);
Brooklyn Nets

¿Puede Brooklyn Nets recrear las ofensivas al estilo Mike D'Antoni?

Si la contratación de Steve Nash como entrenador no era una pista lo suficientemente clara, las posteriores llegadas de Amar'e Stoudemire y sobre todo Mike D'Antoni al cuerpo técnico, terminaron de despejar cualquier duda que pudiera quedar al respecto: los Brooklyn Nets desean recrear, al menos en parte, el estilo de juego que supieron tener los Phoenix Suns a mediados de los años 2000 y que tantas franquicias han tomado como legado desde entonces. Claro, que el hecho de que el general manager tomando estas decisiones sea Sean Marks, quien formó parte de aquellos conjuntos de Phoenix, tampoco es casualidad.

Más | Steve Nash, Amar'e Stoudemire y Sean Marks, del pasado en Phoenix Suns al presente fuera de la cancha en Brooklyn Nets

Ofensivas rápidas, juego en transición, libertad creativa para los bases, ataques abiertos, protagonismo del triple, formaciones pequeñas... todas características que supieron impulsar a los Suns de Nash y que luego vimos en otros conjuntos del propio D'Antoni. Incluso su reciente paso por los Houston Rockets repitió buena parte de esas apuestas, mezcladas con la idiosincrasia analítica de Daryl Morey y las virtudes particulares de James Harden, para formar un combo diferente pero con raíces similares.

La pregunta es, ¿tiene Brooklyn el personal para llevar adelante una ofensiva de ese estilo? Para empezar a responderlo, primero repasemos su actual plantel para la 2020-2021, haciendo un par de asunciones: logran retener a Joe Harris en la Agencia Libre y utilizan la opción para renovar a Garrett Temple por cinco millones de dólares.

Base Escolta Alero Ala Pivote Pivote
Kyrie Irving Caris LeVert Joe Harris Kevin Durant Jarrett Allen
Spencer Dinwiddie Garrett Temple Rodions Kurucs Taurean Prince DeAndre Jordan

Cualquier ofensiva con el sello de D'Antoni necesita un portabalón creativo y que pueda generar puntos para él y sus compañeros. Kyrie no es el pasador que supo ser Nash ni el anotador que es Harden, pero no deja de ser uno de los bases ofensivos más completos y resolutivos de la liga. La sensación es que no tendría problemas en jugar en un equipo de esas características, especialmente si está rodeado por otras dos o tres manos anotadoras. De hecho, ya vimos parte de eso en la 2019-2020 con Brooklyn: cuando Irving estuvo en el campo, jugaron a un ritmo altísimo de 104,2 posesiones por 48 minutos, mientras que cuando estuvo afuera (descanso o lesión), esa cifra bajó a 101,5 cuando la base la tomó Dinwiddie. En otras palabras, el ex Celtics puede hacer correr a su equipo y ya lo ha demostrado.

Volvamos por un momento a las asunciones para suponer que Durant regresa de una buena manera y al menos se acerca al nivel con el que dejó la 2018-2019. En ese caso, estaríamos hablando de un equipo con el suficiente talento individual como para competir no solamente en el Este, sino también para ilusionarse con las Finales de liga. Después de todo, contarían con dos anotadores enormes como KD y Kyrie, acompañados por jugadores determinantes como Dinwiddie y LeVert, más otras muy buenas piezas de rol como Harris, Allen, Jordan y Temple. A lo que además hay que sumarle la chance de incorporar a un jugador más en la Agencia Libre vía mid-level exception (alrededor de 9 millones) y el pick número 19 en el Draft 2020.

Más | Dirk Nowitzki y la nueva etapa de Steve Nash en Brooklyn Nets: "Será un gran entrenador, tiene las herramientas"

Sin embargo, la 2019-2020 prende una señal de alarma para los Nets. Ese esquema de dos súperestrellas, acompañados por otros dos anotadores decisivos, puede encontrar un paralelo exacto con Los Angeles Clippers. Quienes si bien en los papeles tenían el plantel más talentoso de la temporada, jamás encontraron la química necesaria para alcanzar ese potencial. Y allí no solo jugó el factor físico y la cantidad de partidos que se perdieron sus principales hombres (algo que podría repetirse en estos Nets tranquilamente), sino también la falta de encaje ideal de su estructura.

Por eso, y especialmente si la idea de Brooklyn es formar un equipo a la Phoenix Suns de los siete segundos o menos, parecen necesarios algunos movimientos. Empezando por lo más obvio: no parece tener demasiado sentido retener a Dinwiddie y LeVert en el plantel al mismo tiempo, ya que su rol seguramente sería extremadamente similar. Siguiendo con el paralelo con los Clippers, podríamos vincularlos con Lou Williams: esa tercera opción de generación de juego detrás de las dos figuras, pero más necesaria y efectiva cuando estas no están en la cancha, siendo focos de una segunda unidad.

Ni LeVert ni Dinwiddie encajan de la mejor manera al lado de Irving y Durant, ya que para ser eficaces, necesitan el balón en las manos. Esto no quiere decir que sería lógico desprenderse de ambos, ya que al igual que el mencionado Williams, podrían tener valor en una función de Sexto Hombre. Pero los dos juntos... parece demasiado.

