);
Los Angeles Clippers

Las mejores y peores elecciones de LA Clippers en la historia del NBA Draft

El Draft de la NBA. Esa noche que puede cambiar el destino de una franquicia para bien, de forma directa, o para mal de forma indirecta. O se aprovechan los picks para tener a la estrella del futuro o se realiza un error gigante, escogiendo a un jugador que será irrelevante y dejando pasar a otros que hubieran sido buenas opciones. Todas las franquicias de la NBA tienen momentos de los buenos y de los malos para recordar e iremos uno por uno revisándolos.

Ya pasamos por el sur de California para ver la historia de Los Angeles Lakers pero ahora es turno de volver para ir con sus vecinos más nuevos y menos afortunados, los LA Clippers.

Más repasos: Suns | Lakers | Celtics | Bulls | Rockets | Spurs | Heat | 76ers | Knicks

La franquicia creada en Buffalo en 1970 (se mudó a San Diego en 1978 y llegó a Los Ángeles en 1984) utilizó el primer pick del Draft en tres oportunidades, con Danny Manning en 1988, con Michael Olowakandi en 1998 y con Blake Griffin en 2009. Además podría haberlo tenido en 1986 y 2011, pero en ambas ocasiones traspasó a la elección antes de saber que sería la número 1, terminando esos dos picks en manos de Cleveland Cavaliers.

¿Pero cuánto más trabajaron de forma correcta? ¿Qué errores tuvieron que podrían haber modificado la historia? Repasemos todo.

Los grandes aciertos

Randy Smith - #104 en 1971

El gran robo del Draft de la historia de los Clippers es el de Randy Smith en 1971. Llegó desde la Universidad de Buffalo State, que contaba con un pequeño equipo de segunda división de la liga universitaria y donde también jugaba al fútbol y practicaba atletismo. Oriundo del estado de New York, los por entonces Buffalo Braves lo escogieron como crédito local en la séptima ronda, sin demasiadas expectativas. Pero Smith, dueño de una gran capacidad atlética, se fue haciendo su lugar y terminó promediando 13,4 puntos por partido como novato. Terminó teniendo un lugar asegurado en la franquicia por los próximos ocho años, sumando 12.735 puntos, 3.498 asistencias y 1.072 robos.

Al día de hoy, Smith es aún el máximo anotador, el jugador con más robos, el de más dobles convertidos y el de más minutos jugados en la historia de la franquicia. En 1976 fue escogido al segundo quinteto All-NBA tras promediar 21,8 puntos, 5,9 asistencias, 1,9 robos y 5,1 rebotes y en ese mismo año y en 1978 fue convocado al All-Star. Su highlight principal en la NBA es haber ganado el premio al MVP del All-Star de Atlanta 1978, en un partido en el que anotó 27 puntos. Es uno de los pocos MVP de un All-Star que no están en el Salón de la Fama.

Bob McAdoo - #2 en 1972

Cuando todavía eran los Buffalo Braves, la primera gran estrella de la franquicia fue el interior Bob McAdoo, el primer jugador que hizo vencer muchos tickets en el oeste del estado de New York. McAdoo llegó como una gran figura desde el baloncesto universitario a pesar de su corta edad para entonces (21 años) y, tras un buen año de adaptación (19 puntos y 9 rebotes por partido, fue Rookie del Año), en su segunda temporada hizo que los Braves pasen de sus normales 21 victorias por campaña a un récord de 42-40 que los llevó a los Playoffs. Lo logró promediando 30,3 puntos, 15,1 rebotes y 3,3 tapones a los 22 años, siendo el máximo anotador de la NBA, All-Star y escogido al segundo equipo All-NBA.

En 1975 tendría el pico de su carrera: aportó 34,5 puntos y 14,1 rebotes por partido y fue elegido MVP. Sus Braves ganaron 49 partidos de fase regular y McAdoo era sensación: fue el jugador más votado para el All-Star Game, con un juego revolucionario para los internos de la época con sus 2,06 metros y mucha movilidad. En la temporada 1975-1976 fue por tercera vez consecutiva el máximo anotador de la liga y finalmente pudo ganar una serie de Playoffs, imponiéndose sobre Philadelphia para luego caer contra Boston en semifinales de conferencia.

