);
NBA

El golf en la NBA, más allá de Michael Jordan: el estimulante favorito de varias estrellas de la liga

"Una vez pensé que iba a ganar a Steph", recuerda Mike Conley. "Jugué con él y con Chris Paul en Las Vegas un verano. Después de 10 hoyos pensé que estaba ahí, que lo tenía. Iba empatado con Steph. Después me hundí en el 12 y él se mantuvo. Y ya se marchó".

Más | Michael Jordan y el golf, una afición fuera de las canchas

Stephen Curry recibe la etiqueta de "mejor golfista" entre los jugadores en activo en la NBA. No solo eso, es que la estrella de los Golden State Warriors está obsesionada con la bola blanca. Curry invierte más tiempo en ver el canal Golf Channel que baloncesto. Al menos eso es lo que le cuenta a Ethan Strauss, que escribe en The Athletic por el deporte que cada vez practican más jugadores en la liga de baloncesto.

El propio Curry, Mike Conley, Kyle Lowry o Kent Bazemore son algunos de los que tienden al golf. Los palos, el club y el caddie ocupan lugares relevantes.

Michael Jordan y muchos más

El considerado mejor baloncestista de todos los tiempos guarda una profunda relación con el golf. Como se vio en "The Last Dance" y puede conocerse a través de otros documentos, como el libro "Jordan Rules", MJ utilizaba el golf como entretenimiento y liberación, como forma de relacionarse e intimar.

Fue el propio Jordan el que contó en verano de 2018 que juega unos 36 hoyos por día, lo que supondrían unas seis horas para un profesional y alrededor de nueve para un aficionado. Le gusta mucho el golf, por si no ha quedado claro.

"El golf es una batalla contigo mismo, algo que es muy, muy difícil", dijo Jordan en el PGA Tour de 2012. "Es difícil encontrar el ritmo. En el baloncesto es fácil encontrarlo". Precisamente el libro de "Jordan Rules" cuenta que el exjugador de los Bulls tenía un problema con este deporte, hasta el punto de desatender sus prácticas de baloncesto. Según Sam Smith, el autor, Jordan estaba obsesionado con el golf.

Sin duda MJ ayudó a la popularización de un deporte que siempre ha encontrado grandes figuras, estrellas de primer nivel mediático y económico. Al igual que esto es un hecho, el golf pierde seguimiento con el paso de los años. Son varios los motivos señalados: la edad del principal grupo de aficionados, la ausencia de una estrella tras la fiebre por Tiger Woods o el aumento de alternativas.

Curry lidera la generación posterior a Jordan

"Era 1987 y no sabía nada de golf", cuenta Curry, que participaba en un evento benéfico con sus compañeros de Golden State en su segunda temporada en la NBA. "No tenía ni los zapatos. Me dieron un polo y todos se reían de mí por lo malo que era". Desde entonces Dell Curry, padre de Stephen, se propuso mejorar en el golf. Y vaya si lo hizo, ahora es una de sus grandes aficiones.

Curry hijo, Steph, aunque Seth también está dándole a los palos, ha crecido con el golf. No solo eso, Curry y una generación de jugadores NBA han visto cómo Michael Jordan, la estrella que cambió este deporte para siempre, era un gran aficionado a esta disciplina. ¿Es casualidad que cuando más jugadores de la liga hay aficionados al golf sea en esta generación?

Chris Paul, JR Smith, Andre Iguodala y hasta en ocasiones LeBron James juegan o han jugado al golf. Es una manera de realizar una práctica deportiva diferente, en la que pueden relacionarse de otra manera y sacar también ese gen competitivo que todos llevan dentro. "Somos algunos de los tipos más competitivos que puedes encontrar en el mundo y tenemos un ego", dice Conley. "Ese es el desafío, entender que es el deporte más complicado que vas a practicar. Nos lo tomamos de forma personal cuando nos dicen que no podemos ganar a alguien al golf".

Una manera de relacionarse para Jordan por medio de este deporte era compartir hoyos con ejecutivos rivales. Nunca lo hizo con Jerry Krause, pero sí con otros directivos, presidentes y general managers, según "Jordan Rules". El golf permite a las estrellas de la NBA disponer de un envoltorio relajado y pacífico, un ambiente seguro en el que relacionarse, mientras por dentro conviven con ese animal competitivo que nunca duerme y les dice que no, que ese deporte no es el suyo.

"Nunca le presté atención al golf de niño, creciendo, nunca lo veía", le decía Conley a Strauss a comienzos de la 2019-2020. "Un día, creo que tenía 21 años, estaba en la casa de Mike Miller y vi su simulador de golf. Me acerqué, agarré un palo y pregunté que qué era. La primera vez que hice un hoyo en uno pensé que podría repetirlo como atleta que soy, que podía resolver la forma de hacerlo de forma regular".

Bazemore es otro de los que más tiempo invierte en el golf. Su infancia fue dura y estuvo llena de complicaciones, de problemas económicos. El golf ni siquiera pasaba por su cabeza. Ahora le ayuda con el baloncesto. "Me ha servido de mucho. Mi estilo de juego es lanzarme contra el muro. El golf me enseña a bajar las revoluciones".

Aunque el seguimiento del golf decaiga en Estados Unidos y ese referente post Tiger Woods continúe sin aparecer, quizás las nuevas figuras que lo popularicen -o hagan a un nuevo público ver sus imágenes- sean precisamente estrellas de otros deportes. El último ejemplo, muy reciente además, es con Tom Brady y Peyton Manning, dos de los nombres más relevantes de la historia de la NFL.

En España un caso muy sonado es el de Gareth Bale. El jugador del Real Madrid tiene en el golf una manera de liberar su ansiedad. Un hobby que él mismo defendió, cuando dijo que no debería ser un problema. "No debería, pero lo es. Mucha gente tiene problemas con el hecho de que juegue al golf. No sé por qué razón, lo he hablado con médicos y a todos les parece bien", decía el galés.

"Luego veo a gente en América, por ejemplo Stephen Curry, que juega el día del partido por la mañana. Y si yo juego dos días antes de un partido dicen: ¿qué está haciendo?".

No parece casualidad, si no más bien tendencia. La lista de jugadores NBA que se animan con el golf y ven en los palos y la bola blanca una forma competitiva y tranquila de relcionarse es cada vez más amplia. Y, hasta que demuestren lo contrario, Curry porta la etiqueta de mejor golfista.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

devin booker
Booker: "Queremos ser un equipo duro"
Nacho Losilla
Thunder Big 3
El final de la dinastía que nunca existió
Juan Estevez
durant, westbrook, harden
Los mejores y peores picks del Draft de OKC
Sergio Rabinal
james harden
Harden ya está en Orlando
Nacho Losilla
shai-gilgeous-alexander-nbae-gettyimages
Las tres preguntas a responder por Oklahoma City
Juan Estevez
Matisse Thybulle
Thybulle, el youtuber de la NBA
Agustín Aboy
Más noticias