);
NBA

Las mejores actuaciones inesperadas de los cierres de temporada de la NBA en los últimos años

Cuando pasamos la mitad de marzo y, sobre todo, cuando entramos en abril, la NBA se suele encontrar con una situación que se repite: nombres desconocidos para la gran mayoría que, al menos por una noche, se roban las luces y brillan con luz propia cuando pocos lo esperaban. Sí, hay muchos de estos héroes random, jugadores que tuvieron sus 30 segundos de fama para luego perderse nuevamente en el dinámica normal de la liga.

Más | Información del coronavirus para los fans de la NBA

Pero vaya si esos momentos fueron impactantes y dejaron su huella... Hora de viajar al pasado para recordar algunas de las mejores actuaciones inesperadas que nos regalaron los cierres de fase regular en los últimos años.

Jamal Crawford: 51 puntos en 2019

Empezamos con un nombre que lejos está de ser desconocido. Hablamos de un tres veces Mejor Sexto Hombre del año, de uno de los anotadores más consistentes de la última década, de esos que quedarán guardados como verdaderos ejemplos de jugadores ingresando como reserva. Lo que lo mete en esta lista es el momento.

El escolta optó por sumarse a Phoenix Suns para la 2018-2019, que terminó siendo otra campaña pálida para los de Arizona desde lo colectivo: apenas 19 victorias (y 63 derrotas), el segundo peor récord de la historia de la organización. Pero el 9 de abril, en la última noche de la fase regular, Crawford dejó su marca con una tarea vintage: 51 puntos, con 18-30 campo (7-13 triples), 8-9 libres, 5 rebotes, 5 asistencias, un robo y un tapón desde el banco, en 38 minutos. Fue derrota contra Dallas Mavericks (120-109), pero se fue con un par de récords.

Es que, con 39 años y 20 días, se transformó en el jugador más veterano en romper la barrera de los 50 tantos, dejando atrás los 51 que metió Michael Jordan con 38 años y 315 días, en 2001. Además, fue la mayor cifra anotadora de la historia para un jugador desde el banco, y fue el segundo más viejo con al menos 7 triples en un partido (un mes atrás, Vince Carter anotó la misma cantidad a distancia con poco más de 42 años).

Ah, curiosamente, ése sigue siendo su último partido en la NBA. ¿Tendrá alguna oportunidad más?

Corey Brewer: 51 puntos en 2014

Los 51 de Crawford del 2019 son la cuarta mejor marca anotadora en un partido de fase regular de abril en los últimos 10 años. La comparte con James Harden, alguien acostumbrado a eso, pero también con un nombre que explotó de la nada: Corey Brewer.

Un 2-3 que se caracterizó más por ser un correcto e intenso defensor, y un muy buen jugador para correr la cancha en transición, pero no como un gran anotador. Tal es así que, hasta el 11 de abril de 2014, jamás había llegado a los 30 puntos anotados (su máxima era de 29). Pero aprovechó que los Wolves afrontaron uno de los últimos encuentros de aquella 2013-2014 sin sus principales referentes (como Kevin Love y Kevin Martin) para explotar con ¡51 puntos! y comandar la victoria ante Houston Rockets por 112-110, tras un doble ganador de Gorgui Dieng (!) a 5 segundos del cierre.

Brewer anotó 15 de sus 51 puntos en el último cuarto, y cerró con 17-24 dobles, 2-6 triples, 11-15 libres, dos rebotes, una asistencia, un tapón y seis robos en 45 minutos. Impensado es poco... Su último paso por la NBA fue en la 2018-2019, con los 76ers y Kings.

Ty Lawson: 10-11 en triples en 2011

Mientras estuvo en la NBA, Ty Lawson nunca se destacó por ser un gran peligro con su lanzamiento exterior. De hecho, durante sus seis temporadas en Denver Nuggets, su mejor tramo en la liga, apenas promedió 2,6 intentos por partido (con 36,9% de acierto). Pero el 9 de abril de 2011, en una victoria por 130-106 ante Minnesota Timberwolves, calentó la mano como nunca y como nadie.

