NBA

Entrevista con Derrick Williams: los altibajos del baloncesto en el desarrollo de un "tweener"

El baloncesto tiene diferentes significados para cada persona. Para Derrick Williams, alero de 2,03 metros natural de California, expresa desniveles y mudanzas. Fuera de los nombres destacados cuando llegó a la liga universitaria, protagonizó un ascenso depredador hasta las promesas de élite. La promoción consumada en el Draft fue seguida de la falta de evolución y oportunidades, acumulando varios destinos en poco tiempo cuando su juego estaba sin desarrollar y la NBA vivía un periodo de transición.

Cuando en 2009 acordó su incorporación a la Universidad de Arizona aparecía clasificado en el puesto 72 de su clase NCAA por ESPN. John Wall, DeMarcus Cousins, Derrick Favors, Lance Stephenson o Mason Plumlee lideraban una composición cuya estrella en aquel momento era Avery Bradley, comprometido con Texas. Sin embargo, entre estos nombres y el 72 de Williams se cuentan pocos futuros jugadores de la NBA, con la enorme presencia de Kawhi Leonard (52).

Más | Entrevista con Shane Larkin

Dos temporadas en Arizona impulsaron la figura de Williams a base de rendimiento ofensivo, dominio atlético y posibilidades en los próximos tiempos. Figura endulzada con reconocimientos individuales como Mejor Novato de la Pac-10 (su conferencia), dos veces Primer Equipo de la Pac-10 y Jugador del Año de la conferencia en 2010, el año previo al estreno NBA. Sus 19,5 puntos, 8,3 rebotes y cerca de 60% en tiros de campo le llevaron a ser la segunda elección del Draft 2011 por Minnesota Timberwolves, elegido por detrás de Kyrie Irving.

"Tenía 19 años y había estado en la universidad durante un año y medio y, de repente, ya era el segundo jugador", cuenta Derrick Williams a NBA.com. "Me sorprendió a mí mismo, porque cuando fui a la universidad no esperaba que en dos temporadas fuese a estar en el top cinco. Siempre soñé con estar en la NBA, pero pensé que estaría en Arizona durante cuatro años. Nunca se me pasó por la cabeza que dejaría la universidad para ir tan pronto a la NBA".

De ser el 72º en 2009, al 2º en 2011. De llegar a los ilusionantes Wolves de Ricky Rubio y Kevin Love, a salir por la puerta de atrás en 2013 en dirección a Sacramento. Williams estuvo en Timberwolves, Kings, Knicks, Heat, Cavaliers y Lakers antes de emprender la aventura europea, seis equipos en cinco años. Siete si añadimos los Gold Lions de la CBA China en 2017. En el Viejo Continente acumula ya cierto bagaje de vuelo entre Estambul y Munich, surcando esta temporada los cielos de Valencia.

Valencia, conexión California pasando por L'Alqueria

La temporada tuvo un comienzo lejos del ideal para Williams. Los problemas físicos mermaron el proceso de adaptación al nuevo entorno y el jugador necesitaba confianza. Nunca faltó voluntad por su parte ni por Valencia Basket, invirtiendo fuerte en uno de los dos fichajes estrella llegados desde Fenerbahce: el propio Derrick y Nikola Kalinic. La aclimatación de este último fue natural y suave, casi imperceptible, pero la situación de nuestro protagonista era distinta.

"Cuando llegué aquí por primera vez, como en el segundo o tercer entrenamiento que tuvimos, me desgarré un músculo de la pantorrilla, así que estuve fuera tres semanas. Me perdí todos los partidos de pretemporada", cuenta Williams. "Es ese momento crucial que necesitas con tus compañeros de equipo, ya sabes, pasar por el centro de entrenamiento para aprender las jugadas. ponerte en mejor forma... Al comienzo de nuestra temporada estaba luchando, tratando de ponerme al día y de recuperar mi confianza".

Más | Entrevista con Chus Bueno: "Tenemos un ecosistema muy fuerte en España"

"Eso es el baloncesto, un juego de mucha confianza", explica en un momento físico y anímico superior. "Quieres meter tus tiros y aprovechar las oportunidades de parar (al rival) en defensa, ya sea en líneas de pase, forzando tiros o consiguiendo rebotes adicionales. Es cuestión de tener confianza".

Valencia Basket cumple su papel en Liga ACB y en Euroliga mantienen las opciones del top ocho. La plantilla de este año es poderosa, aunque necesitan crecer para alcanzar su techo. A pesar de llevar pocos meses viviendo en la ciudad, Williams disfruta del entorno del club y de la vida cerca del Mediterráneo.

