Charlotte Hornets

LaMelo Ball y las expectativas de Charlotte Hornets de que les lleve al siguiente nivel

LaMelo Ball había nacido para jugar en la NBA. Sus habilidades, desparpajo y físico pronto le hicieron destacar en etapa de instituto lo que acabó llevando a su entorno a evitar el college y dar el paso definitivo al mundo profesional. Tras un breve paso por Lituania, el californiano se trasladó a Australia, lugar donde maduró su juego a pasos agigantados hasta convertirse en alguien fiable y listo para dar el paso definitivo a la mejor liga del mundo.

MÁS | 30 días, 30 preguntas: ¿Cuál será la mayor sorpresa que nos deje la pretemporada?

Si había alguna duda con Ball estas se disiparon en los primeros encuentros con los Charlotte Hornets, destacando de manera brillante en el cuarto partido. Un rápido periodo de adaptación a la competición para sentirse cómodo y en disposición de marcar la diferencia. Así, comenzó a confirmar todo aquello que se esperaba de él, un creador de juego y un facilitador que llevó al grupo a rendir por encima de lo esperado.

No obstante, el primer año de Ball no estuvo exento de problemas debido a una lesión en su muñeca derecha que le hizo perderse 21 encuentros consecutivos. Hasta el momento del infortunio el jugador de 19 años venía promediando 15,9 puntos, 5,9 rebotes y 6,1 asistencias lanzando con un 45,1% de efectividad, es decir, números históricos para alguien de su edad. Todo eso con Charlotte ubicado en novena posición del Este y a un partido y medio de distancia del cuarto lugar, inmejorable.

En su regreso evidenció que estaba lejos de su mejor versión, falto de ritmo y mermado físicamente, pese a lo cual mantuvo sus promedios, lo que le valió para ser nombrado Rookie del año.

Apenas unos meses después de que los Hornets fuesen eliminados del Play-In con una mala versión de Ball (4-14 TC, 4 pérdidas), la franquicia de North Carolina se ha encomendado definitivamente al potencial y talento del base de 20 años para este curso 2021-2022. Para ello han añadido a dos interiores que puedan complementar a LaMelo como son Mason Plumlee y Kai Jones, dos perfiles muy diferentes, uno con quien asociarse en pase y otro que pueda jugar por encima del aro. Además, han incorporado a un Kelly Oubre Jr que viene con la necesidad de revalorizarse y que junto a Ball podrá recuperar su mejor versión como ejecutor de élite desde la larga distancia.

El futuro de los Hornets está en las manos de Ball pues este es el mejor proyecto que ha tenido la franquicia en su corta historia. Un jugador polivalente, con una visión de juego única y sobre el que confeccionar una plantilla con la que asentarse en la élite de la competición.

"Quiero que él tome las riendas de este proyecto", dijo James Borrego, entrenador del equipo. "Él es el quarterback, el general en cancha y para que podamos dar el siguiente paso, debe dirigir a este equipo, no solo en el lado ofensivo sino también en el lado defensivo".

"Gran parte de su éxito el año pasado se basó en el instinto y el sentimiento. Ahora su siguiente paso es administrar quiénes somos, el personal a su alrededor y comprender la liga en general. Así que nuestra conversación giró en torno a nuestro equipo, nuestras fortalezas, nuestros valores y entender a sus compañeros", añadió el técnico.

Como todo debutante, el punto principal de mejora de Ball rumbo a su segundo año será la consistencia en el juego. El base logró demostrar su talento con exhibiciones tanto anotadoras (34 puntos ante Utah) como en el pase (12 asistencias contra Sacramento), pero también tuvo numerosas noches en donde no fue alguien fiable en ambos apartados. La toma de decisiones es uno de los fuertes de LaMelo, más teniendo en cuenta su edad, pero en ocasiones es evidente que su carrera todavía está dando sus primeros pasos y que precisa cierto periodo de adaptación y crecimiento.

MÁS | La mejora de Killian Hayes, el plan de Detroit Pistons y el ejemplo de Dallas Mavericks

"Como base, definitivamente voy a liderar", dijo el jugador. "Quiero decir, toda mi vida he estado liderando, así que siento que es una gran posición para mí. Esto va de realizar jugadas, trabajo y ver mucho vídeo, sabiendo donde debo estar y donde debería estar el resto. Se trata de liderar al grupo".

Lo positivo para los intereses de Ball es que cuenta con una plantilla lo suficientemente variada sobre la que apoyarse para crecer, además de dos facilitadores y creadores como son Gordon Hayward y Terry Rozier, que junto a LaMelo serán las figuras del futuro de los Hornets.

"Está completamente comprometido y eso me encanta de él", aseguró Borrego. "Espero un gran año de él y espero que dé un paso más".

El objetivo de los Hornets para esta temporada 2021-2022 será superar lo realizado en el pasado curso, algo nada sencillo teniendo en cuenta el refuerzo que ha experimentado la Conferencia Este, endureciéndose la batalla por los Playoffs y el Play-In. Para lograr entrar entre los 16 mejores equipos de la NBA Ball deberá encontrar el equilibrio entre su creatividad y la consistencia colectiva, aprovechando cada oportunidad que se presente para escalar puestos en la tabla.

El inicio de la campaña brindará una buena oportunidad de sumar victorias, midiéndose a Pacers, Cavs o Magic en los primeros días, algo vital para comenzar con buen pie.

Por lo pronto, Ball y Charlotte deberán superar la pretemporada ante Thunder, Grizzlies, Heat y Mavs y asentar el sistema de juego.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Van Exel
El primer gran base tirador de la NBA
Juan Estevez
Embiid
Embiid regresa a unos 76ers diferentes
Juan Estevez
durant, chris paul
Nets y Suns, duelo en la cumbre de 2 candidatos
Sergio Rabinal
santi aldama
El diario de Aldama: 6 puntos vs. Hawks
Sergio Rabinal y Nacho Losilla
lebron, ad
Lakers con balance negativo: "Es un año largo"
Sergio Rabinal
Morant
Todo lo que se sabe de la lesión de Morant
Sergio Rabinal
Más noticias