Dallas Mavericks

¿Qué necesita Dallas Mavericks para explotar el talento de Luka Doncic?

doncic
nba

De entre todos los jugadores jóvenes que en algún momento han conseguido aterrizar en la NBA rindiendo a un nivel excepcional muy pocos lo han hecho de un modo parecido a Luka Doncic.

A unos meses de cumplir 23 años, el esloveno ha logrado en sus tres temporadas y media en la liga dos elecciones para el mejor quinteto All-NBA, siendo el primer jugador en hacerlo desde Tim Duncan (1999 y 2000). Todo ello a ritmo de triple-doble, estableciéndose como el 11º en toda la historia de la liga en apenas 220 partidos disputados.

MÁS | Protocolo de salud y seguridad: todos los fichajes temporales

Sus mejores actuaciones han ocurrido en los Playoffs donde ha dejado momentos para el recuerdo como un game winner y un total de 3 encuentros por encima de los 40 puntos, siendo este el mejor lapso anotador de dos años en postemporada desde LeBron James.

No obstante, esto ha sucedido a pesar del nivel de la plantilla de los Dallas Mavericks, el cual ha estado muy alejado del de su estrella, algo bastante habitual pero que está impidiendo a Doncic competir por objetivos más ambiciosos con dos salidas en Primera Ronda de manera consecutiva.

La 2021-2022 no ha comenzado de la manera que los aficionados de los Mavs habrían deseado cuando se produjeron todos esos cambios en la organización durante la offseason. En la Agencia Libre apenas llegaron refuerzos ni hubo traspasos notables, buscando así mantener el núcleo intacto con el fin de darle otro enfoque al equipo con la llegada de Jason Kidd. Hasta el momento la realidad de Dallas es que se han asentado en la peligrosa zona media del Oeste, la cual está más compacta que de costumbre en este curso, siendo en última instancia un equipo irregular.

MÁS | El preocupante rendimiento de los Boston Celtics en el clutch

Lo peor con los Mavs es que no están cumpliendo con los objetivos que se marcaron a comienzos de la campaña, ocupando la 13ª posición en ratio defensivo (108,5), lo cual era el gran pilar sobre el que Kidd buscaba crecer. Y lo que es más grave, perdiendo todo aquello que hizo a Dallas la revelación de la 2019-2020: su ataque. En apenas dos temporadas han pasado de firmar el mejor registro en eficiencia ofensiva de la historia hasta ese momento (115,9) a tener el 11º peor con (108,1).

En este descenso tiene mucho que ver que Doncic no esté jugando bien y arrastre problemas físicos a pesar de que sus promedios están siendo prácticamente idénticos a los de la 2020-2021.

Con la temporada de traspasos oficiosamente abierta y con la necesidad de mejorar nos preguntamos, ¿cómo podrían los Mavericks aprovechar el talento de Doncic a base de moverse en el mercado? Pero antes es preciso responder a otra pregunta...

¿Qué jugadores complementan a Luka Doncic?

Esta no es una cuestión sencilla de resolver, en tal caso hace tiempo que los Mavs le habrían puesto solución. Lo evidente es que con la actual composición de plantilla no están sacando el máximo partido de su principal activo en nómina.

En el tiempo que Doncic lleva en la liga ha quedado claro que el esloveno es uno de los jugadores que mejor ejecuta el bloqueo directo, más teniendo en cuenta su tamaño y altura, lo que le permite encontrar líneas de pase con las que muy pocos pueden soñar. Su conjunción de IQ, habilidades y físico hacen del ex del Real Madrid el molde perfecto para el baloncesto moderno, ocupando actualmente el percentil 71 en bloqueo directo, el cual juega en el 47% de sus acciones ofensivas.

Esta particularidad evidencia la necesidad de que los texanos tengan bloqueadores grandes que puedan compartir pista con Doncic, no solo para que él mismo pueda anotar, sino para continuar creando juego para el resto ya que es de facto el sistema de ataque de Dallas. En ese sentido habría dos tipos de pívots que funcionarían bien junto al esloveno: los rim-runners y los interiores más móviles. El segundo caso el perfil sería lo más parecido a Porzingis, con la diferencia de que la distribución de sus lanzamientos debiera ser a la inversa ya que en el 9,3% de sus acciones el letón siempre se abre para el tiro tras bloqueo. El opuesto permitiría unas defensas más hundidas y mayor número de variables en juego, lo que tiene que ver con el siguiente tipo de jugador.

Los tiradores a pies quietos son algo imprescindible en la actual NBA, tanto por tipo de juego como por spacing, pero tal y como Luka entiende el baloncesto los lanzadores de larga distancia ocupan una posición de especial relevancia junto a él. Basta ver la evolución de Tim Hardaway Jr desde que llegase a Dallas, pasando de lanzar del 34,3% al 38,4% desde el triple en estas últimas 3 campañas.

