);
NBA Draft 2020

Entrevista a Vít Krejčí: "Oklahoma City Thunder cuentan conmigo para el futuro"

Hay muchas y muy diversas maneras de acabar alcanzando el sueño de llegar a jugar en la NBA. Los más afortunados lo realizan siguiendo el curso tradicional del college estadounidense, pero con aquellos prospects internacionales la cosa cambia pues en muchas ocasiones no solo se trata de tener talento y aptitudes para jugar al baloncesto, sino de la conjunción de eso mismo con una adecuada exposición mediática, un entorno estable y un club o equipo que promueva y ayude a desarrollar al jugador en concreto.

El camino que emprendió Vít Krejčí hace ya más de un lustro tenía como destino llegar a la mejor liga del mundo, sin embargo, para estar en disposición de poder conseguirlo debía dejar atrás todo y a todos para dedicar cuerpo y alma al baloncesto, el vehículo por el cual podría cruzar el charco. A los 13 años su familia y él tomaron una decisión que a la postre sería un éxito pero que en aquel momento suponía un mar de dudas, dejando atrás su natal Strakonice, localidad de unos 20.000 habitantes al oeste de Chequia, para poner rumbo a España y, en concreto, a Zaragoza.

MÁS | Scouting y perfil de Vít Krejčí

El objetivo estaba más o menos claro pues otros antes que él lo habían marcado antes. Figuras como las de Nikola Mirotic, Kristaps Porzingis o Tomáš Satoranský que encontraron en sus respectivos clubes un trampolín desde el que ascender a lo más alto de la élite de este deporte apostando por el desarrollo individual e integral combinado con la participación en las mejores competiciones posibles, ya fuesen torneos o campeonatos. Fue ese último ejemplo, el de su compatriota Satoranský, el que acabaría sirviendo como motivación y modelo a seguir para Krejčí y que, con el tiempo, acabarían desarrollando una relación de amistad.

"En los últimos meses me ha ayudado muchísimo sobre el Draft, para estar preparado mentalmente", cuenta Vít Krejčí en conversación con NBA.com. "Pero ya lleva los últimos 3-4 años ayudándome a nivel de baloncesto".

"Además está muy bien que un jugador que es amigo mío y que me intenta ayudar todo el rato y que ha tenido la misma carrera que yo: llegó a España muy joven, luego le draftearon. Entonces me podría ayudar muchísimo a cómo afrontar las cosas y me ayudó a afrontar el Draft", añade.

En los seis años posteriores a su llegada a Casademont Zaragoza, Krejčí pasaría por todos los equipos de la cantera, incluyendo el filial en Liga EBA, Anagán Olivar, hasta hacerse con un puesto en el primer equipo de Liga Endesa donde en la temporada 2019-2020 realizó un papel más que sobresaliente, superando las expectativas y culminando en un cierre de curso que le permitió ganar no solo confianza en su juego sino que le colocó más cerca de su meta final.

MÁS | Entrevista con Leandro Bolmaro: "Esto es un privilegio, todavía no caigo"

"Fue muy difícil, pero cuando llegué a Zaragoza el plan o la idea era clara: yo quería llegar a la NBA, ese era mi sueño", dice el jugador de 20 años. "Por eso vine a Zaragoza porque todos opinábamos que ese paso me ayudaría a llegar hasta ahí. Cuando tenía 13 años y tomamos esa decisión todavía no tenía todas las cosas claras, la única es que quería jugar al baloncesto al mejor nivel posible y llegar a la NBA y eso todos lo vimos como un paso para estar más cerca".

En el Casademont Zaragoza Krejčí encontró una organización que primó por su desarrollo y crecimiento individual desde el principio y este respondió en la pista, donde debía, lo cual le permitió en 2017 y 2018 poder participar junto a otros prospects internacionales en el Basketball Without Borders que organizan de manera conjunta la NBA y la FIBA donde compartiría pista con otros "colegas" de class como Killian Hayes y Leandro Bolmaro así como jugadores que darían el salto antes a la liga como Luka Samanic o Sekou Doumbouya.