"(Bojan) Dubljević lleva aquí nueve años y ha sido de gran ayuda para mí. No solo sobre la pista, sino que nos sentamos uno al lado del otro en el vestuario. Entonces, cuando tal vez estoy frustrado, o él no tiene su mejor día, tenemos ese vínculo que hemos trabajado. Podemos hablar de cualquier cosa. Me ayudó para familiarizarme con todo esto. Instalaciones, personal, la ciudad...".

"Sam (Van Rossom) ha sido increíble. Martin (Hermannsson), también. He jugado contra él en Alemania y me decía constantemente que todo el mundo sabe lo bueno que soy, que no me preocupe por eso, que iba a superarlo y a demostrarlo".

Jaume Ponsarnau dibuja a Williams en la rotación con más minutos en Euroliga (21,4), donde promedia 9,8 puntos, 3 rebotes y 54% en tiros de campo. Evidente mejora del jugador desde el triple: aunque con el Bayern registró 33%, en Fenerbahce tuvo 37,3% en Europa y replica en la 2020-2021 con 36,4% (2,2 intentos). Además, disfruta la calidad de Valencia como ciudad, elemento básico para potenciar la comodidad de un jugador.

"Valencia es una de las mejores ciudades para vivir en Europa", explica Derrick. "La gente es agradable, la comida es excelente y el baloncesto es genial. Realmente puedes disfrutar. También disfruté de mi tiempo en Munich y Estambul, pero soy de California y esto es lo más parecido que voy a tener aquí".

Más | Entrevista a Vít Krejčí: "Oklahoma City Thunder cuentan conmigo para el futuro"

Un apartado fundamental para comprender el fichaje de Williams por el Valencia es la gran inversión del club en el crecimiento. En 2017 presentaron L'Alqueria del Basket, 15.000 metros cuadrados de puro baloncesto y de 18 millones de euros de inversión. "Nos ha costado 30 años ser campeones de Liga y espero que no tardemos tanto en ser campeones de Europa", dijo entonces Juan Roig, presidente de Mercadona y del club (El Mundo).

"Las instalaciones son las mejores de Europa, por todo lo que hay y el personal que tenemos" cuenta Williams. "Este club está trayendo cada vez más jugadores de calidad. El personal en sus instalaciones es increíble. Creo que ahora con el nuevo pabellón se cierra el círculo, que será como 16,000 espectadores. Eso es algo que muchos jugadores miran. Me uso a mí mismo como ejemplo, que jugué en seis equipos en la NBA. Eran diferentes instalaciones y campos de entrenamiento, y quieren que mejores y ellos invierten en el equipo. Este es el primer paso: campos de entrenamiento donde seas el mejor de Europa".

"Esto es lo que va a pasar. Se conseguirán más jugadores que querrán jugar para el Valencia con los dueños actuando e invirtiendo para el club. Así es como se consiguen cada vez más jugadores y creo que el Valencia solo está arañando la superficie de su potencial. El objetivo ahora es hacer una buena temporada y poder ser aún mejores, pero hay que mirar al futuro".

Sobre L'Alqueria, instalaciones de primer nivel donde también acogen otras competiciones y eventos, no escatima en justas palabras.

"Es mejor que muchas instalaciones en las que he estado de equipos NBA. En Estados Unidos hay una corriente de invertir en las instalaciones, porque quieres que el jugador pase más tiempo ahí y mejore, pero no es una tendencia igual en Europa. Este es uno de los clubes que lo está haciendo y ves a toda la comunidad, a todos los niños y los más pequeños que usan las instalaciones todos los días. Hay una generación joven que está aquí y trabaja para mejorar cada día, y así es como se construye una ciudad de baloncesto. Así es como construyes la filosofía de convertir la ciudad en una verdadera ciudad de baloncesto. Ves a muchos niños de cinco, seis o siete años, de diez años aquí, entrenando en estas maravillosas instalaciones, mejorando cada día. Es algo realmente agradable. Es asombroso de ver".

Williams sabe de vuelos en la pista y fuera de ella, tanto por los viajes para partidos como por sus diferentes mudanzas. Comenzó a jugar de forma profesional en la 2011-2012 y desde entonces ha jugado en Minnesota, Sacramento, Nueva York, Miami, Cleveland, Tianjin, Los Angeles, Munich, Estambul y Valencia. Es su décima temporada en activo.

