);
Los Angeles Lakers

¿Qué salió mal en los Lakers de LeBron James?

The Lakers fell short of expectations in Year 1 of the LeBron James era.
The Lakers fell short of expectations in Year 1 of the LeBron James era. (Getty Images)

Este se suponía que iba a ser el año de regreso de Los Angeles Lakers al lugar donde merecían.

Después de quedarse fuera de las últimas 6 temporadas, la llegada de LeBron James en julio suponía el empujón necesario para que los Lakers entrasen en la lucha por la corona del Oeste.

O eso pensábamos.

MÁS | Luka Doncic aplasta a los Warriors con un triple-doble

Ahora que están oficialmente fuera de los Playoffs, el staff de NBA.com trata de abordar los qué, los cómo y los porqué de la desastrosa temporada de los angelinos.

La lesión de LeBron James

La trayectoria de la temporada de los Lakers cambió drásticamente solo en 34 partidos.

Con todo en contra contra los Warriors en el día de Navidad, un resbalón causó que LeBron sufriera una lesión en la ingle que seguramente lo dejaría al margen por el resto del partido. Sin el All-Star de los Lakers, el equipo respondió a la perfección con una victoria de 25 puntos cerrando la jornada con un balance de 20-14.

Muchos creyeron que este joven equipo sería suficiente para mantener el nivel, mientras que James se recuperaba rápidamente; ninguno de esas dos situaciones se dio.

Ya que LeBron estuvo de baja en el lapso más grande en sus 16 años de carrera, James se enfrentó a la dura realidad de que podría no ser tan invencible como alguna vez pensamos. En la cancha, los Lakers lucharon para camuflar su ausencia, después de derrotar a Golden State, perdió cinco de sus siguientes seis, cayendo en picado en la clasificación de la Conferencia Oeste.

La esperanza sería que los Lakers pudieran mantenerse alrededor del 50% de victorias mientras LeBron estaba fuera, pero el equipo cayó al noveno lugar en el Oeste, con un balance de 6-11 en su ausencia con derrotas ante los Knicks, los Cavaliers y los Timberwolves (dos veces).

Una vez que regresó, el equipo estaba tratando de permanecer en la carrera por los playoffs. Si los efectos residuales de la lesión de LeBron no fueron suficientes, la sobrecarga sobre el resto de jugadores acabó con las lesiones de Rajon Rondo, Lonzo Ball y Brandon Ingram que hicieron que la temporada fuera aún peor.

- Gilbert McGregor (@GMcGregor21)

Los rumores de traspaso

Los Lakers podrían haber resistido la lesión de LeBron James si, cuando este regresase al equipo, el resto estuviese preparado para ello. Pero incluso cuando regresó, los Lakers nunca funcionaron como equipo.

No se parecían en nada al equipo que fue capaz de poner contra las cuerdas a Golden State en Navidad. Un partido que tenía a los espectadores mirando de lado a lado, asintiendo con la cabeza y preguntándose en voz alta si este equipo realmente podría competir por el anillo. El hecho de que no hayan podido mantener ese nivel competitivo probablemente tenga mucho que ver con los rumores de traspaso por Anthony Davis que azotaron al equipo desde enero.

La intensidad defensiva, un sello distintivo de este joven grupo la temporada pasada, se había esfumado. El ataque rebosaba de jugadores inseguros de sus roles o incluso de sus propias habilidades. En resumen, un vestuario fracturado que estaba condenado esta temporada antes de que esta finalizase. Para cuando James estuvo listo para regresar, el daño ya estaba hecho.

- Micah Adams (@MicahAdams13)

Firmar a Beasley, McGee, Rondo y Stephenson en verano

A medida que se acercaba el inicio de la temporada y los Lakers comenzaron a completar su plantilla alrededor de LeBron y el núcleo joven, surgió una pregunta principal: ¿dónde están los tiradores?

Por lo general, los equipos liderados por LeBron están rodeados de jugadores que son capaces de mantener buenas rachas desde el perímetro, pero los Lakers eligieron ir en una dirección diferente.

Originalmente, se pensó que estos fichajes podrían funcionar a su favor. Rajon Rondo venía de una fantástica postemporada con los New Orleans Pelicans y parecía el mentor perfecto para Lonzo Ball. JaVale McGee acababa de demostrar su valor para ayudar a los Golden State Warriors a ganar un anillo.

Michael Beasley y Lance Stephenson no eran ajenos al centro de atención ni a que sus estilos fueran escrutado con microscopio, por lo que estarían preparados para las repercusiones de jugar con LeBron.

Pero a medida que se desarrollaba la temporada, se hizo evidente que firmar a los cuatro podría no haber sido lo mejor para los Lakers, especialmente con las noticias que se publicaron a principios de este mes.

Surgió la noticia de que el cuerpo técnico de los Lakers instó a Magic Johnson a volver a firmar a Julius Randle y Brook Lopez, pero él insistió en firmar a los cuatro veteranos.

Y da la casualidad de que Randle y López están teniendo las mejores temporadas de su carrera.

Imaginar esa pareja junto a LeBron este año podría haber sido la respuesta a todos los problemas, pero eso es todo lo que será, una quimera.

La decisión de contratar a Beasley, McGee, Rondo y Stephenson a cambio de perder a Randle y Lopez será sin duda una de las mayores sombras proyectadas sobre el primer año de LeBron en Los Ángeles.

- Kyle Irving (@KyleIrv_)

El desarrollo de los jugadores

Los Lakers comenzaron esta temporada entusiasmados por su núcleo joven formado por Lonzo Ball, Brandon Ingram, Kyle Kuzma y Josh Hart, considerado uno de los mejores núcleos jóvenes de la NBA.

Mientras que Kyle Kuzma encontró su lugar jugando junto a LeBron encajando a la perfección y Lonzo Ball jugó su mejor baloncesto de la mano de James, la superposición posicional entre LeBron y Brandon Ingram hizo la vida difícil para el jugador de 21 años, ocupando ambos las mismas posiciones en la pista.

Para Hart, sus números descendieron enormemente en comparación a la temporada pasada, cuando parecía que podría ser el jugador más adecuado para jugar con LeBron como un lanzador sólido y un defensor fiable.

Entonces, ¿qué salió mal?

Los Lakers confiaban en que jugar junto a LeBron aceleraría el desarrollo de sus jóvenes estrellas, pero con el aumento de las expectativas y el escrutinio de jugar en un equipo liderado por LeBron, al aceptarse menos errores, las noches de descanso significan más que simplemente esperar al siguiente partido.

Se supone que los jugadores jóvenes cometen errores y la mejor manera de aprender es a través de la experiencia. Sin embargo, uno no puede darse el lujo de ser paciente cuando LeBron está en su equipo, la única solución es ganar. Y tal vez la desafortunada consecuencia de esto fue la limitación de la libertad del joven grupo para crecer a su propio ritmo.

- Benyam Kidane (@benyamkidane)

Más en NBA.com

Damian Lillard
Lillard y otra noche para el olvido vs. Warriors
Leandro Fernández
Andre Iguodala
Andre Iguodala dejó el Partido 3 por lesión
Leandro Fernández
Stephen Curry
Steph, en su mejor racha anotadora en los Playoffs
Leandro Fernández
Draymond Green
Draymond Green, el corazón de los Warriors
Leandro Fernández
Draymond Green
Golden State pegó en Portland y quedó a tiro de las Finales
Leandro Fernández
Lou Williams, Luka Doncic y Giannis Antetokounmpo
Debate: ¿Quiénes deben ser los ganadores en los Premios 2019?
Staff NBA.com
Más noticias