Su progresión siempre mantuvo una línea ascendente, quizás menos pronunciada que otros compañeros de club como Carlos Alocén o Sergi García, pero aprovechando todas las oportunidades de las que dispuso. De este modo sucedió que gracias al rendimiento mostrado en el filial del Casademont Zaragoza en Liga EBA, Anagán Olivar, dirigido por David Valero, Krejčí dejó destellos de un jugador que apuntaba a ser más que especial, incluyendo actuaciones destacables como este tiro ganador para acabar promediando 11,9 puntos, 4,2 rebotes y 1,4 asistencias con un 41% en tiros de campo.

Aquel curso dejó claro que Krejčí necesitaba dar el paso al siguiente nivel, por talento no había duda, pero la diferencia entre el mundo de cantera y el profesionalismo es tan grande que no han sido pocos aquellos que no han podido sobrellevar la presión. En ese sentido el staff técnico del equipo de ACB, dirigido por Porfirio Fisac, no solo realizó una intensa labor de trabajo técnico y táctico, sino también de apoyo moral para dotar a Krejčí de las herramientas suficientes para sobrellevar el reto.

"Tuve mucha ayuda de todos los entrenadores tanto a nivel de baloncesto como a nivel mental. Es un salto importante y grande y un jugador joven necesita mucha ayuda", dice el checo. "Para mí el año pasado el problema era más mental porque había días que jugaba 20 minutos y otros 0, así que tenía que aprender a cómo afrontar eso y seguir en la misma línea. Con eso me ayudaron los entrenadores de la cantera y el primer entrenador, Porfi Fisac, así que eso fue lo más importante que aprendí el año pasado", señala.

"Al principio cogí buena confianza, jugando minutos. Luego con la llegada de Dylan Ennis los minutos bajaron un poco, pero yo siempre seguí a lo mismo y el entrenador tenía mucha confianza en mí y siempre me dijo que si entrenaba bien iba a jugar y al final jugaba minutos".

MÁS | Todo lo que dejó el NBA Draft 2020: las calificaciones para cada equipo y el análisis de los 60 picks

En sus primeros 10 partidos de temporada entre competición doméstica y europea, el checo se fue a una media de 11,2 minutos con 2,7 puntos en un equipo que empezaba a apuntar alto y sorprender jornada tras jornada. La llegada de refuerzos al equipo zaragozano y la consecución de resultados positivos hizo que los minutos de Vít oscilasen sin un patrón aparente como él mismo apuntaba, pero su momento llegaría propiciado por la situación derivada del coronavirus que afectó en forma de ausencias al Casademont Zaragoza en la fase final de la ACB, obligando al equipo rojillo a estirar más las rotaciones. Allí Krejčí despuntó y dejó sus mejores momentos de baloncesto del año destacando con 8 puntos y 2 asistencias ante Herbalife Gran Canaria y cerrando la temporada con 8 tantos, 2 rebotes y 2 asistencias frente al Real Madrid. Un broche de oro a una primera temporada como profesional más que notable.

"Me sentí muy bien", reconoce. "Me ayudó mucho a principio de temporada cuando jugaba 15 minutos por partido más o menos, entonces esto me ayudó un montón. Hemos jugado contra grandes equipos y competimos bien, así eso me dio la oportunidad para el resto de la temporada y en Valencia me sentí bien. Bueno, era un poco raro por el tema este de estar parado tantos meses, pero me sentí bien, lo malo fue no pudimos acabar la temporada como queríamos, pero estoy muy contento por cómo ha ido la temporada a nivel personal como del equipo y creo que en mi primer año pude ayudar al equipo a ganar algunos partidos", añade.

