Los Angeles Lakers

La inusual tendencia de tiro de LeBron James con Los Angeles Lakers

LeBron James y Los Angeles Lakers viven una temporada inusual. Además de adaptar a Russell Westbrook a su esquema ofensivo, tarea que lleva buen camino, necesitan traspasar el foco de la defensa al ataque sin perder poder atrás, algo que está sucediendo en este primer mes de NBA. Y por si fuese poco, el Rey combina dos factores jamás vistos hasta la fecha: una tendencia de tiro anómala y cargas de minutos que no corresponderían con esta fase de su carrera.

Más | Los Angeles Lakers pierden ante LA Clippers pese a la vuelta de LeBron James

LeBron firmó con los Lakers en el verano de 2018, cuando tenía 34 años. Llegaba mayor a Hollywood. Para cualquier otra estrella hubiese significado empezar tarde, pero no para él. Jamás hemos visto en la mejor liga de baloncesto del planeta aguantar tanto a un jugador que acumula semejante carga en sus piernas. Está ya en 19 temporadas y contando, aunque el peso se nota.

Problemas en las ingles y en la zona abdominal, esguinces de tobillos y una parada actual por entrar en el protocolo de salud y seguridad, aunque salió rápidamente tras confirmarse el falso positivo. Quitando la última y presente baja, LeBron acumula más problemas físicos en sus cuatro años con los Lakers que en sus 15 años anteriores en la NBA. Que sea normal no significa que merezca menor atención, en especial con los minutos que está jugando.

Y es que este factor, el de las lesiones, se puede relacionar con otro muy interesante: las tendencias de tiro de James. Está lanzando más triples que nunca y jamás le habíamos visto lanzar tan poco y tan mal cerca del aro. ¿Explicación por falta de ritmo y contexto del equipo? O, por el contrario, ¿estamos ante el inicio del final del LeBron dominante? Lo analizamos en NBA.com.

Las tendencias de tiro de LeBron James

LeBron promedia 20,2 tiros por partido de los cuales 8,4 son desde el triple. Sí, el lanzamiento exterior representa el 41,7% de sus tiros totales. Nunca había lanzado tanto. Es cierto que la tendencia era ascendente durante sus años de los Lakers, aunque en su última temporada en Cleveland (2017-2018) no lanzó tanto (25,7%). ¿Por qué? La mayoría de sus tiros se concentraban en el aro (42,3%).

El auge del triple en la NBA es para todos. Nadie es inmune, ni siquiera para un LeBron que acumulaba un 32,4% en los cinco primeros cursos de su carrera. Mejoró el tiro exterior hasta el punto de ser productivo con importante volumen: quitando la temporada actual, promedia un 35% desde el exterior en 6,2 intentos de media con Lakers. Para nada desdeñable. Y aunque esta temporada su acierto cae ligeramente (33,7%) los tiros apuntan más hacia la distribución que al acierto.

¿Es casualidad que LeBron ha ido reduciendo sus tiros cerca del aro y aumentando los triples? No lo parece.

Temporada % del T3 % cerca del aro
2018-2019 29,9 38
2019-2020 32,6 36,5
2020-2021 34,6 31,8
2021-2022 41,7 26

Ha perdido velocidad con el paso de los años, pero ha ganado en inteligencia y dominio el poste. Le hemos visto en ediciones recientes de Playoffs abusar de fuerza física en penetraciones contra aleros de élite, mientras que ante los pívots empleaba los cambios de ritmo para superar desde la velocidad. ¿Ha quedado esto atrás después de los últimos problemas físicos?

Veamos la misma tabla anterior solo que con el acierto en vez de con el porcentaje de tiros sobre el total. El bajón de acierto cerca del aro es significativo.

Temporada Acierto de T3 Acierto cerca del aro
2018-2019 33,9 75,5
2019-2020 34,8 72,7
2020-2021 36,5 78,2
2021-2022 33,7 69,8

Después de estar cerca del 80% la pasada temporada, LeBron cae por debajo del 70% por primera vez desde que tenía 21 años. Es más, si su 78,2% de la 2020-2021 es la 2º mejor marca de su carrera, el 69% de la actual es la 3º peor. Solo en la 2005-2006 (68,9%) y en la 2003-2004 (60,4%), su temporada rookie, estuvo por debajo.

Veamos un par de ejemplos muy claros de lo que está sucediendo esta temporada. LeBron ataca dos veces seguidas a Domantas Sabonis durante el ajustado cierre del Pacers vs. Lakers de finales de noviembre. El resultado es el mismo en las dos ocasiones después de buscar un cambio que él quiere: no puede superar al pívot ni forzar la falta, por mucho que proteste al colegiado.

En vista de que no puede superarle por velocidad, James decide que los siguientes tres lanzamientos ante la marca de Sabonis serán exteriores. Amenaza incluso con la posible penetración, pero él sabe lo que quiere hacer. Tres triples seguidos, dos anotados.

