NBA

Los mejores pasadores altos de la NBA entrando en la temporada 2021-2022

Una de las particularidades que ha tenido como consecuencia la revolución ofensiva iniciada hace poco más de un lustro ha sido la liberalización de las posiciones y roles en cancha. Año tras año se ha ido haciendo más habitual la presencia de jugadores que, por sus características físicas o técnicas, adoptaban un papel sobre el parqué muy diferente al que tradicionalmente habrían desempeñado. Esto ha abierto la posibilidad a pívots y aleros de ser los directores del juego de sus respectivos equipos sin atender a cuestiones como la altura, el peso o la posición que se les impuso.

MÁS | El impacto de Klay Thompson en el juego y la eficacia de Stephen Curry

Así, no es extraño que a lo largo de las últimas 5 temporadas se encuentren entre los 10 máximos asistentes un total de 2 jugadores que superan los 2,03 de estatura, siendo estos LeBron James y Nikola Jokic. Y es que poco a poco se va asentando un tipo de baloncesto más cercano a lo aposicional, centrado en los roles y en lo que cada uno puede hacer sobre una pista, primando el valor y el talento a la estructuración del juego clásica.

Apenas quedan unas semanas para que de comienzo la temporada 2021-2022 de la NBA, una que promete ser sumamente apasionante y competida, por ello desde NBA.com en castellano destacamos a los cinco mejores pasadores altos en la actualidad. El límite de altura se ha establecido en los 2,03 metros (6-8 pies), lo cual deja fuera a grandes pasadores como Luka Doncic, Draymond Green o Gordon Hayward.

Bam Adebayo

  • %AST: 26,9%
  • Pases por partido: 44,6
  • Asistencias secundarias: 0,3
  • Asistencias potenciales: 9,9
  • Puntos creados por asistencia: 14,3

La temporada 2020-2021 podría decirse que es una excepción en lo que apunta a ser la carrera de Bam Adebayo. Las circunstancias que han rodeado a los Miami Heat durante el pasado curso no hacen en absoluto justicia a la visión de juego del pívot de 24 años. Y es que el interior formado en Kentucky ha demostrado ser hasta ahora uno de los jugadores altos con mayor capacidad de creación de juego de la competición, alguien cuya visión para hacer del ataque algo exitoso ha permitido a los de Florida acelerar su proceso de reconstrucción en poco tiempo.

A diferencia de otros pasadores de grandes dimensiones, Adebayo no destaca principalmente por su conexión con sus compañeros a través del pase clásico, sino más bien a partir del mano a mano. El sistema aplicado por Erik Spoelstra tiene a Adebayo como punta de lanza en la creación pues utiliza su tamaño y timing para que los tiradores consigan el espacio adecuado para el lanzamiento en entrega o bien que los anotadores en pintura puedan despejar su camino hacia el aro a través de su conexión con el interior.

No obstante, el pívot está dando los pasos adecuados para acabar convirtiéndose en un generador de juego desde el bote y, especialmente desde la cabecera, siguiendo los pasos de otros en su misma situación. Para ello, los Heat han abrazado la opción de que Adebayo sea quien arranque la transición con el objetivo de encontrar tiradores abiertos:

LeBron James

  • %AST: 41,8%
  • Pases por partido: 59,7
  • Asistencias secundarias: 0,8
  • Asistencias potenciales: 14,4
  • Puntos creados por asistencia: 19,8

Alguien que evidentemente no podía faltar en esta lista. LeBron James ha sabido evolucionar su perfil técnico y encauzar su carrera en el último tramo de la misma hasta convertirse en uno de los mejores creadores de juego de la NBA. Recientemente, en su etapa en los Lakers, el jugador de 36 años ha intensificado su faceta como pasador a fin de regular la carga física en Fase Regular e involucrar cada vez más a sus compañeros.

Aunque el tiempo pase para todo el mundo, la estrella de Akron ha sabido mantener la esencia de aquello que le ha permitido mantenerse tanto tiempo en la élite como es la lectura del juego en transición. Sin duda, una de las características que más destacan en James es su destreza para saber interpretar las situaciones de ventaja en llegada, aprovechando su fantástica visión lateral y conectando rápidamente con el jugador en mejor disposición para anotar.

Sin embargo, los recursos de James no terminan ahí, pues a la media pista puede resultar incluso más devastador ya que suele ser el principal creador sobre bote, lo que garantiza que pueda dar pie a una ventaja que obligue a la defensa rival a actuar, interpretando el juego a partir de esa situación y resolviendo a placer. Con el paso de las temporadas, LeBron ha madurado considerablemente, comprendiendo mejor cómo actuar y resolver prácticamente todo tipo de situaciones, especialmente desde el pase, lo que le ha permitido pasar a promediar prácticamente 8 asistencias por curso esde 2017.