El extraño e inusual año 2020 que nos ha tocado vivir obligó a la liga norteamericana a retrasar todas sus fechas clave, entre ellas el tradicional Draft celebrado al término de las Finales y que reunía a los 60 mejores jugadores jóvenes del momento llegados de todos los rincones del planeta. El nombre de Krejčí apareció en la primera lista de inscritos para la edición de este año y así permaneció hasta la noche del 18 de noviembre, independientemente de que otros jugadores con mayor cartel e impacto mediático borrasen su nombre o de la desgracia que le sucedió al checo. Y es que el 25 de septiembre, en el segundo partido de la fase regular de la Liga Endesa ante el Real Madrid, Vít Krejčí caía lesionado de su rodilla izquierda y los primeros indicios apuntaban a que se trataba de algo grave como así confirmaría el diagnóstico médico días después con la rotura del ligamento anterior cruzado.

Fundido a negro, quirófano y rehabilitación. El sueño de entrar en la NBA a través del Draft parecía cada vez más remoto, pero una pizca de confianza y otra de gestión deportiva hicieron posible que el barco llegase a buen puerto pues los Washington Wizards eligieron a Krejčí en el puesto 37 para traspasarle automáticamente junto a Admiral Schofield a Oklahoma City Thunder a cambio de Cassius Winston y una segunda ronda de 2024.

El proceso para llegar ahí no fue en absoluto sencillo, tanto por su estado físico como por las condiciones sanitarias. Normalmente los jugadores se trasladan a los Estados Unidos en las semanas previas para realizar workouts privados con las diferentes franquicias con el objetivo de impresionar a estas o bien para asegurarse una hipotética elección. En este atípico 2020 esos entrenamientos pasaron a ser por videoconferencia y a distancia, con la frialdad que eso conlleva, así como las definitorias entrevistas que sirven para conocer el lado más humano del jugador.

"Cuando me lesioné bajó un poco mi nivel de confianza porque la lesión lo ha hecho todo un poco más difícil, pero en el momento en el que mantuve mi nombre en el Draft y hablé con mi representante me dijo que todavía había opciones, por eso nos quedamos, sino hubiera quitado el nombre", relata.

"Ni él ni yo sabíamos lo que pasaría en el Draft, sabíamos que había posibilidades de que me eligiese Oklahoma City Thunder, pero no sabíamos, así que nos hemos quedado muy felices porque además el pick 37 es mucho más alto de lo que esperábamos y la verdad que muy feliz", reconoce el joven jugador checo.

Pese a la montaña rusa de emociones en la que se ha visto inmerso el jugador de Casademont Zaragoza en los últimos tres meses ahora mismo su máxima ambición es recuperarse lo mejor y lo antes posible de la lesión de la que dice sentirse mucho mejor pues su rodilla tiene buena pinta. "El jueves hará ocho semanas de la operación y a partir de ahí se empieza a andar sin muletas, así que poco a poco vamos bien", cuenta. "La evolución es buena, pero no hace falta forzar nada, vamos muy despacio, poco a poco".

La noche del Draft será una de esas veladas que quedarán grabadas en la retina de Vít para toda su vida. La tensión, la emoción y la incertidumbre se alternaban a altas horas de la madrugada. Oklahoma City podía ser el destino, pero en el Draft todo puede pasar y lo dicho anteriormente puede no valer nada si otro prospect cae muy abajo o llega una oferta de traspaso interesante. "Fue una noche muy larga", reconoce Krejčí. "Estuve solo en casa, pero estuve hablando con mis padres por Zoom y lo pudimos pasar al menos juntos, estuvo mi familia y mi representante. No es lo ideal pero por lo pudimos pasar bien. Luego a la mañana me lo pasé con los compañeros de equipo y lo celebramos y la verdad que muy bien", recuerda.

