Recordando a Kobe

5 momentos de los españoles NBA con Kobe Bryant

Pocas estrellas en la historia de la NBA han forjado una relación tan cercana y próxima con España como Kobe Bryant. Una figura que trascendió el plano de los puramente deportivo instalándose en el imaginario colectivo como el sinónimo de competitividad y persistencia. No es solo que hablase fluidamente el castellano o que pasase buena parte de su infancia en Italia o algunos veranos en la costa mediterránea, o que su última etapa de éxitos viniese de la mano del mejor jugador nacional de todos los tiempos como fue Pau Gasol, sino que su personalidad caló hondo en la generación que comenzaba a seguir la NBA a inicios del siglo XXI.

MÁS | Recordando a Kobe

El desembarco del pívot español en los Grizzlies en 2001 coincidió con la explosión de la mayor dinastía de esta era como fueron Los Angeles Lakers del Three Peat a lo que le siguió un largo periodo de excelencia individual continuada que le elevó a los mayores estándares de consideración general del momento. El oro olímpico de ante España y su posterior unión a Gasol de 2008 en adelante fueron la culminación de un proceso de asentamiento de la imagen de Bryant en la mente del aficionado nacional, para lo bueno y para lo malo.

Un año después de su trágico fallecimiento junto a su hija Gianna y otros siete ocupantes, desde NBA.com España hemos preparado un especial destacando cinco momentos icónicos o destacados de Kobe Bryant con los jugadores españoles de la liga norteamericana:

La temporada 2020-2021 está aquí, el NBA League Pass es tu lugar para mirar la acción, y ahora lo puedes hacer gratis por aquí. 7 días de prueba sin cargo Partidos en vivo y on demand La oportunidad de mirar todo en tu dispositivo favorito.

1. Una conexión para dos anillos

Pau Gasol y Kobe Bryant parecían haber nacido para jugar juntos. La comprensión del juego del gigante español, su característico altruismo y perfil de rara avis entre los interiores del momento le hacían el complemento perfecto de un Bryant cuyo increíble nivel individual no le había granjeado apenas éxitos desde 2004. Tras un mal arranque de los Grizzlies en la 2007-2008 la franquicia decidió traspasar a su jugador franquicia a cambio de un lote considerable que incluía los derechos de su hermano Marc.

MÁS | Ébano y marfil

Rápidamente ambas figuras desarrollaron una química en pista única, no solo fomentada por el ecosistema del triángulo ofensivo que aprovechaba las aptitudes del catalán a la hora de pasar el balón, sino por la comprensión tácita de los dos de la oportunidad que tenían ante sí. Ambos habían comenzado a forjar una relación de amistad el verano anterior durante un viaje del escolta a Barcelona donde hablaron de lo fantástico que podría ser jugar juntos y lo difícil que era. "Tal vez algún día juguemos juntos. Nunca se sabe'. En mi mente, no podía imaginar que los Grizzlies me traspasarían a los Lakers", reconocía Pau a ESPN recientemente. "Pero luego, unos meses después, pensé que simplemente no sucedería. Y ocurrió. Y terminé con él y los Lakers en un perfecto timing en el que las cosas simplemente encajaron y se juntaron de inmediato, y pasamos momentos increíbles".

Le bastó 3 minutos con la camiseta de los Lakers para que Bryant le buscase en la salida de un contraataque en su debut ante New Jersey Nets donde a pase de Kobe el español erró en el aro fruto de los nervios. El partido se desarrollaría con naturalidad mientras ambos seguían puliendo su química hasta que a unos minutos para el final el escolta finalmente conectó con Gasol en un pick&roll que acabó en canasta. La primera de cientas en una acción que se convertiría en seña de identidad de los californianos. "Recuerdo el primer partido en New Jersey me hablaba en castellano. Marcaba todas las jugadas, marcajes defensivos para que confiase en mi juego y conectar conmigo", relató.

En adelante irían puliendo su juego a medida que la relación de amistad iba in crescendo. Bryant, acostumbrado a ser una figura hermética y fría de cara a sus compañeros, poco a poco se fue abriendo con Pau, aprendiendo de este a ser mucho más abierto y comunicativo, no solo en cancha. Todo eso sin perder su característico fuego competitivo y de exigencia con el resto del grupo.

