);
Toronto Raptors

Marc Gasol y Serge Ibaka, caminos paralelos y minutos juntos en Toronto Raptors, ¿qué podemos esperar?

Serge Ibaka, Marc Gasol
nba photos

La NBA representa la vanguardia táctica más absoluta, no por una consideración casual o por simple superioridad de sus técnicos, sino por una necesidad de encontrar, explotar y desarrollar nuevas formas de adelantarse al resto de rivales. La propia competición de la liga incita al ensayo y error, 82 noches dan para mucho y aquí los entrenadores se convierten en gestores del tiempo y las cargas en busca de encontrar o poner en práctica un estándar que sea lo más eficiente posible. En ese sentido ha sido aceptado de manera casi unánime la necesidad de exiliar a las dobles parejas de interiores por resultar, además de anacrónicas, un peligro para la ansiada perfección estadística que significa la viabilidad o no de una idea y que indica la validez o nulidad de la misma.

MÁS | Nick Nurse destaca la fortaleza e inteligencia de los jugadores de los Toronto Raptors

Los Toronto Raptors campeones de la temporada 2018-2019 triunfaron gracias a una mezcla de factores y de principios del juego. Si bien uno de sus mayores focos anotadores fue el tiro en recepción y la búsqueda de acciones en la pintura, al mismo tiempo hicieron posible ese éxito con alineaciones con roles tradicionales depositados un fuerte dominio del puesto de base y una serie de galones otorgados a los jugadoress interiores, en este caso Marc Gasol y Serge Ibaka.

La salida de Kawhi Leonard y Danny Green supone la pérdida de un total de 1483 minutos que ambos jugadores compartieron en pista en temporada regular, un desvanecimiento de dos de sus jugadores principales que obligará a Nick Nurse a encontrar nuevas formas de mantener el plan de juego y rotacional. La propia composición de la plantilla de los Raptors invita a pensar en la unión de Marc Gasol y Serge Ibaka como una solución en pista a los problemas de consistencia del conjunto canadiense. Ambos poseen una dilatada experiencia NBA, han compartido pista a lo largo de su trayectoria con otro interior (ya fuese al 4 o al 5 como Perkins, Randolph o Valanciunas) y ya hay un precedente visto en la pasada campaña.

MÁS | Power Rankings 2019-2020: ¿cómo comienza la temporada cada equipo?

A pocas horas para que el equipo de Toronto salte a la pista del ScotiaBank para enfrentarse a los New Orleans Pelicans meses después de conseguir el mayor éxito en su historia, trataremos de analizar en profundidad cómo pueden conjugar los dos interiores españoles y si es viable una rotación semejante en la temporada 2019-2020.

La pareja en números

La composición de la sociedad norteamericana está fundamentada en la firme creencia que en los números yace la verdad y todo ello justifica cualquier argumento. Más allá de la veracidad de esta convicción, hay ocasiones que esto puede aplicarse a la NBA, no con los ojos cerrados pero sí de manera concreta y aislada. Serge Ibaka y Marc Gasol poseen una historia común en la selección española, habiendo formado parte de diferentes torneos como el Eurobasket 2011, Juegos Olímpicos 2012 y Mundial 2014 con un balance de dos medallas.

La llegada del interior catalán al equipo en el pasado mes de febrero supuso un descenso del 21% tras el parón del All-Star respecto al resto de la temporada, pasando de 28,8 a 22,6, algo que se acrecentó en los Playoffs donde bajó a 20,8 por encuentro mientras que Marc promedió 25,5 después del All-Star y 30,6 en post-temporada. Nurse prefirió la experiencia y el impacto ofensivo del pívot catalán en lugar de la eficiencia en el lanzamiento y protección del aro del interior nacido en la República Democrática del Congo con fantásticos resultados a la larga.

