);
Portland Trail Blazers

Fernando Martín y su camino NBA: saltó con Portland Trail Blazers, pero New Jersey Nets llamó un año antes

Después de revolucionar como ningún otro jugador de baloncesto el panorama deportivo y social de España, Fernando Martín fue el pionero que dio el salto a la NBA. Todos conocemos la historia. Un deportista diferente. Un atleta privilegiado, adelantado a su tiempo, con un carácter de auténtico campeón, ganase o perdiese el partido.

Más | Los tiros que terminaron una serie de Playoffs sobre la bocina

Después de la temporada 1985-1986 con el Real Madrid y del Mundial de España de 1986, en el que la Selección quedó 5º tras quedar 3º del Grupo 1 de Semifinales y tumbar a Canadá e Italia, Fernando cruzaba el charco. Su destino eran los Portland Trail Blazers, una ciudad prácticamente desconocida para los españoles hasta la llegada del pívot.

Un año complicado

Fernando sabía que él allí no era nadie. Esa reputación que tenía y se había ganado en Europa y en el baloncesto FIBA servían de poco en Estados Unidos. Era uno más. Un tipo blanco y fuerte, destacando precisamente por eso, era un europeo que rompía los moldes proyectados desde el país norteamericano para los jugadores del Viejo Continente.

Sin embargo, no fue nada fácil la situación que vivió en los Blazers. El entrenador Mike Schuler restringía sus minutos en una plantilla potente, profunda: Kiki Vandeweghe, Clyde Drexler y Terry Porter eran las figuras, además de jugadores como Steve Johnson o el veterano Caldwell Jones.

Más | El mito del baloncesto español: las barreras que tumbó Fernando Martín

Lo normal era pasar ese periodo sin jugar. Los primeros extranjeros tenían que tumbar barreras, aunque para Fernando, acostumbrado a arrollar, el no jugar suponía una losa brutal.

"Había mucho talento en los Blazers esa temporada, por lo que Fernando no jugó mucho. Pero Fernando podía jugar en la NBA. Realmente podía. Era muy fuerte y le gustaba el contacto. También puedo decir que era habilidoso y que podía correr y jugar muy duro", comentaba Drexler, miembro del Hall of Fame, sobre las capacidades del madrileño en una entrevista recogida por Marca.

La ciudad de Portland tampoco era la ideal para él, acostumbrado a un ambiente urbanita como el de Madrid. Ni la salud le respetó, ya que los continuos problemas físicos le privaron de cierta continuidad.

Lo que pudo ser un año antes

Quizás una historia menos conocida es que Martín estaba destinado a dar el salto antes. La parte más complicada se había completado. Cuando todo parecía que iba a jugar en la NBA a los 23 años, la situación se truncó de manera inexplicable. Brilló en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles de 1984, competición en la que España ganó la plata en la final ante Estados Unidos, porque es imposible calificar aquello como derrota. Y así el mundo del baloncesto puso sus ojos encima de Fernando, aunque desde Estados Unidos ya se había realizado algún acercamiento.

La prueba era el Draft de 1985, ceremonia en la que los contactos previos apuntaban a los Lakers seleccionando a Fernando. Sin embargo, la opción de AC Green apareció en primera ronda, y el madrileño salió elegido por los New Jersey Nets en la elección número 38, en segunda ronda. Ya era todo un éxito ser drafteado, más en una posición tan alta para un europeo. Es básico entender que, entonces, los Draft disponían de siete rondas.

Invitado por los Nets, Fernando destacó en la Summer League celebrada en la Universidad de Princeton, para lo que se preparó durante unos días en Chapel Hill. Allí conoció a Dean Smith, mítico entrenador de los North Carolina Tar Heels, y hasta jugó un partidillo con Michael Jordan.

Ya en la Summer League, Fernando destacó y sorprendió a todos. Los entrenadores y especialistas de la época le auguraban un gran futuro en la mejor liga del mundo. "Si juega tres años con los profesionales, se convertirá en uno de los cinco mejores ala-pívots del mundo", le dijo Lyle Spencer, del New York Post, a Pedro Arnuero, periodista español que cubría las vivencias de Fernando aquellos intensos días.

Era el momento perfecto para dar el salto. El momento físico de Martín era extraordinario, venía de brillar un año antes en los Juegos y en los Nets tenía la oportunidad real de impactar a corto plazo, en parte porque allí estaba Al Menéndez, director de personal de jugadores y jefe de ojeadores de los Nets, hijo de cubanos y nieto de españoles, que mostraba un fuerte interés por incorporarle a la plantilla.

Cuando los Nets le dijeron que querían hablar "con su abogado", llegaron los problemas. Fernando había contratado a Lee Fentress, de gran reputación pero que según varias personas con conocimiento de causa "no estuvo a la altura". A Martín no le importaba perder dinero por jugar en la NBA, era su sueño. Sin embargo, aunque llamaron a Fentress para que se presentase en Princeton, no lo hizo. "Seguía de vacaciones", indica Gonzalo Vázquez.

Ante las presiones desde España para jugar la siguiente temporada en Madrid y así preparar el Mundial del 86 en casa, Fernando regresó a España sin cerrar su contrato con los Nets. Las semanas pasaban y su sensación era que Fentress le estaba dando largas. Así, finalmente firmó a Miguel Ángel Paniagua como su nuevo agente y regresó para jugar con el Real Madrid.

Aquella oportunidad perdida de los Nets quedará como el gran "y si" de la vida y carrera de Fernando Martín. Hubiese desembarcado en la NBA con 23 años, sin los problemas físicos del curso en Portland y en una franquicia muy interesada en él. Además, no hubiese sido el segundo europeo de la historia en jugar en la mejor liga del mundo, si no que hubiese llegado a la par que el búlgaro Georgi Glouchkov.

Esta magnífica historia la recoge Javier Balmaseda en su libro "Fernando Martín: Instinto Ganador", al igual que en la web Planetacb, con testimonios de primera mano de diferentes protagonistas de la época.

Tumbó barreras al jugar con los Blazers, sin duda. Jamás se podrá hablar de fracaso al ser un pionero, al adentrarse en terreno desconocido y hacerlo en unas circunstancias que no le eran favorables. Pero esa duda quedará para siempre cuando se recuerde su vida. ¿Qué hubiese sido de Fernando Martín si hubiese dado el salto a la NBA con los Nets en 1985?

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

lebron james cavs
Los 5 rivales preferidos de LeBron en Playoffs
Sergio Rabinal
nba house barcelona
Comunicado NBA Café Barelona
NBA.com Staff
shot clock
La historia del reloj de posesión en la NBA
Sergio Rabinal
charles barkley
Cuando Barkley desafió a Jordan por ser el mejor
Nacho Losilla
NBA entrenamiento
La progresiva vuelta a los trabajos para los equipos
NBA.com Staff
leuer
Jon Leuer se retira del baloncesto
Sergio Rabinal
Más noticias