Una publicación compartida de Vít Krejčí (@vitaa_krejci)

Su perfil evoca a aquella categoría dentro de Europa de la que se dice que las dimensiones del campo asfixia y a los que un ecosistema más abierto y dinámico como el de NBA se adapta mejor a sus cualidades. Con sus 2,00 metros de estatura y con una envergadura imponente, Krejčí representa un tipo de jugador sumamente anhelado en el baloncesto actual pues es capaz de controlar el balón con maestría tanto para la creación individual (handles) como para la colectiva a través de ventajas generadas en división o bien desde el bloqueo directo. A todo esto el jugador checo le añade un instinto innato para la anotación por volumen y que pese a sus carencias en el lanzamiento exterior es capaz de mantener una buena racha si está acertado, entrando de lleno en el partido y asumiendo grandes responsabilidades.

Krejčí es un jugador que precisa tener el balón para producir pues es como mejor se expresa dentro de una pista de baloncesto y, en concreto, a campo abierto desde donde evidencia un primer paso imponente que gracias a la combinación de altura y velocidad puede ganar unos metros vitales para zafarse de la defensa que llega en transición.

"Como jugador es alguien muy atlético que puede asumir funciones de subir bien el balón, de subirlo con mucha calidad, puede lanzar con un buen timing de salto en el tiro de 3 y sus condiciones físicas le permiten ir hacia el aro y llegar muy arriba", dice Porfirio Fisac para NBA.com, actual entrenador de Herbalife Gran Canaria y hasta el año pasado técnico de Casademont Zaragoza.

"Por eso creo que es un jugador adaptado y un poquito para ese perfil de la NBA moderna, esa NBA donde el nivel de puntos está por encima de 110, y donde él realmente puede jugar a campo abierto con un desparpajo y un nivel increíble. Como persona es un chaval trabajador, extraordinario con una mentalidad del día a día impresionante y le deseo que tenga realmente un sitio y un lugar muy importante en esta, ojalá, que futura nueva aventura", añade el técnico.

El jugador checo es capaz de retener el regate en sus manos los instantes necesarios para conseguir leer la reacción de la defensa y ejecutar en función. En ese sentido, Krejčí disocia muy bien el tren inferior del superior a la hora de poner en práctica este tipo de situaciones y encuentra diagonales para finalizar o lanzar lo cual puede que le permita sorprender a más de un rival en la liga norteamericana. De un tiempo a esta parte, el jugador checo ha estado siguiendo una línea de desarrollo más cercana a la creación con balón cuyo objetivo no solo es una mejor comprensión del juego, sino una evolución que le lleve a crecer como base tanto para su crecimiento como manejador en el bloqueo directo como distribuidor de juego.

Resulta una incógnita tratar de adivinar qué tipo de encaje podrá tener Krejčí una vez desembarque en la NBA y más en concreto en los Thunder, no obstante, lo más positivo para este es eso mismo, su destino, ya que OKC se encuentra inmerso en un proceso de reconstrucción alrededor de Shai Gilgeous-Alexander y la directiva ha centrado todos sus esfuerzos en acumular el mayor talento joven posible, venga de donde venga con el objetivo de volver a lo más alto de la NBA.

Sin embargo, no es descabellado pensar en el escolta checo como un jugador de rotación en sus primeros años en la liga, su mentalidad competitiva así como su talento innato le favorecerán a la hora de desembarcar y, quizás, el físico no sea un hándicap sino más bien un extra, pues la NBA actualmente está virando hacia lo que podría llamar skinny ball donde perfiles como los de Krejčí, Gilgeous-Alexander o Pokuševski encajan en la descripción. "La gente de OKC le gusta mucho esos guards altos que pueden hacer muchas cosas y los jugadores de ese estilo son muy buscados en NBA", comenta Krejčí. "Por eso igual me draftearon un poco antes de lo que esperaba porque les gustan esos jugadores. Lo bueno es que estos jugadores pueden aportar de todo en la pista, pueden tirar, pueden manejar el balón, pueden pasar así que esa es la versatilidad que creo que es lo mejor de mí", apunta.

