Los Angeles Lakers

¿Tiene razón Russell Westbrook en la explicación de su rendimiento con Los Angeles Lakers?

Pasada la jornada de Navidad, una de las que más ojos tiene encima de toda la temporada, miles de seguidores, expertos y comunicadores lanzan sus opiniones y análisis. El duelo de titanes entre Warriors y Suns, con la victoria de Golden State y su gran estrategia. La remontada de Milwaukee por medio del Dios griego. Y las interminables críticas señalando hacia Hollywood.

Más | Patty Mills marcó la diferencia para Brooklyn ante los Lakers en el duelo de los James

"Honestamente, creo que lo estoy haciendo bien", decía Russell Westbrook en su atención a los medios el lunes por la noche. "Pienso que la gente espera que haga unos jodid*s 25 (puntos), 15 (rebotes) y 15 (asistencias) cada partido. Eso no es lo normal. No es algo normal, algo que la gente pueda hacer de forma consistente. Sé que lo he hecho durante los últimos cinco años, pero no es normal".

Russ terminó el partido de Navidad ante los Nets con 13 puntos, 12 rebotes y 11 asistencias, además de 3 pérdidas, 5 faltas personales, un 4 de 20 en tiro (20%) con 0 de 3 en triples y el peor más/menos del equipo (-23) en 36:53 minutos de acción.

Las críticas le apuntaban. Mucha gente jamás entendió el traspaso de los Lakers en verano. Hoy en día, pasada media y nefasta temporada de los angelinos, todavía menos. ¿Hasta qué punto está siendo negativo para el rendimiento del equipo? Y, sobre todo, tras las declaraciones recientes, ¿tiene razón Westbrook?

Russ está firmando en la temporada 19,8 puntos (la cifra más baja de su carrera desde su segunda temporada en la liga) con un 46% en tiros de campo, un 31,3% en triples y un 65% en tiros libres (esta última, también la cifra más baja de su carrera). Añade 8,1 asistencias de media, sexto mejor promedio del curso; y 7,9 rebotes, ubicándose como el tercer guard que más suma por esa vía. Además, es segundo en pérdidas por partido con 4,6, solo por detrás de las 5 de James Harden.

Estos números son solo eso. Números. De poco sirven los promedios si no atendemos a lo importante: lo que ocurre en pista. Incluso utilizando diferentes métricas de estadística avanzada jamás conseguiremos un análisis fiel del juego si dejamos de mirar a lo verdaderamente importante. En los últimos días han aparecido vídeos virales recopilando acciones caóticas y erráticas de Russ en su primera media temporada con los Lakers, pero ¿quién se sorprende?

Más | La preocupante situación de los Lakers: irregularidad y poco margen para traspasos

Russ es precisamente eso. Caos y energía desbordante. Si revisamos sus encuentros de otras temporadas, encontraremos exactamente lo mismo. Incluso en la 2020-2021, en la que llegó a funcionar de forma notable con los Wizards tras necesitar media temporada para que encajasen las piezas, veremos esas jugadas demenciales y absurdas. Russ siempre ha sido y será así.

Sin embargo, todo esto es ruido y falta de verdad. Todo esto esconde lo importante: el uso y funcionamiento de Westbrook en los Lakers. Y lo que trasciende todavía más: los agujeros y las carencias de un equipo que hace 14 meses fue campeón de la NBA.

En esa misma atención a los medios, LeBron James fue preguntado por el rendimiento de Russ. La estrella del equipo le restó importancia a los tiros fallados por el base y alabó su espíritu competitivo. Al igual que David Fizdale, el asistente encargado de dirigir al conjunto mientras Frank Vogel está fuera, dijo que Westbrook simplemente quiere trabajar y que es él mismo quien más se presiona. Historias como estas tampoco sorprenden. No serán los últimos, ni son los primeros, compañeros que elogian el trabajo de Russell, al igual que su presencia en el vestuario.

"Todo el mundo quiere que haga una cosa, pero luego quieren que haga otra cosa diferente", siguió Westbrook ante los medios. "Honestamente, paso de esta situación en la que todo el mundo me dice lo que tengo que hace o me dicen lo que yo debería hacer".

