Chicago Bulls

Cuando Joakim Noah fue cuarto en la carrera por el MVP de la NBA

Según informa Adrian Wojnarowski, de ESPN, Joakim Noah apunta hacia la retirada. En palabras de su agente Bill Duffy, "probablemente se dirige hacia la jubilación", tras el corte del pívot por parte de LA Clippers y el fichaje de su compatriota Nicolas Batum.

Más | Así fue el debut de Noah con los Clippers en Disney

Los últimos años de Noah en la NBA han sido complicados. Tras alcanzar su pico de juego en Chicago Bulls, el interior firmó con los New York Knicks en el verano de 2016 y jamás estuvo a la altura de los 5 años y 72,59 millones que acordó con la franquicia de la Gran Manzana.

Quizás Phil Jackson, entonces, dirigente de los Knicks, había visto poco de un Noah venido a menos en la 2015-2016 y machacado por problemas físicos: apenas jugó 29 encuentros con un promedio de 22,1 minutos. Con los Knicks tuvo desencuentros y duró una temporada y siete partidos hasta ser cortado en octubre de 2018. Queda en el recuerdo como uno de los mayores fracasos de los Knicks, que tampoco gestionaron bien la situación, aunque esta mancha no ensucia el historial anterior de Noah.

Como homenaje a su potencial retirada, desde NBA.com regresamos a su mejor momento de juego. Noah era ya capital en los jóvenes Bulls liderados por Derrick Rose. Titular desde la 2009-2010, su tercera campaña en la liga, el francés se estableció como un jugador tremendamente competitivo, de los que su impacto iba más allá de la estadística. Tenía por aquel entonces 24 años, fue pick 9 del Draft de 2007 y era uno de los mejores defensores de la competición.

Sin embargo, la tragedia sacudió aquel excitante proyecto con las lesiones de Rose. Ese equipo de Chicago estaba marcado por la defensa, un bloque donde se dependía en exceso del talento sin igual de Rose en ataque. Sin él quedaban descabezados. Necesitaban un plus ofensivo imposible de replicar en fichajes o traspasos. Tom Thibodeau debía reconvertir jugadores y replantear su uso de la pizarra.

Más | Ricky Rubio, en su presentación con Minnesota: "Siento que es mi hogar"

Thins dio mayor uso a Noah como generador del equipo y el pase comenzó a ser más importante para los Bulls. Así llegó el mejor juego del francés: All-Star en 2013 y 2014 por méritos propios, incluso fue nombrado Defensor del Año en 2014. Pero, quizás lo que muchos no recuerden, es que Noah terminó cuarto la carrera por el MVP de ese año por detrás de los dos monstruos, Kevin Durant y LeBron James, y un Blake Griffin excelso en Clippers ante la baja de Chris Paul.

¿Cómo pudo ser que Noah terminase en las votaciones del MVP por delante de James Harden, Stephen Curry, el propio Paul o Paul George? Defensa, fiereza y ese efecto superior a la estadística. Promedió 12,6 puntos, 11,3 rebotes, 5,4 asistencias, 1,5 tapones y 1,2 robos por noche, siendo la referencia absoluta de unos Bulls sin Rose ni Luol Deng y el mejor defensor de la competición.

Solo hay seis jugadores en la historia de la NBA con promedios superiores a 12 puntos, 11 rebotes, 5 asistencias, 1 tapón y 1 robo en una temporada: Kareem Abdul-Jabbar, Giannis Antetokounmpo, DeMarcus Cousins, Kevin Garnett, Bill Walton y el propio Noah.

"Realmente no me gusta hablar de cosas como honores individuales. Este es un deporte de equipo. Ninguno de estos elogios estaría siquiera cerca de suceder si no fuera por mis compañeros. Lo sé a ciencia cierta", decía ante la prensa en abril de aquel año, cuando se supo que Durant cortaba la racha de MVPs de LeBron.

Lo cierto es que, si antes de la temporada alguien hubiese apostado dinero a que Noah terminaba en el top 5 del premio individual más destacado del planeta baloncesto, se hubiese hecho de oro. Había buenas expectativas sobre su impacto defensivo y en conseguir victorias cuando llegó a la NBA, pero pocos creyeron en su potencial como pasador y creador de juego. En ocasiones, el corazón vence al talento.

Más | Marc Gasol, ¿el mejor pívot de la carrera de LeBron James?

"Ni siquiera es algo real para mí", seguía Noah. "Nunca en mis sueños más locos pensé que estaría en conversaciones de estar en un All-NBA o en jugar un All-Star. Siempre trato de concentrarme en nosotros, en el colectivo". El francés formó el Mejor Quinteto de la temporada junto a KD, James, Harden y Chris Paul, algo que parecerá ficción para los seguidores más recientes de la competición.

Con el inicio del fin de aquellos Bulls, el mejor proyecto que han tenido en Chicago desde Michael Jordan, llegó la decadencia de Noah. La etapa en Nueva York fue un desastre para ambas partes, aunque el francés se embolsó un buen contrato. Tras aquello, su última versión competitiva fue con los Grizzlies de final de temporada 2018-2019, donde realizó un papel más que digno como pívot suplente. Camino a la retirada es mejor guardar el recuerdo ideal y no el negativo. Y, sin duda, en el caso de Joakim Noah será su extrema competitividad, lo que pudo ser en los Bulls y ese pico de carrera como cuarto mejor jugador del mundo en 2014.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

RJ Barrett
¡Siete victorias seguidas para los Knicks! 109-97 a Hornets
Agustín Aboy
Kyrie Irving
Kyrie y el trabajo colectivo de Nets vence en New Orleans
Agustín Aboy
Paul George
Paul George salvó a los Clippers en el minuto final
Agustín Aboy
D'Angelo Russell, Anthony Edwards
Noche NBA: Minnesota ganó en Sacramento y salió del fondo
NBA.com Staff
nba-nbapa-ftr
Declaración conjunta entre la NBA y la NBPA
NBA.com Staff
James Harden
Harden con posibilidades de no regresar hasta Playoffs
Agustín Aboy
Más noticias