Su paso por los Braves se cortó abruptamente meses después: la franquicia cambió de propietario y, por motivos económicos, el nuevo dueño John Brown Jr. envió a McAdoo a New York Knicks a cambio de dinero y el pivote John Gianelli. McAdoo fue All-Star en un par de ocasiones más jugando para los Knicks, pero su nivel de a poco empezó a decaer. Igualmente se retiró habiendo sido bicampeón de NBA y Copa de Europa, MVP de NBA, MVP del Final Four de la Copa de Europa y bicampeón de la liga italiana entre varios logros. En el año 2000 ingresó al Salón de la Fama.

DeAndre Jordan - #35 en 2008

Viajando mucho más adelante en el tiempo, el otro gran robo de la historia de los Clippers en el Draft fue el de DeAndre Jordan en el año 2008. El pivote era un chico que ni siquiera tenía 20 años al momento del Draft y que todavía no había destacado demasiado en la Universidad de Texas. Era más potencial que otra cosa, por sus 2,11 metros, y jugó poco y nada en los primeros meses en los Clippers tras haber sido elegido con el pick 35. Pero de pronto debió ser titular y mostró que ya estaba listo para la NBA, promediando 9,6 puntos y 11,4 rebotes en sus primeros cinco partidos como titular.

Para la 2010-2011 se afianzó como titular y un año después, con la llegada de Chris Paul, fue parte clave de los años de "Lob City" junto al base y Blake Griffin. Entre las temporadas 2013-2014 y 2017-2018 promedió 11,9 puntos, 14,2 rebotes y 1,9 tapones por partido con un 68,9% de campo y fue elegido una vez al All-Star, tres veces a los quintetos All-NBA (primer quinteto en 2016) y dos veces al mejor quinteto defensivo. Es el líder histórico de los Clippers en rebotes (7.988, más de 3.000 de diferencia sobre Elton Brand) y en tapones (1.277).

Blake Griffin - #1 en 2009

Si hablamos de Lob City y la mejor época de los Clippers en su historia hasta el momento, tenemos que hablar de Blake Griffin. El pick número 1 que cambió el curso de la franquicia, que la hizo ser relevante y, junto a CP3, hasta opacar a los Lakers en su propia casa durante unos años.

Los problemas físicos lo molestaron desde el inicio (no jugó en la que hubiese sido su temporada rookie), pero debutó en la 2010-2011 con 21 años y lo hizo a todo trapo: promedió 22,5 puntos, 12,1 rebotes y 3,8 asistencias en una de las mejores temporadas para un novato en el siglo XXI, llegando al All-Star. En siete temporadas y media en la franquicia aportó un promedio de 21,6 tantos, 9,3 rebotes y 4,2 asistencias por partido, fue cuatro veces nominado a los equipos All-NBA y quedó varias veces en la puerta de las Finales de Conferencia, una instancia que la franquicia aún no conoce en su historia, al menos hasta mayo de 2020. Curiosamente no es dueño de ningún récord de franquicia.

MÁS | Los 10 mejores mates de Blake Griffin en la NBA

Los peores errores

Lancaster Gordon - #8 en 1984

El Draft de la NBA de 1984 estuvo lleno de futuras estrellas, más que nada en las primeras elecciones: entre los primeros 11 picks hubieron tres MVP, cinco All-NBA y seis All-Star. Pero para los Clippers fue un mal recuerdo: entre tantas promesas eligieron a Lancaster Gordon, un escolta de la Universidad de Louisville que apenas duró cuatro años en la NBA.

Gordon jugó solamente en los Clippers y fue titular apenas en seis partidos: su pico más alto fue en la 1986-1987, en la que promedió 7,5 puntos y 2,0 asistencias en 16,1 minutos por partido. Menos de un año después fue cortado en medio de la temporada 1987-1988, en la que disputó ocho partidos. En su lugar los Clippers podrían haber seleccionado a John Stockton (a quién también dejaron pasar con el pick 14, con el que escogieron a Michael Cage), Kevin Willis, u Otis Thorpe.

Bo Kimble - #8 en 1990

Lancaster Gordon había sido una sensación universitaria y con la misma piedra se volvieron a tropezar los Clippers unos años después. En 1990 eligieron a Bo Kimble con el pick número 8: un escolta de 24 años que llegaba de ser el máximo anotador de la NCAA en los Loyola Marymount Lions de Paul Westhead, un equipo revolucionario por su ritmo ofensivo descontrolado, con presión a campo completo y lluvia de triples.

