);
NBA

De estrella universitaria con Gary Payton a ser tapado por Karl Malone: el frustrado paso de José "Piculín" Ortiz por Utah Jazz

A la hora de compararlo con su legado en el baloncesto internacional, está claro que el paso NBA de José Piculín Ortiz queda en un total segundo plano. Después de todo, estamos hablando de uno de los mejores jugadores latinoamericanos de la historia, miembro del Salón de la Fama FIBA y con pasado por gigantes como el Barcelona y el Real Madrid. Y sin embargo, fuera de su país, son pocos los que recuerdan su excursión por Salt Lake City a finales de los años '80.

Antes de llegar a la NBA, Ortiz fue una estrella del baloncesto universitario. Promedió 16,4 puntos y 8,5 rebotes en la 1985-1986 con Oregon State y subió sus números en el segundo año a 22,3 tantos y 8,7 rebotes. En aquella campaña, en la que compartió equipo con un debutante Gary Payton, el puertorriqueño fue seleccionado como el mejor jugador de la prestigiosa Conferencia Pac-10, superando incluso a Reggie Miller de UCLA.

Estos importantes antecedentes dejaron muy bien parado al ala-pívot de cara al Draft 1987. Aunque claro, aquel fue un año especialmente cargado de talento, con jugadores como David Robinson, Scottie Pippen, Kevin Johnson, Horace Grant y el propio Reggie Miller, entre otros. Con todas esas estrellas por delante, Ortiz terminó cayendo a la posición número 15, siendo elegido por el Utah Jazz. ¿Otro ejemplo de la profundidad de ese Draft? El lituano Sarunas Marciulionis fue elegido con el pick 127 por los Golden State Warriors.

La llegada de Ortiz a la NBA no fue inmediata: pasó la 1987-1988 destacando en la ACB con el Zaragoza, para finalmente llegar a Utah para la 1988-1989. El problema es que a pesar de su talento innegable, los Jazz estaban lejos de ofrecerle garantías de minutos. Por el contrario, los mismos eran realmente escasos.

En ese equipo de Utah no solo estaba Karl Malone en su máximo esplendor, sino que además tenía a otro cuatro como Thurl Bailey siendo el Sexto Hombre del equipo. Y como si todo esto fuera poco, también contaba con otro como el veterano Marc Iavaroni en la rotación.

Sin embargo, había un detalle que en un principio parecía abrirle una puerta a Ortiz: el entrenador de Utah, Frank Layden, utilizaba una alineación enorme, con Mark Eaton cerrando la pintura, Karl Malone a su lado y otro ala-pívot compartiendo cancha. Si bien Bailey o Iavaroni fueron quienes más terminaron cumpliendo ese rol de tercer interno, en un principio, la confianza estuvo depositada en Piculín.

Más | Fantasía o realidad: ¿fue Mark Eaton el mejor taponador de todos los tiempos?

El boricua salió como titular en 15 de los primeros 18 partidos de esa temporada, forzado a jugar en una posición de alero en la que claramente no se sentía cómodo. "Debo mejorar mi lanzamiento exterior" había dicho Ortiz en la entrevista post Draft y estaba claro que su juego se amoldaba muchísimo mejor al interior, que al perímetro. Por eso, no sorprende que haya tenido problemas para adaptarse a esa función (4 puntos y 44% de campo en esos 18 partidos iniciales), ni que cuando Layden anunció de forma sorprendente su retiro, siendo reemplazado por Jerry Sloan, el oriundo de Aibonito perdiese la titularidad.

Las oportunidades se terminaron prácticamente antes de empezar. El resto de la carrera NBA de Ortiz pasó sin demasiada relevancia: acabó promediando 2,8 puntos como novato y 3,2 tantos en la 1989-1990 (solo 13 partidos). Sin lugar detrás de Malone y Bailey, el puertorriqueño volvió a Europa, donde comenzaría a desempeñarse en los mejores equipos FIBA de aquel entonces.

Más | Charles Barkley y Karl Malone, las dos leyendas de la NBA que ganaron el premio MVP en la plenitud de Michael Jordan

Es imposible saber qué hubiera sido de la carrera NBA de Piculín de ser seleccionado por un conjunto en el que hubiera podido jugar como ala-pívot. Pero viendo su éxito posterior en niveles sumamente exigentes (llegó a promediar 25 puntos y 10,1 rebotes en los Juegos Olímpicos de 1996), todo parece indicar que al menos hubiera podido ganarse un lugar en alguna rotación.

Todo un ejemplo de cómo las circunstancias y el contexto muchas veces tienen tanto peso como el talento natural de un jugador.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

lebron james cavs
Los 5 rivales preferidos de LeBron en Playoffs
Sergio Rabinal
nba house barcelona
Comunicado NBA Café Barelona
NBA.com Staff
shot clock
La historia del reloj de posesión en la NBA
Sergio Rabinal
charles barkley
Cuando Barkley desafió a Jordan por ser el mejor
Nacho Losilla
NBA entrenamiento
La progresiva vuelta a los trabajos para los equipos
NBA.com Staff
leuer
Jon Leuer se retira del baloncesto
Sergio Rabinal
Más noticias