);
Houston Rockets

¿Cómo encajan Russell Westbrook y James Harden en los Houston Rockets?

Harden, Westbrook
nba photos

Cuando todas las aguas parecían volver a su curso y la NBA comenzaba a estabilizarse de nuevo tras el movimiento de Kawhi Leonard y Paul George a los Clippers, Adrian Wojnarowski destapó el enésimo traspaso del periodo estival. Un movimiento que involucraba a los Oklahoma City Thunder y los Houston Rockets por Russell Westbrook, Chris Paul y primeras rondas de Draft. Un movimiento esperado y que se llevaba forjando desde hace ya unos días, cambiando radicalmente la imagen de unos Rockets que quieren seguir aspirando a todo y unos Thunder que han optado por la reconstrucción del proyecto.

MÁS | Westbrook traspasado a Rockets

De esta forma, Harden y Westbrook vuelven a encontrarse en una pista de baloncesto compartiendo equipo por primera vez desde que James fuese traspasado en agosto de 2012 desde los Thunder, abandonando el equipo que le drafteó y a Kevin Durant y Russell Westbrook. Siete años después base y escolta comenzarán una nueva etapa juntos en la intentona de Daryl Morey de alcanzar el ansiado campeonato en un momento en el que la Conferencia Oeste está más abierta que nunca.

MÁS | ¿Qué significa el traspaso para Rockets y OKC?

Uso ofensivo, ¿problema o solución?

Tanto Harden como Westbrook son dos monstruos del consumo de balón en ataque. Ambos han protagonizado las clasificaciones de USG% ofensivo en los últimos años por un estilo de juego similar sobre el papel, pero que en la pista han representado formas de entender el baloncesto muy diferentes.

Si bien Harden ha encontrado en los Rockets de D'Antoni un sistema que funciona a través de un aclarado explícito sobre el manejador de balón y una serie de movimientos sin balón del resto de jugadores en pista que ha explotado a la perfección sus fortalezas. Por otro lado, Billy Donovan ha ido variando la filosofía de juego de los Thunder para adaptarse a las diferentes incorporaciones a lo largo del tiempo, pero manteniendo una estructura que diera pie a Westbrook a producir desde el pick&roll y en transición, sacando a relucir el excelente físico del que Brodie hace gala.

MÁS | Diccionario de estadística avanzada

En el pasado curso, Harden volvió a ser el jugador con el mayor porcentaje de uso ofensivo, esto es el volumen de uso de un jugador dentro de las jugadas ofensivas del equipo, con una media de 39.6%, muy lejos de su segundo competidor, Joel Embiid, con un 32.7%. En el caso de Westbrook el número no es pequeño, sino paralelo al del resto de la élite de la liga, con un 30.1% y ocupando la décima posición en la clasificación.

El nuevo paradigma que debe afrontar D'Antoni es bastante diferente al que ha estado manejando con Chris Paul como segunda espada. Aunque viendo un partido de Houston pudiera parecer que Paul acumulara el mismo número de balones en ataque que Harden, la diferencia en términos de uso aumenta en un 17.6% entre los dos jugadores.

Si los Rockets de la temporada 2018-19 han promediado 98.39 posesiones por encuentro estamos hablando de que James Harden ha ejecutado unas 40 posesiones ofensivas por encuentro y si añadiésemos a Westbrook este sumaría 30.5 de media, dejando unas 29.5 posesiones para que el resto del equipo de Houston pudiera atacar el aro. Una ecuación que vista desde fuera es extraña, difícil de resolver y, en cierto modo, salvaje por lo explícito que resulta.

Sin embargo, desde que Paul George llegase a los Thunder en 2017, Russell Westbrook ha sabido reducir su uso ofensivo considerablemente para adaptarse a las necesidades de su equipo y a la llegada de otra estrella. Si en la 2016-17, la primera sin Kevin Durant, Westbrook promedió un 40% de uso, para la 2017-18, ya con George, el porcentaje se redujo un 8% y en la pasada campaña bajó un 2% más. La ambición por ganar de Brodie es mayor que su ego, es consciente de que Houston y Harden representan su último billete al tren del anillo y que no puede dejarlo pasar.

La inconsistencia en el tiro de Westbrook

Pero no es oro todo lo que reluce en Westbrook y su asignatura pendiente para cada septiembre ha sido el lanzamiento exterior, un aspecto del juego que tanto Daryl Morey como Mike D'Antoni consideran la base del juego y que han llevado en algunos momentos a su máxima expresión.

En sus 11 temporadas en la NBA, Westbrook no ha pasado del 35% en porcentaje de triples en ninguna de ellas, mientras que Harden no ha superado el 39% en toda su trayectoria. La diferencia sustancial entre ambos perfiles se encuentra de nuevo en el volumen, el volumen es la clave del análisis individual y, mientras Westbrook lanzó una media de 5.6 triples por noche, Harden disparó 13.2.

La clave de esta propuesta en el caso de Harden se fundamenta en la creencia de que a mayor volumen, mayor probabilidad de acierto y un mayor número de puntos potenciales. Algo que en el caso de Westbrook podría funcionar si tomamos como ejemplo la temporada más experimental y brillante del base (2016-17) en la que lanzó 7.2 triples por noche y anotó un récord de carrera del 34.2% de media.

