);
NBA

Un motivo para ser campeón y otro para no serlo de cinco candidatos al título de la NBA

La pandemia del coronavirus frenó a la NBA hace más de dos meses cuando la temporada se acercaba al mejor momento, el más esperado por todos: los Playoffs. Hoy todavía desconocemos cuando y de que forma se reanudará la liga, si es que eso sucede, pero sabemos que si regresa tendremos juegos de postemporada dentro de poco.

Para ir volviendo a meternos en tema sobre lo que puede pasar en esos partidos que ansiamos, analizamos un punto fuerte y un punto débil que permiten soñar y a la vez asustarse y desconfiar a cinco distintos candidatos de la liga que quieren ir por el anillo de campeón y que tienen muy buenas opciones de ir al menos hasta las Finales: son los cinco equipos de mejor récord hasta el momento. Milwaukee Bucks, Los Angeles Lakers, LA Clippers, Toronto Raptors y Boston Celtics.

MÁS | Novedades sobre la apertura progresiva de las instalaciones de entrenamientos de los equipos

Milwaukee Bucks

Un motivo para ser campeón: La defensa

Dos de los grandes candidatos al premio de Mejor Defensor de la NBA visten la camiseta de los Bucks: se trata de Giannis Antetokounmpo, la carta principal de los de Mike Budenholzer, y Brook Lopez, su defensor interior que es una de las principales razones por las que lograron dar un salto de calidad en esta campaña.

Los Bucks son el equipo que juega a ritmo más alto en la NBA (105 posesiones por partido) y por lo tanto también el que más lanzamientos al aro le permite a sus rivales (93,8 por partido), pero compensan esto haciéndolos errar: apenas el 41,3% de los tiros al aro de los Bucks ingresan. La clave de eso está en lo que molestan Giannis y Brook en la pintura: BroLo mantiene a sus defendidos en un 44,1% de efectividad en la zona que rodea a la canasta, una cifra espectacular desde el lugar donde en teoría más fácil es convertir.

Lo mismo lo hace su hermano Robin, que tiene menos minutos, mientras que Antetokounmpo, que de vez en cuando cae a proteger la pintura, también esta a nivel de elite. Así, el rating defensivo del griego está en 96,3 y es el mejor de la NBA. El segundo en la lista es Brook con 99,0 y el tercero un suplente de los Bucks que está teniendo una gran temporada: Donte DiVincenzo, con 100,1.

Además en el perímetro paran a Khris Middleton y Eric Bledsoe, dos jugadores cuyas capacidades defensivas ya conocemos bien y que están entre los mejores defensores perimetrales de la NBA hoy por hoy. Por eso no asombra que los de Wisconsin tengan la mejor defensa de la liga por segundo año consecutivo, pero que hayan bajado el rating defensivo del equipo del 105,2 de la 2018-2019 al 101,9 de esta fase regular debería asombrar.

Un motivo para no ser campeón: Falta de experiencia ganadora

Hay pocos puntos débiles en los Bucks. Quizá el principal es ¿qué pasa si Giannis no puede jugar? Ahí todo su sistema pierde un poco el sentido, pero bueno, también se verían afectados los Lakers sin LeBron o los Clippers sin Kawhi. Por eso vamos con el flanco de la (poca) experiencia de Milwaukee.

Ninguno de los jugadores del equipo ha logrado un anillo de la NBA y solamente George Hill y Kyle Korver jugaron unas Finales, ambos con un rol secundario en Cleveland Cavaliers y con un rol aún más secundario ahora en Milwaukee. Esto ya les pasó un poco de factura el año pasado en la situación de un 2-0 a favor que se les escapó con Toronto Raptors en las Finales del Este. Ahora ya arrastran eso vivido en la postemporada 2019, pero la falta de respuesta comprobable de este equipo ante situaciones de presión hace que se pueda abrir un pequeño manto de dudas sobre ellos. La fase regular no es los Playoffs.

Los Angeles Lakers

Un motivo para ser campeón: La combinación de la dupla de LeBron James y Anthony Davis

Aquí también podríamos hablar de la gran defensa del equipo de Frank Vogel, pero vamos a cambiar y a centrarnos en el poder de estrellas, lo que casi nunca falta en la franquicia que viste de dorado y púrpura.

LeBron James y Anthony Davis forman posiblemente la pareja de mejor rendimiento hasta ahora de todas las que llamaron la atención al conformarse en la previa de la temporada 2019-2020. LBJ lidera la liga en asistencias con 10,6 por partido, 2,3 más de las que repartía el año pasado sin el ex de New Orleans Pelicans al lado. Anthony Davis en tanto está siendo más eficiente que nunca: su cantidad de puntos anotados por tiro intentado está en 1,47, la mejor marca personal de su carrera.

Entre ambos se combinan para aportar 52,4 puntos, 13,7 asistencias, 17,3 rebotes, 2,7 robos y 2,9 tapones por partido. Solo James Harden y Russell Westbrook generan más números en su equipo, pero la campaña aplanadora de los Lakers en el Oeste (49-14) es mucho mejor que la de Houston Rockets (40-24).

