NBA

Los mejores novatos menores de 20 años de la historia de la NBA

Ante cada nueva temporada de la NBA que se avecina, uno de los principales intereses previos reposa en la intriga de cuál será el rendimiento de los rookies que ingresan a la liga, jugadores jóvenes que representan el talento nuevo y que pueden cambiar rápidamente el futuro de sus respectivas franquicias.

¿Cuán grande podría ser el impacto de los Cade Cunningham, Jalen Green, Evan Mobley, Scottie Barnes o Jalen Suggs, entre otros? Los cinco son jugadores que tendrán 20 años o menos al culminar con la temporada 2021-2022, algo que marca una juventud absoluta: 18 de los últimos 30 ganadores del premio al rookie del año ya habían cumplido al menos 21 años al terminar su primera campaña como profesional.

Ahora, hubo ganadores de este premio que han marcado un mayor impacto en general en la liga en su primer año y otros que no, como también hubo jugadores que lograron ser los mejores de su camada pero sin terminar de cambiar la escena de la NBA. Realmente son pocos los jugadores que antes de cumplir los 21 años fueron estrellas de un equipo clasificado a Playoffs en su primera temporada en la liga.

El caso de Magic Johnson en la temporada 1979-1980 es el sueño de cualquier franquicia: sumar a un jugador joven que promedie 18 puntos, 7,7 rebotes y 7,3 asistencias como debutante y que termine siendo figura de las Finales de la NBA a los 20 años, confirmándose rápidamente como la superestrella que se esperaba que fuera, pero aunque Magic tiró de esos Lakers en el partido definitivo de las Finales para ser campeones (42 puntos, 15 rebotes y 7 asistencias) el equipo ya estaba establecido como un competidor serio, clasificado a Playoffs en las tres temporadas anteriores.

Carmelo Anthony en la temporada 2003-2004 le dio un cambio de rumbo a Denver Nuggets que es más cercano a lo que podrían aspirar Detroit Pistons, Houston Rockets, Cleveland Cavaliers u Orlando Magic en la 2021-2022. El alero de entonces 19 años promedió 21 puntos, 6,1 rebotes, 2,8 asistencias, y 1,2 robos en su primera temporada siendo por lejos el líder en anotación de un equipo que de ganar 17 partidos en la 2002-2003 pasó a ganar 43 encuentros en la primera campaña de Melo, logrando así acceder a Playoffs con las llegadas de Andre Miller y Voshon Lenard como los otros cambios importantes en el plantel.

La llegada de Stephon Marbury a Minnesota Timberwolves en el Draft de 1996 es el otro remarcable de un rookie menor de 20 años incorporándose como pieza importante de un equipo que terminaría en los Playoffs: registró 15,8 puntos, 7,8 asistencias y 2,7 rebotes por encuentro como el base titular de un equipo que obtuvo 40 triunfos tras haber quedado en 26 victorias en la campaña pasada, y que contó con Tom Gugliotta y Kevin Garnett (este último también con 20 años en su segunda temporada en la liga) como otros líderes.

Ni Johnson ni Anthony ni Marbury se hicieron con los premios al mejor novato de su camada: fueron otras leyendas como Larry Bird, LeBron James y Allen Iverson los premiados, jugadores ya de más edad o que no llegaron a la postemporada al caer en un contexto un poco peor. Tampoco se puede poner todo el peso en los rookies para poner al equipo automáticamente en Playoffs: por caso sería una misión realmente complicada para Cunningham, Green, Mobley o Suggs, que llegan a tomar roles muy importantes en equipos que en la campaña pasada no llegaron a superar el 30% de victorias.

Más | Luka Doncic y la paradoja del generador

Así, desde un punto de vista más individual para determinar cuáles han sido los mejores novatos de 20 años o menos, es cuestión de analizar qué dan los números.

