);
Playoffs 2020

Más allá del baloncesto: El compromiso de Jaylen Brown como activista

Los tiempos cambian y la sociedad se va ajustando a ello y viceversa. El deporte nunca es una excepción ni debería ser ajeno a la evolución del conjunto de la masa social, esto se traduce en muchas expresiones: ciencias de la salud, comunicación, tecnologías aplicadas... Y, también, la sensibilidad hacia cuestiones políticas y de justicia social. Este momento histórico en el que se encuentra Estados Unidos ha permitido aflorar algunas figuras que hasta ahora habían estado latentes o bien se habían quedado en un segundo plano por la imparable máquina mediática y de actualidad que es la NBA.

Por desgracia, la sucesión de acontecimientos que se han dado desde el asesinato de George Floyd el pasado mes de mayo en Minneapolis, ha vuelto a poner encima de la mesa un debate complicado y una serie de prácticas que se repiten de manera sistémica y endémica en el país norteamericano hacia los colectivos afroamericanos, así como latinos, asiáticos y de otras partes del mundo.

En comparación a otras explosiones colectivas canalizadas a través de manifestaciones y protestas, en esta ocasión los jugadores de la NBA no han sido testigos mudos, sino más bien todo lo contrario. Han asumido su papel y su relevancia dentro de la sociedad como figuras de gran influencia en la población, especialmente entre los más jóvenes, animando a todo el mundo a señalar los problemas e ir a la raíz de los mismos, criticando tanto la brutalidad policial como el racismo que impera en muchos contextos de la geografía norteamericana en pleno 2020.

MÁS | El camino de activismo social en la NBA y los inicios de la mano de Bill Russell y Wilt Chamberlain

Una de entre tantas figuras que han emergido en los últimos tiempos con voz propia y sin temor a expresar su sentir sobre las injusticias que afectan a la sociedad ha sido Jaylen Brown, alguien con una vocación por el liderazgo, así como por la divulgación, concienciación y trabajo por la comunidad, yendo desde las parcelas más globales de los problemas hasta las más remotas.

"Es el momento para una nueva generación", decía en una entrevista en 2018. "Donde no solo puedas tener un trabajo y realizarlo bien, sino tener intereses fuera de esa labor y que sea visto de manera correcta".

Brown siempre ha tratado de ir más allá de la superficie de los problemas, tratando de mantenerse activo intelectualmente, más incluso que lo que ha podido evolucionar en la cancha. De este modo, su formación académica no se terminó cuando dio el salto a la NBA sino que ha seguido compaginándola con su trabajo en los Boston Celtics, atendiendo a diferentes clases y cursos en la prestigiosa Universidad de Harvard y dando diferentes charlas en ambientes educativos. "Creo que siempre ha sido parte de mí hacer preguntas y tratar de averiguar por qué son las cosas", dijo en 2019 a GQ. "Desde que tengo memoria, siempre he sido inquisitivo y no tengo miedo de hacer preguntas o enfrentarme solo a una idea dominante".

Todo esto le ha servido para erigirse como una de las voces más autorizadas dentro del mundo NBA en lo que tiene que ver con asuntos sociales y políticos, siendo muy contundente en sus declaraciones a la prensa, adoptando el papel de intelectual orgánico del movimiento a la interna y promulgando los mensajes en los que cree desde sus redes sociales.

No es habitual que un titular consagrado de un equipo candidato adopte posturas tan claras con una convicción semejante a la de Jaylen, las complicaciones que antaño eso podría acarrear para el deportista no han afectado en absoluto a Brown, pues sus ideales siempre han estado por encima de sus pretensiones económicas y su intención por trascender más allá del deporte es lo que le hace tan especial entre otros. "Pueden mirarme y pensar en mí de una manera diferente porque todos me verán y pensarán en los Boston Celtics como un jugador de la NBA", decía a inicios de 2020 en rueda de prensa. "Así que estoy tratando de romper algunas de esas barreras por las que los jugadores no deberían simplemente callarse y jugar, como esos estereotipos que han estado aquí durante los últimos 20 años. Creo que, en última instancia, esto está cambiando ahora, pero parte de mi intención es tratar de ayudar a impulsar esa noción".

