);
The Last Dance

La Posesión: ¿cómo hizo Reggie Miller para vestirse de Michael Jordan en los Playoffs de 1998?

Seguimos poniendo la lupa sobre diferentes acciones históricas de la liga, mediante nuestra sección de La Posesión. En este caso, el foco estará depositado en el Game 4 de las Finales del Este de 1998, entre Chicago Bulls e Indiana Pacers.

Tras perder los primeros dos partidos en Chicago, Indiana se había quedado con un cerrado 107-105 en el tercero, con un cierre fenomenal de Reggie Miller (13 puntos en los últimos 5 minutos). De todas formas, el escolta tenía lo mejor guardado para el Game 4, aún cuando su línea estadística de esa noche no fue la mejor (15 puntos y 2 rebotes, afectado por una lesión de tobillo).

Más | La Guía definitiva de "The Last Dance"

Abajo por 94-93, con 2,9 segundos en el reloj, Miller dejó una de las conversiones más impactantes de la década del 90, cimentando por siempre su lugar como un especialista en ese tipo de definiciones.

El asesino de siempre, Michael Jordan, pasaba a ser la víctima en la foto de una conversión inolvidable. Pero ¿cómo fue exactamente que Reggie consiguió liberarse de la marca de MJ y anotar semejante lanzamiento? Veamos.

La Posesión

La configuración inicial de la jugada llamada por Larry Bird es la siguiente. Derrick McKey será el encargado de sacar ante la presencia de Scottie Pippen. Reggie Miller se encuentra debajo del aro, defendido por Ron Harper, mientras que en la pintura también aparece Antonio Davis, en medio de una batalla física con Dennis Rodman. Los otros hombres de los Pacers se ubican en una situación típica de cuernos, con Rik Smits (vs Toni Kukoc) en el ángulo derecho y Travis Best (vs Michael Jordan) en el izquierdo.

Los primeros movimientos de Indiana parecen dejar en evidencia sus intenciones: pantallas escalonadas para Miller, primero con Davis y posteriormente con Best.

Sin embargo, los Pacers sorprenden: la segunda cortina es en realidad un anzuelo para intentar engañar a la defensa de Chicago. En su lugar, Reggie corta hacia el centro del campo, donde el que lo espera ahora para bloquear es Smits y sus 2,23 de estatura.

El problema es que enfrente estaba Michael Jordan y toda su sabiduría defensiva. MJ era consciente que la última bola, en una situación de tanta presión, no podía caer en otras manos que no fueran las de Miller. Y por eso, prácticamente no le presta atención al intento de cortina de Best, sino que se mantiene en el tope de la llave, esperando la salida Reggie.

En este momento, la jugada de los Pacers parece rota. Jordan y Chicago la han anticipado a la perfección. Hasta que...

La defensa de MJ es tan buena, que queda literalmente pegado a Miller en su salida a la línea de tres puntos. Sin embargo, no por nada Reggie fue uno de los mejores triplistas de todos los tiempos y si su movimiento sin balón fue inigualable a la lo largo de la historia, cuando este no alcanzaba, también sabía recurrir a algunos trucos al borde (o fuera) del reglamento.

Sin detener su marcha ni por un instante, Miller se saca de encima a Jordan con un empujón en el momento del encuentro, quedando completamente abierto. Los árbitros tienen muy buena visión de la acción y podrían haber pitado una falta, pero estamos en los '90. Si no hay sangre, no hay infracción. Y menos en un partido de Playoffs restando tres segundos en el último cuarto.

El resto es historia: buen pase de McKey, recepción y lanzamiento perfecto de Reggie, para que Indiana pase al frente por 96-94 y termine empatando las Finales del Este en dos triunfos por bando.

Conclusión

La jugada tuvo tres momentos de grandeza, que describen virtudes muy claras de dos de los mejores escoltas de todos los tiempos. Jordan, aunque terminó siendo superado en la acción, demostró toda su lectura defensiva y de no ser por el empujón de Miller, probablemente hubiera anulado por completo la intención de los Pacers.

Las virtudes de Reggie en esos tres segundos saltan a la vista: su condición de tirador clutch, para anotar un lanzamiento que de errarlo, hubiera dejado a Indiana abajo por 3-1 en el cruce, como así también su sinfín de recursos para generarse espacios y quitarse a los defensores de encima.

Más | Reggie Miller y la remontada más rápida de los Playoffs: 8 puntos en 8,9 segundos

Lo de Miller jugando al borde del reglamento no fue nuevo. De hecho, si analizamos sus famosos dos triples consecutivos ante los Knicks, vamos a encontrar algo muy parecido: primero un empujón en la espalda de Anthony Mason y luego uno todavía más notorio para hacer caer a Greg Anthony y recuperar el balón.

Los Pacers no solo empataron la serie en dos, sino que terminarían forzando un Game 7, siendo el único de los rivales de Chicago que lo consiguió entre 1996 y 1998, años del segundo triplete de los Bulls.

Para ello, el talento, el corazón y las trucos de Reggie, jugaron un papel protagónico, en la noche en la que el 31 se disfrazó de 23.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Rajon Rondo
Cinco posibles destinos para Rajon Rondo
Agustín Aboy
Stephen Silas
Stephen Silas, nuevo entrenador de los Rockets
Agustín Aboy
Oscar Robertson y Russell Westbrook
¿Quién es el jugador con más triple-dobles en la NBA?
Carlos Herrera Luyando
Gersson Rosas
Gersson Rosas y la Jr. NBA Week virtual
Juan Estevez
Robert Parish, campeón con los Bulls
Jugador más viejo en ganar un título NBA
Carlos Herrera Luyando
Steve Nash
Nash: defensa como prioridad y el título de objetivo
Agustín Aboy
Más noticias