Cleveland Cavaliers

Ricky Rubio y el impacto en el juego los pívots de Cleveland Cavaliers

La actuación de Ricky Rubio bajo los focos del Madison Square Garden, anotando 37 puntos, siendo esta la máxima de su carrera en la NBA, puso toda la atención mediática en el base español y, en concreto, en su rendimiento en Cleveland Cavaliers. Después de una temporada completamente para el olvido, el nativo del Masnou ha renacido, abrazando su versión más célebre, propia de la Selección española para tratar de ser un activo fundamental en la reconstrucción que los Cavs están tratando de culminar 4 temporadas después de la marcha de LeBron James a Hollywood.

Y no es para menos, pues mientras se firman estas líneas, Ricky está logrando tener su mejor campaña anotadora (13,7) y en porcentaje de acierto en triples (42,9%), algo que merece su punto de reconocimiento después de experimentar una gran regresión en su juego durante la 2020-2021 en Minnesota Timberwolves. El español ha visto como su anotación, sus asistencias, porcentajes y efectividad se han disparado con el cambio de escenario, pero no es esto lo que nos ocupa en esta pieza, sino más bien algo más etéreo y difícil de medir como es el impacto y en concreto la huella de Rubio en el desarrollo de los pívots de los Cavs.

MÁS | El tiro de media distancia de Kevin Durant es el arma definitiva

La franquicia de Ohio realizó una extraña e inusual apuesta durante esta offseason. Yendo en contra de la tendencia actual del baloncesto la gerencia no solo decidió seleccionar al mejor talento disponible en el puesto 3 del Draft, Evan Mobley, sino que renovó a una de sus piezas jóvenes más notables como es Jarrett Allen. Por si fuera poco, Cleveland quiso realizar una apuesta por Lauri Markkanen cuando nadie más parecía estar interesado en hacerse con el ala-pívot finlandés.

De este modo, los de JB Bickerstaff sumaron a su plantilla y a su proyecto a largo plazo a tres jugadores de los cuales el más "bajito" es Allen con 2,11 de estatura, superando Mobley y Markkanen los 2,13. De este modo, la idea de los Cavaliers era tratar de encontrar el modo de hacer funcionar la conjunción de estos tres gigantes de un modo que sirviese por un lado para desarrollar su juego y por otro ganar partidos.

Sobre el papel, unir a dos pívots de corte más clásico junto a un ala-pívot con poca movilidad defensiva parece ir en contra de todo aquello que impera en la actual NBA: versatilidad, rapidez, ligereza... Y, contra todo pronóstico, la apuesta está funcionando y lo está haciendo gracias al impacto de Ricky Rubio.

En este punto sería preciso hacer un inciso, ya que desde el pasado 1 de noviembre, Markkanen no ha podido jugar con Cleveland debido a que se encuentra dentro del protocolo de salud y seguridad de la liga, pero en los 8 encuentros previos las sensaciones fueron positivas, haciéndole ligeramente mejor cuando estuvo en cancha con el base catalán según indica PBP Stats.

La lupa, en este caso, vamos a ponerla sobre una de las duplas más intrigantes de esta campaña, la conformada por Jarrett Allen y Evan Mobley, dos figuras a priori llamadas a ocupar la misma posición pero que sorprendentemente están encontrando el modo de complementarse y congeniar del mejor modo posible sobre la cancha. Mientras el ex de los Nets ya había probado ser un virtuoso del bloqueo directo gracias al desarrollo que tuvo bajo la tutela de Kenny Atkinson, en el caso del rookie este generaba más dudas que certezas por su juventud (20 años) y lo verde que podía resultar en sus lecturas ofensivas y timing de juego. Con Rubio como nexo de unión, los tres están encontrando el punto de mejora siendo 1,3 puntos mejores en net rating que sus oponentes y con un impacto defensivo descomunal, teniendo un ratio de 94,5.

El base español es uno de los jugadores que más tiempo tienen el balón en sus manos de toda la NBA con 6,1 segundos de media cada vez que recibe, más que Stephen Curry o LaMelo Ball sin ir más lejos. Esta particularidad hace que tanto Allen como Mobley deban unirse en la media pista para hacer funcionar el ataque, de tal modo que aprovechándose de la atracción que genera Ricky estos solo deban esperar su momento para recibir y anotar.