Las diferencias entre ambos perfiles son gigantescas, mientras Harden promedia un 39.5% de los triples totales del equipo en el último curso, Westbrook solo ha promediado el 18.2%. Encontrar lo que distancia a ambos jugadores en términos de lanzamiento resulta sencillo y la llegada de Brodie supone un cambio brusco con respecto a Chris Paul que se adaptó al sistema prácticamente al instante.

El aclarado y sus variantes

El aclarado o isolation es la situación predilecta a media cancha de los Houston Rockets actuales. Una forma de sacar partido del cambio de defensores tras el bloqueo directo, hand-off o el pase para que Harden y el resto del equipo produzcan puntos a partir de sus habilidades con el balón. Desde fuera puede parecer un baloncesto anárquico y arbitrario al mismo tiempo, pero cada movimiento está calculado, ningún ataque es igual al anterior y en cada posición en la que el manejador ataca hay una variante preparada.

Harden ha hecho del aclarado una forma de vida que le ha llevado a conseguir un MVP y quedar segundo en las votaciones en dos ocasiones. Además, progresivamente se ha convertido en un aniquilador en este tipo de acciones en las que cada vez se vuelve más y más efectivo y que, al igual que en el USG%, la diferencia con el segundo es gigante.

A lo largo de la pasada campaña, La Barba promedió 16.4 posesiones por partido en situaciones de aclarado en las que consiguió anotar 1.11 puntos de media por posesión, representando este tipo de acciones el 48% de su juego. Middleton, el segundo en el ranking, consiguió 1.09, cercano, casi parejos, pero con 3 posesiones de media por noche.

MÁS | OKC la dinastía que nunca sucedió

Nadie en el resto de la NBA ha conseguido promediar tantas posesiones en aclarado por partido como Harden y los más cercanos han sido DeRozan (4.1), LeBron (4.7), Chris Paul (4.7) y Russell Westbrook (4.9).

Este último, a pesar del volumen, ha sido el menos efectivo de los 5 con un promedio de 0.75 puntos por posesión, por debajo del umbral de 1.00 que marca la excelencia y enclaustrado en el promedio de la liga.

Aquí hay que romper una lanza a favor de Westbrook diciendo que no son en absoluto comparables las formas de jugar de los Rockets y los Thunder en este tipo de situaciones. Mientras Donovan propuso sistemas como el Elbow ISO para que Westbrook produjese en aclarado, este tipo de jugadas eran de resolución rápida, de mecha corta, y apenas había unos instantes desde que Russ recibía hasta que finalizaba la acción. En contraposición, los Rockets invierten una importante parte del reloj de posesión en preparar el aclarado y "matar el tiempo" por así decirlo, con un 28% de las acciones de tiro de Harden acabando en los últimos 7 segundos de posesión. Si se compara con Westbrook, este invierte solamente el 8% de sus lanzamientos en acciones tan tardías, optando por un 50% de las acciones ofensivas en los primeros 15 segundos de posesión.

Westbrook es determinante con el balón en las manos y en fases de juego explosivas, la pregunta que toca hacerse aquí es, ¿sabrá anotar en ritmos más pausados?

La química interna, la última esperanza de Morey

Daryl Morey ha vuelto a demostrar que no tiene miedo en arriesgar en su estrategia de "capital-riesgo" para conseguir un anillo. Arriesgó con Harden en 2012 y pasó de ser 6º hombre a MVP y acertó con el traspaso por Chris Paul en 2017 llegando a forzar un séptimo partido a los imbatibles Warriors. Ahora, Morey vuelve a lanzar una moneda al aire con un movimiento que en pleno mes de julio es una incógnita y del que nadie sabe cómo va a acabar.

Ambos dos jugadores son amigos cercanos, ex-compañeros de vestuario y puede significar un impulso positivo para que los Rockets pasen página a los problemas internos que parecían haber surgido en la última campaña entre Paul y Harden.

Morey se lanza a la piscina entregando a su segunda espada y varias primeras rondas protegidas (1-4) a los Thunder por un jugador que a los 35 años acabaría cobrando la friolera de 46 millones, salario similar al de CP3 en su contrato y edad actual.

Inquietante y esperanzador, los dos sentimientos que produce un movimiento de este calibre. Hemos conocido antes un equipo con Westbrook y Harden, pero ni esto son los Thunder ni estamos en 2012 tampoco.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

tunez puerto rico iran world cup 2019
Los rivales de España en el Mundial de China
Nacho Losilla
Team USA
Estados Unidos tiene sus 12 para el Mundial
Leandro Fernández
Guía Mundial China 2019
Guía completa del Mundial de baloncesto
Leandro Fernández
dwight howard
La redención de Howard: historia de su regreso a Lakers
Nacho Losilla
gregg popovich team usa vs australia
Popovich: "Nos han dado una gran lección"
Nacho Losilla
donovan mitchell vs australia
Mills y Australia rompen el récord del Team USA
Nacho Losilla
Más noticias