New Orleans Pelicans

¿Qué movimientos pueden hacer los New Orleans Pelicans para rodear a Zion Williamson?

Si algo quedó claro en la temporada 2020-2021 es que Zion Williamson tiene el talento suficiente como para poder cargar sobre sus hombros el peso de ser el jugador franquicia de New Orleans Pelicans. Ningún otro desde Shaquille O'Neal a inicios del siglo XXI había logrado dominar la pintura del modo que lo ha hecho el de South Carolina, con la diferencia de que este apenas mide apenas 2,01, pero con una potencia física y una rapidez impropia de alguien de sus características. Tras un primer año un tanto complejo por lesiones y la suspensión del curso en marzo de 2020, en su campaña sophomore ha confirmado todo aquello que se intuía en él desde el instituto, superando incluso las expectativas hasta llegar a ser elegido All-Star a los 21 años.

Sin embargo, los Pelicans nuevamente han fracasado. No es que no se clasificasen para los Playoffs, algo que podía ser en cierto modo entendible dada la ferocidad de la Conferencia Oeste, así como la pérdida de Jrue Holiday y el notable descenso en el rendimiento de JJ Redick. Ni siquiera pudieron optar al Play-In, quedando fuera de toda pugna por el torneo que da la oportunidad de hacerse con uno de los 2 últimos billetes a la postemporada. Las consecuencias en el equipo de Lousiana no se hicieron esperar con el relevo de Stan Van Gundy como entrenador y el movimiento para desprenderse de Eric Bledsoe y Steven Adams.

MÁS | NBA Summer League 2021: calendario y jugadores a seguir del día 10 de acción en Las Vegas

La finalidad de aquel traspaso no era otra que liberar espacio salarial para poder intentar atraer a los principales agentes libres, sobre todo en el puesto de base (Lowry y Paul principalmente). Nuevamente, las cosas no salieron del modo que podrían esperar en las oficinas de Nueva Orleans, siendo su única adquisición en la Agencia Libre la llegada de Devonte' Graham, las renovaciones de Willy Hernangómez y Josh Hart y el desembarco de Tomas Satorasnky vía traspaso.

El mayor activo de los Pelicans de cara al futuro es Zion Williamson, lo que por otro lado deja en una situación intermedia a Brandon Ingram, quien por sí solo ya ha demostrado con creces que tiene talento de sobra para liderar un grupo. El encaje entre ambos no parece el más adecuado debido a la importancia que los dos tienen con el balón como fuente de creación de juego, además de que sus estilos no pueden ser más opuestos. Mientras el alero sabe crearse su propio lanzamiento y aprovechar su agilidad, el ala-pívot anota por abrasión, fundamentalmente en continuaciones al aro y superando a sus rivales gracias a su capacidad de reacción en espacios muy pequeños.

New Orleans se encuentra en un momento muy delicado en cuanto a su proyecto, en donde tienen que resolver hacia qué camino ir. Es decir, si mantener un bloque que crezca alrededor de Ingram y Williamson o bien centrar todos sus esfuerzos alrededor de Zion y construir un plantel que le ayude a crecer no solo como jugador sino como creador de juego, algo en lo que ha dado un considerable paso adelante en este curso.

Con el mercado de Agentes Libres prácticamente cerrado, a los Pelicans solo les queda mirar a los despachos y buscar traspasos que puedan mejorar su plantilla. Lo negativo es que no cuentan con muchos activos o salarios traspasables con los que comerciar, por lo que si verdaderamente aspiran a potenciar el talento de Williamson necesitarán mover a Ingram.

A continuación presentamos tres escenarios a considerar para poder rodear a Zion del mejor elenco posible dadas las circunstancias.

Con la salida de Lonzo Ball del equipo, el base que mejor se había entendido con Zion (+3,8 en net rating juntos), el puesto de director de juego ha quedado en una situación bastante precaria. Dicho de otro modo, el peso de la posición ahora mismo recae sobre Kira Lewis y Devonte' Graham, lo que no es el mejor escenario posible para competir por un puesto en los Playoffs. Es por ello que, atendiendo a la composición de la plantilla, la necesidad de añadir talento y consistencia al largo plazo para los Pelicans es algo vital.

Según lo expuesto anteriormente Ingram podría ser el señalado en salir del equipo y un destino que tendría sentido para ambas partes podría ser Sacramento Kings. Los de California llevan sin poder terminar su temporada entre los 8 primeros desde 2006, encadenando proyecto fallido tras proyecto fallido. La elección en los dos últimos año de Tyrese Haliburton y Davion Mitchell resulta cuanto menos extraño pues junto a Fox todos ellos ocupan la posición de point-guard y, si bien pueden compartir pista con otro manejador, no es el escenario idóneo para su desarrollo. Sacramento afronta otro año de transición sin muchas aspiraciones, por lo que un movimiento desde los despachos podría darle el empujón necesario al grupo.

