);
NBA Draft 2020

NBA Draft 2020: ¿Cómo juega Lamine Diane? Perfil y scouting del único 25-10 de la NCAA

Se acerca la noche del 18 de noviembre y nosotros seguimos repasando a los mejores proyectos del baloncesto universitario e internacional elegibles para el Draft 2020 de la NBA. Ahora le llegó el turno de nuestro análisis a Lamine Diane, ala-pívot surgido de Cal State Northridge.

¿Quién es y cómo juega Diane? Lo analizamos a continuación.

Más | La Guía del NBA Draft 2020: cómo funciona, jugadores disponibles, mejores proyectos y más

Información personal

Lamine Diane es un ala-pívot de 2,01 metros y 93 kilos, nacido el 7 de noviembre de 1997 en Dakar, Senegal. Diane llegó a los Estados Unidos en el año 2015 y se unió a la Universidad de Cal State Northridge en el 2017. Tras perderse su primera campaña por una lesión en el talón, debutó con todas las luces en la 2018-2019, promediando nada menos que 24,8 puntos, 11,2 rebotes y 2,2 tapas.

Más | Mock Draft 2020: ¿Cómo se perfilan las 30 selecciones de la 1° Ronda?

Sus números no solo no bajaron, sino que se potenciaron en la 2019-2020: 25,6 puntos, 10,2 rebotes y 2 tapas, siendo el único jugador de la temporada en tener una media superior a los 25 puntos y 10 rebotes. En sus dos años en Cal State Northridge, Diane fue elegido como el Jugador del Año de la Conferencia Big West, catalogada como apenas la 19° más fuerte entre las 32 que componen la NCAA.

Desde 1992 a la fecha, Diane es apenas el décimo jugador en conseguir esa marca de 25-10. Los otros nueve: Vin Baker, Gary Trent, Jervaughn Scales, Glenn Robinson, Kurt Thomas, Sherell Ford, Kevin Durant, Michael Beasley y Mike Daum. Entre ellos, solo Scales y Daum no llegaron a jugar en la NBA, mientras que los otros siete no solo jugaron, sino que todos fueron picks de 1° Ronda (y seis, con la excepción de Ford, picks de Lotería).

Fortalezas

Lo primero que destaca de Diane es su capacidad atlética. Veloz y especialmente explosivo en la cancha abierta.

Corre muy bien la cancha y es capaz de conseguir puntos frecuentemente en transición, sea recibiendo una asistencia de un compañero o directamente atacando él mismo desde el bote.

Diane era el faro absoluto de la ofensiva de su equipo en la NCAA y la mayor parte de las posesioens pasaban por sus manos. Su 38% de uso en su carrera lo dice todo. Una buena porción de esas acciones llegaban en situaciones de uno contra uno: tiene un correcto manejo y aprovechaba su velocidad para llegar hasta el aro una y otra vez.

Una vez allí era un excelente definidor en ese nivel inferior de la NCAA, anotando el 73,8% de sus disparos cercanos al aro en la 2019-2020. Movimientos muy fluidos y sabe usar amagues para sacar de posición a la marca. Creativo con el balón en las manos.

Diane nunca deja de atacar, lo cual también trajo sus contras, pero le permitió vivir en la línea de tiros libres: tomó 9,3 libres por cada 40 minutos en su carrera, aunque apenas convirtió el 58% de ellos.

Correctos números de asistencias: 3,1 por 40 minutos en la 2019-2020 y no sumó demasiadas pérdidas.

En defensa tuvo una excelente producción como reboteador y promedió nada menos que 2,4 tapas y 1,8 robos por cada 40 minutos. Por momentos mostró su interesante potencial en este costado, principalmente como marcador perimetral.

Debilidades

Todo lo que respecta a Diane hay que ponerle el asterisco del nivel de juego en el que se desempeñó, ya que como marcamos, la conferencia Big West es una particularmente floja, con pocos equipos con la suficiente altura o capacidad atlética como para defender al senegalés. Por momentos lucía como un jugador de otra liga, estando claramente varios escalones por encima de la oposición.

Diane gozaba además de enormes libertades ofensivas y básicamente tenía vía libre en ataque. Esto lo llevaba a forzar lanzamientos frecuentemente, lo cual es difícil de determinar si es producto del contexto o de su identidad como jugador. Lo cierto es que debe trabajar en su selección de tiro.

Otro problema importante que enfrenta el oriundo de Dakar es la falta de tiro exterior. Su bajo porcentaje en libres ya es una señal de alarma y tampoco fue eficiente desde el perímetro: lanzó un 29,1% en triples en 1,7 intentos por cada 40 minutos. Mecánica de tiro bastante inconsistente. En un nivel de competición superior no podrá dominar la pintura como lo hizo en la NCAA (vale recordar que apenas supera los dos metros), por lo que tendrá que trabajar en su lanzamiento.

Números sorpresivamente pobres como reboteador ofensivo.

Defensivamente también es difícil de evaluarlo debido al tipo de competencia que enfrentaba, pero su notable falta de estatura y kilos le pone un interrogante a su capacidad de seguir jugando como interior en el profesionalismo. Fácilmente superado por rivales más fuertes y mostró desconcentraciones y falta de fundamentos. Jugaba en un equipo con una estructura defensiva pobrísima, terminando 336 entre 353 universidades en ese costado, pero él no siempre ayudaba demasiado.

Posición de Draft proyectada: 2° Ronda.

Comparación NBA: Pops Mensah-Bonsu.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

zion williamson
Primeras actualizaciones en 2K21 Next-Gen
NBA.com Staff
Chicago Bulls
Bulls: mucho ruido y poca acción
Agustín Aboy
nicolas batum
Batum y el factor competitivo en Clippers
Nacho Losilla
boston celtics
Previa de Celtics rumbo a la 2020-2021
Sergio Rabinal
Anthony Davis, Montrezl Harrell y DeMar DeRozan
El seguimiento de todos los agentes libres 2020
NBA.com Staff
Heat
Previa de Miami rumbo a la 2020-2021
Juan Estevez
Más noticias