San Antonio Spurs

La transformación de Dejounte Murray que ilusiona a San Antonio Spurs: confianza y amenaza triplera

Entre su temporada perdida por lesión (2018-2019) y una 2019-2020 bastante decepcionante de su parte, la expectativa de ver a Dejounte Murray transformándose en el jugador que había prometido ser en sus primeras campañas en la competencia había bajado considerablemente. El base de los Spurs no mostraba el progreso esperado y se mantenía como un jugador deficiente en el costado ofensivo, donde su falta de tiro externo lastimaba a San Antonio, sobre todo en los ataques fijos.

Sin embargo, cuando muy pocos esperaban un salto de este tipo, Murray ha tenido un comienzo de 2020-2021 de pleno crecimiento. Para empezar está promediando 16,8 puntos, cuando la máxima de su carrera habían sido 10,9. Además también registra sus topes en asistencias (5,1) y rebotes (7,6), mientras sigue siendo uno de los principales pilares defensivos del equipo.

De todas formas, la evolución que realmente ilusiona a San Antonio es la del tiro externo. Murray está tomando 3,7 triples por partido, cuando nunca antes había lanzado más de 1,7. Su porcentaje de acierto todavía no es destacado (33%), pero está encontrando algunos sectores favorables. Sobre todo desde las esquinas, donde anota el 42,9% de sus tiros de tres.

Aún si nunca tiene porcentajes elevados, que el nacido en Seattle tenga más confianza en su disparo externo es una gran noticia para los Spurs. Especialmente porque el nuevo esquema de cuatro abiertos de San Antonio así lo exige. Estamos viendo a unos Spurs tomando más lanzamientos externos que en la 2019-2020 y apostando mucho más por una ofensiva centrada en el spread pick and roll. De hecho, de acuerdo a las estadísticas de Synergy Sports, el 27% de las posesiones de los texanos en esta campaña están llegando vía pick and roll, mientras que en el torneo pasado ese número representó el 24,3% de sus acciones. Una diferencia que puede parecer poco significativa, pero que está lejos de serlo cuando la trasladamos a la cantidad de posesiones totales en una temporada o mismo en una serie de partidos.

Tener un jugador sin tiro en ese esquema es contraproducente. Sobre todo porque en muchas ocasiones Murray juega sin pelota en esos ataques de pick and roll, dejándole la responsabilidad creativa desde el tope de la llave a DeMar DeRozan. Con su mayor confianza en el tiro de tres, el ex Universidad de Washington puede cumplir mucho mejor con la función de tirador estacionado. Algo que a su vez, también está haciendo mucho más seguido que en la 2019-2020: el 26,8% de sus lanzamientos están llegando en situaciones de spot up (tiro a pie firme), contra solo el 22,4% en el torneo pasado, manteniendo porcentajes prácticamente idénticos (41,7% vs 41,9%).

En la victoria de los Spurs ante los Timberwolves de este sábado, vimos ese progreso de Murray en su máxima expresión. Terminó con 22 puntos, 14 rebotes y 4 asistencias, con un 3-6 en triples que igualó su máxima de carrera en conversiones y estableció su tope absoluto en intentos (era 5). Y no solo eso: también apareció cuando más importaba, convirtiendo un triple en el último cuarto y otro en el inicio de la prórroga. En ambos casos, desde la comodidad de las esquinas.

Lo interesante de Murray es que su mejoría triplera se combina con una eficacia más que interesante en la corta y media distancia. Sumando las últimas dos temporadas, está lanzando un 49,4% en dobles de 3 a 5 metros y un 42,5% en aquellos de 5 metros hasta la línea de tres. Nada mal.

Su capacidad para atacar el aro en ofensivas estacionadas sigue siendo un problema, especialmente para un jugador de su estatura y capacidad atlética, como también lo es lo poco que va a la línea de libres (2,8 por 36 minutos en esta campaña). Sobre todo considerando que también ha mejorado sus porcentajes desde allí (79% entre los últimos dos torneos). Pero aún con eso en mente, hay una diferencia enorme entre el Murray pasivo de años anteriores y el mucho más agresivo de esta temporada.

Claro que donde el joven de 24 años sigue siendo excelente es en defensa, un área en la que siempre ha brillado. La 2020-2021 no es la excepción y los Spurs se están beneficiando de su versatilidad y rendimiento rebotero para poder sobrevivir con sus quintetos pequeños de cuatro perimetrales. Su rating defensivo no es nada del otro mundo (109,4 puntos por 100 posesiones) pero está mucho más vinculado a la fragilidad en el campo propio de la alineación titular de San Antonio que a un bajón en su rendimiento.

De hecho, si comparamos su rating con el de los otros titulares, nos encontramos con que es por lejos el mejor de ese grupo: LaMarcus Aldridge está en un 121,1 por 100 posesiones, Lonnie Walker en 119,4, DeMar DeRozan en 117,7 y Keldon Johnson en 114,7. Murray es más de 5 puntos mejor que el segundo más destacado de esa lista (Johnson).

Como ya es costumbre, San Antonio está destruyendo a sus rivales con su segunda unidad, la cual normalmente incluye a Dejounte jugando con el grupo de suplentes. Un dato impactante: en las 191 posesiones que Murray ha estado en el campo sin DeMar DeRozan (típicamente quintetos con 3 o 4 relevos), los Spurs tienen un Net Rating de +28,6. Y allí sí aparece un rendimiento defensivo fuera de serie de parte del equipo: 82,9 puntos permitidos por cada 100 posesiones, válido para un percentil 100 (mejor marca de toda la liga) de acuerdo a los números de Cleaning The Glass.

Con récord de 5-4, los Spurs están teniendo un inicio de temporada superando las expectativas. Y aunque el mérito para ello recae en varias manos, el progreso ofensivo de Dejounte Murray está en el centro de esa producción sorpresiva, que ya incluye victorias ante rivales como Lakers y Clippers. ¿Puede mantenerse San Antonio como un equipo de Playoffs? Quizá no, pero mientras Murray (y el resto de los jóvenes) siga consolidando lo muy bueno mostrado hasta ahora, la 2020-2021 de los texanos tendrá un buen sabor. Después de todo, hablamos de un equipo con la mirada puesta a futuro, donde todo lo que consigan en el presente será un extra a disfrutar para Pop y compañía.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Mills Durant
Tokio 2020: 3 historias del inicio de la 3° jornada
Agustín Aboy
Derrick Favors
Favors de Utah a OKC, ¿se queda Conley en los Jazz?
Agustín Aboy
cade cunningham
Cunningham y la ilusión del proyecto de Pistons
Sergio Rabinal
barnes-silver-nbae-gettyimages
Las notas del Draft: equipo por equipo
Juan Estevez
usman garuba
La situación salarial de Garuba y su salto a la NBA
Sergio Rabinal
olympic-basketball-gettyimages
Tokio 2020: opciones y desempates rumbo a cuartos
Leandro Fernández
Más noticias