Además, en el juego de 2 vs 2, AD está entre los jugadores más efectivos a la hora de la caída en el pick&roll y LeBron también entre los manejadores de balón.

Un motivo para no ser campeón: la falta de tiradores confiables

Apenas Danny Green (37,8%), ex dueño del récord de más triples anotados en unas Finales, y Kentavious Caldwell-Pope (39,4%) aparecen como tiradores confiables en el equipo de Frank Vogel, que no se encuentra ni siquiera en la mitad superior de la NBA entre los equipos con más acierto desde el perímetro: aciertan un 35,5%, lo que los deja en el puesto 17 de la liga.

De hecho varios que intentan seguido como LeBron James (34,9%), Anthony Davis (33,5%), Rajon Rondo (32,8%), Kyle Kuzma (29,7%) y Markieff Morris (28,6%) están debajo del 35%, una cifra que ya es normal en la actualidad de la NBA. Se esperaba que en el mercado de febrero consigan algún buen tirador para rodear a LBJ, pero apenas llegaron Morris y Dion Waiters, que ni siquiera alcanzó a hacer su debut. En los Playoffs van a necesitar una mejora en ese sector y un aporte más constante de los jugadores secundarios, como por ejemplo en su único triunfo sobre LA Clippers, en el que necesitaron de un 6-12 de Avery Bradley.

LA Clippers

Un motivo para ser campeón: La profundidad de su equipo

Kawhi Leonard y Paul George lideran, pero en el banco tienen dos candidatos al premio de mejor sexto hombre como Lou Williams y Montrezl Harrell y al equipo lo pueden completar con Marcus Morris, Landry Shamet, Patrick Beverley, Ivica Zubac, Reggie Jackson. La rotación de los los Clippers es larguísima, llena de jugadores con capacidad de anotar puntos y de buenos defensores. Los minutos se reparten menos en los Playoffs, pero la capacidad de tener 8-9 jugadores con impacto grande en cualquier noche es algo que carece en los otros grandes equipos de la NBA y que a los de Doc Rivers les sobra.

Cuatro jugadores distintos que promedian al menos 18 puntos por partido. Ocho tiradores de triples con más de un 36,3% de acierto. Los Clippers son muy profundos en varios aspectos. Lo carecían en la pintura, pero esperaban que quizá el último fichaje que realizaron (el de Joakim Noah, que no llegó a debutar), también los estire un poco ahí. Post receso del All-Star, cuando pudieron empezar a disfrutar de todas sus piezas ya sin problemas de lesiones, ganaron siete de nueve partidos.

Un motivo para no ser campeón: La falta de movimiento de balón

Al inicio de la temporada parecía que finalmente veíamos una versión de Kawhi Leonard que intentaba mejorar lo único en lo que el alero no es un jugador de elite: la creación para sus compañeros y la capacidad de pasar el balón. De hecho un poco creció: por primera vez está promediando 5 asistencias por partido (su mejor marca personal es 3,5 por partido). Pero igualmente, como vimos en varios partidos clave de la fase regular como la derrota ante Los Angeles Lakers en el mes de marzo o la caída con Boston Celtics en febrero, Kawhi todavía sigue teniendo ese instinto de forzar de más las ofensivas con el balón en sus manos, como tenía que hacer en San Antonio Spurs o Toronto Raptors, con compañía ofensiva de menor valía.

El gran problema es que no es solamente Kawhi. Los Clippers apenas están dentro del top 20 de la liga en asistencias por partido (23,8, puesto 19) y se caen de ahí si tomamos el porcentaje de asistencias (57,3%, quedan 23 en la NBA). Leonard no es el único con una tendencia al juego individual: Paul George, Lou Williams, Marcus Morris (especialmente Marcus Morris), gustan de caer en eso. Y esa derrota frente a los Lakers en el penúltimo partido de fase regular lo mostró. 12 asistencias contra 15 pérdidas. "Tenemos que confiar en todos en ataque y creo que no lo hicimos bien en este partido", declaró Doc Rivers ese domingo. Preocupante si esa es la respuesta de su equipo al enfrentar a una gran defensa.

Su promedio de pases por partido es de 271,4 y están entre los últimos 5 equipos de la NBA en ese rubro, mientras que en asistencias potenciales quedan entre los 10 peores. La poca circulación de balón de su ataque puede lastimar a los Clippers y hacerlos desaprovechar justamente el punto fuerte de poseer a varios jugadores capaces de anotar.

Boston Celtics

Un motivo para ser campeón: La confirmación de Jayson Tatum como estrella

¿Que con Kemba Walker como líder principal los Celtics no podían soñar con las Finales? No hay problema, ese lugar en el equipo ya es de Jayson Tatum. El alero de 22 años es un All-Star más que merecido, el máximo anotador del equipo de Brad Stevens y entró en la discusión por el lugar de segundo mejor jugador del Este (considerando que el #1 indiscutido es el MVP Giannis Antetokounmpo) en el último tiempo.

