);
Philadelphia 76ers

Un fantástico primer tiempo impulsó una prometedora victoria de Philadelphia 76ers ante Memphis Grizzlies

Philadelphia 76ers es, sin lugar a dudas, uno de los equipos con mayores deudas en esta temporada. Eso es, quizás, lo que lo hace tan intrigante para este reinicio de la 2019-2020. El plantel confía en que la suspensión y, sobre todo, los trabajos en Walt Disney World les permitieron encontrar las cosas que les faltaron durante todo el curso, y tienen todas las ganas de demostrar que están para grandes cosas en la temporada a partir de su particular potencial. Vaya primer mensaje en estos partidos amistosos para creer en esa mejora.

Más | La nueva versión de Ben Simmons con Philadelphia 76ers: triple y brillante actuación

El conjunto de Brett Brown jugó un primer tiempo a toda máquina (coincidiendo con el momento en que todas sus piezas principales jugaron antes de darle paso a la rotación), tomando una ventaja máxima que supo ser de 29 y borrando de la cancha a un Memphis Grizzlies que le costó entrar en ritmo. Esos 20 minutos fueron la sentencia de lo que terminó siendo una victoria por 90-83 para Philly. Buen primer paso de cara al reinicio para un conjunto que continuará su puesta a punto el domingo, enfrentando a Oklahoma City Thunder.

Los 76ers y un primer tiempo maravilloso

Todo tiene que ser puesto en el contexto justo en este tipo de partidos. Está claro que es una preparación y que todo puede ser más relajado, sobre todo después de más de cuatro meses de inactividad. Sabiendo que no hay que sobre reaccionar, la primera mitad de los 76ers fue fantástica, con muchas sensaciones positivas en relación a uno de los equipos con más cuestiones para demostrar en este reinicio. Varios detalles por marcar en el camino al implacable 54-28 tras los primeros 20 minutos:

  • El potencial defensivo de los 76ers, enorme como pocos, estuvo completamente presente: intensidad, presión, cortando líneas de pase constantemente, tocando balones una y otra vez. Philadelphia no tiene sólo un especialista defensivo, sino que la mayoría de sus jugadores (atléticos y versátiles) son buenos o muy buenos en ese costado del campo. En el primer tiempo, Philly generó 14 pérdidas (8 fueron robos) que entregaron 19 puntos, además de dejar a los Grizzlies en apenas 30,8% de campo. Sí, los de Taylor Jenkins no tuvieron todas las luces, pero los de Brett Brown tuvieron un enorme mérito en reducir al mínimo a su rival.
  • El experimento Simmons de 4 (con Milton en la base) tuvo algunos detalles diferentes a la versión anterior, sobre todo el hecho de ver al australiano iniciando varias ofensivas desde el codo (a la Bam Adebayo en Miami). Con Milton como opción como tirador, esa situación puede ser beneficiosa a la hora de generar mayores espacios. Más allá de eso, Simmons fue el conducto principal, sobre todo marcando el ritmo para salir rápido en transición. De hecho, sumó 9 asistencias en 16 minutos.
  • Cuando Philadelphia está acertado con el triple, su salto de calidad es muy grande: 7-15 a distancia en la primera mitad, con seis jugadores diferentes anotando por esa vía.
  • La mayor parte del tiempo de Al Horford en cancha (11 minutos) fue con Joel Embiid en el banco, una tendencia a seguir que ratifica lo que se venía hablando en la previa.
  • A Embiid, por cierto, se lo vio en muy buena forma: 10 puntos y 6 rebotes en 13 minutos, con mejores sensaciones que sus números. No jugó el segundo tiempo.
  • Matisse Thybulle, más allá de ser un gran youtuber, también puede jugar. Tuvo un par de buenas apariciones defensivas y, sobre todo, una enorme volcada.

Ben Simmons, con las mejores sensaciones

Más allá de posiciones, cambios en la carencia eterna y otras cuestiones, quizás lo más importante de la presentación de Ben Simmons es justamente eso. Verlo en cancha como el Simmons de siempre, como ese portento físico y atlético que genera un impacto en los dos costados de la cancha y marca con claridad que es un talento especial. ¿Por qué es importante? Porque vale recordar que, al momento de la suspensión, estaba de baja indefinida por un problema en la parte baja de la espalda que le iba a demandar unas cuantas semanas de recuperación. Se lo pudo ver intacto en Orlando, y eso ya es un triunfo para los 76ers.

Después, claro, queda la parte del partido, y ahí nos encontramos con un Simmons generando muchas cuestiones positivas como siempre, siendo el principal impulsor del ataque de los 76ers (más allá de la posición en el campo), marcando la diferencia habitual en transición o con penetraciones hacia el aro, y mostrando (quizás) por primera vez la confianza que nunca pareció tener para el triple. Brett Brown dijo que lo veía de otra manera en los entrenamientos y parece que fue así. En el primer cuarto no dudó para tomar un triple desde la esquina, más allá de la marca y del fallo.

Y en el tercero, dudó aún menos y conectó a distancia desde la esquina tras pase de Tobias Harris.

Si, efectivamente, el australiano logra animarse para su lanzamiento exterior, tanto a él como a los 76ers se les podría abrir una puerta de juego completamente diferente. Sin jugar en todo el último cuarto, cerró el duelo con 9 puntos (4-9 campo, 1-2 triples), 7 rebotes, 9 asistencias y 3 robos en 23 minutos. Prometedor.

Memphis, con el consuelo de luchar hasta el final

Los Grizzlies tienen un claro objetivo en Orlando: sostener el 8° lugar del Oeste que con tantos méritos se ganaron hasta el momento de la suspensión. Una de las principales claves durante su curso máximo fue la química en el juego del equipo y su constante lucha para competir pese a las circunstancias. Y esa puede ser una de las principales cuestiones a sacar de positivo en el primer amistoso. Los de Taylor Jenkins fueron claramente superados en la primera mitad y hasta supieron estar abajo por 29, como se dijo. Pero compitieron hasta el final más allá del resultado, que terminó bastante más apretado que lo se que esperaba tras el inicio.

Al cabo, para Memphis (para nadie en realidad) no se trata de un marcador positivo o negativo en estos amistosos, sino de tomar ritmo después de tanto tiempo sin acción. Jonas Valanciunas fue el más efectivo del encuentro, sumando 20 puntos (8-13 campo) y 11 rebotes en 23 minutos. Ja Morant, intermitente, tuvo destellos en el camino a sus 7 tantos (3-12 campo), 5 recobres y 8 asistencias en 27 minutos. Sorprendente fue lo de Kyle Anderson (tomando la titularidad como alero) y su triple (4-5). Y alentador fue ver de nuevo en cancha a Jaren Jackson Jr (13 tantos, 3 rebotes, 3 asistencias en 27 minutos) y Brandon Clarke (11 puntos, 3 rebotes, 5-6 cancha en 18 minutos), quienes estaban lesionados al momento de la suspensión.

Memphis seguirá su preparación el domingo frente a Houston Rockets.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Westbrook Holiday Paul
El mercado NBA 2020-2021, al día
NBA.com Staff
Anthony Davis, Montrezl Harrell y DeMar DeRozan
El seguimiento de todos los agentes libres 2020
NBA.com Staff
Brown
Una delegación de la NBPA se reunió con el Papa
Juan Estevez
#Oubre
Oubre y Warriors: "Es un gran encaje para mí"
Sergio Rabinal
hernangomez
Hernangómez y sus opciones de sumar en Pelicans
Sergio Rabinal
gasol
Gasol y su encaje en Lakers
Sergio Rabinal
Más noticias