);
Playoffs 2020

NBA Playoffs 2020: El gran plan en el rebote de Houston Rockets contra Oklahoma City Thunder, la clave de la serie

A la hora de evaluar a Houston Rockets siempre se pone el foco en su ataque, en cómo son capaces de brillar desde la línea de tres, de intentar más lanzamientos que nadie desde estas distancias en toda la NBA y lo poco que repercuten esos errores en su juego.

Sin embargo, se suele dejar pasar un aspecto muy importante, más aún desde que en el mes de enero abrazasen definitivamente el "ultra small-ball", que consiste, resumiendo, en jugar sin pívots. Algo insólito en el baloncesto, al menos de manera intencionada y no circunstancial. Se pasa por encima algo sin lo cual este sistema ofensivo sería inviable: la defensa. Porque sí, los Rockets defienden y lo hacen de manera fantástica. De hecho son la séptima mejor defensa en lo que llevamos de Playoffs, pero por tramos demuestran tener un potencial que puede llevarles a tener una larga carrera en la postemporada.

MÁS | NBA Playoffs 2020: Houston Rockets dominó con su defensa y los actores secundarios para ponerse 2-0 ante Oklahoma City Thunder

Antes de que se reiniciase la temporada ya abordamos el tema de la defensa y cómo se tornaría vital para los de D'Antoni, del mismo modo que tratamos de desmitificar que James Harden fuese un defensor deficiente siendo, en realidad, todo lo contrario.

El hecho de que Houston sea un equipo con un potencial defensivo tremendo reside en la homogeneidad de sus piezas y en la propuesta que siguen a la hora de plantar cara a sus rivales, cambiando por norma ante cualquier tipo de bloqueo o mano a mano. De esta forma limitan al máximo a aquellos equipos que viven por y para el manejador del bloqueo directo, poniéndose de cara a la vanguardia de la liga y dando su particular respuesta a la explosión ofensiva en la que nos encontramos. De este modo, los Rockets obligan a los contrincantes a buscar al continuador o el desbloqueo o bien a pedir una nueva pantalla para encontrar el espacio y la acción que buscaban. En definitiva los texanos son un conjunto muy incómodo al que enfrentarse en todos los sentidos.

Algo que están sintiendo en sus propias carnes los Oklahoma City Thunder que ha sido incapaz de conseguir una victoria en los dos primeros partidos de la serie. En el Game 1 se vieron superados ofensivamente por el acierto generalizado, liderados por un excepcional James Harden. En el Game 2 ajustaron mucho más en defensa sobre La Barba colocando a Lu Dort como su marca principal y dejando a este en 2 de 11 en triples, pero sin poder detener al resto de piezas que supieron leer magistralmente el duelo.

De este último encuentro se puede sustraer un aspecto que llama especialmente la atención. Los Rockets consiguieron anotar 12 puntos en contraataque, más del doble que Thunder (5), un dato que se sustenta en dos aspectos: pérdidas, pues OKC tuvo 14 y rebote defensivo pues Houston capturó 30 mientras que Thunder solo pudo conseguir 8 rebotes ofensivos.

MÁS | Anthony Davis lleva al triunfo a Los Angeles Lakers y empatan la serie: "Hace cosas que otros no son capaces de hacer"

En los dos encuentros de serie que se han dado hasta el momento los de Mike D'Antoni han capturado el 74.2% de los rebotes defensivos disponibles (10º), algo que en el último duelo aumentó hasta el 77.3%. ¿Cómo es posible que teniendo los Thunder a uno de los mejores reboteadores ofensivos de toda la competición (7º en 2020) y dada la diferencia de estatura entre el neozelandés y el resto de sus rivales no hayan podido marcar la diferencia en ese sentido? La respuesta, de nuevo, está en la defensa de los Rockets.

Houston lanzó desde que comenzase el partido una arriesgada estrategia en la captura del rebote defensivo. Normalmente se suele cargar el rebote defensivo con dos o como máximo tres jugadores, teniendo al resto abiertos a la espera de un pase de entrada que permita estructurar el ataque en llegada. Los Rockets sin embargo apostaron por ir con hasta cuatro jugadores en algunos momentos, pero lo relevante de este modus operandi se basa en la distribución. En el momento en el que OKC intentaba un lanzamiento desde la larga distancia dos jugadores iban en busca de Steven Adams para formar un contingente que frenase de tal modo al interior que no fuese capaz de luchar por el balón dividido. En consecuencia, los otros dos jugadores iban a por el rechace que en la mayor parte de las ocasiones resultaba sencillo de conseguir.