"Ha pasado un tiempo desde que estuve en un equipo dos años seguidos. La última vez que sucedió fue en Sacramento, que fue mi segundo equipo en la NBA. Han pasado seis, siete años desde que estuve en un equipo más de un año. Entonces, así como me gusta experimentar nuevas culturas y diferentes partes del mundo, también he estado buscando un lugar que poder llamar a hogar. Mi segunda casa".

"Valencia es una ciudad increíble para vivir, independientemente de las restricciones, así que sí, sería bueno (establecerme). Por eso firmé el contrato de 1+1, para tener esa opción. Estoy muy emocionado por, aunque estamos mirando hacia el futuro, saber cómo se resuelve esta temporada. Lo principal es obtener la mayor cantidad de victorias posibles y que la decisión sea más fácil de tomar a final de temporada. Solo quiero seguir jugando duro y mantenerme sano. Así, estoy seguro de que el futuro será más sencillo".

La NBA y el desarrollo del tweener

Williams ha compartido vestuario con figuras como LeBron James, Carmelo Anthony, Kyrie Irving, Kevin Love o DeMarcus Cousins. Sin embargo, su camino estaba destinado a ser superior. En su día, en 2011, recibió comparaciones con Michael Beasley, otro pick dos lejos de las expectativas. En su caso, el molde del jugador en una NBA en transición y el contexto de Minnesota favorecieron su escaso progreso en la liga durante años.

En aquel momento recibió la etiqueta de "tweener", jugador sin definir entre dos posiciones. El baloncesto ha evolucionado en la última década y el concepto de rol sustituye al de posición. Importa lo que ejecutes en cancha, no la categoría nominal que tengas. Williams jamás replicó en la NBA el dominio físico como ala-pívot que destiló con Arizona, mientras que el entonces puesto de alero le quedaba demasiado lejos. Falta velocidad, técnica, tiro exterior... Unir esa liga y su construcción con Rick Adelman, entrenador de los Wolves y de perfil de la vieja escuela, deshizo las posibilidades del jugador.

Más | Las mejores y peores elecciones de Minnesota en el Draft

Quizás tampoco fue el movimiento más inteligente de la franquicia seleccionar a un joven con la segunda elección cuyo puesto ideal era donde tenías al único intocable de tu equipo, el mejor Kevin Love. Michael Beasley, ese talento díscolo con el que comparaban a Derrick, también circulaba en plantilla. La competencia era alta y la confianza del joven muy baja. No se entendió con Adelman y su rendimiento tampoco ayudó.

"Cuando tienes 19 años, una situación así genera presión", dice Williams. "Por aquel entonces las redes sociales estaban comenzando a tener peso. Twitter, Instagram, Facebook... Ya podías acceder a muchas personas de forma fácil, pero siendo joven no quieres darle demasiada importancia".

"No todos van a salir y con 21 años ser el mejor jugador, como Luka Doncic, que es un jugador especial. Luka apareció y casi promediaba triple-doble por partido, cosas así no suceden todos los días. Otros jugadores, como yo mismo, vamos a necesitar tiempo para madurar. Para los jóvenes, especialmente de elecciones altas, necesitas una gran franquicia y un gran entrenador. Necesitas gente alrededor que te ayude a ser mejor jugador y persona, a crecer como profesional".

La etiqueta de pick dos pesaba. Williams alargaba la maldición de Shawn Bradley, Stromile Swift, Darko Milicic, Hasheem Thabeet o Michael Kidd-Gilchrist con esa segunda posición del Draft. ¿Cómo gestiona eso un joven durante años?

"Los primeros años me molestaba más, luego ya decidí que iba a dedicarme a jugar y ya está. No se trata del lugar donde te seleccionan, tampoco de qué equipo tiene tus derechos. Eso no te define. Me alegro de haber sido elegido en el Draft y de salir tan alto, es algo que siempre estará entre mis logros. Solo hay 60 jugadores en el mundo seleccionados cada año y, en su momento, yo fui el segundo mejor. Desde entonces he jugado 10 años como profesional y he estado ahí para mi familia y amigos. Eso es lo más importante".

"Todavía me recuerdan lo de la elección alta, pero al mismo tiempo creo que lo uso más como motivación. Me dicen, oye, siendo número dos, ¿por qué no juegas en la NBA? Eso lo escucho mucho cada vez que hago una entrevista y estamos hablando sobre el Draft o la NBA. Siempre le explico a la gente que solo porque no estés en la NBA no significa que tengas una mala carrera. Creo que eso es lo que la gente confunde. Rechacé la NBA dos temporadas seguidas para jugar en Europa. Quería seguir en Europa porque es donde he tenido más éxito. Quería seguir jugando, seguir creciendo como persona. Recuperar esa plena confianza que me hizo ser número dos del Draft".