A la hora de elegir, probablemente Brooklyn preferiría quedarse con LeVert, por una cuestión de edad y rendimiento. Pero todo dependerá de qué jugador quisieran sumar en un potencial traspaso: si la idea es incorporar a una tercera estrella, probablemente tengan que incluir a LeVert y su pick de 1° Ronda en el canje. Mientras que si la preferencia pasa por sumar a alguien de un nivel medio, pero con mejor encaje junto a KD y Kyrie, Dinwiddie podría ser el apuntado.

En el primero de los casos no hay demasiados nombres que parezcan estar en el mercado. Bradley Beal sería la opción soñada, pero es difícil que Washington acepte un paquete de los Nets, aún si incluye a LeVert, Allen más picks. DeMar DeRozan podría ser más accesible pero tampoco encaja de la mejor manera en este equipo, al carecer de tiro externo.

¿Qué tal Zach LaVine? Chicago podría escuchar ofertas por él dependiendo de lo que haga en el Draft y si la idea es jugar ofensivas rápidas y abiertas, el escolta sería una incorporación muy interesante. Un quinteto con Irving, LaVine, Harris y Durant, más un definidor (Allen o Jordan), le daría a los Nets exactamente ese pace and space que parecen estar buscando para la 2020-2021. ¿Problemas defensivos? Seguramente, pero si la idea es copiar a los equipos de Nash y D'Antoni, no nos podemos detener demasiado en ello. Aún si las declaraciones del nuevo DT buscan poner el foco en ese costado.

Más | Steve Nash y su evaluación sobre Brooklyn Nets: la defensa como prioridad y el título como objetivo

¿Aceptarían los Bulls una oferta centrada alrededor de Dinwiddie, Taurean Prince y algún pick por LaVine? Si draftean a un playmaker como LaMelo Ball o Killian Hayes, más la continuidad de Coby White, el ex Minnesota podría ser visto como prescindible. Idealmente, Chicago seguramente buscaría un alero con buen poder defensivo a cambio, algo que Brooklyn podría ofrecer con Prince. A no descartar ese movimiento, porque de nuevo: es de los nombres importantes y realistas que mejor encajarían en la idea de los Nets.

La Agencia Libre tendrá a Brooklyn limitado por su poco margen salarial, pero también podrían sumar un buen jugador con su mid-level (o parte de esa excepción), especialmente con el atractivo de ser un equipo con objetivo de campeonar. ¿Un interno versátil que facilite el small-ball como Paul Millsap o el regreso de Rondae Hollis-Jefferson?, ¿algún 3-4 triplero como Davis Bertans o Marcus Morris?, ¿aleros defensivos como Maurice Harkless o Jae Crowder?... ¿y Danilo Gallinari?, ¿aceptaría el italiano un contrato más chico, con tal de pelear por un campeonato? En cuanto a encaje, la opción de Gallo también sería sumamente atractiva, si los Nets se van a sumergir de lleno en las formaciones pequeñas.

Más | Agencia Libre 2020: los mejores tiradores disponibles en el mercado

¿Y en el Draft? Si mantienen su pick 19, parecería un lugar ideal para buscar algún 3&D de calidad, de los cuales hay bastantes en esta clase: Josh Green, Saddiq Bey (si cae en el orden), Aaron Nesmith (más 3 que D), Tyrese Maxey... opciones no faltan.

Entonces, si tuviéramos que resumir los pasos que le faltan a los Nets para poder soñar con recrear el éxito de aquellos Suns, podríamos hablar de:

  1. Más allá de renovar a Harris, sumar otros perimetrales tiradores, que sean efectivos jugando sin el balón.
  2. Conseguir alguna pieza que encaje mejor que Dinwiddie y/o LeVert.
  3. Sumar un 4-5 versátil, que ofrezca un small-ball más peligroso que el que jugarían con pivotes sin tiro como Allen o Jordan.

Todo ello es conseguible para Brooklyn en esta pretemporada, teniendo en cuenta la cantidad de piezas potencialmente movibles que podrían interesarle a otros equipos: LeVert, Dinwiddie, Allen, picks de 1° ronda... más el atractivo de pelear por un anillo, en el caso de los agentes libres.

Aún sin espacio salarial, los Nets tienen muchísimos caminos abiertos de cara a mejorar su plantel. O mejor dicho, a personalizarlo al gusto de Nash, D'Antoni y Marks. Los Clippers de la 2019-2020 demostraron que la acumulación de talento por si sola no es suficiente y si Brooklyn pretende tener mejores resultados que los angelinos, deberán estar activos en el mercado.

Llegó el momento de pisar el acelerador. Adentro y afuera de la cancha.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Ginobili Maradona
El ambiente de la NBA despide a Diego Maradona
NBA.com Staff
Favors
Utah merece atención entre los favoritos del Oeste
Juan Estevez
Bankers Life
Indianapolis recibirá el All-Star en el 2024
NBA.com Staff
hawks
Los Hawks y su rearme para volver a Playoffs
Sergio Rabinal
vit krejci
Vít Krejčí, el camino empieza ahora
Sergio Rabinal
gasol
Gasol: "Decidir Lakers fue muy sencillo"
Sergio Rabinal
Más noticias