);
Playoffs 2019

El último milagro de Gregg Popovich: Derrick White ya gana partidos para los Spurs en los Playoffs

Gregg Popovich siempre tiene un as bajo la manga. Derrick White es el último truco de un mago que acumula cinco anillos y 22 años consecutivos disputando los Playoffs. Bienvenidos a la función 2018-2019 del gran Pop.

Para entender la magnitud y la sorpresa de su impacto, hay que viajar en el tiempo. White, quien nació el 2 de julio de 1994 en Parker, Colorado, no apareció jamás en el radar de la NBA hasta sus 21 años. Ni siquiera figuró en el Top 150 de talentos del país durante su etapa en el instituto. Con 18, apenas medía 1,78 metros y su proyección no era optimista. Ninguna universidad de División de la NCAA apostó por él, no recibió ofertas y debió conformarse con ser parte de UCCS Mountain Lions de la Universidad de Colorado Springs, un combinado de su ciudad natal que se desempeña en la segunda categoría. La oportunidad le había llegado gracias a su padre Richard, quien se comunicó con múltiples programas para intentar que su deprimido hijo no abandonara sus sueños.

"Daba igual con cuantos entrenadores habláramos o la cantidad de vídeos que enviásemos, siempre nos respondían lo mismo: es muy bajo para ser un jugador de Division I o Division II. Escuchábamos lo mismo una y otra vez", recordó Richard en una entrevista que brindó a Yahoo! Sports.

Tres años fabulosos le permitieron recibir una oferta de Colorado Buffaloes, de la NCAA, de cara a sus últimas dos campañas en la Universidad. Tras perderse la primera por las reglas de la NCAA, promedió 18,1 puntos, 4,4 asistencias, 4,1 rebotes, 1,2 robos y 1,4 tapones en 32.8 minutos con un acierto del 50,7% en tiros de campo y 39,6% en triples en su segundo curso. Una producción que le llevó a formar parte del primer quinteto del All-Pac-12, además de integrar el equipo defensivo ideal.

White irrumpió de repente en la órbita de la Liga más importante del mundo. Proyectado como una elección de segunda ronda, fue Invitado al Draft Combine previo a la edición 2017, instancia en la que alcanzó un nivel estelar que captó la atención de R.C. Buford. En aquella jornada, era apenas uno de los tres que no había firmado con una Universidad de Division I tras salir del instituto. White se mostró como un combo guard completo: eximio defensor y anotador, con rango de tres puntos, visión, inteligencia y manejo para liderar la ofensiva de su equipo.

San Antonio apostó por él y le eligió con el número 29 del Draft de 2017, justo al final de la primera ronda. "Nunca le había visto, ni siquiera sabía que existía en el mundo. No sabía que estaba en el planeta", bromeó hace días el propio Popovich en una entrevista con ESPN en la que elogió el scouting realizado por el GM de la franquicia texana.

White se convirtió así en el primer jugador de la segunda división universitaria en la NBA desde la retirada de Ben Wallace en 2012. Tras un año de novato en el que se consagró como campeón de la Liga de Desarrollo (G League), unos Spurs necesitados tras la lesión de Dejounte Murray le encomendaron su timón.

En su segunda temporada regular en la NBA, White ha disputado 65 encuentros, 53 como titular, con unos promedios de 9,9 puntos, 4 asistencias, 3,6 rebotes y 1 robo en 25,8 minutos por encuentro con un acierto del 47,6% en tiros de campo y del 33,3% en triples.

MÁS | Los Spurs de Popovich y White ponen el 2-1 ante los Nuggets

Tras rubricar noches memorables frente a los Boston Celtics, Oklahoma City Thunder y Brooklyn Nets, White acaba de firmar la mejor actuación de su incipiente carrera en la noche de este jueves. En su sexto encuentro en los Playoffs (disputó tres en 2018), frente a Denver Nuggets, anotó 36 puntos (15-21 en tiros de campo con un 83,3% desde la personal), capturó 5 rebotes, repartió 5 asistencias, robó 3 balones y puso un tapón.

"Estuvo fantástico, especialmente en defensa. Agigantó su figura. Aceptó el desafío del anterior partido, defender a Murray. Él nos ha alimentado. Nos ha liderado tanto en ataque como en defensa", le elogió su compañero DeMar DeRozan. Tras el determinante último cuarto de Jamal Murray que definió en favor de los Nuggets el segundo encuentro de la serie, White aceptó el desafío y limitó al escolta a apenas 6 puntos con 33% en apenas seis tiros.

"White vino a nosotros como si no hubiera comido en dos días. Salió hambriento, molesto y envió un mensaje muy fuerte y claro", analizó Michael Malone, entrenador de Denver, antes de incentivar a Murray a superar el escollo en el cuarto encuentro.

White ha pasado de ser aquel chico subestimado por su estatura a convertirse en la clave de unos Spurs que buscan dar la sopresa ante los Nuggets, los mismos que compitieron de igual a igual con Golden State Warriors durante la temporada regular. Elogiado por todos, White fue muy claro. "Todos dicen que yo no tengo experiencia en playoffs, pero hice esto en la G League", explicó antes de marcharse para descansar de cara a un cuarto partido en el que tendrá que replicar su producción para tratar de dar otro triunfo a San Antonio. Aunque convertido en el enésimo milagro de Popovich, White ya no será una sorpresa para nadie.

Más en NBA.com

Quinteto defensivo
Gobert, George y Giannis lideran el mejor quinteto defensivo
Matias Baldo
Raptors
La curiosa estrategia de Toronto Raptors para comunicarse
Pablo Schatzky
Fred VanVleet
VanVleet, del nacimiento de su hijo a brillar en Toronto
Leandro Fernández
Nikola Mirotic y Pau Gasol, juntos con la selección española
Pau Gasol no estará en el Mundial de China
Sergio Rabinal
Golden State Warriors
Las 5 Finales de Warriors: ¿qué pasó en otros deportes?
Leandro Fernández
kawhi-041719-ftr-getty.jpg
Kawhi: "Tenemos una oportunidad de hacer historia"
Sergio Rabinal
Más noticias