"Me da igual lo que digan, soy uno de los mejores jugadores del mundo y si juego con confianza tendré la oportunidad de volver a la NBA. Mientras tenga la oportunidad, eso es lo que me alegra. Dos temporadas seguidas lo he rechazado porque sentía que podía mejorar aún más. Ahora mi forma de pensar es muy diferente a cuando tenía 19 años. Tengo 29 ahora, son 10 años de cambios. Con todas las experiencias que he tenido en China, en Turquía, en Alemania y ahora en España. He estado en seis equipos diferentes de la NBA. Todas estas experiencias me llevan a ser mejor, a lo que soy ahora en Valencia. Pocas personas en el baloncesto de élite pueden hablar de altibajos tanto como yo. No hay demasiados jugadores que fueron seleccionadas tan alto y tuvieron buenos momentos y pasaron momentos tan malos. Así es el baloncesto y la vida, vas a tener altibajos y puedo hablar mucho sobre estos".

Más | Entrevista con Leandro Bolmaro después del Draft

Aprovechando el caso Marquese Chriss, jugador elegido con la octava elección por Phoenix Suns en 2016 y con el que comparte agente, Draymond Green reflexionó sobre cómo los medios y los aficionados asimilan los fracasos del Draft. "Siempre es culpa del joven, nadie culpa a las franquicias", decía Dray a finales de 2019.

"Me alegro de que un tipo como Draymond dijera algo al respecto", dice Williams. "Muchas veces se necesita a alguien con ese éxito en la NBA para conseguir esto en los principales medios de comunicación. Si lo digo yo, la gente dirá que me estoy quejando".

"Tuve una conversación similar con LeBron hablando sobre esto. Entonces estaba en los Cavaliers, tenía 25 años y estaba en mi quinta temporada. Hay jugadores que pasan más tiempo en la universidad. Te encuentras rookies de 23 años y yo con 25 tenía cinco años de experiencia en la liga. No puedes borrar a la gente. Tienes que dar la oportunidad para madurar".

En su Draft conoció a un checo de más de 2,10 metros de altura cuyo futuro era prometedor. Entonces no lo sabían, pero años después serían compañeros en Fenerbahce. Los caminos del baloncesto y la vida. Jan Vesely fue seleccionado con el pick seis por Washington Wizards y su carrera NBA fue corta y decepcionante.

"Hemos tenido conversaciones muy buenas", dice Derrick sobre Vesely, su relación y la NBA. "Salió unos picks por detrás de mí y hemos hablado sobre esto. Creo que es un Draft en el que empezaron a llegar más europeos, aunque ahora sea algo habitual. Creo que también se fue algo injusto con él. Es una situación parecida a cuando estuve en China. No conoces a nadie, es un mundo nuevo y un idioma distinto. Una cultura distinta para él desde Europa a Washington".

Vesely después se consolidó como uno de los mejores pívots del panorama europeo en el club turco, mientras Williams arañaba sus opciones en la NBA. Los años trajeron la evolución a una liga que olvida esa etiqueta peyorativa de "tweener". De hecho, este concepto desaparece. Sería muy interesante descubrir cuál sería el papel de Derrick en la liga hoy en día.

Entre las mejores experiencias de la carrera de Williams está haber trabajado con excelentes cerebros del mundo del baloncesto, no solo grandes estrellas. Para fichar por los Knicks recibió una llamada de Phil Jackson, en los Cavaliers cuajó buena relación con LeBron James y, tras su exitosa temporada en Alemania, estuvo a las órdenes de Zeljko Obradovic.

"Es un excelente entrenador", cuenta sobre Zeljko. "Sabe todo sobre el baloncesto, probablemente sea la persona más inteligente que he conocido. Solo hay dos personas que para mí están a ese nivel de saber todo sobre el juego: LeBron James y Zeljko Obradovic. Saben todo sobre el otro equipo, saben todo sobre todos los jugadores de nuestro equipo. Tener un entrenador así te hace querer trabajar mucho más duro, así que le doy mucho crédito. No estaba acostumbrado a tener ese tipo de comienzo que tuvimos (la pasada temporada con Fenerbahce), pero eso nos hizo querer trabajar mucho más duro para él, para sacarle una sonrisa y disfrutar de verdad".

"Su amor por el juego supera cualquier otro que haya visto. Es un entrenador y un profesor al mismo tiempo, te enseña a jugar de la forma correcta, te guste o no. Por eso le respeto tanto, porque tú quieres jugar de la forma correcta todos los días".