Pese a que el éxito no sucediese en 2008 sí lo haría en los dos años sucesivos con estampas y escenas de interior para el recuerdo que mostraban la sincronía entre las dos figuras:

"Se podía ver su dureza, su coraje, su deseo, su hambre, la mentalidad Mamba: ser el mejor en todo momento, trabajar más duro que nadie", dijo Gasol a ESPN. "Pero también tenía un lado muy amable y cariñoso. Le importaba mucho compartir su conocimiento, inspirar a otros, tocar la vida de las personas. Me echaba una mirada como diciendo: ¿estás preparado? Solamente para mantenerme centrado. Cuando tienes esa conexión con un tipo que no va a darte otra cosa que no sea la excelencia es una fuerte motivación".

2. Récord ante Calderón

Lo sucedido el domingo 22 de enero de 2006 en el Staples Center no fue solo un acontecimiento clave en la carrera de Bryant sino un hito histórico en la NBA. Nadie había conseguido superar la barrera de los 80 puntos desde la cima impuesta por Wilt Chamberlain más de 40 años atrás y Kobe Bryant dio una exhibición sin réplica conocida desde aquellos instantes.

Una obscena demostración individual cuya principal motivación no fue otra que ganar un partido más de temporada regular ante los Toronto Raptors. Lo que para cualquier otro jugador habría supuesto tirar la toalla ante la incapacidad de hacer funcionar al grupo en el escolta generó el efecto opuesto, anotando 26 tantos en la primera mitad y 55 en la segunda.

En el lado opuesto de la historia un José Manuel Calderón que disputaba su vigésimo partido de carrera profesional en la NBA y justo le tocó emparejarse en varias ocasiones con Kobe Bryant. Durante los 34 minutos que el extremeño estuvo en cancha tuvo que ver una posesión tras otra cómo el escolta entraba absolutamente en trance.

"Muchos me decían: '¡Vaya mala suerte haber estado en un partido en el que Kobe te hace 81 puntos!'. Pero yo no lo veo así, yo creo que para mí fue toda una suerte. Yo estuve allí y lo viví en primera persona", contó el base a Libertad Digital. "Aquella fue mi bienvenida a la liga fue mi arranque en la NBA. Fue un partido que disfruté muchísimo, fue un partidazo en el que casi intuías que habías formado parte de uno momento histórico, de un pedazo de la historia del baloncesto".

Pese al curioso bautismo de Calderón y la derrota posterior de los Raptors por 102 a 91, el base cuajó una buena actuación con 10 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias y 3 robos por tan sólo 1 pérdida.


3. Reencuentro con Ricky Rubio

La irrupción de Ricky Rubio en el baloncesto profesional internacional sucedería en el perfecto escenario de unos Juegos Olímpicos, concretamente en la Final de 2008 cuando, ante la lesión de Calderón fue el base catalán quien tuvo que asumir sus minutos frente a la imponente selección estadounidense. El del Masnou se ganó el respeto de Bryant por aquella exhibición así como por posteriores enfrentamientos contra el FC Barcelona y ya a su llegada en 2011 a la NBA. Ambos coincidirían de manera fatídica para el base por la acción fortuita que le lesionaría en una de sus rodillas y que marcaría el resto de su trayectoria.

Durante un total de 9 ocasiones Rubio se enfrentaría a Bryant siendo la más destacada por parte del base la acontecida el 28 de octubre de 2015 cuando tras pasar Bryant prácticamente dos temporadas inactivo por lesión, ambos se reencontraron sobre el parqué del Staples Center. En aquella ocasión Ricky sacaría su versión individual más determinante para conseguir su máximo de carrera hasta ese momento con 28 puntos en 10 de 17 tiros de campo y añadiendo 14 asistencias con tan solo una pérdida. Años después lo elevaría a 34 en los Jazz.

MÁS | Los caminos entrelazados de Ricky Rubio y Kobe Bryant: Juegos Olímpicos de 2008, NBA..

"Trabajé el tiro toda la temporada pasada y lo he seguido trabajando todo el verano. Si quiero seguir en la liga, tengo que meterlos y hoy han entrado", contó al acabar el partido. La motivación de Rubio por enfrentarse a uno de sus ídolos por primera vez desde 2013 y llegando en uno de los mejores momentos individuales de su trayectoria impulsaron su gran nivel ante Lakers. Bryant, por otro lado, le emuló con 24 tantos en una noche desacertada con un anecdótico 8 de 24 en tiros de campo. En el último partido en los que se midieron Rubio y Bryant celebrado el 2 de febrero de 2016 el escolta le dejó su particular regalo al español, anotando 38 puntos y liderando a la victoria a su equipo.