El control del bloqueo directo y las secuencias en las que los tres han estado inmersos han sido sumamente eficientes:

Contar con dos interiores de este tipo, de los cuales solo Mobley parece tener un tiro desde la larga y media distancia a tener en cuenta, puede generar más de un problema por cuestiones de espaciado, facilitando a los oponentes la cobertura del aro. No obstante, con Ricky a los mandos el movimiento sin balón de los otros 4 jugadores facilita que se logren opciones de canasta. Y eso precisamente está viniendo gracias a la unión del español con los interiores, no tanto como simples finalizadores sino como ejes para facilitar la fluidez del ataque. Incluso haciendo posible que entre ellos mismos se retroalimenten:

El talento de Allen como interior moderno estaba ya fuera de toda duda antes de que Rubio desembarcase en Ohio. Anteriormente ya se había ganado una fama de ser uno de los pívots que mejor ejecutaba el bloqueo y continuación de toda la NBA, produciendo por encima del 1,16 por posesión en todas sus temporadas y por arriba del percentil 58. Poner al lado del joven pívot alguien que ha trabajado junto a algunos de los mejores interiores de la competición en lo que tiene que ver con el pick & roll como Rudy Gobert, Karl-Anthony Towns o Deandre Ayton solo puede ser un acierto por todo lo aprendido en el camino, controlando los ángulos, las velocidades y cómo responder a cada momento y lance del juego.

El jugador de 23 años ha sido quien más tiempo ha pasado en pista junto a Ricky en lo que llevamos de temporada con más de 200 minutos, a lo largo de los cuales ha tenido un +2,5 de net rating, anotando el 67,2% de los tiros de 2 que han venido a través de un pase del catalán, siendo Allen quien más se ha beneficiado en cuanto a puntos y lanzamientos de la presencia del español.

En el premio a Jugador de la semana que se llevó Jarrett Allen este lunes 8 de noviembre ha tenido buena parte de responsabilidad el nativo del Masnou:

El gran salto vertical y control del cuerpo de Allen le permiten a Rubio lanzar pases en ángulos y alturas a las que otros no podrían llegar, facilitando la anotación enormemente:

Aunque, sin duda, buena parte de la atención que Ricky está recibiendo por su papel como líder y guía de los jóvenes en los Cavs está siendo culpa del gran inicio de carrera de Evan Mobley, un jugador con un techo todavía por descubrir en lo ofensivo, pero que atrás ya es alguien capaz de impactar.

Lo importante con Mobley en la actualidad es que el ex de USC sea capaz de encontrar aquellos espacios en los que se sienta verdaderamente cómodo así como ir expandiendo poco a poco más sus recursos. Esto va a pasar por desarrollar un tiro a pies quietos fiable así como un correcto desempeño en acciones en las que tenga que poner el balón en el suelo y no simplemente ejecutar. De este modo, lo que necesita ahora mismo el jugador de los Cavs es fallar, equivocarse y así aprender. Abrazar y crecer desde el error es la mejor forma de aprender en esta liga, más con un calendario tan exigente, algo en lo que Ricky está siendo clave.

Lo que mejor se le da ahora mismo al pick 3 del último Draft en cuestiones ofensivas es correr la cancha, castigar en transición y ejecutar, preferiblemente jugando por encima del aro. Pero esto no es college, aquí los físicos son más parecidos o incluso superiores a los 97 kilos que Mobley mueve. Por ello, colocarle en situaciones en las que todavía no se siente cómo es la mejor garantía de desarrollo para la gran apuesta de Cleveland y Rubio le está llevando ahí partido a partido.

Acciones en donde él sea el protagonista o simplemente tenga que llevar a cabo gestos que no maneja a la perfección es lo que ayudará al pívot a alcanzar su techo:

No obstante, es innegable que, incluso a día de hoy, Mobley puede rendir a un gran nivel haciendo lo que mejor sabe:

La unión de Mobley y Rubio todavía tiene un amplio margen de mejora, produciendo 106,5 puntos por 100 posesiones en ataque, y el joven interior tiene que conseguir encontrar el punto en el que sea productivo, anotando tan solo el 39,4% de sus tiros de 2 asistidos por el español. Aunque está claro que la presencia del veterano base es la mejor influencia que este puede tener en sus primeros pasos en la NBA.

"Es alguien especial y lo acabará siendo. No sabemos todavía cómo de alto puede ser su potencial", declaró recientemente el base español.

"En cada partido estoy aprendiendo dónde puedo anotar, encontrando mis lugares en el ataque", reconoció Mobley tras anotar 26 puntos a los Knicks. "Siento que en cada encuentro estoy mejorando. Solo intento hacer lo que puedo en la cancha. Sé que tengo a mis compañeros a mi alrededor para ayudarme".

Cleveland pareció en un primer momento un destino de paso para Ricky Rubio entrando en su último año de contrato, pero con el paso de las semanas el nativo del Masnou está demostrando cómo Utah Jazz y Phoenix Suns progresaron tanto cuando le tuvieron en sus equipos y lo importante que está resultando para estos Cavs.

Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente a la NBA o a sus organizaciones.

Más en NBA.com

tv es
Todos los partidos en TV en España
Sergio Rabinal
mobley allen
3 claves para los Cavs tras romper su mala racha
Sergio Rabinal
embiid
La vuelta de Embiid y su experiencia con el COVID
Sergio Rabinal
Vincent
Una figura inesperada impulsó a Miami en Chicago
Juan Estevez
Edwards
Victoria de infarto para los Timberwolves
Juan Estevez
Booker
Phoenix venció a los Nets y llegó a las 16 seguidas
Juan Estevez
Más noticias