);
Top Stories

San Antonio Spurs, con DeMar DeRozan volviendo a ser figura en el cierre, le ganó a New Orleans Pelicans y sigue con opciones

San Antonio Spurs sigue haciendo su trabajo. Los de Gregg Popovich le ganaron por 122-113 a New Orleans Pelicans en un partido que era prácticamente una final para ambos, necesitados de victorias para seguir luchando por la clasificación a Playoffs. Los Spurs lucieron muchísimo mejor en la primera parte y lograron tener una diferencia de 20 puntos que luego se esfumó casi en su totalidad, pero la experiencia de sus veteranos ayudó a los texanos a sacar la cabeza a flote en el último cuarto ante los de Alvin Gentry.

Con 27 puntos de DeMar DeRozan, rey del clutch una vez más, 19 tantos de Rudy Gay y 16 puntos de Derrick White (todos en el primer tiempo, antes de salir lesionado), San Antonio sumó su cuarta victoria en los seis seeding games que ya disputó y continúa en carrera con opciones reales de clasificación, aunque sin depender de si mismo.

El récord de los de Texas, que sueñan con llegar a Playoffs por 23ra. vez consecutiva, es de 31-38, por lo que volvieron a superar a Phoenix Suns (31-39) para llegar al décimo puesto. El objetivo es el noveno lugar de Portland, de 32-39, mientras que también anda por ahí Memphis con 33-38, aunque para que los Spurs pasen a los Grizzlies deberían ganar sus dos partidos siguientes y que los de Ja Morant pierdan todo.

MÁS | Pascal Siakam, determinante en la victoria de Toronto sobre Memphis

New Orleans ahora queda esperando que Portland Trail Blazers no pueda ganarle a Philadelphia 76ers. Si los de Oregon logran eso, New Orleans ya quedará oficialmente eliminado con todavía dos partidos por jugar. Una decepción de los Pelicans, uno de los equipos marcados como favoritos a llegar a un play-in en la previa por el nivel que tenían antes del parate, por su calendario accesible y porque estaban más cerca de Portland y Memphis que otros conjuntos como Phoenix.

Los dos partidos que le quedan a los Spurs son contra Houston Rockets el martes y ante Utah Jazz el jueves, mientras que New Orleans cerrará yendo contra Sacramento Kings el martes y Orlando Magic el jueves.

DeRozan, el héroe del cierre

Desde que se reanudó la NBA, el jugador que más puntos anota en el cierre de los partidos peleados es DeMar DeRozan. El jugador de 31 años es una garantía para los de Popovich a la hora de sumar puntos desde acciones individuales y los Pelicans, sabiendo eso, no pudieron con él.

DDR había comenzado el partido tranquilo una vez más, pero se transformó en el último cuarto, cuando la diferencia de 20 puntos que había tenido San Antonio se vio recortada a 3 tantos. DeMar finalmente terminó con 27 puntos, 4 rebotes y 2 asistencias tirando 10-16 de campo y encestando sus siete tiros libres, y 15 de esos 27 tantos llegaron en el último cuarto, en el que entre él, Marco Belinelli (9 puntos) y Rudy Gay (8) hicieron casi todo lo que anotó San Antonio, un equipo muy joven pero que esta vez se respaldó en la experiencia.

Igual los jóvenes de los Spurs habían funcionado antes: Dejounte Murray terminó con 18 puntos y 5 rebotes tirando 3-5 en triples, Keldon Johnson sumó 9 tantos desde el banco y Drew Eubanks volvió a estar sólido, con 8 puntos, 11 rebotes, 2 robos y 2 tapones en 24 minutos.

Derrick White, con la mano caliente y la rodilla golpeada

Entre el primer y el segundo tiempo del partido de San Antonio se notó un cambio importante: faltó Derrick White, el líder anotador de los Spurs en los primeros cinco partidos de esta reanudación con más de 21 tantos por encuentro.

