);
Denver Nuggets

Los Nuggets y Nikola Jokic maduran: de las peores defensas, a ser la revelación

Kyrie Irving, Nikola Jokic, NBA
Getty Images

Diversión. Si una palabra define a los Denver Nuggets de estos últimos años es esa. Un equipo orientado al ataque, muy ofensivo, de alta creatividad y referencia en la NBA en términos de circulación de balón.

MÁS | El porqué LeBron James es el nuevo Wilt Chamberlain

Y, si nos ponemos más quisquillosos, otra palabra para referirse a ellos es "agujero negro". O al menos lo era.

La defensa resucita en Colorado

No es broma, no. Un equipo con Nikola Jokic en el centro de la zona se ha colado entre lo mejor de las defensas de la NBA por mérito propio. Los Denver Nuggets se han propuesto dejar de ser ese equipo llamativo para el aficionado pero inofensivo por sus lagunas atrás. Están dando ese paso más y hoy toca hablar de ellos.

Lo primero a destacar es un cambio de mentalidad colectiva, un esfuerzo diferencial a nivel de grupo. Así los de Mike Malone son una de las cinco mejores defensas de este primer mes de competición, mientras que la temporada pasada fueron la octava peor defensa. Pasan de encajar 109'9 puntos por cada 100 posesiones en la 2017/2018, a los 105,3 de la actual.

Poco tardaron los propios Nuggets en lucir esa defensa en su canal oficial de YouTube. Después de firmar a Paul Millsap en 2017 y quedarse fuera de los pasados Playoffs por perder en el último partido de temporada regular ante Minnesota (derrota durísima), esta es la temporada en la que Denver debe consolidarse y confirmarse.

Es lo que les toca, madurar. En Colorado el tiempo de desarrollo, de disfrutar de Nikola Jokic pese a que no defienda y de terminar los partidos con 130 puntos anotados pero 140 encajados, llega a su fin. Siguen en maduración, es un proceso que acaban de inaugurar, aunque la sensación es diferente. La percepción es la de un equipo serio.

Paul Millsap, el mejor fichaje de los Nuggets

Un tópico que clava este caso. Millsap llegó a Denver como la estrella formada, el All-Star por derecho propio que tanto necesitaban para alcanzar al siguiente nivel. Las lesiones le tuvieron fuera media temporada y en la otra media le fue imposible coger el ritmo.

Este curso el cambio es notable. No tanto en el apartado estadístico, donde anota menos y rebotea más que el año pasado (también juega menos), sino en impacto real en la pista. El papel que los Nuggets necesitaban de Millsap lo está cumpliendo a la perfección.

Es el pegamento, el veterano respetado. El verdadero protector de aro y mejor defensor de estos sorprendentes Denver Nuggets. De hecho, Jokic le debe buena parte de su mejora en defensa a su presencia. Es extremadamente inteligente y un líder vocal. Justo lo que precisaba una defensa que hacía aguas.

De hecho, durante los últimos partidos Denver ha sufrido atrás. Llevan cuatro derrotas consecutivas, todas ajustadas, y en parte se ha visto a un Paul Millsap menos activo que en los primeros diez encuentros.

¿Qué ocurre con Nikola Jokic?

Entre la admiración y la sorpresa, así me encuentro. Si me llegan a decir hace unos meses que LeBron estaría firmando las peores defensas de su carrera y Jokic se reinventaría atrás… Bueno, lo primero me lo hubiese podido creer. Lo segundo desde luego no.

Con ese físico y una falta de atletismo más que evidente, pensar en el serbio como un defensor trabajador y más que correcto parecía inalcanzable. Al menos como objetivo para esta temporada. Dejar de ser un auténtico coladero en pocos meses y erguirse como una figura decente, con varios flashes muy interesantes, escapa a mi comprensión cuando se trata de Jokic.

"Todos os reísteis de mí en su día, cuando dije que podíamos ser una de las mejores defensas. Mirad dónde estamos ahora". Esto decía el propio Joker el pasado 23 de octubre, cuando tan solo con un par de encuentros disputados la mejora en defensa era evidente. Demasiado como para pensar que era fenómeno de una semana.

Lo cierto es que Nikola está firmando un curso monstruoso. De no ser por las profundas rotaciones de Malone y su irregularidad en el tiro, Jokic podría terminar la temporada firmando triple doble de puntos, rebotes y asistencias y ser un defensor correcto. Todavía tiene 23 años la criatura, que no se pase por alto.

Juancho y los invitados sorpresa

Aquí somos muy de Juancho. Es el prototipo de alero que otorga equilibrio sistemático a un equipo poderoso. Justo esas figuras que estos días tanto alabamos en Dario Saric y Robert Covington por la pérdida que suponen para Philadelphia.

Sí, Juancho todavía no está al nivel de ser un 3&D como RoCo, pero el potencial ya se veía el curso pasado. La salida de Wilson Chandler (precisamente en dirección Philly) y la baja de Will Barton abren un hueco importante en la guerra de los aleros. Y Juancho quiere ganarla.

