Minnesota Timberwolves

La progresión de Ricky Rubio en Minnesota Timberwolves y su evolución como líder

La temporada de los Minnesota Timberwolves parecía abocada a pasar sin pena ni gloria en la segunda mitad del calendario. Tras llegar al parón del All-Star con 9 derrotas consecutivas los de Chris Finch han encontrado el modo de darle la vuelta a la situación, sumando 2 triunfos en 4 partidos y dejando la sensación de que pueden seguir progresando en lo que resta de campaña si son capaces de mantenerse a este nivel colectivo. Una cuestión que tiene que ver con un sentido más abstracto que los propios resultados, ya que los Wolves han seguido perdiendo partidos, pero la impresión que han ofrecido sobre el parqué es de ir encaminados a convertirse en un grupo más sólido y compacto.

Una mejoría consecuencia del paso adelante de Ricky Rubio.

El base catalán venía firmando la que estaba siendo su peor temporada a nivel individual en la NBA. Bajos porcentajes, minutos irregulares, rol indefinido, errático en situaciones donde antes marcaba la diferencia. Sin ir más lejos, hasta el parón Rubio sumaba un total de 27 partidos por debajo de los 10 puntos anotados cuando los máximos de su carrera habían sido 31, 41 y 45 habiendo completado el curso entero con un mínimo de 75 encuentros disputados. Su producción se había resentido tras recalar por segunda ocasión en Minnesota, haciendo olvidar rápidamente el increíble año que tuvo en Phoenix Suns, donde ejerció como punto pivotal en el proyecto, ayudando al desarrollo de Devin Booker y siendo uno de los responsables de la mejoría del equipo en la burbuja.

De este modo, justo al término de la primera mitad del calendario, Rubio venía promediando 7,6 puntos (mínimo de carrera), 6,3 asistencias y un 37% de acierto en tiros de campo. Una situación fruto del momento que vivía el equipo, inmerso en una dinámica negativa, la peor de la liga, la cual parecía no tener solución sencilla, fruto además de ser la plantilla más joven de toda la competición.

Los mensajes de Ricky ante los medios en donde exigía una mayor autocrítica, introspección y aprendizaje interno se volvieron constantes, remarcando los puntos clave donde el grupo debía mejorar, independientemente del contexto. "Podemos señalarnos los unos a los otros por nuestros errores, pero tiene que empezar porque cada uno tenga su casa limpia. No creo que nadie del equipo pueda decirlo y tiene que empezar por ahí", dijo en el mes de enero.

Frustrado con los malos resultados, el base fue progresivamente cambiando su discurso y volviéndose mucho más proactivo, coincidiendo además con el regreso de Karl-Anthony Towns, su vuelta al puesto de base y director de juego y la evolución de Anthony Edwards. "No he perdido motivación, incluso cuando las cosas no salen es más motivación para trabajar más duro", aseguró en el mes de febrero. "Sí que es verdad que cuando pierdes es más difícil todo, pero es cuando tienes que estar. Seguir trabajando pase lo que pase, eso es lo que estoy intentando hacer, ahora están saliendo mejor las cosas y seguiré trabajando".

El cambio de entrenador en los Wolves ha tenido un efecto positivo en el equipo, dando un mayor dinamismo al ataque del que se ha beneficiado ampliamente Rubio, encontrando una mejor posición en el campo no solo para anotar sino para que el equipo se mueva en los espacios adecuados. Y no solo en ataque, pues en defensa la mejoría del grupo ha sido evidente, quizás no tanto a nivel numérico, ya que son la cuarta peor defensa desde el parón (118,6), pero sí desde un plano más general, con un mayor compromiso grupal y actividad para desempeñar una mejor labor. Todo eso ha tenido mucho que ver con la actitud de Ricky, quien ha liderado con el ejemplo, manteniendo la tensión competitiva durante todo el encuentro, presionando la bola, lo que le ha llevado a promediar 2,8 deflections y 1,7 robos en este último tramo.