Más | Entrevista con Sergio Scariolo tras el Mundial 2019

"Poder jugar con LeBron en los Cavs... Este tipo lo sabe todo del otro equipo en cada jugada. En un partido, estábamos bajando a defender y el base rival gritó una jugada. El tipo al que LeBron estaba defendiendo no entendió lo que su base decía y James le empezó a decir: "oye, hermano, tienes que ir a ese lado y ahí habrá un corte". Lo sabe, lo sabe todo, y me alegro de haber podido jugar con un tipo así. Porque eso te hace querer obtener más conocimientos sobre el juego y no solo te hace querer estudiar tus acciones, sino también estudiar las estrategias del otro equipo y aprenderlas como si fuesen la palma de tu mano. Son dos grandes mentes del baloncesto porque ambos son de fijarse en los detalles".

"Sabe muchas cosas, pero yo animo a los jóvenes a que se fijen en su trabajo", añade sobre LeBron, que con 36 años está en su 18º temporada en la NBA. "Ahora está en los Lakers, pero antes siendo joven o ahora con no sé cuantos años siempre está trabajando y entrenando. Esa es la persona con la que quieres quedarte en el gimnasio. Te va a ayudar mucho. Hará que el juego sea mucho más fácil para ti".

Cuando la etapa de Williams en Sacramento terminó tras temporada y media, afrontó la Agencia Libre en 2015 con 24 años. Fue su primera experiencia eligiendo destino, aunque una diferente a la esperada cuando fue elegido en el Draft.

"Fue emocionante porque la primera vez no tienes la opción de elegir a qué equipo vas. En mi caso era Minnesota y más tarde me traspasaron a Sacramento. Después de eso fue el momento de poder elegir. Si tengo estas opciones, déjame ver: ¿en qué posición quieren aquí que juegue?, ¿quién es el entrenador?, ¿qué tipo de sistemas ejecutan? o ¿me veo estando allí durante varios años o una temporada para jugar bien y ser agente libre de nuevo?".

Más | Phil Jackson después de su etapa como entrenador de Chicago Bulls

"Parte de querer firmar con los Knicks también fue por Phil Jackson", dice Williams sobre el entonces presidente de la franquicia neoyorquina. "Phil es fan de mi juego y me llamó interesado en firmarme. Cuando te llama alguien con la misma cantidad de campeonatos que dedos... Ha entrenado a algunos de los mejores que jamás hayan jugado al baloncesto. Fue una oportunidad única poder hablar con tipos que tienen tanto conocimiento como el Maestro Zen".

"Fue como cuando Obradovic me llamó el año pasado para fichar por el Fenerbahce. Ese fue mi sentimiento cuando Phil Jackson me llamó, justo cuando estaba decidiéndome entre tres o cuatro equipos. Has visto a estos tipos en la televisión, cuando eras un niño pequeño, siendo estrellas. Nunca hubiera pensado, cuando tenía 10 años, que con 23 o 24 me llamaría por teléfono Phil Jackson como General Manager interesado en firmarme".

Un camino repleto de altibajos y aprendizajes que toma forma en el Williams que vemos esta temporada en la Fuente de San Luis. Jugar a los "y si" sirve de poco, aunque entretiene. Mientras, en la vida real, Williams vive su décimo curso como profesional con la misma entrega de aquel novato tímido en Minnesota. La última cuestión es, ¿con la NBA como futuro objetivo?

"Siempre está en mi mente", concluye "Es una de esas cosas que he querido desde que soy un niño pequeño, ha sido mi sueño y siempre va a ser una meta. ¿Importa dónde podría jugar? No, veo amigos allí. Tengo gente con la que todavía quiero jugar. No es que no esté aquí, mi equipo es el Valencia y es donde quiero estar, pero mi objetivo final siempre será la NBA. Puede que pase, pero también puede que te guste Europa y te quedes aquí".

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Pacers Hornets
Los Pacers borraron a los Hornets: 13x-10x
Agustín Aboy
Celtics Wizards
Celtics vs. Wizards ¡un lugar en Playoffs en juego!
Agustín Aboy
mcmillan butler young
Los tapados para los premios de la temporada
Nacho Losilla
LeBron James, Stephen Curry
LeBron vs. Steph: números y detalles del historial
Leandro Fernández
brogdon, sabonis
La incertidumbre de Pacers y sus estrellas
Sergio Rabinal
Joel Embiid, Devin Booker, Nikola Jokic
Los cruces confirmados de los Playoffs 2021
NBA.com Staff
Más noticias