"Es muy importante para él que la NBA haya pegado un cambio en cuanto al ritmo, se corre mucho y se anota mucho más de 3 puntos, y creo que esta es una de las características que le pueden venir muy bien él porque es un jugador con esas condiciones. A pesar de que piense que el periodo de adaptación va a importar mucho, pero sí que tiene las características para ser un jugador de papel importante en la NBA", añade Porfi Fisac sobre el jugador checo.

El futuro de Krejčí es ahora mismo muy difícil de predecir. Condicionado por la lesión sufrida en septiembre su rutina diaria se basa en la rehabilitación y el descanso, solo interrumpido por las conversaciones abiertas entre las tres partes: Casademont Zaragoza, Oklahoma City Thunder y Vít y su representante. Sin duda, el hecho de haber sido drafteado pese a lo sufrido y contar con la confianza de la franquicia es un plus y un extra de motivación en el proceso de recuperación, especialmente en el apartado mental. "Yo creo que la parte mental de la recuperación es un 30% del total porque si cada día estás triste al final la recuperación va a durar más", señala el escolta. "Ahora estoy mucho más motivado y me ha ayudado mucho en esa parte y tengo más ganas de recuperarme antes".

Las posibilidades de dar el salto a la NBA en este curso son reales, pero no con el objetivo de debutar en la mejor liga del mundo en 2021, sino con el objetivo de aclimatarse mejor al entorno de la ciudad, empezar a trabajar con la franquicia así como que sean ellos quienes gestionen su rehabilitación. Un conflicto de intereses por su actual relación contractual con Casademont Zaragoza que se extiende hasta el verano de 2022, club que apostó por él cuando apenas era infantil y que quiere seguir contando con el checo una vez se recupere.

"Todavía no hemos hablado del plan, apenas he hablado 5 minutillos con ellos de que disfrute el momento", relata Krejčí sobre su actual situación y lo que ha podido hablar con los responsables de los Thunder desde la noche del Draft. "Saben que estoy lesionado pero no lo ven como algo que debería parar mi carrera en el futuro porque de esa lesión se puede salir aún más fuerte y ellos lo saben. Eso es lo único, que me cuide bien la rodilla y ya hablaremos de ese tema. También me dijeron que les gustaría llevar la recuperación ellos, así que ya veremos. Ahora estamos en un proceso en el que ellos hablan con Zaragoza y con nosotros y ya veremos cuál es la idea", apunta.

"Ellos cuentan conmigo para el futuro y lo más importante es recuperar la rodilla y cuando haya que tomar decisiones del futuro ya veremos", finaliza el checo.

Independientemente de si Krejčí da el salto o bien permanece en Europa como un Draft & Stash, la realidad es que OKC se ha llevado uno de los talentos bajo el radar con más potencial de todo el Viejo continente y que con el trabajo, encaje y apoyo adecuado puede acabar teniendo un rol y un rendimiento más que adaptado a la NBA actual donde mejor puede demostrar sus habilidades. La senda emprendida hace más de un lustro en Chequia que supuso para Vít dejar atrás familia y entorno empieza a obtener sus resultados pues la primera cima ya ha sido alcanzada. Es ahora cuando verdaderamente comienza su camino, una vía que le llevará a codearse con los mejores y más destacados atletas del baloncesto mundial, colocándose ante todos los focos y cumpliendo su particular sueño: jugar en la NBA.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Fotografías propiedad de Casademont Zaragoza y alojadas en basketzaragoza.net

Más en NBA.com

españoles nba
Españoles NBA: La última hora
Sergio Rabinal
Horarios y TV NBA
Todos los partidos en TV en España
Sergio Rabinal
Doncic
El diario de Doncic: Adelanta a Jordan
Sergio Rabinal
lebron, davis
AD y LeBron, frustrados: "No nos gustó cómo perdimos"
Sergio Rabinal
#McCollum
McCollum, baja durante mínimo 4 semanas
Sergio Rabinal
LeBron James
El diario de LeBron: estadísticas, jugadas y récords
Agustín Aboy
Más noticias