Esta propuesta no es para nada fácil de desplegar. Lo primero por un tema de reglamentación al aumentar exponencialmente el contacto físico y por tanto tomar el riesgo de poder entrar en un problema de faltas personales que mengüe la rotación del equipo. En segundo porque la diferencia de estatura respecto al rival (2,11) puede ser demasiado, haciendo que en una lucha de palmeos por el rebote acabe saliendo beneficiado el rival.

Según NBA Stats, los Rockets realizaron un total de 21 boxouts (acciones de bloquear al defensor para cerrar el rebote) por únicamente 7 de los Thunder. Esto demuestra la implicación defensiva de todos los integrantes del equipo, dando todo por cada acción, compenetrados y sin perder el hilo del partido. Mantener la consistencia en defensa y limitar al máximo los errores son dos aspectos clave en un potencial éxito en Playoffs y los Rockets no tienen opción al fallo.

Este tipo de secuencias se dieron a lo largo de todo el partido hasta llegar a desesperar completamente a Steven Adams.

Y ante esta situación uno se puede preguntar, ¿por qué Billy Donovan no ajustó en función y cargó el rebote con más jugadores? La respuesta es sencilla. No puede permitirse un error en el planteamiento frente a un conjunto tan estructurado y con las ideas tan claras como los Rockets pues en caso de que no puedan capturar un número sustancial de rebotes que obligue a D'Antoni a modificar su estrategia, el riesgo de que acaben castigándoles en transición es alto.

En los Playoffs los equipos tratan de limitar al máximo los contraataques y transiciones que son fuente de canastas sencillas al darse en situaciones en las que la defensa no está asentada o posicionada del modo que debería, por lo que cualquier pequeña grieta puede dar alas a Houston como sucedió en el partido cuando trataron de cargar de manera más activa el ofensivo.

No resulta fácil lanzar una estrategia tan agresiva como esta en un contexto de alto nivel como es la NBA, pero la realidad es que hasta el momento los Thunder no tienen respuesta en ninguno de los dos costados para la propuesta de los Rockets que les ha permitido llevarse los dos primeros partidos sin su segunda estrella, Russell Westbrook.

"Ya veremos si nuestro deseo de defender acaba siendo más dominante que el del rival", dijo Mike D'Antoni tras acabar el partido. "Siempre se corona a un campeón por la inteligencia y cerebro de sus jugadores. Eso nunca cambia, da igual el sistema". Un esfuerzo colectivo que remarcó también James Harden que consiguió 3 robos, 3 deflections y 1 tapón. "Hablamos antes del partido de la importancia de la defensa. Cuando no estás anotando desde fuera tienes que encontrar maneras de ganar. Todo depende de lo que hagamos en defensa", dijo.

Una defensa "increíble" llegó a calificar D'Antoni por la cual dejaron a los Thunder en 39 puntos y un 36% en tiros de campo. "Mantenerlos en 98 puntos, 39 en la segunda mitad, si me hubieras dicho eso antes del partido, te diría que probablemente no ibamos a ganar este partido", dijo P.J. Tucker. "Siempre hablamos de tratar de mantener a la gente a 24 puntos o menos en un cuarto. Lo hicimos dos veces en la segunda mitad. Eso le da a nuestra ofensiva la oportunidad de ganar".

Esfuerzo, garra y una preparación táctica a la altura de las necesidades del equipo están siendo fundamentales para que los Rockets sean capaces de dominar a uno de los equipos más imprevisibles de toda la competición como OKC. Ambos conjuntos se volverán a ver las caras en la noche del sábado a partir de las 00:00h.

Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente a la NBA o sus asociaciones.

Más en NBA.com

hernangomez, rubio
El calendario de los Wolves de Ricky y Juancho
Sergio Rabinal
Paul George
George: "Me quiero retirar en Clippers"
Sergio Rabinal
Logo y balón de la NBA
Lo mejor del fixture del primer mes de la 2020-2021
Agustín Aboy
simmons
Simmons centrado en unir fuerzas con Embiid
Sergio Rabinal
nba ball
Calendario oficial para el inicio de la 2020-2021
Agustín Aboy
Gregg Popovich Becky Hammon
Pop, Aldridge y la renovación de los Spurs
Agustín Aboy
Más noticias