Esto se explica por varios motivos. El primero y más evidente es la edad y la acumulación de varias lesiones en poco tiempo. El mismo LeBron dijo tras sus problemas de tobillo de la pasada temporada que nunca volvería a ser el mismo, aunque siempre ha tenido un punto hacia lo dramático. Por otro lado, su reciente lesión en la zona abdominal dejó señales de que, en diferentes momentos tras su vuelta, palpaba la zona. Desmintió tener molestias.

Además, en los Lakers de este año tiene menos espacio para penetraciones por jugar con Westbrook. El mal funcionamiento del equipo cuando están DeAndre Jordan y Dwight Howard en pista también le coloca en designaciones nuevas. Si en la temporada del título jugó el 57% de sus minutos como base y en la 2020-2021, el 73%, en la actual juega el 65% como alero, el 34% como ala-pívot y un 1%, en tendencia al alza, como pívot.

Los Lakers sin LeBron y la carga de minutos

Como es habitual, los equipos de LeBron generan una importante dependencia a su alrededor para funcionar. En este caso pierden su jerarquía, más necesaria que nunca en ambos lados, por el factor Westbrook en ataque y el pésimo nivel de Anthony Davis en defensa.

  • Los Lakers, con LeBron en pista: 112 puntos en ataque por 100 posesiones (percentil 71) y 111,8 puntos encajados por 100 posesiones (percentil 28) | +0,2 (percentil 48)
  • Los Lakers, con LeBron en el banco: 103,6 puntos en ataque por 100 posesiones (percentil 20) y 108,7 puntos encajados por 100 posesiones (percentil 49) | -5,1 (percentil 28)

La diferencia es de nuevo enorme, principalmente por la ofensiva. La defensa de Lakers está bastante perdida esta temporada y el factor decisivo en los próximos partidos será AD. Con jugadores como Westbrook y Carmelo Anthony viendo muchos minutos el aspecto general de la defensa es preocupante. Desconexiones, facilidad para cargar la pintura, problemas de comunicación... Es algo colectivo, general. Solucionarlo responde al staff técnico y al uso del personal que tienen, pero ¿son capaces de montar una defensa de élite cuando Westbrook o Melo compartan pista? Cuesta pensarlo.

En el equilibrio de los elementos está la clave, de ahí que Vogel lleve probando sin éxito combinaciones diferentes durante todas y cada una de las semanas de temporada. Primero, con pívots; después, sacando a uno; primero, con Kent Bazemore; después, sin él; y así con todos los complementos. Ha funcionado muy bien lo de situar a LeBron como pívot, ya que funciona de quarterback de la defensa y los Lakers tienen más facilidad para cambiar. De todos modos, sin Davis a nivel élite las opciones del equipo de defender y, por ende, de ganar el título, se desmoronan.

Y aquí entra el segundo factor a vigilar, los minutos de LeBron. La tendencia de su carga de juego era descendente en sus años de los Lakers. Tiene sentido. Si James se conserva de forma magnífica para ser un profesional de 36 años (37 el 30 de diciembre), es en buena parte por cómo ha administrado sus minutos y esfuerzo. Veamos el promedio de los cuatro cursos en Hollywood:

  • 2018-2019: 35,2
  • 2019-2020: 34,6
  • 2020-2021: 33,4
  • 2021-2022: 36,9

Efectivamente, los minutos del Rey se están descontrolando en estas primeras semanas de temporada. Es cierto que ha jugado menos partidos de lo habitual por tres bajas diferentes (12 partidos jugados, 12 perdidos hasta la fecha) y en varios ha tenido cargas absurdas por ir a prórrogas (44 y 50 minutos vs. Pacers y Kings en jornadas seguidas). Sin embargo, antes de su ausencia por la lesión abdominal el promedio era de 37,1 minutos. Los Lakers necesitan vigilar también esta tendencia si quieren que James llegue en el mejor estado posible a los Playoffs.

El irregular inicio de campaña de los Lakers pone varios focos. El funcionamiento de Westbrook, el rendimiento de los pívots, el estado de forma de AD, la elección de Vogel del quinteto titular y los esquemas ofensivos... Todo ello es fundamental, sin duda, pero como de costumbre damos por hecho a LeBron. Tiene casi 37 años y sigue siendo garantía de victorias. Es élite de la NBA en su temporada número 19, algo al alcance de muy pocos elegidos. No obstante, dar por hecho a James es un error, y tanto la tendencia de sus tiros como de sus minutos son dos puntos importantes a seguir durante la temporada.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Stanley Johnson
Johnson, la solución de Lakers ante Utah
Juan Estevez
Trae
Young lideró la gran reacción de Atlanta
Juan Estevez
Grizzlies
Una jornada especial para Memphis
Juan Estevez
Cavaliers
Cleveland venció a Brooklyn y sigue prendido arriba
Juan Estevez
Miles Bridges
Partidazo de Bridges para vencer a los Knicks
Agustín Aboy
tatum
La mejor versión de Tatum salvó a Boston
Sergio Rabinal
Más noticias