Nikola Jokic

  • %AST: 40,4%
  • Pases por partido: 74,9
  • Asistencias secundarias: 0,8
  • Asistencias potenciales: 13,8
  • Puntos creados por asistencia: 20,7

Sin lugar a dudas el mejor pívot pasador de la actual NBA y de toda la historia. Nadie es capaz de interpretar el juego de la manera que lo hace Jokic, quien se adelanta las acciones que van a suceder, viendo líneas de pase que otros ni siquiera intuyen. Y no es casualidad que el despertar de los Denver Nuggets tras un lustro de letargo llegase de la mano de la irrupción del serbio como eje del juego del equipo, invirtiendo los roles clásicos que siempre han tendido a hacer de los hombres grandes los guardianes de la zona, más como ejecutores que como facilitadores. Jokic comprende el baloncesto de manera altruista, como una constante relación 2 a 2 y no como una agregación de individuos. En época reciente tan solo Russell Westbrook y James Harden habían logrado el MVP promediando más de 8 asistencias y solo un pívot, Wilt Chamberlain (1968), lo hizo con mejor media (8,6).

No obstante, hace tiempo que las asistencias dejaron de ser el mejor mecanismo para distinguir destacar a los mejores pasadores pues esta es la expresión última de una ventaja, se genere como se genere. Con Jokic sucede, a diferencia de otros en la actualidad, que este mantiene una constante interrelación con los otros 4 jugadores en la cancha, pudiendo conectar un pase bajo cualquier circunstancia y de cualquier modo. Es por ello que el serbio resulta tan peligroso y tan difícil de frenar, pues un 2 contra 1 es la ocasión ideal para resolver la jugada, encontrando rápidamente al compañero liberado y aprovechando sus 2,13 de estatura.

En cierto sentido, el jugador de los Nuggets es un sistema de juego en sí mismo, pudiendo darle la pelota y permitiéndole crear, generar y hacer mover al equipo bajo una serie de normas de espaciado muy sencillas. No es tanto la diversidad en los tipos de pase sino más bien cómo aplica a cada situación el gesto adecuado e interpreta a la perfección cómo la defensa rival puede responder, equilibrando como nadie la relación tiempo y espacio (timing y spacing).

Domantas Sabonis

  • %AST: 27,5%
  • Pases por partido: 75,5
  • Asistencias secundarias: 0,3
  • Asistencias potenciales: 11,4
  • Puntos creados por asistencia: 17,4

Se tiende a infravalorar enormemente la capacidad de creación de juego de Sabonis a través del pase como point-center. El lituano ha crecido año tras año bajo la alargada sombra de Nikola Jokic, pero con el tiempo ha sabido labrarse su propio camino, creciendo hasta convertirse en un director de élite y uno de los pasadores más polivalentes de toda la competición.

Un cuarto de los pases ejecutados por los Pacers durante la última temporada surgieron de las manos de Sabonis que se asentó definitivamente como el principal referente de su sistema. No obstante, a diferencia de otros interiores prolíficos en este apartado, el jugador de 25 años todavía tiene que dar el paso siguiente como generador, pasando a asumir un mayor volumen de balón y dejar fluir su creatividad.

Ben Simmons

  • %AST: 31,3%
  • Pases por partido: 61,1
  • Asistencias secundarias: 0,6
  • Asistencias potenciales: 12,7
  • Puntos creados por asistencia: 18,6

Pese a que su valor de mercado ahora mismo pueda ser mucho más bajo que su verdadera aportación sobre una cancha de baloncesto, Ben Simmons sigue siendo uno de los pasadores altos de mayor talento de toda la NBA. La clave de su potencial reside en lo adecuado que resulta para el baloncesto que se profesa a día de hoy ya que el australiano hace de la transición la mejor forma de crear juego para el resto, aprovechándose de los espacios abiertos y de aquellos que tienden a abrir la pista para castigar desde la larga distancia. En la actual NBA pocos tienen la fuerza y destreza suficiente para hacer del pase de entrada (entry pass) un arma tan devastadora como el base de 25 años, interpretando las carreras y los potenciales cortes para conseguir anotar en los primeros instantes de posesión.

Aunque pueda resultar muy tosco en sus gestos por la conjunción de técnica y tamaño (2,08 de estatura), Simmons lee el juego a un nivel de élite, especialmente si el sistema le posibilita el poder generar una ventaja desde el bote. Así, los dos recursos que le hacen más especiales son el pase de gancho, sobre todo cuando acude al poste bajo, y el pase sobre bote a una mano. De ahí que el australiano se haya asentado a lo largo de los últimos años como uno de los que más puntos genera a través de asistencia ya que conecta con los tiradores a la perfección.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Zach LaVine
Los Bulls y una pretemporada perfecta
Leandro Fernández
jalen green
¿Quién ganará el Rookie del Año?
NBA.com Staff
jalen brunson
Brunson y los minutos sin Luka
Nacho Losilla
Stephen Curry
Curry, en forma y listo para una temporada récord
Leandro Fernández
jaren jackson jr
Jackson Jr y el impulso para Morant
Nacho Losilla
Wendell Carter
Carter Jr. renovó con Orlando por cuatro años
Agustín Aboy
Más noticias