);
NBA Draft 2020

NBA Draft 2020: ¿Cómo juega Precious Achiuwa? Perfil y scouting del energético ala-pívot

Con la temporada de la NCAA finalizada abruptamente, debido a la expansión del Coronavirus, las mejores promesas del baloncesto universitario empiezan a declararse elegibles para el Draft 2020 de la NBA. Ahora le llegó el turno de nuestro análisis a Precious Achiuwa, ala-pívot surgido de Memphis.

¿Quién es y cómo juega Achiuwa, uno de los mejores proyectos de interiores cara al Draft 2020? Lo analizamos a continuación.

Perfiles del Draft: Anthony Edwards | Tre Jones | RJ Hampton | Devin Vassell | Kenyon Martin Jr. | Obi Toppin | Patrick Williams | James Wiseman | Xavier Tillman | Killian Tillie | Onyeka Okongwu | Daniel Oturu | Jordan Nwora | Azubuike | Winston | Ball | Bolmaro | Anthony | Killian Hayes

Información personal

Precious Achiuwa es un ala-pívot de 2,06 metros y 102 kilogramos, nacido el 19 de septiembre de 1999 en Port Harcourt, Nigeria. Después de comenzar su carrera deportiva jugando al fútbol, comenzó a dedicarse al baloncesto al momento de su llegada a Estados Unidos, donde se sumó a la Our Saviour Lutheran School de New York. Luego pasó por la Saint Benedict's Prep y finalmente por la prestigiosa Montverde Academy, consolidándose como uno de los mejores proyectos del país (rankeado 17° por ESPN y Rivals). Tras su graduación en instituto, decidió seguir su carrera en la Universidad de Memphis.

Achiuwa jugó una sola temporada NCAA en la que promedió 15,8 puntos, 10,8 rebotes, 1 asistencia, 1,9 tapones, 1,1 robos y un 49% de campo en 30,4 minutos por presentación (31 partidos). Su buena tarea lo llevó a ser elegido como el Jugador del Año en la AAC, un premio que en los últimos años fue ganado por otros NBA actuales como Gary Clark, Semi Ojeleye y Shabazz Napier.

Fortalezas

Lo primero para destacar de Achiuwa son sus muy buenas condiciones naturales: si bien no es un atleta fuera de serie en términos de explosión, sí es sumamente ágil, veloz para su estatura y ayudado por su excelente combinación de altura y brazos largos. Su perfil como ala-pívot y eventualmente como combo-forward, es ideal.

El nigeriano pone en uso todas esas virtudes y juega con un altísimo nivel de energía: si bien sus fundamentos son todavía pobres, su presencia no pasa nunca desapercibida y vuela de un lado al otro de la cancha. Está en constante movimiento, juega con intensidad y corre muy bien la cancha.

Esa agresividad se ve reflejada en diferentes aspectos del juego. Para empezar, consigue una gran cantidad de faltas (7,9 libres por cada 40 minutos), algo especialmente interesante para un jugador que no está creando con el balón en sus manos constantemente.

Además, su capacidad reboteadora es excelente, tanto en defensa como en ataque: bajó 14,2 rebotes por cada 40 minutos en el campo.

El potencial defensivo de Achiuwa es altísimo. Tiene todas las herramientas como para ser determinante en ese costado, tanto en términos de protección del aro (2,5 tapas por 40 minutos), como de versatilidad y agilidad para marcar fuera de la pintura.

Esta gran defensa sobre Anthony Edwards, proyectado como posible número uno del Draft, es un ejemplo de ese potencial de defensor de impacto.

En ofensiva, hoy la mayoría de los puntos de Achiuwa llegan como ejecutor, algo que hizo a un buen ritmo en Memphis: 64% de eficacia según Hoop-Math.

Su mezcla de altura y velocidad lo hacen efectivo en el juego de pick and roll: es muy veloz y elusivo para las caídas. Probablemente se hubiera destacado aún más en Memphis, en caso de contar con un base con mejor capacidad pasadora.

A su vez, Achiuwa muestra algunos destellos de juego ofensivo perimetral: encestó un aceptable 33% en triples (13-40) y ocasionalmente es capaz de poner la bola en el suelo para crear su propio tiro. Debe progresar mucho en estos aspectos, pero los flashes de talento están presentes.

Debilidades

Más allá de sus destellos, todavía es un jugador muy inmaduro en ofensiva y con muchísimo por pulir. Su 33% en triples es aceptable para un freshman de 2,06 metros, pero su toque no parece ser el mejor y sus números en tiros de dos largos (21%) y tiros libres (60%) son realmente muy pobres.

Los fundamentos son claramente un problema, para un jugador que lleva poco tiempo jugando al baloncesto: juega con cierto descontrol y, por momentos, fuera de los esquemas de su equipo. Hoy depende más de la energía, que de la técnica y táctica.

Esto se ve claramente reflejado en su generación de juego y cuidado del balón: totalizó casi el triple de pérdidas (87) que de asistencias (30) en Memphis. Su selección de tiros, lectura del juego y toma de decisiones en general, debe mejorar.

Posición de Draft proyectada: 1° Ronda.

Comparación NBA: Jonathan Isaac, Pascal Siakam.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Luka Doncic, Facundo Campazzo
Luka, feliz con Facu: "Se adaptará muy rápido"
Agustín Aboy
Campazzo
Cuando Campazzo enloqueció a Jokic ¡en defensa!
Juan Estevez
Nuggets
Previa de los Nuggets rumbo a la 2020-2021
Leandro Fernández
Bucks
Previa de Bucks rumbo a la 2020-2021
Agustín Aboy
gasol lebron
Marc Gasol, ¿el mejor pívot de la carrera de LeBron?
Sergio Rabinal
Dennis Schroder
Schroder, titular en los Lakers: ¿acierto o error?
Juan Estevez
Más noticias