Dallas Mavericks

Luka Doncic y Trae Young: dos estilos diferentes del baloncesto del futuro

LeBron James nunca fue un alero. Al menos, la mayor parte de su carrera nunca le tuvo como un jugador dentro de la entendida definición de "tres" clásico. El término point forward regresó a la primera línea con el Rey, pero ¿era ajustado el término? Base como tal tampoco se ajusta a lo que hemos visto de LeBron. Entonces, ¿con qué nos quedamos?

Más | ¡Vota aquí a tus jugadores favoritos para el All-Star Game!

En el baloncesto de las funciones, LeBron siempre ha sido un generador de juego. Por supuesto, su evolución va de la mano con el desarrollo de la NBA y del baloncesto norteamericano, diferente al que se practica en otras partes del mundo por mucho que compartan el mismo nombre. El LeBron de los últimos años es el generador principal de su equipo, como bien lo era Facundo Campazzo en su etapa en el Real Madrid o lo es con la selección Argentina.

"Generador". Esta palabra sí que está explotada en los años recientes, pero es la apropiada para lo que hacen en pista ciertas estrellas. Porque al final es el jugador con el balón en sus manos, el que tiene capacidad de crear sus puntos y para el resto, el que tiene el potencial más elevado en el baloncesto. Y en esa condición, Luka Doncic y Trae Young marcan la estela a seguir.

La temporada 2020-2021 está aquí, el NBA League Pass es tu lugar para mirar la acción, y ahora lo puedes hacer gratis por aquí. ✅ 7 días de prueba sin cargoPartidos en vivo y on demandLa oportunidad de mirar todo en tu dispositivo favorito.

El traspaso del Draft 2019 unió sus caminos para siempre. Los aficionados siempre vincularán sus caminos por muy diferentes que puedan ser. Los fans y haters de cada uno aprovecharán la más mínima ocasión para sacar rédito. Así funciona. Es algo que ellos no eligieron, pero saben de sobra. Mientras, Luka y Trae guardan una buena relación.

Son dos formas distintas del mismo discurso. El de tener un generador principal que acapara la principal cuota de balón y con un equipo hecho a su medida. Hay otros casos, sin duda, pero ¿cuántos tienen el impacto en los jóvenes y el poder mediático de Doncic y Young? Muy pocos, por no decir ninguno. Quizás Ja Morant sea el único de los jóvenes que se les acerque y cuya condición de All-Star parezca garantizada para los próximos años. El resto están al menos un escalón por debajo.

Al mismo tiempo, dentro de ese mismo discurso, Luka y Trae son muy diferentes. Mirando sus estadísticas uno puede pensar que se trata de jugadores idénticos. El esloveno lidera la NBA en penetraciones por partido, mientras la estrella de Atlanta es tercero. Ambos están en el top de triples intentados sobre bote, apenas tienen situaciones de recibir y tirar, y se encuentran entre los mejores pasadores. Y, por supuesto, por segundo año consecutivo, son los dos jugadores con más tiempo de posesión por encuentro.

La cuestión es, ¿cómo de diferentes son Luka Doncic y Trae Young?, ¿qué caminos marcan para el baloncesto de los próximos años?

Doncic apuesta por el control del ritmo negativo. Es decir, usa su combinación de características físicas y técnicas para ser el mejor en el juego pausado, siempre con el permiso de Nikola Jokic, un caso de generador único en la historia.

El control corporal de Luka es fascinante, digno de estudio. Antes que sus pases o sus highlights, la mejor receta que puede extraer un entrenador de formación para enseñar a los jóvenes sobre el #77 es su uso del cuerpo. Las fintas, el movimiento de los brazos, el juego de pies y la lectura de los ángulos para saber por dónde atacar son las bases para entender la irrupción de Doncic como estrella de la NBA en tiempo récord.