Es que el base anotó sus primeros 10 triples intentados, récord histórico de la NBA para comenzar un encuentro. Cerró aquel duelo con 37 puntos (10-11 triples), 7 rebotes, 6 asistencias y un robo en 31 minutos de acción. Ese 90,9% de acierto a distancia con al menos 11 intentos sería el mejor de la historia hasta que Klay Thompson lo igualó en 2019.

Alec Peters: ¿la mejor despedida random de la historia?

Llegamos a un nombre que pocos recuerdan y con razón: el ala pivot fue elegido en el 54° lugar del Draft 2017 por Phoenix Suns, y apenas llegó a jugar 20 partidos en ese campaña 2017-2018 (sí tuvo protagonismo en la G-League). Fueron, en definitiva, sus únicos partidos en la NBA. La mayor parte de sus presentaciones fueron minutos basura en partidos definidos.

Pero en el cierre de aquel curso, otro para el olvido en Arizona (21-61), acumuló siete encuentros seguidos. En los primeros seis no llegó a pasar los 8 puntos. En el último de ellos, el cierre de la campaña visitando a Dallas Mavericks (10 de abril de 2018), ocurrió la magia: ¡36 puntos, 9 rebotes, 2 asistencias y un robo en 28 minutos desde el banco! Es más, metió 8 triples en 13 intentos, comandando la victoria por 124-97. Para tener una referencia: sólo 45 jugadores en la historia lograron anotar 8 lanzamientos a distancia desde el banco. Sólo cinco lo hicieron siendo rookies. Y apenas tres de ellos lo hicieron en 28 minutos o menos.

Lo llamativo es que ese fue el último partido de Peters en la NBA, quien pasó las últimas dos temporadas en Europa (CSKA Moscú y Anadolu Efes). Vaya manera de despedirse, ¿no?

Eddie House: 35 puntos contra Toronto en 2011

Otro caso de despedida a lo grande. A medias, ya que el encuentro fue el último de la carrera de House en fase regular, pero después tuvo un puñado más en aquella campaña en los Playoffs. Pero en el último encuentro de la 2010-2011, este guardia que disputó 10 temporadas en la NBA, en su mayoría como reserva, se dio el gusto de explotar en Canadá, en la visita de Miami Heat a los Raptors (97-79, el 13 de abril de 2011).

Era el cierre de la primera campaña del Big 3 de LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh. Aunque claro, los tres descansaron y le dieron lugar a un House que se cargó la ofensiva al hombro y se despachó con la máxima anotación de su carrera: 35 puntos, con 7-14 dobles y 7-13 triples. Tan inesperado fue que resultó apenas su segundo encuentro con más de 30 tantos en 717 presentaciones en la NBA. El otro había sido en 2005.

Chris Copeland: 33 puntos para los Knicks en 2013

La temporada 2012-2013 fue la última con New York Knicks en Playoffs. Es más, fue una campaña en donde hasta ganaron una serie, en la primera ronda frente a Boston Celtics. Era aquel equipo de Carmelo Anthony, JR Smith, Jason Kidd, el argentino Pablo Prigioni, Tyson Chandler y Amare Stoudemire, entre otros. La lesión de éste último permitió la mayor aparición de un completo desconocido: Chris Copeland, un rookie por entonces de 28 años que había pasado por las ligas de Alemania y Bélgica previo a su arribo a la Gran Manzana.

No estuvo ni cerca del efecto de la Linsanity de unos años atrás, pero el cierre de aquel curso de Copeland fue para destacar por sus virtudes ofensivas: 20,1 puntos (47,2% triples en 5,1 intentos), 4,4 rebotes y 1,4 asistencias en 32,2 minutos en sus últimos 7 partidos, incluidos 32 en una caída contra Charlotte, y los 33 del 17 de abril de 2013, para cerrar la fase regular con victoria por 98-92 ante Atlanta Hawks en el Madison Square Garden.

Logró ganarse un vínculo de dos años con los Pacers tras aquella explosión con los Knicks, pero su carrera no llegó a despegar como se podría llegar a pensar. Es más, muchos recuerdan un episodio fuera de la cancha, cuando fue apuñalado a la salida de un club nocturno, en 2015. Pero aquellos momentos le dieron otro color especial a una de las últimas alegrías de los golpeados Knicks.

