);
Navidad NBA

Navidad NBA: las actuaciones milagrosas e inesperadas en la historia del 25 de diciembre

Perry
Getty Images

Cuando pensamos en la Navidad NBA seguramente pensemos en las grandes leyendas que han dejado su huella en esa clásica jornada. Nombres gloriosos como Michael Jordan, Kobe Bryant, Bill Russell, Wilt Chamberlain, Larry Bird, entre tantos otros. Sin embargo, estas jornadas también han sido testigo de algunos milagros navideños, de jugadores de rol o completamente secundarios, que disfrutan de una noche inspirada, en la jornada más observada de la Fase Regular.

Sigue la NBA con el NBA League Pass, suscríbete aquí.

A lo largo de la historia hemos tenido todo tipo de estas sorpresas y, a continuación, decidimos repasar algunas de las más relevantes. Aquí están, estos son; estrellas por un día, fenómenos de una noche.

Más | Una razón para cada partido de Navidad 2019

Navidad de 1954

Chuck Cooper es un pionero en la historia de la liga, al ser el primer jugador negro en ser seleccionado en el Draft (1950), lo cual lo llevó a ser inducido al Salón de la Fama en el 2019. Sin embargo, lo cierto es que su carrera en la liga no fue particularmente brillante: jugó seis temporadas, promediando 6,7 puntos y nunca pasó de los 9 tantos de media. Sin embargo, en la Navidad de 1954, en lo que sería su anteúltima temporada como profesional, tuvo su noche soñada.

El oriundo de Pittsburgh le anotó 26 puntos a los Boston Celtics, con un casi perfecto 14-15 en tiros libres. Se trató de la segunda cifra más elevada de su carrera (un mes antes le había anotado 27 a Fort Wayne) y aunque no sirvió para conseguir la victoria (108-99 Celtics, con 35 de Bob Cousy), es imposible sacarle mérito a lo de Cooper. Sobre todo si tenemos en cuenta el contexto racial de la época.

Navidad de 1966

Viajamos en el tiempo 12 años y llegamos a una sede clásica para los partidos de Navidad: el Madison Square Garden de New York. Allí los Knicks superaron a los Chicago Bulls por 133-132, con 28 puntos de Walt Bellamy y 27 de Cazzie Russell. Por el lado visitante hubo 40 puntos de Bob Boozer, padre de Carlos, pero la historia pasó por un nombre mucho menos reconocido: Erwin Mueller, novato de apenas 22 años.

Mueller se despachó con 27 puntos, 7 rebotes y un excelente 11-17 en tiro. A lo largo de los 445 partidos que disputó en su carrera NBA, apenas en una ocasión consiguió una anotación superior (31 ante San Francisco, un mes antes). Y aunque su temporada como novato fue realmente prometedora (12,7 unidades), rápidamente perdería su lugar en la liga: se retiró con una media de 7,4 puntos y solo en una ocasión volvería a promediar en doble dígito (10,1 en la 1969-1970).

Más | Navidad NBA: Todos los récords y estadísticas a lo largo de la historia

Navidad de 1969

Apenas tres años más tarde, nos encontramos con otra historia muy particular: la de Jim Fox, pívot de los Phoenix Suns. Su equipo se impuso por 127-116 a unos Boston Celtics en plena caída, pero todavía con figuras del calibre de John Havlicek, JoJo White y Don Nelson en su plantilla. No sólo Fox anotó más que todos ellos (31 puntos más 10 rebotes), sino que también superó la tarea de compañeros como Gail Goodrich, Paul Silas, Dick Van Arsdale y Connie Hawkins. Un hombre ordinario sobresaliendo entre leyendas.

Fox tuvo una correcta carrera NBA, disputando 10 temporadas entre 7 equipos diferentes y retirándose con promedios de 9,3 puntos y 7,4 rebotes. Aquella 1969-1970 fue la mejor campaña de su carrera, con una media de 12,9 unidades y 7 rebotes y si bien en dos ocasiones superó los 31 que le anotó a los Celtics en Navidad, ningún partido tuvo el peso de aquella noche en Arizona. El zorro brilló en el desierto.

Navidad de 1974

Nos trasladamos ahora a la Navidad de 1974 y específicamente a la capital estadounidense, donde Washington venció a Atlanta por 110-92. Más allá de la cómoda victoria de unos Bullets que se encaminaban a la final de la competición, con Wes Unseld y Elvin Hayes como protagonistas, la historia más particular de la jornada vino de la mano de John Brown, alero de los Hawks, de apenas 23 años. ¿Qué hizo el nacido en Frankfurt, Alemania? Terminó como el anotador del partido, con 28 puntos y un excelente 12-19.