El jugador de tercer año, que llegaba presentándose como una gran amenaza con el tiro exterior, empezó preciso de nuevo: encestó sus dos primeros tiros de larga distancia y cerró el primer cuarto con 12 unidades. En el segundo período sumó cuatro puntos más para llegar a 16, pero encendió alarmas al chocar la rodilla izquierda con Jrue Holiday e irse al vestuario rengueando.

D-White salió a jugar el segundo tiempo, pero apenas iniciado el tercer cuarto cayó mal al suelo tras intentar una bandeja y, sin contacto con un rival, sufrió daño en la rodilla nuevamente y pidió asistencia desde el suelo. No volvió al partido y San Antonio lo extrañó después de su salida. Se lo vio retirándose del estadio caminando con normalidad, solamente con hielo en la rodilla. Por ahora el parte médico oficial habla solamente de un golpe en la rodilla, ampliaremos cuando haya más información.

El trabajo de Poeltl sobre Zion

Un interrogante previo al partido era como haría San Antonio, con su formación baja de cuatro perimetrales y un pivot, para tratar de frenar a alguien que suma puntos cerca del aro con tanta facilidad como Zion Williamson. Y la respuesta fue con una labor tremenda de Jakob Poeltl en la primera mitad, dejando al novato en un 3-9 de campo que es extrañísimo para él.

Estas dos posesiones consecutivas del ex jugador de Toronto Raptors en defensa ejemplifican bien su labor inicial.

Así, Jakob tuvo impacto en el partido más allá de haber fallado una jugada insólita por duplicado.

Zion comenzó a generar lo habitual en él en el tercer cuarto con ocho puntos consecutivos, justamente aprovechando la salida de Poeltl por su cuarta falta personal, pero rápidamente el novato debió irse también al banco por la limitación de minutos que rige sobre él.

Zion le sacó la quinta falta al europeo en el comienzo del último cuarto y sumó 10 tantos más, pero en el clutch, cuando el rookie regresó para cerrar, Poeltl volvió a destacarse cerrando las vías más cercanas al canasto.

En total Zion finalizó con 25 tantos y 7 rebotes (cinco en ataque), una buena actuación en sus 27 minutos, pero el 10-20 de campo que tuvo está bastante lejos de otras actuaciones impresionantes que le vimos hacer a uno de los jóvenes más prometedores del mundo del básquetbol. Por su parte, Poeltl aportó 5 tantos, 14 rebotes y 2 robos en 22 minutos, con un +/- de +4.

JJ Redick y un gran partido en vano

JJ Redick fue el máximo anotador de los Pelicans con 31 puntos desde el banco, tirando 8-12 desde tercera dimensión en un partido en el que su equipo no estuvo nada fino con ese tema (4-19 para el resto de sus compañeros).

El escolta ex LA Clippers además tomó 5 rebotes, repartió 3 asistencias y fue la llave para que New Orleans pueda aspirar a ganar el partido hasta el final, con 14 unidades en el período final, pero no alcanzó su producción ni siquiera a pesar de que igualó su mejor performance anotadora con la camiseta de los Pelicans, sumándose al club de jugadores autores de un partido de 30 puntos o más teniendo 36 años de edad.

Además de lo de Redick y Williamson, New Orleans tuvo apenas a 17 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias de Brandon Ingram (6-14 de campo), y 10 puntos y 12 rebotes de Derrick Favors. La media-cancha de Lonzo Ball y Jrue Holiday no pudo generar demasiado con el tiro (se combinaron para un 4-22 de campo y dieron 17 asistencias pero perdieron 8 balones) mientras que Josh Hart no sumó puntos desde el banco.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Zach LaVine
LaVine, feliz con la contratación de Donovan
Carlos Herrera Luyando
Trae Young
Trae Young y la necesidad de ganar
Carlos Herrera Luyando
Jamal Murray, LeBron James
¿Qué esperar del Game 5 entre Lakers y Nuggets?
Leandro Fernández
black lives matter
La NBA y la búsqueda de la justicia social
Nacho Losilla
Anthony Davis
El estado de AD tras su esguince de tobillo
Leandro Fernández
jayson tatum
Tatum sigue batiendo registros
Nacho Losilla
Más noticias