);
NBA

Los mejores jugadores de la historia que nunca fueron NBA All-Star Game

La variedad y gran volumen de equipos que opera y ha operado en la historia de la NBA ha hecho de la liga norteamericana un rico ecosistema para que todo tipo de jugadores encuentren su espacio o nicho para reivindicarse. En ese sentido, muchas han sido las figuras que debido al star system imperante no han dispuesto del reconocimiento que merecían por diferentes razones, ya sea del contexto de su propio equipo, el rendimiento colectivo o simplemente que otros jugadores rindieron mejor que ellos a pesar de todo.

Desde NBA.com Global hemos realizado un sondeo entre el staff para encontrar y justificar a aquellos jugadores que jamás fueron elegidos para un NBA All-Star Game y, pese a todo, tuvieron una larga y fructífera carrera dentro de la liga.

Micah Adams (@MicahAdams13)

  • Quinteto: John Williamson, Rod Strickland, Shane Battier, Monta Ellis y Sam Perkins

John Williamson es el único jugador en la historia de la NBA con un promedio de anotación superior a 20 puntos y que nunca fue elegido para un Partido de las Estrellas, mientras que Strickland entre 1993 y 1999 fue el único jugador que repartió más asistencias de promedio que el rey del pase, John Stockton. Por otro lado, el denostado Sam Perkins siempre fue un jugador clave para sus equipos, líder histórico en Win Shares sin elecciones para el All-Star.

Mientras, hay dos elecciones puro fetiche. Shane Battier no precisa estadística alguna, cualquiera que le haya visto jugar sabe que si lo hubiese hecho 10 años más tarde ahora mismo estaría ganando muchísimo dinero. Monta Ellis habría destruido Instagram con su talento, el proto-Trae Young.

Mención honorable a: Mike Conley, Mike Bibby, Lamar Odom, Robert Horry, Jamal Crawford.

Agustín Aboy (@AboyAgustin)

  • Quinteto: Andre Miller, Drazen Petrovic, Toni Kukoc, Lamar Odom y Boris Diaw


Son 5 jugadores que desbordaban de talento y que hubiesen dado mucho show en un All-Star. Andre Miller se mantuvo como un base titular de calidad durante casi 15 temporadas y era uno de los más inteligentes de la liga. Drazen fue un talento único que llegó a ser All-NBA y que simplemente no fue All-Star por aquel trágico accidente.

Kukoc y Odom, dos sexto-hombres de lujo de equipos campeones, lo merecieron mucho y quedaron detrás por tener un rol algo menor. En cuanto a Diaw, es una debilidad personal y alguien que cada vez que pareció tomarse las cosas en serio marcó diferencia, siendo pieza fundamental de los Spurs campeones del 2014.

Nacho Losilla (@Losilla_)

  • Quinteto: Mike Conley, Monta Ellis, Toni Kukoc, Lamar Odom y Marcus Camby


Conley y Ellis son, junto a Jamal Crawford, los miembros de backcourt más infravalorados del Siglo XXI. O los menos reconocidos por los aficionados más casuales.Kukoc posiblemente hubiese sido All-Star en 1999, pero la suspensión del partido evitó su presencia.

Odom es un fetiche personal y Camby era un monstruo en defensa como pocos en la liga. Y sabemos que la defensa recibe menos reconocimiento.

Sergio Rabinal (@S_Rabinal)

  • Quinteto: Lou Williams, Jason Terry, Jason Richardson, Al Jefferson y Marcus Camby

Los años 2000 supusieron un descenso generalizado en calidad, espectáculo y diversidad de juego para la liga norteamericana. Sin embargo, nos permitió gozar de algunos de los anotadores más atípicos antes vistos como es el caso de Lou Williams, inexplicable que un jugador con casi 15.000 puntos en su carrera no haya sido elegido para un Partido de las estrellas incluso a pesar de llevar tres temporadas en su mejor estado de forma.