De hecho ganó el premio de mejor jugador del Este en el mes de febrero, en el que promedió 30,7 puntos, 7,9 rebotes y 3,2 asistencias por partido con un 48% en triples a lo largo de 12 partidos. Con ese Tatum los Celtics ganaron nueve partidos y dos de las derrotas fueron muy apretadas: contra los Lakers por dos tantos y contra Houston por una unidad.

Brad Stevens ya tenía un quinteto top con hombres como Walker, Gordon Hayward, Jaylen Brown, Marcus Smart. Le faltaba una súperestrella que pueda liderar en la postemporada. Y parece que Tatum es el hombre que buscaban.

Un motivo para no ser campeón: Falta de presencia en la pintura

Si el quinteto top no es tan maravilloso es porque a los Celtics le falta un hombre que marque la diferencia en la pintura. En realidad ni siquiera uno que marque la diferencia, sino uno a la altura del resto. Daniel Theis está jugando bastante bien, pero en defensa no está ni cerca de lo que les daba Al Horford. Enes Kanter compensa el problema de Boston con los rebotes en los últimos años, pero a la hora de proteger el aro da más problemas que soluciones.

Philadelphia 76ers, que por ahora sería el rival de Boston en postemporada, batió a los de Stevens en tres de las cuatro oportunidades en las que se cruzaron en la 2019-2020 (incluso en dos sin su pivote estrella, Joel Embiid), pero el dato es que en los cuatro enfrentamientos superó a los Celtics a la hora de los rebotes. Los 76ers promediaron 11,5 rebotes ofensivos en esos partidos y se fueron a 13 en dos oportunidades, un pequeño ejemplo de como todo lo bueno que tiene Boston puede verse golpeado por esta debilidad.

Toronto Raptors

Un motivo para ser campeón: Su poder desde el perímetro

Puede que Toronto Raptors no tenga más a Kawhi Leonard, pero mantiene otro de los puntos que lo hizo tan fuerte en la campaña del título: una gran cantidad de bombarderos en el perímetro. La franquicia canadiense esta nuevamente ubicada sexta en cuanto a acierto en triples nos referimos, con un 37,1% de acierto que está siendo incluso mejor que en la 2018-2019 (36,6%).

A la hora de distribuir eso tienen cantidad (nueve jugadores que intentan al menos dos triples por partido) y calidad (siete jugadores por encima del 38% de acierto, de los nueve anteriores solo caen Kyle Lowry y Pascal Siakam con un 35%).

La defensa zonal es casi inutilizable ante ellos: a Milwaukee casi le juega una mala pasada en su último encuentro con los Raptors, en el que Toronto le anotó 11 triples solamente en el primer tiempo, en el que iba al frente en el marcador. Una noche de Toronto con la mano caliente puede ser una pesadilla para cualquiera en Playoffs.

Un motivo para no ser campeón: La falta de un gran anotador individual

Hay muchos tiradores y mucha capacidad de distribuir la anotación (cinco jugadores promedian al menos 16 puntos por partido) en los Raptors, pero cuando toca enfocar el juego en un solo hombre que pueda romper defensas por su cuenta aparecen los problemas para Nick Nurse. Ese jugador fue Kawhi Leonard el año pasado y ahora en el sistema lo es Pascal Siakam, que promedia 23,6 tantos por partido y cambió todo su estilo, pero todavía no es del todo eficiente haciéndolo ni tiene tantos recursos como otras estrellas de la liga.

Como rescató nuestro compañero Scott Rafferty, Siakam juega 4,4 posesiones individuales por partido pero anota apenas 0,87 puntos por cada una de ellas, lo que lo muestran hoy por hoy como alguien mediocre en esas situaciones. Su futuro no tiene techo, pero para esta postemporada lo que importa es el presente.

MÁS | Números que hablan: ¿cuál es el techo de Pascal Siakam como anotador individual?

Fuera de Siakam el terreno es peor: apenas VanVleet (1,4 posesiones) y Lowry (1,2 posesiones) suelen buscar anotar de esta forma y son todavía menos eficientes: 0,78 puntos para Fred, 0,83 puntos para Lowry. La temporada pasada Leonard estaba en 1,05. Una diferencia importante en ese rubro.

Las opiniones en esta página no reflejan necesariamente las opiniones de la NBA o sus asociaciones.

Más en NBA.com

marc-gasol-072420-ftr-getty.jpg
Marc Gasol, oficialmente en los Lakers
Sergio Rabinal
Rotaciones
Las rotaciones de los 30 equipos para la 2020-2021
Juan Estevez
steph-klay-ftr.jpg
Curry sobre Thompson: "Puede volver más fuerte"
Sergio Rabinal
ricky rubio
Ricky y los Wolves: "Creo que puedo encajar en el puzzle"
Sergio Rabinal
Harrell
Harrell, nuevo Laker y dolido por los Clippers
Agustín Aboy
Trey Burke Juancho Hernangomez Jakob Poeltl
5 fichajes infravalorados de la Agencia Libre 2020
Agustín Aboy
Más noticias