Toda esta labor no ha sido únicamente de cara a la galería y a los medios, sino que Brown se ha convertido en un valiosísimo activo para el conjunto general de los jugadores NBA. En febrero de 2019, la Junta de representantes de los jugadores de la NBPA votó a favor de la inclusión del alero como nuevo Vicepresidente de la Asociación, un cargo que ostentará hasta 2022. Este hecho hizo de Jaylen el más joven en toda la historia del sindicato en disfrutar de un cargo en la organización a sus 22 años.

MÁS | Los orígenes de la NBPA y el largo camino hasta el boicot del NBA All-Star de 1964

Del dicho al hecho hay un trecho, más cuando se trata de asuntos de semejante calado como puede ser el racismo o la desigualdad social, algo que nunca ha estado en cuestión cuando se ha tratado de la figura del jugador de los Celtics y que se encargó de despejar cualquier tipo de duda el pasado mes de mayo.

Brown, natural de Atlanta (Georgia), se sintió en la necesidad de volver a donde se había criado dada la situación que se estaba produciendo en todo el país tras el asesinato de Floyd. Razón por la que se subió a su coche y recorrió los más de 1600 kilómetros que separan Boston de su ciudad natal para ser partícipe del cambio junto a los suyos, más de 15 horas de trayecto cruzando toda la Costa Este para dar una lección al mundo de que baloncesto y compromiso político pueden caminar de la mano. "Ser alguien famoso y ser un jugador de la NBA no me excluye de ninguna conversación en absoluto", dijo. "En primer lugar, soy un hombre negro y soy miembro de esta comunidad, y crecí en este suelo".

"Nuestras voces necesitan ser escuchadas. Tengo 23 años. No conozco todas las respuestas. Pero sé cómo se sienten los demás", añadía el alero.

Junto a Brown se pudo ver a otros como Malcolm Brogdon o Justin Anderson, que juntos lanzaron un poderoso mensaje a la comunidad local y al resto del mundo. La nueva generación de jugadores ha perdido el miedo a decir las cosas tal y como son, siendo conscientes del mundo que les rodea y de las injusticias que en él suceden. Quizás lo más importante de la figura de Jaylen es que el de Atlanta no se queda en la fase primaria de identificación del problema, sino que trata de ir más allá, busca soluciones o caminos de consenso para revertir en cierto modo la situación, siendo siempre consciente de que la superestructura no se modifica de la noche a la mañana y que requiere de un largo proceso discursivo y cultural para que esta mute aunque sea lo más mínimo.

Esto ha hecho de Brown un jugador con muy buena consideración por sus compañeros de equipo y profesión, que siempre han destacado la sinceridad que muestra en sus acciones y la convicción por conseguir un cambio. "Lo que ha hecho Jaylen es puro liderazgo", dijo Enes Kanter en el mes de julio. "El mayor impacto de Jaylen, por muy bueno que sea, no será en el baloncesto", dijo su entrenador Brad Stevens. "Es un tipo especial, es un líder especial, es inteligente pero tiene coraje".

Su paso adelante en Disney

La NBA regresó en el mes de julio con la premisa de la seguridad para sus integrantes a la vista de la crisis sanitaria del coronavirus, pero también conscientes de la grave situación que estaba viviendo la nación estadounidense con nuevos casos de racismo explícito y brutalidad policial.

La liga realizó en conjunto con la NBPA una serie de medidas de cara al reinicio, cuyo impacto simbólico debían ayudar a la difusión y concienciación contra las desigualdades y la brutalidad policial, invitando a los jugadores a aprovechar el altavoz mediático que la liga tiene para expresarse del modo que quisieran y visibilizasen los problemas que afectan a la sociedad. Esto, junto a una lista de mensajes con carácter reivindicativo a usar en las camisetas de juego, fue apoyado por Brown, que pronto se confirmó como uno de los más activos en sus comparecencias de prensa.

En medio del debate que algunos jugadores propusieron sobre si era lícito o no jugar en la reanudación, Brown se mostró muy claro. "Una vez que pensé en la oportunidad que la organización y la NBA habían creado para jugar por algo más grande que yo, me uní. Planeo usar mi voz mientras esté aquí", dijo la estrella de los Celtics. "La conclusión es que hay mejoras que deben realizarse. La NBA tiene una gran voz, muchos recursos y mucha influencia. Estamos agradecidos de que estén ayudando en muchas de las cosas que nos importan. Eso es realmente importante".

