Minnesota Timberwolves

Una señal de alerta para Minnesota Timberwolves y ¿un salvador inesperado?

Con los movimientos realizados en el mercado, el acondicionamiento de sus incorporaciones de mediados de la 2019-2020 y la recuperación física de Karl-Anthony Towns, no hay motivos para los cuales los Minnesota Timberwolves no sean como mínimo, un buen equipo ofensivo en la próxima campaña, con potencial para exceder ampliamente ese calificativo. Después de todo, se trata de un conjunto con un organizador como Ricky Rubio, un talento natural como D'Angelo Russell, un par de tiradores certeros como Malik Beasley y Juancho Hernangómez, el que probablemente sea el interior con más recursos en ataque de la liga como Towns y como si todo esto fuera poco, Anthony Edwards, reciente número uno del Draft.

Las dudas, claro está, pasan por lo que puedan hacer en el otro campo, donde tienen deficiencias claras y difíciles de obviar. Sin embargo, dentro de esa flaqueza defensiva hay un área en especial que debería generarle la mayor preocupación y ocupación al cuerpo técnico de Ryan Saunders, Pablo Prigioni y compañía: la marca del tiro de tres puntos. Y es que si nos guiamos por los antecedentes, todo indica que los Timberwolves tendrán enormes inconvenientes para proteger el perímetro, en caso de que no generen cambios estructurales desde lo individual y colectivo.

Enfocando en lo individual, de quien Minnesota necesita un paso adelante es de Towns. Y con paso adelante lo decimos metafórica y literalmente, porque nadie tuvo mayores problemas que el dominicano a la hora de marcar la línea de tres puntos en la campaña anterior. Mientras Towns estuvo en cancha, los rivales de Minnesota lanzaron un 41,1% en triples (defendidos por él o no). Esa marca no solo es elevada... es directamente la peor de toda la competencia: 301 entre 301 jugadores calificados. Y lejos está de tratarse de una casualidad o simplemente una mala campaña: desde que KAT llegó a la NBA, figura 114 entre 123 pívots calificados en cuanto a porcentaje de triples de los rivales durante sus minutos en campo.

Parte de esos inconvenientes pueden atribuirse a una cuestión estratégica: las coberturas de pick and roll de Minnesota suelen utilizar a Towns en un drop. Es decir, pisar la pintura y priorizar proteger la penetración, por encima del tiro externo. En esta acción ante Toronto lo vemos claramente: el pívot se mantiene con un pie en la pintura durante el pick and roll y le deja una vista completamente clara a Kyle Lowry a la salida de la cortina.

Claro que también hay defectos individuales importantes y en esta jugada de los Clippers se observan dos de ellos, que son justamente los que suelen complicar a Towns en este costado.

Primero hace una rotación incorrecta o al menos incompleta, durante la penetración de George. En esta situación el responsable de negar la penetración es Hernángomez, que toma su posición correctamente. Sin embargo, Towns queda a mitad de camino y desprotege completamente la esquina del lado fuerte. Un pecado mortal en el baloncesto actual. Y peor aún: una vez que reconoce su error, no tiene la suficiente velocidad como para hacer un buen close-out al disparo de Patterson. Resultado: triple abierto y sencillo.

Towns permitió un 39,1% en triples estríctamente marcados por él durante el útimo certamen. Pero lo que realmente debería prender una señal de alerta en Minnesota es que el resto de la rotación principal del equipo también evidencia problemas en esta área: Rubio permitió un 37,5% en sus triples defendidos de la 2019-2020. ¿Russell? Un flojísimo 41,9%. ¿Beasley? No mucho mejor: 40,3%. ¿Juancho? 37,4%. Todos claramente por debajo de la media... con una excepción importante: Josh Okogie.

A diferencia de sus compañeros, el nigeriano brilló en su marca perimetral: permitió apenas un 32,2% en triples defendidos, 7° mejor marca entre los bases/escoltas calificados alrededor de la liga. Observando los videos, nos damos cuenta como esto tampoco es casualidad. Tomemos esta acción ante Sacramento como ejemplo. Towns nuevamente está hundido en el momento del pick and roll, pero el esfuerzo de Okogie por pasar por arriba la cortina le permite llegar a dificultar el disparo de Hield. Pueden compararlo con la jugada del triple de Lowry y verán la diferencia entre lo que hacen Okogie y McLaughlin.

Esta defensa ante Doncic es aún más contundente, porque directamente termina con un tapón perfecto al step-back de Luka.

A menos que Anthony Edwards demuestre una evolución defensiva muy grande con respecto a lo hecho en la NCAA, la sensación es que Okogie tendrá un rol fundamental en estos Timberwolves, con una fortaleza de la que carecen sus compañeros. El africano jugó 24 y 25 minutos en sus primeras dos campañas NBA y, aún cuando aparentemente tiene mayor competencia en su posición en esta temporada, nadie debería sorprenderse si está por encima de esos valores en la 2020-2021. Minnesota lo necesita si quiere ser competitivo en el Oeste.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Giannis
Milwaukee se suma a la pelea por el uno
Juan Estevez
Kemba Walker
Boston frenó a Phoenix con un gran Kemba
Juan Estevez
Coby White
Noche NBA: Chicago y una victoria importante
Juan Estevez
Doncic
Dallas pudo con los Lakers en la vuelta de AD
Juan Estevez
Anthony Davis
Anthony Davis regresa a los Lakers tras 68 días
Leandro Fernández
damian lillard
Códigos NBA 2K21
NBA.com Staff
Más noticias