De'Aaron Fox ha sido el mejor jugador de los Kings en las últimas campañas sin ninguna duda, pero los últimos movimientos podrían indicar su salida por el overbooking de bases, algo que falta en los Pelicans. Junto a Zion podrían conformar una pareja devastadora en el pick & roll, la principal baza de ambos y que podría llevar a Nueva Orleans al punto deseado. Para Sacramento sería un reseteo a tiempo, pues a Ingram todavía le restan 4 años de contrato y ha probado su valía en todo tipo de contextos, jugando incluso bajo las órdenes de Luke Walton.

Para mejorar el traspaso podrían añadirse más rondas de Draft ya que el valor del escolta de Pelicans es mayor que el de Fox.

En este escenario los Pelicans mantendrían a Brandon Ingram, pero a cambio sacrificarían parte de su banquillo y algunos de sus activos de Draft como son las primeras rondas de Lakers en 2022 y de Bucks en 2024, así como su segunda ronda de 2022. Un precio bastante asequible si tenemos en cuenta el lote de regreso ya que mejorarían considerablemente su quinteto titular añadiendo dos jugadores que podrían impactar desde el primer día.

Lo más importante, añadirían un point-guard en condiciones de la mano de Collin Sexton, que por momentos ha demostrado en los Cavs poder liderar un equipo, al menos desde el apartado ofensivo, siendo además bastante correcto en el otro extremo del campo. Lo más importante con el base de Alabama es que es expiring, por lo que al término de este curso concluirá su vínculo rookie, pudiendo renovarle manteniendo sus derechos bird o bien poder igualar toda oferta que le llegue al ser agente libre restringido. En caso de que el experimento con Zion no funcionase no habría muchas repercusiones salariales, aunque por la rapidez que ambos jugadores tienen no sería extraño que ambos encajasen bien.

Como parte del pack para cuadrar los salarios entraría Larry Nance Jr., uno de los jugadores más infravalorados en su rol dentro de la liga. Un interior versátil y productivo que hace cumple con su función y además podría encajar a la perfección con Zion. El jugador de 28 años puede jugar tanto por dentro como por fuera, lo cual favorecería el espaciado ofensivo de los Pelicans con respecto a Hernangómez, Valanciunas o Adams en el pasado, permitiendo incluso formatos de small-ball.

Los Cavs podrían exigir algún incentivo de Draft más, algo que les sobra a los Pelicans y que, al ser un mercado pequeño, deberán incluir si quieren rodear a Williamson del modo adecuado. Además, habría que esperar un tiempo prudencial para traspasar a Satoransky ya que fue recientemente movido.

Los traspasos a tres bandas durante la temporada resultan siempre bastante complejos de acometer por la dificultad de convencer a tantos implicados. No obstante, Dallas y New Orleans se encuentran en un punto en el que tienen que mejorar sus respectivas plantillas, mientras que los Rockets buscan liberar salarios para comenzar de cero su proyecto.

En ese sentido, los Mavs se encuentran en una posición similar con respecto a Porzingis de la que tienen los Pelicans con Ingram, los cuales no han terminado de encajar con sus planes deportivos, por lo que tendría sentido que ambas franquicias se pusieran de acuerdo para un intercambio así. El ala-pívot letón sería el interior idóneo para jugar junto a Williamson pues este tiene las habilidades suficientes para lanzar y marcar la diferencia desde la larga distancia así como asociarse en el bloqueo directo siendo él el que pone la pantalla. En situaciones de catch&shoot Porzingis es uno de los mejores y con el espaciado adecuado puede ser justo lo que necesita Zion. Además, podrían hacerse con el salario de Eric Gordon, un manejador con mucha experiencia y que volvería para una segunda etapa en Nueva Orleans, siendo la presencia veterana que necesita el proyecto así como un tirador contrastado.

Tendría sentido por el lado de Houston por el hecho de que Valanciunas es expiring por lo que podrían volver a moverlo si llega el contender adecuado, añadiendo además un joven prometedor como Nickeil Alexander-Walker y una primera ronda, algo que no sobra en los Rockets. La clave para convencer a los de Texas sería añadir más rondas, lo cual solucionaría cualquier problema en su caso.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Carmelo Anthony
Carmelo: "Será divertido jugar en Lakers"
Nacho Losilla
Aleros
Los aleros que pelean por entrar al Top 75
Juan Estevez
nba 2k22
Códigos NBA 2K22
NBA.com Staff
ingram-williamson
¿Qué equipo será la revelación de la 2021-2022?
NBA.com Staff
international
Los internacionales a considerar en el TOP 75
Sergio Rabinal
cavs
Los Cavs y la acumulación de bases
Sergio Rabinal
Más noticias