);
Minnesota Timberwolves

Los Minnesota Timberwolves de Ryan Saunders echan a andar: mejor arranque desde 2013

La abrupta salida de Jimmy Butler el pasado otoño parecía significar el final de un proyecto faraónico orquestado por Tom Thibodeau con el objetivo de regresar a lo más alto. La pérdida de talento, un equipo sin rumbo y una serie de jóvenes que no terminaban de dar el salto que se les pedía hacían de los Minnesota Timberwolves una sinfonía inacabada tras aquellos primeros Playoffs en 13 temporadas en 2018. Sin embargo, Ryan Saunders ha inyectado una dosis de energía y optimismo a unos Wolves que parecen ir directos hacia su renacimiento y, quién sabe, si su asentamiento como un equipo a tener en cuenta de cara a la presente temporada.

A falta de unos 12 minutos para el final del partido ante los Miami Heat, Minnesota caía por 7 puntos. Un hecho que en ocasiones pasadas era indicativo de final de partido, de tirar la toalla y poner en pista a los suplentes una vez se confirmase lo evidente. Pero, entonces, apareció la figura de Andrew Wiggins, haciendo valer su astronómico contrato y liderando una remontada que significó la tercera victoria en tres partidos en lo que llevamos de temporada por 116 a 109. Una reacción inesperada que sirvió para reivindicarse frente a uno de sus rivales más ansiados como el nuevo equipo de Butler, que todavía causa baja por el nacimiento de su hijo.

MÁS | NBA House Podcast: Doncic y Porzingis en Dallas, Los Ángeles como epicentro y Ricky en los Suns de la ilusión

Wiggins anotaría en ese trance de 12 minutos 16 de los 25 con los que finalizaría el choque, un lapso en donde brilló como pocas veces antes en su carrera y sirvió para que el Target Center se volcase con el alero canadiense. Un paso adelante del joven de 24 años que incluyó una serie con 4 triples anotados que certificaron el triunfo por 7 tantos. En el momento en el que Andrew saltó a pista en el último asalto apenas llevaba 9 puntos en un choque donde Karl-Anthony Towns había sido el alma de Minnesota con 22 puntos, finalizando el choque con 23 tantos y 11 rebotes, dejando espacio al canadiense para que brillase.

El mejor arranque en seis años

Minnesota se encuentra en un momento muy dulce después de haber sacado adelante varios triunfos de mérito, obligando a hincar la rodilla a los Brooklyn Nets y Miami Heat. Una mejoría enorme respecto a lo visto en campañas anteriores que invita a pensar que las expectativas podrían haber sido erróneas con los de Saunders. La pérdida de talento y ciertos movimientos en el verano como la elección de Culver, el traspaso de Saric y la firma de Layman no hacían pensar en un comienzo semejante.

MÁS | Las 10 observaciones de la semana NBA: Anthony Davis, los Houston Rockets del Este y un espectacular Miami Heat

De hecho, este balance de 3-0 es el mejor arranque de la franquicia de Minneapolis desde la temporada 2013-2014, la última de Kevin Love en el equipo antes de su traspaso y justo antes de que llegase Wiggins. Un curso que comenzó con triunfos ante contenders al título como fueron los Oklahoma City Thunder de Durant o los New York Knicks de Anthony además de un triunfo sobre Orlando Magic. Aquel debut con 3 triunfos consecutivos fue frenado rápidamente con dos derrotas seguidas con Cavs y Warriors que desencadenaron en una racha negativa e irregular hasta la final decepción de acabar 40-42 la temporada y precipitando un cambio en el proyecto.

Los de Saunders miran hacia el calendario con la mira puesta en igualar aquel debut en la temporada 2001-2002, cuando comenzaron con 6 victorias seguidas en una temporada inolvidable con Kevin Garnett al mando que acabó con un 50-32 de balance y en Playoffs. No lo tendrán fácil para igualar ese 6-0, pues los siguientes rivales serán Philadelphia 76ers, Washington Wizards o Milwaukee Bucks, enfrentándose a dos candidatos directos por el anillo.

El paso adelante de Wiggins

"Estaba fallando un montón de lanzamientos, pero mi equipo siguió apoyándome, siguió diciendo que siguiese intentándolo. Van a entrar y lo harán cuando lo necesitemos. Y así fue". Así resumía Andrew Wiggins su intervención magistral en el último cuarto ante los medios. Una remontada individual y colectiva que ayudó a los Wolves a sumar un triunfo vital que les mantiene invictos. Y es que Ryan Saunders está poniendo todo de su parte para hacer renacer a un equipo que lleva en el corazón y que necesita más apoyo moral que recursos tácticos sobre la pista tras convertirse en un conjunto de expectativas frustradas.

"Es duro. Es porque es un cambio completo en el sistema y la filosofía de lo que tal vez él estaba acostumbrado", dijo Saunders. "No quiere decir que alguna vez se haya equivocado, pero así es como vamos a hacer las cosas en el futuro", aseguraba el técnico sobre el rendimiento del joven canadiense. "Todo el mundo sabe lo difícil que es romper un hábito. Tiene que romper los hábitos. Por eso predico paciencia. Pero también necesitamos responsabilidad con las cosas. Fue capaz de recuperarse y seguir adelante, planearé seguir viendo crecimiento en esa área para él".

Wiggins siempre ha cumplido en lo individual, siendo uno de los pocos jugadores en alcanzar casi 8000 puntos en su carrera antes de llegar a los 25 años, pero eso no se ha traducido en un resultado directo en la pista, llegando tan solo una vez a los Playoffs en cinco temporadas. Una dinámica que podría estar cambiando y que, al menos en este inicio, parece haber mejorado considerablemente. Sus promedios en anotación son mejores que en sus dos últimos cursos, consiguiendo en este lapso de 3 partidos promediar 20,7 puntos y pasando de un 36% en TC en el debut a un 50% ante Miami. "Es una estrella y sabe cuándo tiene que hacer estas cosas. Por alguna razón, siempre logra esos tiros al final, cuando más lo necesitamos", dijo Towns al respecto del rendimiento de su compañero.

El alero de los Wolves quiere mejorar, quiere sentirse importante y por fin acallar las críticas que le rodean desde que debutase en la NBA. Una oportunidad de oro en un contexto favorable.

Más en NBA.com

DeRozan, Spurs
Spurs y la peor racha de la Era Popovich
Sergio Rabinal
Clippers vs. Celtics
Beverley inutiliza a Boston en la prórroga
Carlos Herrera Luyando
Timberwolves vs. Jazz
Bogdanovic aniquila a los Wolves con 6 triples
Carlos Herrera Luyando
Giannis
El dúo Giannis-Bledsoe domina a los Hawks
Juan Estevez
Murray
La defensa de los Nuggets frena a Harden
Juan Estevez
Luka Doncic
Doncic barre a los Warriors: triple-doble y 3ª seguida
Carlos Herrera Luyando
Más noticias