Y así se mantuvo de manera constante a lo largo de los encuentros de preparación y los seeding games, lanzando mensajes desde sus redes sociales, protagonizando vídeos para la franquicia o bien pidiendo justicia para Breonna Taylor en cada una de sus intervenciones.

MÁS | La NBA y la búsqueda de la justicia social

Sin embargo, con el tiroteo contra Jacob Blake sucedido a finales del mes de agosto en Kenosha (Wisconsin), buena parte de los jugadores sintieron que el altavoz estaba siendo insuficiente, empezando por los Boston Celtics que estuvieron en conversaciones con Toronto Raptors para no jugar el primer encuentro de su serie de Playoffs. Tal hecho finalmente no sucedió, o al menos no fue el desencadenante, ya que los jugadores de Milwaukee Bucks decidieron no salir a jugar el quinto partido de su eliminatoria de Primera Ronda ante Orlando Magic generando una situación sin precedentes en la historia del deporte americano.

Ahí fue donde la labor de Brown volvió a demostrarse como vital para conseguir un cambio real, aprovechando la posición de relevancia de estos deportistas. Reuniones constantes, conversaciones y el objetivo de conseguir una serie de medidas tangibles que ayuden a que se produzca un cambio político y social en el país norteamericano. "Creo que se necesita hacer más, para ser honesto", dijo sobre los mensajes sociales y el activismo. "Creo que los atletas deben seguir usando su voz y las personas influyentes tienen más trabajo por hacer. Hay muchas cosas que aún necesitan mucha atención. Pero los atletas, incluyéndome a mí, necesitamos hacer un mejor trabajo, en mi opinión".

"Todos, como atletas, vinimos aquí para jugar baloncesto", dijo el alero. "Pero en el mismo sentido, tenemos cosas que son importantes. Así que estamos tratando de equilibrar ambos mundos y tener conversaciones y reuniones y cosas así es parte de eso. Vinimos aquí para usar nuestra plataforma y eso es exactamente lo que hizo Milwaukee y todos vimos su efecto. Todos vimos la conciencia que se generó".

Su relevancia en los días en los que la competición estuvo pausada fue vital para alcanzar un acuerdo y consenso entre los protagonistas del juego pues, como varios insiders reportaron, Brown realizó intervenciones de gran valor que sirvieron para encauzar la situación a la interna y poner el foco en seguir luchando por cambios reales al tiempo que se sigue la competición. "Me enorgulleció ver a muchos chicos venir aquí y compartir emociones y tener una conversación real en la sala. En cambio, sentí que la gente se enfoca en la división de las conversaciones, pero para ser honesto, lograr que todos esos tipos en la misma habitación hablaran de una cosa fue importante", comentó sobre las reuniones de jugadores.

A partir de que NBA y NBPA acordasen tres puntos clave que puedes consultar aquí, Brown adquirió una posición completamente volcada en la invitación a que la máxima gente posible se registre para votar en las próximas elecciones presidenciales de EEUU, así como conozcan los lugares de votación de sus respectivas ciudades. Al alero de los Celtics se le ha podido ver junto a Enes Kanter y Tacko Fall realizando vídeos para animar a los aficionados a que se unan y sean parte de un cambio real a través del derecho de sufragio.

Lo que queda claro de la figura de Jaylen Brown es que lo mucho que ha cambiado el perfil de jugadores jóvenes que llegan a la NBA en comparación a hace 10 o 20 años. No por una cuestión meramente deportiva o de talento, sino por la implicación y sensibilidad que demuestran, tratando de trascender más allá de la cancha, lo que abre un mundo todavía inexplorado en la relación entre baloncesto y activismo que antaño solo unos pocos como Kareem Abdul-Jabbar, Bill Russell, Craig Hodges o Mahmoud Abdul-Rauf se aventuraron a descubrir.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Anthony Davis, Montrezl Harrell y DeMar DeRozan
El seguimiento de todos los agentes libres 2020
NBA.com Staff
Saric
Una pieza más para Phoenix: Dario Saric
Juan Estevez
Andrew Wiggins shot 6-25 on wide open 3s with the Warriors.
Un punto débil en los nuevos Warriors
Juan Estevez
Westbrook Holiday Paul
El mercado NBA 2020-2021, al día
NBA.com Staff
Brown
Una delegación de la NBPA se reunió con el Papa
Juan Estevez
#Oubre
Oubre y Warriors: "Es un gran encaje para mí"
Sergio Rabinal
Más noticias