El problema de los Mavs es que han querido ver en Hardaway Jr un manejador secundario que complemente a Doncic cuando su techo como jugador es el de tirador en catch&shoot y como tercera opción del ataque, nunca la segunda. Porque, en definitiva, lo que más necesita el esloveno es otro acompañante en la creación de juego. Primero por una cuestión lógica de descarga ofensiva y de fatiga y en segundo lugar porque ayudaría a dotar de la fluidez que han carecido los Mavericks a media pista en los finales apretados, habiendo ganado tan solo el 46% de sus partidos en el clutch desde la 2019-2020.

Ahora sí, vamos con los movimientos que Dallas podría llevar a cabo para tratar de mejorar su plantilla y, en consecuencia, aprovechar el rendimiento de Doncic.

Opción 1

  • Clave deportiva: Por un lado sumarían un Nurkic que ocupa el percentil 74 en pick&roll y promedia 4,1 screen assists, siendo un gran activo junto a Doncic. Mientras que la llegada de Covington permitiría sumar un 3&D de élite que impulsara la defensa así como un ejecutor bastante óptimo.
  • Clave económica: Dallas añadiría dos expirings de nivel medio a cambio de descargar el salario de un Porzingis que no ha terminado de congeniar con Doncic. En caso de que saliese mal el experimento podría entrar en la Agencia Libre liberando los 31,6 millones de KP y pudiendo reformular el proyecto con los movimientos adecuados.
  • ¿Quién dice no?: Probablemente Portland ya que la llegada de KP no mejoraría su defensa, aunque el letón sea uno de los defensores cerca del aro más interesantes. La cuestión económica a largo plazo para Blazers podría jugar un papel clave a la hora de llevar a cabo esta operación.
  • Clave deportiva: Añadir un segundo manejador para Doncic es una absoluta prioridad en Dallas. El rendimiento de Jalen Brunson ha sobrepasado toda expectativa teniendo en cuenta que es un jugador elegido en Segunda Ronda, pero resulta complicado creer que pueda mantenerlo mucho tiempo. Boston se encuentra en una situación extraña, con una plantilla muy larga pero que no termina de funcionar, por lo que podrían dejarse llevar en lo que resta de campaña, buscando exprimir al máximo sus activos. Dennis Schroder va a ser uno de los nombres más interesantes del deadline por la relación valor/precio y dos rondas (siendo la de Primera protegida de lotería) sería un canje lógico dadas las circunstancias.
  • Clave económica: A corto plazo no cambiaría mucho el panorama para los Mavs, pero el hecho de que el alemán sea expiring podría suponer un precio demasiado elevado para Dallas. Las pretensiones económicas de Schroder superarán los 15 millones anuales, una cifra que quizá la gerencia no quiera darle, por lo que sería un "alquiler" de apenas unos meses.
  • ¿Quién dice no?: Dependerá mucho de cómo avance la temporada de Boston en lo competitivo y las ofertas que pueda recibir, así que ahora mismo quien se echaría atrás con mayor seguridad podrían ser los Mavs.
  • Clave deportiva: Pensar en un horizonte en el que Doncic y Simmons pudiesen compartir cancha da miedo solo de imaginarlo (en el buen sentido). El australiano ha demostrado durante su paso por los 76ers ser capaz de ser tanto un manejador y creador de juego fiable como un ejecutor a media pista como bloqueador y pasador más que notable. En caso de compartir pista con el esloveno este podría desempeñar una suerte de rol de point-center, mientras que cuando este descansara el small-ball sería la opción más aprovechable, incrementando el ritmo y abriendo el campo. Además, Simmons es uno de los mejores defensores de toda la liga por su polivalencia, algo que necesita Dallas. Por otro lado, añadir a Bagley III supondría una apuesta a futuro a riesgo bajo por su valor actual.
  • Clave económica: De igual modo que con el movimiento a los Blazers, desprenderse de Porzingis daría flexibilidad, pero aquí la clave es que perderían a Powell, con contrato hasta 2023 y que está lejos de su mejor versión tras problemas de lesiones. Por otro lado, Simmons y Bagley tienen 25 y 22 años respectivamente y solo el segundo ha tenido lesiones recurrentes.
  • ¿Quién dice no?: Todo traspaso a tres bandas es siempre complejo de llevar a cabo por los intereses cruzados que existen. En este caso, Philadelphia obtendría el jugador que andan buscando por Simmons y los Mavs añadir a alguien que complemente a Doncic. Sin embargo, Sacramento saldría perdiendo de esta operación tal y como está planteada, por lo que probablemente Dallas debiese añadir a Jalen Brunson o más activos de Draft para compensar la pérdida de Fox.

Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente a la NBA o a sus organizaciones.

Más en NBA.com

Live
¡En vivo: Lakers busca recuperarse ante Utah!
Juan Estevez
Trae
Young lideró la gran reacción de Atlanta
Juan Estevez
Grizzlies
Una jornada especial para Memphis
Juan Estevez
Cavaliers
Cleveland venció a Brooklyn y sigue prendido arriba
Juan Estevez
Miles Bridges
Partidazo de Bridges para vencer a los Knicks
Agustín Aboy
tatum
La mejor versión de Tatum salvó a Boston
Sergio Rabinal
Más noticias