La realidad con la que Kimble se encontró en Los Angeles fue diferente: un estilo de juego distinto y pocos minutos: apenas como novato tuvo una oportunidad verdadera, promediando 6,9 puntos y 1,9 rebotes en 16,2 minutos por partido, con un 29% en triples. Al año siguiente sólo disputó 34 encuentros, relegado al fondo de la rotación, y en la previa de la temporada 1992-1993 lo traspasaron a New York Knicks, donde se despidió de la liga con nueve partidos más. De promediar 35,3 puntos por partido en la NCAA a tener solamente cuatro partidos de más de 20 puntos en la NBA. Dos mundos distintos.

En vez de Kimble, podrían haberse llevado a Toni Kukoc, Antonio Davis, Cedric Ceballos, Jayson Williams, Tyrone Hill o Dee Brown.

Michael Olowokandi - #1 en 1998

Uno de los mayores errores de la historia del Draft, no solamente de los Clippers sino de todas las franquicias. Desde una universidad muy poco conocida como Pacific apareció Olowokandi, un pivote de 2,13 metros que terminó debutando en aquella temporada del lockout de 1999 con casi 24 años. Nacido en Nigeria y criado en Inglaterra, Olowokandi recién había comenzado a jugar al baloncesto de forma organizada a los 18. Los Clippers no esperaban por tanto potencial, sino por alguien maduro que pueda contribuir rápidamente a un equipo perdedor. No fue el caso.

El pivote no lo hizo tan mal: promedió 9,9 puntos, 8 rebotes y 1,6 tapones por partido en sus cinco temporadas en Los Angeles, pero nunca pudo transformar a su equipo en uno ganador y su cuerpo enorme terminó sufriendo con las lesiones. Finalmente en el año 2003 se marchó como agente libre a Minnesota Timberwolves y en el 2007 se acabó su carrera como jugador en Boston Celtics. Una carrera corta y demasiado lejos de las grandes luces para alguien que llegó como un primer pick.

Ese Draft de 1998 tuvo a varias futuras leyendas y All-Stars: Dirk Nowitzki, Paul Pierce, Vince Carter, Antawn Jamison, Brad Miller y Rashard Lewis fueron los jugadores más destacados de aquella camada.

Yaroslav Korolev - #12 en 2005

A mediados de la década del 2000, cuando los Dirk Nowitzki, Manu Ginóbili o Pau Gasol eran sensación, la NBA estaba inmersa en dos modas en el Draft: elegir jugadores súper jóvenes y europeos, que si eran del este europeo y con poca experiencia profesional, mejor. Así fue como los Clippers llegaron al ala pivote ruso Yaroslav Korolev en el año 2005: un chico de 18 años recién cumplidos que apenas había disputado un partido de Euroliga en el CSKA Moscú, una incógnita gigante.

Korolev aún estaba muy verde, pero en lugar de quedarse en Rusia saltó automáticamente a la NBA para jugar en unos Clippers que empezaban a ser competitivos, con nombres como Elton Brand, Sam Cassell, Corey Maggette y Chris Kaman. Había muy poco espacio allí para un adolescente que se tenía que adaptar a una nueva vida y prácticamente también al baloncesto profesional. Así, Korolev solo jugó 5,3 minutos por partido en 24 partidos de la campaña de novato e incluso menos al año siguiente (10 encuentros, con un promedio de 4,1 minutos). Se fue de la NBA habiendo anotado 39 puntos en 34 partidos, con 20 años.

Los Clippers lo cortaron y el niño volvió a Rusia. Su carrera transcurrió entre clubes menores de Rusia, Grecia y España y un paso por la D-League hasta que se acabó en el 2016, jugando en el Navarra de la segunda división española.

¿Que había para seleccionar con el pick 12 del Draft 2005? Futuros All-Stars como Danny Granger o David Lee u otros jugadores de carrera NBA más aceptable, como Lou Williams, Monta Ellis, Marcin Gortat, Ersan Ilyasova o Brandon Bass.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

lebron james cavs
Los 5 rivales preferidos de LeBron en Playoffs
Sergio Rabinal
nba house barcelona
Comunicado NBA Café Barelona
NBA.com Staff
shot clock
La historia del reloj de posesión en la NBA
Sergio Rabinal
charles barkley
Cuando Barkley desafió a Jordan por ser el mejor
Nacho Losilla
NBA entrenamiento
La progresiva vuelta a los trabajos para los equipos
NBA.com Staff
leuer
Jon Leuer se retira del baloncesto
Sergio Rabinal
Más noticias