Minnesota Timberwolves

Ricky Rubio tras una nueva derrota ante Chicago Bulls: "Tenemos que ser firmes a nuestros principios"

Los últimos días han sido una auténtica montaña rusa para los Minnesota Timberwolves ya que han tenido que afrontar un periodo de cambio con la salida de Ryan Saunders del banquillo y el desembarco de Chris Finch como nuevo entrenador. Los brotes verdes que se habían apreciado en el grupo desde la llegada de Karl-Anthony Towns no vinieron acompañados de victorias, costándole el puesto al joven técnico y favoreciendo la llegada del mencionado entrenador. Un head coach que apenas ha podido adaptarse al nuevo puesto, disputando dos partidos seguidos y sin descanso que no han traído una victoria como respuesta. La última derrota sucedió la pasada madrugada donde los Wolves fueron superados en la prórroga por 133 a 126 ante Chicago Bulls.

MÁS | Marc Gasol y las claves de mejora de Lakers: "Comunicarse y confiar el uno en el otro"

Esta supone la sexta derrota consecutiva de Minny y la décima en los últimos 11 partidos, colocándose cada vez más lejos del 14º clasificado en la Conferencia Oeste y dejando por imposible cualquier aspiración de Play-In. Los Wolves viven inmersos en un continuo proceso de cambio donde hasta el momento las modificaciones introducidas no han tenido efecto positivo alguno, bien por una cuestión de lesiones como la de D'Angelo Russell, o bien por ofrecer un rendimiento mínimamente competitivo que les permita ganar.

"Tenemos que mejorar en todo, en ambos lados del campo", sentenció Ricky Rubio al acabar el partido. "Por supuesto con un nuevo entrenador hay muchas cosas en marcha pero estamos mejorando en las dos últimas semanas, pero el momento es un poco diferente. Es duro para el entrenador, es duro para los jugadores y para todo el mundo".

Después de un inicio de temporada complejo para Ricky, con un rol poco definido y el hecho de entrar en el protocolo de salud y seguridad, el base del Masnou ha reaparecido en las últimas semanas con un rendimiento mucho más parecido a lo que había ofrecido en Phoenix el año pasado. Mucho más participativo y con poder de decisión con el balón, Rubio ha dado un paso adelante con el objetivo de que el grupo pueda mejorar y estar en disposición de competir. Todo ello manteniendo su posición de líder dentro del vestuario, siendo el segundo jugador de mayor edad de la plantilla pese a sus 30 años, pero con la experiencia de llevar más de 12 años como profesional.

"Tenemos que ser firmes a nuestros principios, a veces puede que los olvidemos en algunas jugadas y cometemos errores, pero somos profesionales y tenemos que ser mejores", asegura. "Tenemos que estar en la misma página, creo que la comunicación no ha estado ahí, lo cual puede ser un problema y tenemos que hablar más".

Ricky completó un partido ante los Bulls centrado en el pase, repartiendo un total de 10 asistencias y sin cometer una sola pérdida de balón, algo que solo había hecho previamente en 5 ocasiones siendo la última en diciembre de 2019. A este recital de asistencias le acompañó de 9 puntos sumados de manera muy inteligente, aprovechando los errores defensivos de los Bulls para forzar la falta y aportar desde el tiro libre.

"Si fuese un momento diferente de la temporada podríamos afrontar las cosas de diferente manera, pero con un entrenador nuevo todo nuestro ataque pasa por él ha sido difícil encontrar el ritmo en la prórroga y tenemos que trabajar en ello", contó el español. "Hay cosas que hacíamos con Ryan [Saunders] que con el nuevo entrenador estamos realizando jugadas viejas porque no ha habido tiempo de entrenar y tan solo hemos añadido dos nuevas jugadas. Es complicado".

Minnesota y Rubio se encuentran en un punto crítico de la temporada. La llegada de Chris Finch, especialista ofensivo, tiene como objetivo explotar el potencial de ataque de un equipo que cuenta con recursos de sobra para competir noche tras noche, pero que hasta el momento no ha sido capaz de ello. Una mejoría en ataque de la que el nuevo técnico apenas ha podido tomar parte por la sucesión de partidos y el poco tiempo de preparación entre ellos. Sin embargo, la juventud del equipo (el de menor media de edad de la NBA), favorece que la inconsistencia sea la norma, especialmente en defensa.

"El entrenador vino y habló de ataque y nos olvidamos completamente de la defensa", dijo Ricky. "Depende de nosotros seguir haciendo lo que veníamos realizando. Hemos estado mejor en defensa especialmente las últimas semanas, estando en el TOP 15 de ratio defensivo. Porque hagamos énfasis en una cosa no podemos olvidarnos de realizar otras bien. Esto es algo que añadiremos en los próximos días con los entrenamientos".

Por último, el español comentó que no ha podido conversar con su nuevo entrenador sobre qué espera de él y cuál es el encaje que ha de tener en los Wolves, pero asegura que lo hará cuando llegue el momento. "Todavía no he hablado con él, lleva tres días y hemos jugado dos partidos. Creo que ha tenido mucho y no era momento de hablar. Ahora que tenemos dos días libres tendremos más ratos y reuniones, tanto individuales como colectivas. Pero ha venido y creo que ha sido una tormenta para él, se tiene que adaptar. Claro que me gustaría hablar con él para saber cuál es mi rol, pero estoy muy cómodo estas dos últimas semanas. Entiendo que cuando D-Lo vuelva esto va a cambiar. Este ha sido mi rol los últimos dos años y es cuando me siento cómodo".

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

LeBron James, Kevin Durant, Dwight Howard, Blake Griffin, Carmelo Anthony and James Harden
Fantasy Draft: Lakers y Nets en su prime
Scott Rafferty y Kyle Irving
Estrenos
Los 10 estrenos anticipados de la pretemporada
Juan Estevez
marc gasol
Marc, ¿opción realista para los Warriors?
Nacho Losilla
SGA
SGA y su habilidad histórica
Juan Estevez
Carmelo Anthony
Carmelo: "Será divertido jugar en Lakers"
Nacho Losilla
Aleros
Los aleros que pelean por entrar al Top 75
Juan Estevez
Más noticias