La competencia y a la vez compañeros -y amigos- del español son Torrey Craig y Malik Beasley principalmente. El primero (Craig) de corte defensivo, está siendo la alternativa a Barton en la titularidad. Mientras que el segundo (Beasley) es todo un revulsivo para el ataque. Juancho es el paso intermedio, el 3&D que creo deberían usar como titular (45% en triples, ojo ahí).

Volvamos a la defensa que nos despistamos. Las sorpresas en Denver tienen nombre y apellidos. A Juancho, Craig y Beasley se suma principalmente Monte Morris. Este base ejerce de back-up de Jamal Murray mientras Isaiah Thomas está de baja, pero lo cierto es que su aportación defensiva hace dudar de si hace falta mandarle al banquillo. Es una maravilla atrás.

Y no es el único. Mason Plumlee vive su mejor temporada como profesional en defensa, aspecto que siempre ha sido su Talón de Aquiles. Mientras Trey Lyles se muestra con más confianza que nunca, menos tiro exterior y más esfuerzo defensivo. Es decir, justo lo contrario a lo que era hace unos años en Kentucky.

Como explicaba al principio, es un cambio de equipo. Ahí empieza todo. Los Nuggets tuvieron a los Cavaliers cinco minutos sin anotar en un partido. Casi nada.

Lo que está fallando en Denver

Es curioso. Justo la temporada en la que los Nuggets comienzan a defender como Mike Malone lleva muchos meses esperando, el ataque, su seña de identidad todo este tiempo, rinde peor.

"Los tiros acabaran entrando" dice Millsap. "¿Cuándo? No lo sé. Mientras sigamos ganando partidos creo que todos estamos bien. Y eso que no estamos jugando nuestro mejor baloncesto".

MÁS | Equipo League Pass NBA de la Semana: Philadelphia 76ers

Tiene razón el ex de Atlanta. Denver ha mejorado en los últimos días, pero comenzaron la temporada (justo cuando marchaban 9-1) como uno de los 10 peores equipos de la liga en acierto en tiro. Un caso como el de los Celtics, una ofensiva de brillante movimiento y circulación pero excesivos fallos liberados.

De hecho tiradores como Gary Harris, Jamal Murray o el propio Jokic viven un comienzo de temporada muy irregular en el tiro. Los secundarios funcionan muy bien, pero evidentemente el volumen de tiros de Murray es muy diferente al de Juancho.

Eso sí, nos regalaron una noche mágica. Esa en la que el canadiense se marchó a 48 puntos ante los Boston Celtics. Actuación para tener guardada.

¿Es sostenible el nivel defensivo de los Denver Nuggets?

Si habéis visto más de un partido de Jokic y compañía contra equipos serios, conocéis la respuesta: sí. Quizás no puedan mantener el nivel de ser élite a niveles top 3 o top 5 toda la temporada, pero con estar dentro de las diez mejores defensas les servirá.

Justo ahora, mientras escribo estas líneas, los Nuggets acumulan cuatro derrotas consecutivas ante Memphis, Brooklyn, Milwaukee y Houston. Cuatro dolorosas derrotas que revelaron lo peor del equipo, un ataque que mejoró sin llegar a la excelencia del curso pasado y una defensa que, siendo mejor que la de antaño, brilló con menos luz. A medio camino, para que nos entendamos.

La estrategia ha cambiado. Los pick&roll se defienden mucho más fuertes, con un dos contra uno al jugador con balón y un sistema de ayudas veloz que ocupa el campo con facilidad. El trabajo colectivo en esta materia es sobresaliente.

"Aún es pronto. No estamos clasificados para Playoffs y tenemos mucho tiempo para solucionar algunos problemas. Los solucionaremos. Podría haber sido mucho peor, pero hemos comenzado muy fuerte. Ahora nos enfrentamos a un pequeño golpe de adversidad, pero volveremos", decía Gary Harris a The Athletic.

Quizás este sea el mejor reflejo de los Nuggets. Después de enfrentarse a la adversidad y caer (eliminación contra Minnesota y sin Playoffs) regresaron más fuertes y comenzaron mejor que nunca (durante el 9-1, la tercera mejor defensa de la NBA) y les toca ajustar.

Denver madura. Con Millsap y Jokic, todavía sin Barton ni Isaiah, y a la espera del brillante e interrogante futuro de Michael Porter Jr. No pelearán por el anillo, ni estarán en Las Finales, pero los Nuggets crecen y ya no son solo ese divertido equipo de ver. Los de las Rocosas son un equipo serio y han dado con la tecla.

Estad muy atentos a los Nuggets de Nikola Jokic, sino os arrepentiréis.

No te pierdas ni un partido de los Denver Nuggets con el NBA League Pass

*Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

#Vogel
¿Cómo se preparan los Lakers? El análisis de su entrenador
Pablo Schatzky
Juancho Hernangómez
Los Nuggets quieren renovar a Hernangómez
Sergio Rabinal
Boston Celtics
La radiografía de los Celtics para la 2019-2020
Sergio Rabinal
luka-doncic-wolves-011119-ftr-nba-getty
¿Cuándo juega Doncic?
Sergio Rabinal
Paul George y Kawhi Leonard
¿Cuándo debutan Kawhi y George con Clippers?
Carlos Herrera Luyando
Utah Jazz
La radiografía de Utah Jazz para la 2019-2020
Leandro Fernández
Más noticias