Más | El panorama de Los Angeles Lakers ante un mes sin Anthony Davis por lesión

Y razón no le falta. Los análisis de barra de bar, los insultos y los desprecios no hacen sino alimentar la mala dinámica del equipo. Al igual que la lupa constante que supone jugar en los Lakers. Lo positivo será exaltado en exceso, al igual que lo negativo. Incluso Alex Caruso, que vive un gran momento en los mediáticos Bulls, dijo recientemente que no hay comparación en cuanto al peso mediático y la cantidad de vídeos que aparecen en redes sociales. Todo cuenta.

Sin embargo, y aunque es parte del deporte y de la sociedad actual, todo lo anterior es ruido. Barro alrededor de un grupo de jugadores muy veteranos, en los que es evidente que escasean piernas frescas y heridos por las lesiones. Trevor Ariza apenas ha jugado; Kendrick Nunn, todavía lesionado, espera su debut; y Anthony Davis, cuya temporada está siendo horrorosa, estará fuera el próximo mes.

DeAndre Jordan comenzó como titular y cada vez pinta menos en el equipo. Resulta que Steve Nash no le sacó de la rotación de Brooklyn por casualidad, quién lo hubiese esperado. Carmelo Anthony, por mucho que pueda sumar con puntos, es un evidente y conocido coladero defensivo. Talen Horton-Tucker, en quien los Lakers tanto invirtieron y por quien decidieron rechazar la extensión de Caruso, tampoco ofrece crecimiento en áreas donde flojea, tales como el tiro exterior y la defensa colectiva, aspectos fundamentales para triunfar en Playoffs.

Por si no había quedado claro, los Lakers son un desastre. El margen de mejora es enorme, comenzando por el propio AD y siguiendo por tener rotaciones más constantes. Recuperar lesionados, realizar algún retoque a la plantilla, añadir mecanismos ofensivos... Son muchos aspectos. Y ahora sí, toca diseccionar a Westbrook.

Hay un lema constante desde el primer día que llegó el base a Hollywood: "let Russ be Russ". O lo que es lo mismo, dejar que Westbrook sea Westbrook. No querían encorsetarle. Sabían que necesitaba un proceso de adaptación y la franquicia decidió que el camino a seguir era darle libertad. Por supuesto tienen directrices, normas en ataque y defensa e indicaciones, pero es evidente que este año hay más libertad en el juego angelino, con sus también evidentes consecuencias.

Vamos a repasar la temporada de Westbrook y los Lakers en tres apartados: defensa, pérdidas y tiro.

La defensa de Westbrook y los Lakers

Desde que los angelinos se hicieron con Anthony Davis en 2019 dejaron muy claras sus intenciones: ser titanes en defensa. Contrataron a Vogel para ello, un entrenador muy destacado atrás, pero que dejaba dudas por lo que podía hacer en la ofensiva. Así, los Lakers se convirtieron en un monstruo defensivo durante las dos primeras temporadas.

La diferencia entre ambas, además de las lesiones, radicó en que durante la 2019-2020 fueron un conjunto solvente en ataque. Tenían sistemas que aplicaron durante la temporada regular y realizaron el necesario trabajo de construir química entre jugadores nuevos durante la temporada. En la 2020-2021 reforzaron el ataque, perdieron defensa, sufrieron de lesiones y ficharon a Andre Drummond como pívot titular.

Más | Austin Reaves, la "esponja" de los Lakers en un momento marcado por las bajas

La estadística avanzada nos muestra a los Lakers como 12º en eficiencia defensiva, mientras que son 25º en eficiencia ofensiva. No se trata de una competición el discernir en qué campo está el problema. El problema es general. Los Lakers no funcionan en ninguno de los dos lados, pero es que han perdido su identidad. Eran dominantes atrás y desde ahí destrozaban en campo abierto con LeBron y AD. Añadir a Westbrook a la operación reforzaba esa idea de "defender y correr", tan básica y efectiva, pero si hay caída en el rendimiento defensivo, también la hay en ataque para un equipo que ya tenía carencias ahí.