Mes Puntos Asistencias %TC
Diciembre 9,5 4,5 50%
Enero 5,2 6,2 28%
Febrero 9,2 6,9 40,2%
Marzo 14,0 8,8 52,4%

En otras palabras, Ricky Rubio está convirtiéndose nuevamente en un líder dentro del equipo, en una referencia a quien imitar sobre la cancha.

"Cuando un equipo joven como nosotros se cansa, aparecen los malos hábitos", aseguró el español tras la reciente derrota ante Lakers. ''Uno de ellos es que te conformas con tiro en lugar de atacar al aro. Por eso la experiencia en esta liga es tan importante. Con un equipo veterano como los Lakers, en el último cuarto cuando comienza la fatiga y ellos mejoran aún más. Tenemos que aprender de eso".

El liderazgo y su impacto es un aspecto que puede llegar a ser muy difícil de constatar, pues los resultados en la construcción de un grupo, especialmente tan joven como este, suelen tardar en apreciarse. No obstante, en los últimos días en Minnesota ha comenzado a ser más que evidente un cambio de tendencia, protagonizado por Anthony Edwards.

El flamante número 1 del pasado Draft no había arrancado su andadura profesional del mejor modo posible. Errático, con una toma de decisiones tendente al fallo y siendo altamente irregular, algo lógico dada su inexperiencia. Con el paso de los partidos y especialmente desde el momento en el que Ricky lo acogió bajo su ala, Edwards ha dado un considerable paso adelante, promediando 24,5 puntos, 5,6 rebotes y un 42% de acierto en tiros de campo en los últimos 8 partidos.

"Es el mejor líder que he tenido en toda mi vida", dijo el rookie sobre el español. "Estoy creciendo y aprendiendo todos los días de Ricky. Solo trato de ver lo que hace. Siento que es un gran líder en nuestro equipo. Si sigo aprendiendo de Ricky, siento que estaré en una buena posición. Él lidera con el ejemplo y la comunicación. Cuando cometo un error, él me hablará y me dirá qué hice mal y cómo puedo solucionarlo. Siempre está tratando de involucrarme en el juego".

La sinergia que ambos parecen estar construyendo está siendo uno de los puntos más positivos e importantes en la actual mejoría del equipo, por la cual Rubio viene con 14,0 puntos y 8,8 asistencias de media en los últimos 4 compromisos. Sin ir más lejos, la unión de ambos ha sido la tercera pareja que más tiempo ha pasado sobre la cancha desde la reanudación de la temporada (105 minutos), algo clave para poder mejorar poco a poco.

"Cuando eres joven, cada partido y cada situación parece que es el fin del mundo, cuando a veces las cosas no funcionan. Pero su carácter es especial", dijo Ricky sobre Edwards. "Lo dije desde el primer día. Creo que tenemos una joya aquí. Tenemos algo que va a ser realmente bueno en esta liga. No todo el mundo lo va a tomar de la misma manera. Esa es una de las cosas que me gustan de Anthony, que puedo ser duro con él porque sé que puede tomar muchas cosas sobre sus hombros. Tiene mucha confianza".

Ricky Rubio es junto a Karl-Anthony Towns el mayor activo que tienen actualmente los Minnesota Timberwolves para desarrollar todo el talento que la plantilla tiene y que más puede ayudar al grupo a desarrollar una cultura ganadora y con capacidad de luchar por establecerse en el Oeste. Puede que los resultados no acaben siendo los más positivos en lo que resta de curso, pues cuentan con el noveno calendario más exigente de la NBA, pero pequeños tramos como este evidencian que contar con veteranos del tipo del base español son más que necesarios en franquicias como los Wolves.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

juancho hernangomez
El peso deportivo de Juancho en Minnesota
Nacho Losilla
Juancho hernangomez
El comunicado de Minnesota sobre Hernangómez
Nacho Losilla
nba-plain--15bc46e4-804c-4786-87a9-3024c9f2e710.jpeg
Cunningham: "Siento que soy el primer pick"
Leandro Fernández
spain
España presenta sus 12 jugadores para Tokio
Sergio Rabinal
Juancho hernangomez
Qué supone la baja de Juancho para España
Nacho Losilla
juancho hernangomez
¿Por qué Juancho se queda sin Juegos?
Nacho Losilla
Más noticias