);
Los Angeles Lakers

La noche NBA: Supermate de LeBron y taponazo de Chandler para lograr la séptima de los Lakers ante Young

Cada partido parece una final para LeBron. Cada noche es un duelo a muerte donde la victoria es de todo menos algo asequible. Los Atlanta Hawks han hecho sufrir enormemente a Los Angeles Lakers esta madrugada para poder vencerles, una victoria que se ha decidido en las dos últimas acciones con LeBron James como protagonista.

MÁS | La noche NBA: Harden (40+9) y los Rockets recuperan la sonrisa, los Celtics y Denver vuelven a perder

Aunque realmente el encargado de certificar la victoria ha sido el recién llegado Tyson Chandler. El pívot colocó un espectacular y decisivo tapón a una bomba que lanzó el joven Trae Young y que de haber entrado habría cambiado el curso del partido. Los Lakers consiguen su sexta victoria entre sonrisas y lágrimas, con la emoción de la victoria, pero con la seriedad que merece haber ganado de un punto a uno de los peores conjuntos de la competición.

LeBron James se fue hasta los 26 puntos, 7 rebotes y 4 pérdidas junto a Kyle Kuzma con 18 puntos y 8 rebotes. En Atlanta, Young acabó con 20 puntos y 12 asistencias a los que se unieron Taurean Prince con 23 puntos y Bazemore con 21.

Victoria en back-to-back

Los Lakers venían de ganar el sábado noche contra los Sacramento Kings por un amplio margen. El calendario parecía favorable a ellos, al menos a priori, tras un inicio complicado con rivales de alto nivel, el calendario les daba un respiro antes de partir hacia el Este, los Hawks serían el rival del domingo que cerraría la semana en Los Ángeles.

Los Lakrers sufrieron enormemente para asegurarse el triunfo contra Atlanta Hawks que por momentos tuvo en su mano saltar a la primera plana de todos los tabloides. Un juego vistoso, rápido y al que los Lakers les costaba parar fueron los ingredientes para un partido que cerraba de la mejor manera la semana NBA.

Entre Josh Hart y LeBron James los locales tomaban la primera ventaja del encuentro liderando a los suyos en su intento por escaparse pronto y cerrar el partido por la vía rápida. Todo hacía indicar que no ibamos a ver un encuentro sencillo y vistoso de Trae Young como en los últimos días, sino que más bien le costaría anotar, no estaría cómodo ante Rondo y James y, en definitiva, sufriría. Nada más lejos de la realidad, pues el rookie fue de menos a más, inciando mal para acabar con 20 puntos y 12 asistencias.

Tras un primer periodo donde los Lakers abrían un espacio de 6 puntos, los Hawks reaccionaban, y de qué manera. De las manos del novato comenzaron a brotar asistencias, pases que desatascaban el equipo y daban la vuelta al marcador, pasando de un -6 a un +6 en algunos momentos del partido. Era James junto a Kuzma quienes tenían que dar un paso adelante para evitar que el bochorno fuese mayor y el marcador volviese a estar parejo.

Los Lakers no se podían permitir perder, no de esta manera, no ante este rival. Pusieron toda su maquinaria en marcha para tratar de resolver por la vía rápida el encuentro en el tercer tiempo. Al igual que sucediese en el segundo tiempo, LeBron y Kuzma eran quienes llevaban la batuta del partido, anotando y asistiendo a sus compañeros para revertir la situación a la que se había llegado hacia unos minutos.

En este momento los Hawks sufrieron enormemente en defensa, no sólo en la línea exterior, sufriendo pérdidas y sin éxito a la hora de conectar con los interiores, sino que los propios pívots eran incapaces de superar el muro que Tyson Chandler había construido alrededor del aro. Todo esto les condujo a volver a tener la victoria de forma provisional con 12 minutos por disputarse.

Atlanta no se rinde y final de infarto

Los Hawks no se vinieron abajo y dieron la vuelta de nuevo al partido. A Prince y Bazemore les dio igual el resultado, continuando en la dinámica positiva que llevaban hasta llegar empatados a falta de un minuto y medio. Vince Carter demostraba que no está para nada viejo con un espectacular mate y los Hawks retomaban la ventaja.

En dos siguientes acciones se decidiría el partido. El rookie Spellman realizaba una falta a James que le mandaba a la línea, metería el primero y fallaría el segundo. A partir de aquí, el caos. Una sucesión de palmeos y rebotes que acababa con James colgándose del aro de manera brutal y que suponía un golpe decisivo en el partido.

El tiempo muerto calmó los ánimos y Trae Young encaraba su destino, Ingram era el encargado de frenarle. Tr as unos bailes previos, el rookie le superaba con facilidad, lanzaba una bomba que caía con nieve, pero ahí estaba Chandler que detenía el balón para sellar la sexta victoria de los Lakers.

Disfruta y no te pierdas nada con el NBA League Pass, regístrate aquí.

Más en NBA.com

brunson, doncic
El momento de Jalen Brunson
Sergio Rabinal
nba house podcast
NBA House Podcast: lesión Doncic y 76ers
Staff NBA.com
lakers
AD y LeBron reflejan lo complicado de la victoria
Nacho Losilla
bogdan bogdanovic
Bogdanovic hunde a GSW con 25 puntos
Nacho Losilla
Dinwiddie
Sin Embiid, Philly cae contra los Nets
Agustín Aboy
Jokic
Gracias a Jokic, Denver sonríe ante New York
Agustín Aboy
Más noticias