La estadística avanzada de los win shares trata de darle un valor a la cantidad de victorias que un jugador le aporta a un equipo con su juego y nota a la campaña 2005-2006 de Chris Paul y la 1992-1993 de Shaquille O'Neal como otras dos destacadas, con 10,4 win shares para ambos (Magic Johnson consiguió 10,5 y nadie más llegó a la decena). El base promedió 16,1 puntos, 5,1 rebotes, 7,8 asistencias y 2,2 robos en 36 minutos por partido en su primer año, mientras que el pívot registró 23,4 puntos, 13,9 rebotes, 1,9 asistencias y 3,5 tapones en 37,9 minutos por encuentro. En el caso de ambos, aunque no se clasificaron a Playoffs, sus equipos ganaron unos 20 partidos más que en la temporada anterior. Ese primer año fue sin dudas un anticipo de lo grandiosas que serían sus carreras en la NBA. Desde entonces ha sido Karl-Anthony Towns (18,3 puntos, 10,5 rebotes, 2 asistencias y 1,7 tapones por partido), con 8,3 win shares, el jugador más cercano a sus registros en esa estadística avanzada.

¿Qué pasó con otros grandes cracks? Kevin Durant, Luka Doncic y LeBron James han sido jugadores de números impresionantes desde su llegada a la NBA. Doncic marcó 21,2 puntos, 7,8 rebotes y 6 asistencias por partido en su primer año; James 20,9 puntos, 5,5 rebotes, 1,6 robos y 5,9 asistencias en la 2003-2004, en la que su equipo ganó 18 partidos más que en la temporada anterior para quedar a apenas dos victorias de llegar a la postemporada; y Durant la terminó con 20,3 puntos, 4,4 rebotes y 2,4 asistencias por partido, todos ellos con un porcentaje de acierto en triples menor al 33% que marca bien como esto suele ser un punto débil para los jugadores recién llegados a la liga.

Saliendo ya de lo que son exclusivamente los novatos, podemos encontrar que unos 10 jugadores fueron All-Stars antes de cumplir los 21 años y no sorprenden sus nombres: Johnson, O'Neal, Doncic, James, Garnett, Zion Williamson, Anthony Davis, Kyrie Irving, Kobe Bryant e Isiah Thomas. Si llamaría más la atención pensar en que apenas los Lakers de Johnson de 1980 y de Bryant de 1998, los Timberwolves de Garnett de 1997 y los Mavericks de Doncic de 2020 acabaron en postemporada con esos jugadores. Estrictamente en los números, fueron Doncic, Irving y James los únicos en llegar a un promedio de al menos 20 puntos y 5 asistencias, mientras que O'Neal y Davis los que registraron al menos 20 puntos y 10 rebotes.

Pensar en una producción así de parte de los rookies que harán su estreno en la NBA es poner las expectativas demasiado arriba: sería un sueño total para sus franquicias. A su vez, contar con un rendimiento individual semejante no garantiza los triunfos ni contar con un jugador emblemático para el futuro: Tyreke Evans fue el rookie del año en la temporada 2009-2010 a los 20 años promediando 20,1 puntos, 5,8 asistencias, 1,5 robos y 5,3 rebotes por partido y luego nunca más sería capaz de registrar esas mismas estadísticas: en 2013 fue traspasado a New Orleans Pelicans por Greivis Vásquez y dos selecciones de segunda ronda del Draft y en 2019 fue suspendido de la NBA por dos años por violar el programa antidrogas.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Carmelo Anthony
Carmelo: "Será divertido jugar en Lakers"
Nacho Losilla
Aleros
Los aleros que pelean por entrar al Top 75
Juan Estevez
nba 2k22
Códigos NBA 2K22
NBA.com Staff
ingram-williamson
¿Qué equipo será la revelación de la 2021-2022?
NBA.com Staff
international
Los internacionales a considerar en el TOP 75
Sergio Rabinal
cavs
Los Cavs y la acumulación de bases
Sergio Rabinal
Más noticias