El camino seguido por el técnico de los Raptors fue evitar en la medida de lo posible grandes minutajes con ambos jugadores coexistiendo en pista, prefiriendo quintetos más móviles o con menos presencia interior para permitir que Leonard y Siakam tuviesen espacio y volumen ofensivo suficiente. El minutaje acumulado con Gasol e Ibaka en pista en los Playoffs fue sustancialmente mayor respecto a la temporada regular, Nurse sabía del impacto que podía tener juntarlos en pequeñas dosis, como bien quedó patente en la serie final ante Golden State Warriors con la defensa sobre DeMarcus Cousins o contra Milwaukee Bucks frenando a Brook Lopez.

MÁS | Los comodines de la 2019-2020: Kyle Kuzma, Gordon Hayward, Dejounte Murray y más

En las pequeñas muestras reside la clave de esta propuesta, ya que desde el banquillo de los Raptors se prefirió por evitar que ambos coincidieran en la cancha, además de por un tema de rotación y descanso de los interiores, para no disparar en demasía la muestra y que fuese evidente que podían funcionar perfectamente. Según aparece en NBA.com/Stats, ambos jugadores coincidieron en 31 minutos en temporada regular, siendo capaces de producir 104,9 puntos por cada 100 posesiones, permitiendo 90,5 en defensa que, en definitiva, arroja un net rating de 14,4. Esta, como decimos, no significa un dato suficientemente fuerte para considerarlo como norma, pero sí que marca una tendencia.

Está demostrado que en temporada regular las posesiones y los espacios son mayores en cantidad y calidad de los mismos, por lo que la posibilidad de disponer de dos interiores que juegan de afuera adentro genera una serie de desequilibrios ofensivos que marcan la diferencia. A pesar de lo positivo de estos datos, las posesiones en las que se jugaría en esta muestra, es decir, el ritmo potencial, es ligeramente inferior respecto a la alineación más usada por los Raptors, pasando de 105,95 a 95,54 con Ibaka y Gasol en pista.

Las recopilaciones de datos en pequeña escala tienden a apuntar hacia los extremos, positivos y negativos, y es el volumen lo que le otorga su caracter final. En este caso fueron los Playoffs lo que definieron la efecencia de la dupla interior de los Raptors. Los minutos totales se multiplicaron casi por siete, pasando a 108 en total, lo que dejó unos ratings más estables, apuntando hacia los 100,9 de offensive rating, 100 de defensive y un net rating de 0,9, bajando de 95,05 posesiones a 98,17 respecto a la más usada. La clave de esta amalgama de datos está en su comparación con la alineación más común en los Playoffs (integrada por Leonard, Lowry, Green, Siakam y Gasol) que en 383 minutos totales consiguió promediar 112,7 de offensive rating, 101,1 de defensive y 11,5 de net rating, una diferencia de hasta 11,8 en ataque. Es aquí donde reside la clave del análisis, en el espacio y gravedad ofensiva generada por la dupla formada por Ibaka y Gasol.

MÁS | El "Sophomore slump", el duro reto a superar por Luka Doncic en la temporada 2019-2020

La introducción de Ibaka en las alineaciones está marcada por la salida de Kawhi Leonard en pista durante los Playoffs, lo que reducía drásticamente la cantidad de puntos potenciales que los Raptors fueron capaces de producir. Esto queda claro con la tercera alineación más común, en la que estaba el congoleño pero no Kawhi, donde los números ofensivos bajaban a 78.7. En este tipo de análisis estadísticos es tan importante el qué y el por qué como el con quién. No se puede eliminar de la ecuación Raptor la figura de Leonard, esencial en el éxito y que impregna incluso un estudio en profundidad de la rotación interior.

Llegados a este punto, la pregunta vuelve a la palestra: ¿pueden funcionar Gasol e Ibaka? La respuesta es ambigua: puede. Y es que todo análisis previo está condicionado por el contexto del equipo en el pasado año, por la presencia de un jugador que hizo historia como Leonard y que tuvo una incidencia mayúscula en todos los aspectos cuantitativos de la estadística avanzada.