En el caso de Russell, cuando está en pista los Lakers encajan 109,7 puntos por 100 posesiones (percentil 53) y cuando no está reciben 111,7 puntos por 100 posesiones (percentil 34). Entonces ¿podemos decir que defienden mejor con él? No. Han encajado menos puntos, pero la realidad es que con Westbrook en pista tienen un problema defensivo. Revisemos los datos del acierto en el tiro de los rivales a los que defiende.

La defensa en 1x1 de Russell Westbrook

  • Triples: -1,9%
  • Tiros de dos: +4,2%
  • A más de 4,5 metros: -1,8%
  • A menos de 3 metros: +6,8%
  • A menos de 1,8 metros: +4,7

Baja el acierto de sus rivales en el triple y los aumenta en tiros de dos. De hecho, hay una corriente que encaja con lo que vemos en pista: según se acercan al aro mejoran los porcentajes. Y es que la gran preocupación con Westbrook reside en su esfuerzo y concentración. Tenemos un par de ejemplos del partido de Brooklyn.

Russ pasa el bloqueo por encima sin suponer el más mínimo obstáculo para Harden. Carmelo Anthony tiene que mantenerse pendiente de la Barba en vez de Blake Griffin y, hasta que Harden pasa, Russ tampoco recupera su posición. Todo resulta en una buena opción de Griffin que es tapada por LeBron James. Sin embargo, Westbrook permite que Harden se ponga por delante suyo sin pelear y anota tras rebote.

La acción más viral del partido. Russell le señala a Malik Monk el cambio defensivo. Él había empezado con Harden, pero marca que se queda a Patty Mills. Pues bien, desde la señal no vuelve a mirar al australiano durante toda la defensa. Está pendiente del balón, Mills se mueve por fuera y solo vuelve a poner sus ojos encima cuando va a defender -tarde- el triple.

Westbrook es muy capaz de parar en uno contra uno al rival y de conseguir robos y defensas existosas. Sin embargo, el principal problema con él en defensa responde a la falta de consistencia y concentración. Para ser un jugador cuyo emblema es la intensidad, se borra por completo de varias defensas en cada partido.

Las pérdidas, un enorme problema para los Lakers

Los Lakers son 26º en porcentaje de posesiones que terminan en pérdida. Malgastan el 15,4% de sus posesiones y han perdido fuerza en el balance defensivo, por lo que estos malos ataques producen a su vez más malas defensas. Todo mal. La cuestión aquí es que juntan en plantilla al jugador con más perdidas de la historia, LeBron, y al quinto, Westbrook.

James es el jugador con más pérdidas totales por varias razones, pero la principal es la durabilidad. Siempre se encuentra entre los jugadores que más balones pierden, pero su caso es distinto al de Russell por la toma de decisiones. LeBron acumula pérdidas como resultado de tener un elevado volumen de juego. Una importante cantidad de las de Russ son por malas decisiones o por movimientos extraños en buenas decisiones.

¿Qué ocurre cuando ambos juegan juntos? Pierden un 15,4% de las posesiones. ¿Y solo Russ? El 15,8%. ¿Y solo LeBron? El 16,6%. Entonces, ¿cómo es posible que pierdan más posesiones con James si es mejor pasador y más fiable en las pérdidas? Se debe a los escasos sistemas de juego del equipo. Si revisamos el playtype de Lakers, vemos que apenas tiene desarrollo, algo que resalta viéndoles jugar.

Las jugadas de los Lakers

  • Transición: 16,2%
  • Catch&shoot: 15,5%
  • Pick&roll ejecutado por manejador: 12,5%
  • Poste: 10,2%
  • Aclarados: 9,3%

Solo en transición superan el punto por posesión (1,06) y en situaciones de tirar a pies parados lo clavan (1). En el resto están por debajo del punto por posesión. Hemos comentado antes la falta de sistemas, la falta de pases, la falta de ritmo. Los Lakers han perdido en calidad de juego y dependen más y más de lo que generen sus estrellas. Si el espaciado es pobre y los sistemas apenas aportan, las pérdidas aumentan.

