);
NBA Draft 2020

NBA Draft 2020: ¿Cómo juega Udoka Azubuike? Perfil y scouting de la montaña más eficaz

Con la temporada de la NCAA finalizada abruptamente, debido a la expansión del Coronavirus, los mejores prospectos del baloncesto universitario empiezan a declararse elegibles para el Draft 2020 de la NBA. Ahora le llegó el turno de nuestro análisis a Udoka Azubuike, pívot surgido de la Universidad de Kansas.

¿Quién es y cómo juega Azubuike, uno de los mejores internos de cara al Draft 2020? Lo analizamos a continuación.

Perfiles del Draft: Anthony Edwards | Tre Jones | RJ Hampton | Devin Vassell | Kenyon Martin Jr. | Obi Toppin | Patrick Williams | James Wiseman | Xavier Tillman | Killian Tillie | Onyeka Okongwu | Daniel Oturu | Jordan Nwora

Información personal

Udoka Azubuike es un pívot de 2,13 metros y 122 kilos, nacido el 17 de septiembre de 1999, en Lagos, Nigeria. Formado en el básquet de secundaria de Estados Unidos, comenzó a consolidarse como uno de los mejores proyectos de cara a la NCAA, lo cual le significó el paso a una universidad de enorme prestigio como Kansas, donde pasaría cuatro años.

En su primera campaña pudo jugar apenas 11 partidos, debido a una fractura en la muñeca izquierda y acabó promediando 5 puntos y 4,4 rebotes. Para la 2017-2018 su impacto sería mucho mayor: 13 puntos y 7 rebotes en 36 juegos (34 de ellos como titular).

La 2018-2019 le traería dolores de cabeza muy similares a los de su año de novato: jugó 9 partidos y se perdió el resto por una fractura en la muñeca derecha. En ese tramo promedió 13,4 puntos y 6,8 rebotes. Finalmente, lo mejor lo dio en la 2019-2020: 13,7 puntos y 10,5 rebotes en 31 encuentros, además de 2,6 tapones y un 75% de campo.

Entre los premios conseguidos en su etapa en Kansas se destaca la elección como el Mejor Jugador del Big 12 en la 2019-2020 y el destaque como Mejor Defensor de la NCAA en esa misma campaña.

Fortalezas

Claramente, lo primero a destacar de Azubuike son sus excepcionales condiciones naturales: combina gran estatura (2,13), con un largo de brazos interminable, extraordinaria potencia física y una explosión digna de un jugador mucho más ligero. Aún comparándolo con pívots NBA, lo del nigeriano supera la media.

Ofensivamente, Azubuike entiende muy bien su rol y rara vez se sale de él. Casi todos sus puntos llegan en situaciones de definición, donde es un jugador sin comparación en la historia de la NCAA: su 74,6% de campo es el más alto de toda la historia para cualquier jugador con al menos 80 partidos universitarios, superando el 74% que dejó Tacko Fall.

Aún sin tener movimientos súper avanzados o fluidos para jugar de espalas, su ventaja física y atlética le alcanzaba para ser un interno dominante en el poste bajo, cada vez que recibía el balón en la pintura. Sumamente explosivo saltando desde las dos piernas, algo poco común para jugadores de su peso.

Una buena porción de sus puntos llegan jugando el pick and roll, siendo un muy buen cortinador y ofreciendo un gran blanco de pase para los perimetrales con sus caídas.

Amenaza constante de alley-oop. Solía bastar con poner la bola en el aire, para que el nigeriano termine definiendo por encima de la defensa.

Defensivamente, Azubuike también fue uno de los jugadores más determinantes de la NCAA durante sus años en Kansas. Para empezar, promedió nada menos que 3,4 tapones por cada 40 minutos en el campo, lo cual combinado con su físico y alcance, lo transforman en un verdadero muro a la hora de proteger el aro propio.

Más allá de las lógicas limitaciones de su peso, muestra buena movilidad y puede salir a defender al perímetro. Su largo de brazos le permite no tener que encimarse a la defensa, permitiéndole negar la penetración y aún así, tener el tapón al alcance.

Sensacional rebotero (13,5 por cada 40 minutos), tanto en defensa como en ataque, donde con frecuencia aprovechaba esos tableros ofensivos para sumar en su cuenta personal.

Debilidades

Desde lo físico hay un par de preocupaciones con respecto a Azubuike: se perdió casi dos temporadas enteras por lesiones en las manos y tiene la tendencia a acarrear sobrepeso, lo cual ha sido un factor fatal para jugadores de sus características en la NBA (caso Eddy Curry, por ejemplo).

Por otro lado, el nacido en Lagos es limitado en cuanto a recursos y variantes. En la NBA ya no tendrá el dominio físico del que disfrutaba en la NCAA y seguramente saldrán a la luz sus problemas: carece de movimientos avanzados para jugar de espaldas y no es factor en lo más mínimo como tirador, ni a corta, ni a media, ni a larga distancia.

Su 42% en tiros libres habla a las claras de su falta de toque.

Ofrece poco y nada como pasador: no tiene buena visión de cancha y es descuidado con el balón. En Kansas tuvo casi el triple de pérdidas (172) que de asistencias (60).

Sin los mejores fundamentos y vive cargado de faltas personales, lo cual ya bajaba notoriamente sus minutos en la NCAA (23,4 de promedio en los cuatro años).

Posición de Draft proyectada: Final 1° Ronda / 2° Ronda.

Comparación NBA: Cole Aldrich, Damian Jones.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Julius Randle en el Madison Square Garden
Panorama de los Knicks para la 2020-2021
Carlos Herrera Luyando
duplas
Las 10 parejas que más se asisten en la 2019-20
Juan Estevez
Graham Hornets Rozier
Test de compatibilidad: Graham y Rozier
Juan Estevez
Draft
La Guía del NBA Draft 2020: sistema y jugadores
Juan Estevez
NBA entrenamiento
La progresiva vuelta a los trabajos para los equipos
NBA.com Staff
LeBron
LeBron vs. LeBron: ¿cómo ha evolucionado su juego?
Juan Estevez
Más noticias