Años más tarde, ya retirado, Bryant le haría entrega a Ricky del máximo galardón individual conseguido en su trayectoria como fue el MVP del Mundial de 2019, su cima como jugador hasta el momento.

4. El abrazo con Marc tras ganar el Mundial

Pocos esperaban que la Selección española se hiciese con el oro en el Mundial de China en 2019. Las bajas de jugadores como Pau Gasol, Serge Ibaka, Nikola Mirotic o Sergio Rodríguez parecían ser demasiado rumbo a una exigente competición internacional. El gran trabajo y compenetración del grupo hizo posible que semanas después de iniciado el torneo acabasen coronados como el mejor combinado del mundo, el primero en conseguir algo así desde que Estados Unidos iniciase su hegemonía en 2010.

Bryant, que se había unido a la FIBA como embajador para el evento, fue una de las principales caras visibles y más reconocibles de la Semifinal ante Australia. Al acabar el partido, entre el júbilo y las celebraciones, las cámaras capturaron un momento de alta carga emocional donde podía verse a Marc Gasol fundiéndose en un abrazo con Kobe en una imagen, a la postre, para la historia.

"Conocí a Marc Gasol cuando tenía 13 años (en 1998)", dijo Bryant tras el duelo. "Verle cómo ha crecido desde entonces, estoy muy feliz y orgulloso". Más tarde, en rueda de prensa, Gasol respondió a Bryant devolviéndole el guante: "Me hizo ilusión verle, la verdad. Le he visto mucho, lo he sufrido también. Y también le he animado porque he visto partidos cuando jugaba con Pau en los Lakers. Contento de verle aquí".

Unos días después, ya tras la Final contra Argentina, ambos volvieron a unirse en otro abrazo, este ya de celebración total con Gasol coronado como el segundo jugador en la historia en conseguir ganar la NBA y el Mundial.

5. Exhibición defensiva de Ibaka ante Kobe

Los primeros años de carrera de Serge Ibaka respondieron al nacimiento de un perfil de rim stopper único en toda la liga. Su comprensión de la fluidez ofensiva rival y el perfecto timing que evidenciaba a la hora de decidir cuándo saltar en busca de taponar a sus rivales fue lo que le permitieron conseguir acabar como el máximo taponador en dos temporadas consecutivas. Ese nacimiento de Ibaka como terror de los aros coincidió con la última época de los Lakers campeones que entre 2011 y 2013 intentaron sin éxito culminar el proyecto, con un Bryant al que los años no parecían pasarle factura.

Sucedió así en el Game 2 de la serie de Playoffs ante los Lakers de 2012 cuando el ala-pívot de origen congoleño colocó uno de los tapones más destacados y del que mejor recuerdo puede tener de toda su trayectoria. Apenas iniciado el encuentro y con el balón en manos de Kobe (cómo no), este trató de atacar el aro perseguido por Sefolosha cuando desde el lado débil irrumpió Ibaka para taponar una bandeja cuyo rechace llegó hasta la línea del triple, haciendo que la posesión expirase.

Ese tapón sería el primero de una exhibición en ese sentido que garantizó la victoria de Oklahoma City Thunder para poner la eliminatoria 2-0 y encaminar el pase a las Finales de Conferencia. En aquella ocasión, Ibaka acabaría con 7 tapones, 8 puntos y 3 rebotes.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Horton-Tucker
Los Lakers ganaron una batalla ante New York
Juan Estevez
Herro
Miami venció a Boston y entró a Playoffs
Juan Estevez
Campazzo
Cierre clave de Campazzo y triunfo de Denver
Juan Estevez
Morant
Noche NBA: Memphis arrasó con Luka y Dallas
Juan Estevez
Joel Embiid, Derrick Rose, Jimmy Butler, Jayson Tatum
El Este y una jornada de grandes definiciones
Leandro Fernández
kristaps porzingis luka doncic
Porzingis y su relación con Doncic
Nacho Losilla
Más noticias