No hay situaciones destacadas de mano a mano, de puertas atrás o de cortes. El juego de los Lakers es simple y básico en el peor de los sentidos, y así florecen las malas decisiones de Westbrook. Para saber mejor quiénes son los jugadores que más pérdidas suman, filtramos por los jugadores con al menos 10 partidos, 20 minutos de media y un uso de balón superior al 25%.

  1. Jalen Suggs: 15,5%
  2. Cade Cunningham: 15,3%
  3. James Harden: 14,7%
  4. Russell Westbrook: 14,4%

LeBron es 19º en esta lista por detrás de jugadores como Darius Garland, Karl-Anthony Towns, Bam Adebayo, Khris Middleton, Paul George, Luka Doncic, Nikola Jokic, Tyler Herro o Anthony Edwards. Westbrook solo tiene por delante a Harden, mejor generador y tirador, y a dos novatos cuya posición en la lista es lógica.

El asunto con Russ es que los Lakers ya sabían lo que recibían. Es el único jugador cuyo promedio de pérdidas en carrera supera las 4 (4,1) y ni siquiera su uso ofensivo más bajo desde la 2009-2010, su segunda temporada en la liga, reducen las pérdidas. El 27,9% de uso en ataque supone la primera vez en toda su carrera que baja por debajo del 30% desde que es All-Star. Situación inusual para Westbrook y en la que el staff técnico de los Lakers está poniendo más trabas que ayudas.

El triple, la media distancia y la selección

Russ es potencialmente el peor tirador de triples en volumen de la historia de la NBA. Nunca ha dejado de tirar pese a tener malos porcentajes ni pese a ver cómo las defensas rivales utilizaban este aspecto para minimizar el ataque rival. Sin embargo, sí que hay una zona en la que destaca: el triple desde la esquina.

Vogel le ha situado en muchas posesiones como el tirador en la esquina de lado débil. Aunque en apariencia esta decisión no tenga sentido, las medias de Russ de carrera desde la esquina son superiores al triple desde el alero o cabecera. De hecho, esta temporada registra un fantástico 47,6%, pero tan solo representa el 16,8% de todos los triples que intenta.

A pesar de todo, ese casi 17% es la cifra más elevada de su carrera empatando con su temporada en Houston. Tampoco es casualidad. Tanto en los Rockets (James Harden) como en los Lakers (LeBron) tuvo que acoplarse a otro gran generador y quisieron explotar su triple desde la esquina. Pero de nuevo, los triples desde la esquina representan una parte menor de sus lanzamientos.

  • Triples en catch&shoot: 1,9 intentos con 27,7%
  • Triples sobre bote: 1,6 intentos con 35,8%

Con los Lakers acumula un 30,4% en triples, prácticamente igualando su media de carrera (30,5%). Es decir, está tirando en su línea. Sí, con los Wizards registró un 31,5%, pero en las dos campañas anteriores estuvo en 25,8% y 29%. La conclusión con Westbrook y el triple es sencilla: cuanto menos tire, mejor, y cuantos más sean desde la esquina, mejor. Aun así los Lakers no dejarán de ganar o perder el título por los triples de Russ, incluso aunque siga lanzando malos triples en situaciones ajustadas.

Otra de las zonas polémicas con Westbrook es la media distancia. Aquí deja muchos de sus vídeos virales por lanzamientos a tablero muy forzados, pero lo cierto es que sus resultados son positivos. Comparemos su volumen y acierto en media distancia con respecto a sus compañeros de Lakers que más tiran.

  • Russell Westbrook: 3,1 intentos con 43,4%
  • LeBron James: 3,3 intentos con 51,4%
  • Anthony Davis: 4,8 intentos con 38,8%
  • Carmelo Anthony: 2,5 intentos con 40%

No consigue los excelentes porcentajes de James, pero está por encima de AD y de Carmelo. Es decir, por mucho que parezca que sean malos tiros, la realidad es que termina con buenos porcentajes. Es un tiro fiable. Joel Embiid, Dejounte Murray, Jayson Tatum, Luka Doncic, Kristaps Porzingis, Julius Randle o Damian Lillard tienen peor acierto que él.