Brown promedió en doble dígito apenas una vez durante su carrera NBA: justamente en esa campaña 1974-1975, con 11,2 tantos de media. Pero el detalle más relevante es que jamás logró superar ni igualar las 28 unidades que le anotó a Washington. Más allá de la amplia derrota, el alemán se llevó un recuerdo imborrable.

Navidad de 1975

Un año más tarde volvemos a Phoenix, donde los Suns se impusieron a los Kansas City Kings por 122-111. A pesar de que el encuentro contó con figuras como Tiny Archibald, Paul Westphal y Dick Var Arsdale, el anotador del partido no fue otro que Curtis Perry, pivote de 27 años que jugó 8 temporadas en la NBA, promediando 9,5 puntos y 8,8 rebotes

Perry fue clave para la victoria de los Suns, terminando con 27 puntos y 11 rebotes, gracias a un sensacional 12-16. Al igual que lo repasado previamente con John Brown, esos 27 tantos terminaron siendo la máxima de su carrera. El interior jamás volvió a tener una actuación de ese tamaño y mucho menos en un escenario tan importante como los partidos de Navidad.

Lo particular es que Perry no fue el único milagro de aquel año. A unos 2500 kilómetros de distancia, New Orleans Jazz vencía por 101-99 a los Houston Rockets, que estuvieron en partido gracias a la tarea de Kevin Kunnert, pívot de 23 años y 2,13 metros. El oriundo de Iowa anotó 28 puntos, en lo que sería la tercera máxima anotación de su carrera.

Aunque no alcanzó para darle el triunfo a su equipo, aquel rendimiento fue el tope de una carrera de nueve temporadas, en las que promedió 8,3 puntos y 7,3 rebotes, entre Rockets, Braves, Clippers y Trail Blazers.

Navidad de 1979

Nos trasladamos ahora cuatro años y viajamos hacia Utah, donde los Jazz vencieron a los Denver Nuggets por 122-111, en lo que probablemente haya sido la mejor actuación inesperada en Navidad: Terry Furlow, escolta de 25 años, se despachó con 37 puntos, dejando atrás los 27 tantos conseguidos por su compañero Adrian Dantley. Se trató de la máxima anotación conseguida en la carrera de Furlow, que jugó 239 partidos NBA, con un promedio de 10,7 unidades.

Lamentablemente, la historia del nacido en Michigan terminó con un final trágico: apenas 5 meses después de esa magnífica actuación en Navidad, falleció en un accidente automovilístico, mientras manejaba bajo la influencia de la cocaína y el valium.

Navidad de 1981

Así como la de Furlow fue la mejor actuación de un jugador de segundo orden en Navidad, no hay dudas que el caso más particular se dio en 1981, de la mano de Pete Verhoeven, pívot novato de los Portland Trail Blazers. El californiano anotó 28 puntos y bajó 12 rebotes, anotando 12-14 de cancha durante 34 minutos en el campo. Su aporte fue fundamental para la victoria de los Blazers ante los Sonics, por 99-94.

¿Por qué la destacamos como una historia tan extraordinaria? Por lo que fue la carrera de Verhoeven. No sólo fue la máxima de su carrera en puntos, rebotes y dobles, sino que además fue apenas una de las dos ocasiones en las que anotó más de 20 tantos y una de tres en las que superó los 10 rebotes. El jugador nacido en Hanford jugó seis temporadas NBA y jamás promedió más de 4 puntos o 3 rebotes. Un verdadero tapado, en una noche mágica.

Navidad de 2017

El Grinch pareció hacer sentir su presencia durante las siguientes décadas, ya que entre 1981 y 2017 fue muy difícil encontrar rendimientos superlativos de parte de jugadores de rol. Hasta que hace un par de años apareció el turco Enes Kanter, en la derrota de los Knicks ante los 76ers por 105-98.

Lo de Kanter en aquel mediodía fue fenomenal: ¡31 puntos y 22 rebotes, liderando el partido en ambos apartados! Para el actual jugador de los Celtics fue la segunda máxima anotación de su carrera y apenas una de las tres veces en las que superó los 30 puntos. Además, también fue su tercer mejor registro reboteador y su segunda mayor cantidad de tiros convertidos (12).

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Luka doncic
La gran actitud de Doncic en los entrenamientos
Sergio Rabinal
anthony davis
Davis: "Lo importante es recuperar la química"
Sergio Rabinal
Jokic
El caso Jokic en el tiempo de los rankings
Juan Estevez
Carmelo Anthony Julius Hodge
Los mejores y peores picks del Draft de Denver
Agustín Aboy
jerami grant jamal murray nikola jokic
Las tres preguntas a responder por Denver
Nacho Losilla
Rondo
Rondo, lesión y baja en la reanudación
Sergio Rabinal
Más noticias