);
NBA

Michael Ruffin, el pivot que se negaba a tirar al aro

A lo largo de su historia, la NBA ha tenido todo tipo de especialistas reboteros o defensivos, cuyo protagonismo en ataque era mínimo. Casos como Dennis Rodman, Joel Anthony, Ben Wallace, Jason Collins, Reggie Evans y tantos otros. Sin embargo, bastante menos recordado es el caso de quien llevó esa condición a un extremo jamás antes visto en la competencia: Michael Ruffin.

Ruffin fue un pivot que entró a la liga como pick de 2° Ronda en aquellos calamitosos Chicago Bulls post-Jordan en 1999. A lo largo de su carrera pasó por seis equipos, sumándole luego estadías en Philadelphia, Utah, Washington, Milwaukee y Portland, para dejar la liga en el 2009, con 414 partidos (58 como titular) en su currículum.

Mentiríamos si dijéramos que dejó una huella en su paso por la NBA. Se trató de un jugador totalmente de rotación, cuya mejor temporada anotadora lo tuvo promediando apenas 2,6 puntos. De hecho, si el nacido en Denver es recordado por algo, es por haber protagonizado uno de los bloopers más insólitos de la historia de este deporte, en aquel recordado final ante Morris Peterson y los Toronto Raptors.

Sin embargo, los libros de estadística del torneo tienen otro espacio reservado para Ruffin, no necesariamente mucho más feliz que el del cierre ante los Raptors.

Lo cierto es que entre todos los jugadores de la historia (mínimo 400 partidos), Ruffin es el de peor rendimiento anotador: solo anotó 4,3 puntos por cada 36 minutos en su carrera, superando los 4,7 de Charles Jones y los 4,9 de Manute Bol. Pero hay más: Ruffin también es el jugador que menos lanzamientos promedió en la historia, tomando solo 3,8 por 36 minutos. Atrás suyo quedó nuevamente Charles Jones (3,9) y Joel Anthony (4).

Copy: Michael Ruffin
Infogram

Tal era el escape de Ruffin a los lanzamientos que jamás tomó 10 en un partido. Su mayor marca fue 9, algo que solo realizó en una ocasión. Ni siquiera cuando tenía minutos importantes era capaz de tener un impacto en ofensiva: en sus 10 años de carrera llegó a registrar 11 partidos en los que jugó al menos 20 minutos, sin tomar un solo tiro al aro. Le escapaba como a una alergía.

Ruffin es el único jugador en la historia que totaliza más rebotes ofensivos (729) que puntos (716) y solo uno de tres con más infracciones (942) que tantos (los otros dos son Charles Jones y DeSagan Diop).

Claro que había una simple razón por la cual Ruffin tomaba tan pocos tiros: sencillamente no tenía el talento para hacerlo. Aún cuando era un jugador que tomaba la mayor parte de sus disparos cercanos al aro, su 40,7% de campo lo dice todo. Desde la línea no le iba mucho mejor: 45,9%. Y fue probablemente ese bajo porcentaje el que lo llevó a poner el balón en el aire, en ese fatídico cierre ante Toronto.

Más | Bruce Bowen y el año en el que desafió a la lógica de los porcentajes

Con todo esto en mente, ¿cómo hizo Ruffin para durar 10 años en la liga, llegando incluso a ver algunos minutos importantes en equipos de Playoffs? Bueno, para empezar era un muy buen rebotero (9,8 por cada 36 minutos) y un sólido jugador defensivo. Pero además, y más allá de ese furcio ante los Raptors, se trataba de un jugador inteligente, 100% de equipo, capaz de traer energía y sacrificio desde el banco. El clásico obrero que suele ganarse la confianza de todo entrenador, como una pieza confiable cuando se lo requiere.

Y un dato más en favor de Ruffin: llegó a ser importante para la victoria de su equipo en su primera serie de Playoffs. De hecho, el mejor partido de su carrera lo tuvo en el que era su primer encuentro real de postemporada (había jugado solo dos minutos previos): el Game 3 de la 1° Ronda del 2005 entre sus Wizards y los Bulls.

Con Chicago arriba en la llave por 2-0, Ruffin jugó un papel fundamental en ese encuentro para empezar a torcer la historia: trajo 9 puntos y 3 rebotes desde el banco, convirtiendo 2-3 de lanzamientos y registrando un +14 durante sus 22 minutos de acción. Los Wizards se impusieron claramente, dando el primer paso de lo que serían cuatro victorias consecutivas.

Después de esa actuación, interior surgido de Tulsa dejó una frase muy descriptiva para su carrera, cuando le consultaron si alguna vez un equipo NBA había llamado una jugada específica para él: "Nunca. No a este nivel. Aunque a veces, si estamos ganando por mucho, le aviso a un compañero que voy a ponerle una cortina para jugar el pick and roll y trabajar en mi tiro".

El pivot siguió siendo efectivo por el resto de la serie. Colaboró con 3 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias en el Game 4, sumó 6 puntos, 4 rebotes y un 3-3 de campo en 10 minutos del Game 5 y se fue hasta los 3 tantos y 8 rebotes en el decisivo Game 6. En esos cuatro triunfos al hilo, Ruffin no solo anotó mucho más que de costumbre (5,3), sino que además lo hizo con una eficacia superlativa: 86% de campo, 75% en libres y cero balones perdidos.

Eso sí, Ruffin no volvió a anotar más de 2 puntos en los 15 partidos de Playoffs que aparecen en su trayectoria a partir de entonces. Todo volvió rápidamente a la normalidad.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

howard, millsap
Howard, el factor X de Lakers
Sergio Rabinal
Horarios y TV NBA
Todos los partidos en TV en España
Sergio Rabinal
murray nuggets
Denver, seguros pese a la derrota
Sergio Rabinal
rondo lakers
'Playoff Rondo', 10º máximo asistente de la historia
Sergio Rabinal
LeBron James
LeBron, molesto por la votación del MVP
Agustín Aboy
Anthony Davis
Lakers arrolló a Nuggets con 37 puntos de Davis
Agustín Aboy
Más noticias