

MÁS | Qué supone el traspaso a Boston Celtics para Juancho Hernangómez

En ella es muy posible que Juancho acabe teniendo un rol destacado debido a su posición, la de ala-pívot, pues el madrileño tendrá como competencia directa en el puesto a otros como Grant Williams, Jabari Parker, Bruno Fernando y Sam Hauser. Por otro lado, es preciso destacar que durante las dos últimas campañas Jayson Tatum también ha ocupado este puesto para facilitar una mejor apertura del campo en ataque y una mayor versatilidad defensiva.

Este será un año clave en la trayectoria de Hernangómez en la NBA pues, con dos temporadas restantes en su contrato tiene ante sí la posibilidad de dar un salto de calidad y asentarse en una franquicia histórica y junto a un grupo de jugadores con un enorme talento. Tras las experiencias en Denver Nuggets y Minnesota Timberwolves, en Massachusetts el madrileño estará en un contexto que le favorece y donde se espera que tenga minutos de manera regular, por lo que las condiciones no pueden ser mejores.

No obstante, quedan ciertos interrogantes a resolver en su posible rol en Boston, algo que tendrá que resolver Ime Udoka durante la pretemporada y en los primeros encuentros de la Fase Regular.

Un rol titular como ejecutor

Una de las cosas que más les ha faltado a los Boston Celtics en estas dos últimas temporadas ha sido la presencia de un ala-pívot polivalente, capaz de abrir el campo y desempeñar funciones importantes que descarguen de responsabilidad a sus principales referentes. La salida de Marcus Morris en 2019 obligó a los verdes a alinear a Gordon Hayward como 4 y al año siguiente a Jayson Tatum, lo que aumentaba la carga de trabajo de hombres llamados a ser claves en el ataque. En otras palabras, debido a las circunstancias, Stevens tuvo que poner a un jugador de su confianza en ese rol para minimizar riesgos a coste de perder potencial ofensivo. En la actual NBA el puesto de ala-pívot otorga equilibrio al quinteto, pues favorece un mejor espaciamiento ofensivo y descarga de presión a los pilares del equipo como ejecutores.

Eso precisamente es lo que más van a necesitar los Celtics de Juancho pues si algo ha probado el madrileño en sus 5 temporadas en la liga es que es un fantástico ejecutor tanto desde fuera como en la pintura. El español se mueve muy bien sin balón y ha acostumbrado a lo largo de los años a saber encontrar sus opciones de anotación en puertas atrás y cortes, es decir, generando opciones de bajo coste y alta recompensa en un contexto en el que la defensa rival va a estar centrada en tratar de contener a Tatum y Brown. De hecho, durante la última Fase Regular, el español anotó un 64,5% de sus intentos de canasta tras corte, el 13% de sus puntos por partido.

Asumiendo que la temporada 2020-21 de Hernangómez no fue la mejor ni la que más justicia le hace pues tuvo que superar el COVID-19 en medio del curso y el contexto de los Wolves no ayudó en absoluto, el madrileño debería poder dar en esta campaña un paso adelante en sus porcentajes de acierto. Después de promediar tan solo un 34% en triples en catch&shoot, la versión que deberían esperar en Boston sería la que ofreció a su llegada a Minnesota entre febrero y marzo de 2020, periodo de 16 partidos en el que logró un 40% de acierto desde la larga distancia tras pase así como un 51% de efectividad en acciones de 2 puntos asistidas.

De salir como titular lo más probable es que lo hiciese acompañado de Marcus Smart como base, Jaylen Brown de escolta, Jayson Tatum haciendo de alero y Al Horford o Robert Williams de pívot. Esta alineación haría posible que Boston plantease un quinteto bastante grande y polivalente, permitiendo a Tatum volver a su posición natural y exprimiendo la capacidad de Brown de crear juego sobre bote y como anotador. Mientras, en defensa ofrecería un contexto muy favorable para el cambio (switching), más si Williams fuese el 5 titular, lo que abriría la puerta a ser un equipo extremadamente rápido y exigente para sus rivales.

Suplente pero con un rol mayor

No obstante, el hecho de que Hernangómez partiese como titular plantearía ciertos problemas para los Celtics, en concreto en la segunda unidad. De suceder el primer escenario planteado, su recambio natural sería Grant Williams, quien en las dos últimas temporadas no ha mostrado gran cosa en Boston pese a contar con 18 minutos de promedio en su último curso, lanzando con un 47% de efectividad en tiros de campo y promediando 4,7 puntos. Es por ello que quizás Ime Udoka prefiriese apostar por mantener a Tatum como ala-pívot inicial y Josh Richardson como escolta titular, mandando al español al banquillo.

Este hecho le colocaría ante la posibilidad de desempeñar un rol mucho más protagonista, compartiendo cancha con Williams o Horford al 5, Aaron Nesmith o Romeo Langford como alero y Payton Pritchard y Dennis Schroder ocupando las posiciones de point-guard y combo guard en una dupla más que interesante.

El problema para el madrileño vendría por la necesidad de tener que dar un paso adelante en ataque, asumiendo un mayor volumen de balón y, quizás, forzándole a poner más el balón en el suelo. Un contexto en el que a lo largo de las últimas campañas no se ha demostrado lo suficientemente efectivo, aunque tampoco ha tenido muchas oportunidades. En la pasada campaña apenas sumó un total de 13 posesiones como manejador del bloqueo directo con una efectividad de 1,00 puntos por acción. Mientras que en divisiones a canasta (drives) produjo en 2021 1,1 tantos en 1,5 situaciones por noche con un 47% de acierto, aunque su efectividad cuando puso el balón en el suelo cayó al 31,6% con un bote y se mantuvo en un regular 45,2% con 2.

Aunque lo podría acabar haciendo bien en la segunda unidad por la presencia de figuras como Horford o Schroder, el mejor contexto para el madrileño y para los Celtics sería el de titular, pues permitiría a Udoka tener un equilibrio entre ambos quintetos y así exprimir las posibilidades de victoria.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Julius raedle
Randle y el objetivo del título con Knicks
Nacho Losilla
klay-thompson-111920-ftr-getty
¿Cuál será el regreso más destacado de la temporada?
Juan Estevez
jj redick
JJ Redick anuncia su retirada
Nacho Losilla
westbrook
Los líderes históricos de triple-dobles
NBA.com Staff
nash, kidd, stockton
Los líderes en asistencias de la historia
Sergio Rabinal
Where do these Lakers rank on the all-time scoring list?
Los 20 máximos anotadores de la historia NBA
Staff NBA.com
Más noticias