Grayson Allen: 40 puntos en 2019

El escolta de 24 años llegó a la NBA de la mano de Utah Jazz, que lo eligió en el 21° lugar del Draft 2018. Dentro de un equipo con aspiraciones de Playoffs, su presencia fue casi testimonial en su año rookie. Pero en el último encuentro de la fase regular (derrota por 143-137 ante LA Clippers), con varios de los titulares descansando (Donovan Mitchell, Ricky Rubio, Rudy Gobert, entre otros), el ex Duke sorprendió a todos con ¡40 puntos!, la segunda mejor anotación para un novato en aquella campaña (sólo superado por los 49 de Trae Young).

No estuvo tan efectivo (11-30 campo), pero su 13-14 libres lo ayudó para subir su producción, que también tuvo 7 rebotes, 4 asistencias, un robo y un tapón en 41 minutos. Así, se transformó en uno de los 13 jugadores de primer año en anotar al menos 40 tantos en un encuentro en los 2000s, uniendo su nombre al de otros grandes como LeBron James, Kevin Durant y Stephen Curry. Su segundo campaña, en Memphis tras ser parte del traspaso que envió a Mike Conley al Jazz, se vio interrumpida por una lesión.

Andray Blatche y Jordan Crawford, dupla letal en 2011

La temporada 2010-2011 de Washington Wizards no fue de las mejores (23 victorias), incluso pese a tomar con el #1 del Draft a John Wall. Pero dentro de ese mal andar, un partido dejó una cuota de sorpresa por partida doble, el 1 de abril de 2011.

La victoria por 115-107 ante Cleveland Cavaliers entregó la mejor producción individual de Andray Blatche, un interno que tuvo algunos flashes en la liga (de hecho, en ese curso promedió casi 17 tantos y 8 recobres) pero siempre dentro de estructuras no muy destacadas desde lo colectivo. Quien terminaría representando a Filipinas en torneos FIBA sumó 36 puntos y 19 rebotes, sus máximas de carrera.

No fue el único que sorprendió: Jordan Crawford, 27° del Draft 2010, se despachó con un triple-doble de 21 unidades, 10 recobres y 11 asistencias en 43 minutos. El guardia rebotó por varios lugares en su paso por la NBA (Wizards, Celtics, Warriors, Pelicans y Hawks), y regaló algunas producción explosivas. De hecho, el 16 de abril de 2014 clavó 41 puntos desde el banco en un triunfo de Golden State en Denver (116-112).

Alex Caruso, el rey del clásico de LA en 2019

La temporada 2018-2019 de los Lakers, primera de LeBron James en California, se quedó sin Playoffs, en parte por los problemas de lesiones del Rey. Pero dentro de un cierre lejos de lo que se esperaba, la explosión del jugador más llamativo para el público fue motivo para la sonrisa.

La victoria del 5 de abril ante los Clippers (122-117) tuvo un verdadero Carushow: 32 puntos (10-19 campo), 10 rebotes, 5 asistencias, 2 robos y un tapón en 38 minutos. Locura total en el Staples Center.

Andre Ingram, el debut menos pensando en LA

Toda una vida en la G-League y lejos de los focos, pero con un llamado que cambió la situación por completo y lo puso en el centro de escena. Andre Ingram, a los 33 años, tuvo uno de los debuts más llamativos de los últimos años. Los Lakers le dieron la opción de cerrar la campaña con el equipo principal, y el escolta fue el hombre de la noche del 10 de abril de 2018.

Sí, los Lakers perdieron ante Houston, pero los 19 puntos (4-5 triples) frente a los Rockets quedaron en boca de todos para una historia se sacrificio que tuvo su premio en Hollywood.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Herro
Herro: "Siento que crecí, conozco el juego mejor"
Juan Estevez
kings
Las tres preguntas a responder por Kings
Sergio Rabinal
DeMarcus Cousins, Kyrie Irving, Davis Bertans
Regreso NBA, al día: noticias, fichajes, bajas y más
Leandro Fernández
ibaka
Ibaka: "Todo el mundo está preparado"
Sergio Rabinal
Ricky Rubio, Deandre Ayton, Monty Williams y Devin Booker
Williams y las expectativas de los Suns
Carlos Herrera Luyando
#Kawhi
Kawhi y su mejor temporada: ¿cómo lo ha logrado?
Matthew Blum
Más noticias