Más | Doncic y el regreso de la magia de los años ochenta

En campo abierto disfruta como pocos, pero es evidente que Luka no es un jugador eléctrico. No lo necesita, nunca ha sido su juego. El control a media pista y jugar con menos revoluciones que el resto, pero más caballos en su toma de decisiones, marca las diferencias. Por supuesto, todo parte de un cuerpo de teórico base que supera los dos metros y cuyo trabajo físico en la NBA marcha en la dirección de hacerle más grande, precisamente lo que ocurrió con Jokic.

Luka tiene potencial como jugador al poste por esa ventaja de tamaño, aunque en los Mavs apenas la explotan salvo en situaciones concretas por esquema colectivo. El esloveno marca los pasos, agacha la cabeza y alarga los brazos para buscar sus posiciones más cómodas. Abusa del tiro exterior, de nuevo, en parte por el plan del equipo, en parte, por su propio desarrollo individual, y porque en la NBA actual tener una estrella capaz de anotar con porcentajes decentes los triples sobre bote, el tiro más complicado del baloncesto, es un factor diferencial. Sin embargo, Doncic está lejos de las marcas deseadas (31,5%).

Por su parte, Young sí tiene ese punto de vértigo, incluso en ocasiones tiende a la locura. Pocos jugadores se sienten tan cómodos y vivos en la anarquía como el base de Atlanta. Las limitaciones físicas son evidentes, pero ¿acaso no instauraron los Warriors una dinastía con un base de menudo tamaño y problemas defensivos? Ninguna estrella gana sola y Young es un jugador al que se pueden cubrir las carencias.

Su potencial como tirador supera al de Luka, por supuesto, tanto en arma en catch&shoot, aspecto que irá desarrollando más según cuente con mejores compañeros y un sentido colectivo más calmado, algo que incorporará con la experiencia. Es inimaginable encontrarle posteando, pero bien puede ser el heredero en alley-oops del Chris Paul de los años con los Clippers. Su facilidad para los globos es insultante.

Más | Young, el pistolero más rápido de la NBA

Luka es un pasador magnífico, con muchas similitudes en el pase con LeBron James. Young es distinto ahí y, a diferencia de lo que puede parecer en la corriente popular, su mejor versión es la que encuentra compañeros dentro del caos, no la que lanza los triples sin parar. Cuando involucra a sus compañeros es determinante y, aunque con mejores porcentajes en tiro, también acusa inconsistencia desde el triple.

Trae se gusta del bote engañoso, del vacilón. Enseñar hacia un lado y marcharse por el otro. Sin tener las herramientas físicas de Luka, Young tiene en la velocidad y en el punto bajo de gravedad sus principales armas. Su evolución física (clave en su día para Curry) y el desarrollo como tirador marcarán los siguientes pasos de su carrera.

Es complicado mejorar el nivel estadístico de ambos. En promedios abusivos de 27-9-9 y 26-9 con 36% en triples, tienen mayor margen de mejora como jugadores. Morant o incluso LaMelo Ball son jugadores especiales, una lista larga que puede incluir a Shai Gilgeous-Alexander, por ejemplo. Sin embargo, por juventud, impacto mediático y el potencial de marcar diferencias, Luka Doncic y Trae Young forman parte del mismo discurso de generadores principales con un equipo alrededor, aunque en dos formas diferentes. Como lo fue Curry con sus triples, ambos están señalados para ser las guías de las nuevas generaciones, y sus carreras serán de un recorrido y calado superiores. Su impacto en el baloncesto de los próximos años está todavía por descubrir.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Jordan Clarkson
Clarkson, ¿el gran favorito para mejor Sexto Hombre?
Agustín Aboy
nba-plain--a108b310-c9eb-4ae4-9733-64fae761db8d.jpeg
¿Cómo encaja Blake Griffin en Brooklyn Nets?
Juan Estevez
Juan Toscano Anderson
Lo mejor de la semana de los latinos
Juan Estevez
Anfernee Simons
5 datos de Simons, el ganador de los mates
NBA.com Staff
Lusia Harris
Lusia Harris, una mujer en el Draft NBA
Agustín Aboy
Harden
📈 Power Rankings semanal: El Este toma ritmo
Juan Estevez
Más noticias