Los datos de Ibaka y Gasol juntos

Fase Minutos totales Offensive Rating Defensive Rating Net Rating Posesiones
Temporada regular 31 104,9 90,5 14,4 95,54
Playoffs 108 100,9 100,00 0,9 95,05

Método y coexistencia en pista

La viabilidad de una pareja de dimensiones físicas semejantes y tan dispares en su repertorio ofensivo responde a una necesidad defensiva. Tanto Ibaka como Gasol poseen una capacidad envidiable para la comprensión de los espacios defensivos a ocupar y cómo se desarrollan los ataques rivales. El trabajo de scouting de los Raptors siempre ha sido bueno, pero con dos jugadores de este calibre, todo análisis del contrario se lleva a la perfección. La unión de ambos jugadores ha de entenderse a partir de la exigencia del momento, que puede ser motivada por un aumento de la actividad atrás o una propuesta defensiva más agresiva.

En ese sentido, tener a los dos en pista permite a Nurse plantear situaciones de trap (dos contra uno) en los bloqueos directos usando a Marc Gasol como defensor del bloqueador. No necesariamente por el hecho de que el catalán abarca más espacio físico al ser más grande, sino porque comprende mucho mejor la trayectoria de los manejadores e Ibaka se desplaza con una mayor agilidad en caso de que el trap resulte fallido. Así, Serge es el encargado de proteger el aro o atacar la línea de pase en caso de que esa primera propuesta defensiva no detenga al manejador o este consiga conectar con el bloqueador rival.

En ataque las posibilidades de que ambos coexistan son menores por lo visto hasta el momento. Mientras con Siakam, Gasol demostró que podía funcionar, con Ibaka los espacios eran menores por la menor movilidad del hispanocongoleño en comparación al camerunés y a la predisposición de Serge a jugar en las medias distancias. En la NBA, tácticamente, funciona principalmente en situaciones que integren a dos o como máximo tres jugadores, siendo difícil ver sets con dos interiores involucrados como acostumbramos ver en Europa (cuernos, cross, etc). En el caso de los Raptors encontramos jugadas en las que tanto 4 como 5 intervienen activamente como "84", un Slice Scissor para buscar un balón al poste directamente y Iverson Fist Pin, una secuencia de bloqueos directos sobre balón con Gasol y un relocate para tirador con Ibaka como ejecutor de la pantalla son algunos de los ejemplos.

Aunque la mayor parte de las acciones en las que ambos intervinieron requerían mayormente la acción de Marc Gasol como bloqueador inicial, siendo él el encargado de redistribuir en caso de recibir el balón tras bloqueo y esperando Ibaka en lado débil abriendo el campo. La propia indiosincrasia del juego de los Playoffs condiciona enormemente un análisis táctico en condiciones como se podría realizar con los Raptors de inicio de temporada con Valanciunas todavía en plantilla.

La infinidad de variantes de un mismo movimiento o la simplificación del juego a través de pick&roll y aclarados dificulta poder hablar de un sistema concreto o una serie que se pusiera en marcha. De hecho, el 60% de los puntos anotados por Gasol vinieron en acciones de recepción y tiro, siendo este el ámbito más productivo para el pívot y en el casod e Ibaka fue el segundo con un 41%. El tiempo y el visionado de Toronto en la temporada que está a punto de dar comienzo ayudará a una comprensión más globalizada del fenómeno de coexistencia entre las dos "torres" y arrojará más luz sobre un ataque con más dudas que certezas ahora mismo.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Russell Kerr
Sigue el drama en Warriors: Russell 2 semanas fuera
Agustín Aboy
Kyrie
Irving no estará contra Bulls
Agustín Aboy
LeBron James
Los mejores mates de LeBron
Agustín Aboy
Kemba Walker
Kemba: "Nunca había ganado tantos partidos seguidos"
Agustín Aboy
Bojan Bogdanovic, Jae Crowder
Todos los 'buzzer-beater" de la temporada
Leandro Fernández
Kentavious Caldwell-Pope and JaVale McGee
LeBron y la aparición de KCP: "Fue clave para nosotros"
Sergio Rabinal
Más noticias