Después está la cuestión de la zona restringida, el área más cercana al aro. De nuevo, los cuatro jugadores de mayor volumen para Lakers, solo que cambiando a Carmelo por Horton-Tucker.

  • Russell Westbrook: 7,2 intentos con 58%
  • LeBron James: 7,2 intentos con 76,7%
  • Anthony Davis: 7,7 intentos con 73,9%
  • Talen Horton-Tucker: 4,8 intentos con 60,9%

Respecto al partido de los Nets de Navidad, Russell batió un récord: de los 16 fallos que acumuló, siendo 3 desde el triple, otros 11 fueron en la zona restringida de la pintura. Esto supone la marca más elevada de fallos en el área restringida en un mismo partido en las últimas 10 temporadas. Salvo por una excepción, el propio Westbrook con 11 fallos en enero de 2020, cuando jugaba para los Rockets.

Si filtramos por un mínimo de 5 intentos por partido, en la 2021-2022 solo Franz Wagner, Lillard y el novato David Duke Jr. registran peores porcentajes que él en el aro. Esto es muy preocupante para los Lakers. Consecuencia directa también de su pésimo espaciado.

Más | La Posesión: LeBron James como pívot y cómo los Lakers están descubriendo una nueva versión

Quizás la estadística más llamativa de la temporada de Westbrook sea que ha disputado los 34 partidos. Ningún problema físico o de protocolos ha dejado fuera de combate a un jugador que ha sufrido lesiones graves a lo largo de su carrera. Mientras, LeBron ha jugado 22 y AD 27.

También en los últimos días se han hecho virales varios memes haciendo una referencia tan jocosa como inteligente. Los Lakers superaron a los Rockets en los Playoffs de Disney con una estrategia defensiva que exponía las carencias en el tiro de Westbrook, algo que explicamos aquí también, y decidieron este verano que la estrategia para ser de nuevo campeones pasaba por él.

"La gente está diciendo 'dejar a Russ ser Russ,' y creo que nadie entiende lo que eso significa", dijo Russ. "La gente lo repite, pero nadie lo entiende salvo yo mismo. Voy a apoyarme en eso y a seguir haciendo lo que creo que tengo que hacer. Voy a dejar que todo lo que esté fuera del vestuario se maneje por su cuenta."

En lo último tiene toda la razón. El ruido seguirá, pero él debe manejarlo de la mejor forma posible: ignorándolo, por difícil que sea. Sin embargo, tanto en la primera parte de las declaraciones como en las que abren el artículo, Westbrook muestra con sus palabras que, efectivamente, nadie entiende cómo funciona y que los Lakers no necesitan un 25-15-15 cada noche para ganar.

Necesitan concentración en defensa, una mejor toma de decisiones con LeBron como principal generador y que sea inteligente con los tiros. Pero todo esto choca con dejar a Russ ser Russ y puede que resida ahí la cuestión. Entre dejarle libre o encorsetarle, ¿cuál es el mejor camino? Las decisiones de los entrenadores de Lakers afectan, pero quizás es demasiado tarde para meterle en una guía concreta, diferente a la de toda su carrera, y sea imposible ganar con un Westbrook al natural.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Klay
¡En vivo: Golden State recibe a Indiana!
Juan Estevez
lebron steph
LeBron y Steph, los más votados en el 3er recuento
Sergio Rabinal
doncic
Doncic y una noche para reencontrarse
Sergio Rabinal
Lonzo Ball (Chicago Bulls) takes on younger brother LaMelo Ball (Charlotte Hornets)
Lo que sabemos de la lesión de Lonzo Ball
Sergio Rabinal
garuba g league
3 observaciones del momento de Garuba
Sergio Rabinal
santi aldama
El diario de Aldama: 7 puntos contra Clippers
Sergio Rabinal y Nacho Losilla
Más noticias