Caso similar al que vivió Jason Richardson que entre su paso por Warriors y Bobcats fue de largo el mejor jugador y máximo anotador, su lastre fue sin duda el rendimiento del equipo. Del mismo modo que ocurriese con Al Jefferson en 2010 Wolves (23 puntos y 11 rebotes de media) y en 2014 (22 puntos y 11 rebotes).

En otro sentido, un jugador como Jason Terry, imprescindible allá donde jugó, no fue All-Star en 2007 por la presencia de otros compañeros como Dirk Nowitzki o Josh Howard pese a su buen rendimiento. En el caso de Marcus Camby quizás la elección de equipo y un rol menor privaron a uno de los interiores más infravalorados del reconocimiento que mereció.

Juan Estevez (@JuanEstevez90)

  • Quinteto: Mike Conley, Lamar Odom, Rod Strickland, Jason Terry y Andre Miller

Mike Conley durante años fue el jugador más subvalorado de la liga y seguro, en el Top 5 de bases de la competición durante ese tramo, mientras que Odom fue un verdadero pionero del interno versátil y completo. Adelantado a su tiempo y un enorme talento natural.

En el caso de Rod Strickland entre 1993 y 1998 promedió 17,9 puntos y 9,4 asistencias, llegando a liderar la liga en el segundo rubro en la 1997-1998 (10,5 por partido). Jason Terry fue sin duda uno de los precursores del rol de sexto hombre ofensivo y clave para el título de Dallas en 2011. Es el noveno jugador con más partidos en la historia de la NBA, séptimo en triples y 61° en puntos, mientras que Andre Miller se encuentra entre los mejores pasadores de su era y 11° en el ranking histórico de asistencias.

Leandro Fernández (@FernandezLea)

  • Quinteto: Mike Conley, Monta Ellis, Jamal Crawford, Tony Kukoc y Boris Diaw

En primer lugar Mike Conley es de los base más infravalorados de la última década, garantía de liderazgo en un equipo siempre protagonista como sus mejores Grizzlies. Junto a él, Ellis fue uno de los anotadores más divertidos y con recursos de los últimos Warriors antes de la era Steve Kerr. Show garantizado. Al igual que Jamal Crawford, líder en puntos totales entre jugadores sin selecciones All-Star (19.414). Además, uno de los que revalorizó un rol complejo como el de Sexto Hombre.

Por otro lado, Tony Kukoc era elegancia y calidad balcánica dentro de una de las mejores dinastías de todos los tiempos con aquellos Bulls de Jordan. En Chicago promedió 14,1 puntos, 4,8 rebotes y 4,2 asistencias (29,5 minutos). Un caso donde las estadísticas no reflejan todo su valor. Similar a Boris Diaw, imposible desde lo numérico, pero su papel dentro de los Spurs campeones 2014 fue sensacional. ¿Kilos de más? No, lo que sobraba era la calidad y la inteligencia para el juego.

Alex Novick (@ANov_SN)

Sin duda Josh Smith. En su momento fue un cuatro sumamente atlético. Promedió 16.8 puntos, 8.5 rebotes, 3.5 asistencias, 2.1 tapones y 1.4 robos en un lapso de siete años para los Hawks y consiguió ser 2nd All Defense en 2009-2010.

Una superestrella de los fantasy nos dejó innumerables dunks y tapones, uno de los jugadores más explosivos de la década de 2000. Fue perdiendo peso gradualmente hacia el final de su carrera porque no era un tirador confiable de tres puntos, pero merecía un poco más de reconocimiento como un jugador que cambia el juego.

Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente a la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

ricky rubio
Ricky y el tiro de Booker: "Un movimiento que recuerda a Kobe"
Sergio Rabinal
nba-virtual-fans-2
Sin positivos entre los 343 jugadores testeados
NBA.com Staff
Oeste
Dos nuevas "finales" en la carrera del Oeste
Juan Estevez
Carmelo Anthony
Melo: renacer clutch y el valor de su rol en Portland
Leandro Fernández
Horarios y TV NBA
Todos los partidos en TV en España
Sergio Rabinal
#LeaguePass
39 partidos en español a través del League Pass
NBA.com Staff
Más noticias