En clave española

Los 166 días de Serge Ibaka: de la operación de espalda a reencontrarse con LA Clippers

En los Playoffs de 2019 fue campeón junto a Marc Gasol y Sergio Scariolo realizando un papel clave desde el banquillo para los Toronto Raptors. En los de 2020, los de Disney, confirmó que rendía tan bien como cualquier otro pívot saliendo desde el banquillo: promedió 14,8 puntos, 7,7 rebotes y 1,3 tapones en 22,8 minutos con 51% en triples, 53% en tiros de campo y 100% en libres durante 11 partidos.

Más | Lesión grave de Ricky Rubio: ¿qué supone su baja para toda la temporada y su futuro?

Fue entonces cuando Serge Ibaka cambió de aires. Él prefería continuar en Canadá, pero la franquicia miraba en otra dirección. Se convirtió en una de las piezas de complemento más cotizadas del mercado. Un interior otrora dominante por su capacidad de salto y cuya evolución desembocaba en un pívot tirador, inteligente y veterano, todavía muy útil con 30 años.

Kawhi Leonard, con quien trabó gran amistad en el año del título, ejerció un papel fundamental para reclutarle. LA Clippers era el nuevo destino donde buscaría el segundo anillo de su colección. Ibaka llegaba a un destino muy competitivo donde había hambre de postemporada, y él encaja de manera fantástica en el esquema de cinco hombres abiertos. Sin embargo, la peor lesión de su carrera se cruzó en el camino.

La espalda baja y las continuas molestias para Serge Ibaka

El español comenzó la temporada como titular y a buen rendimiento, pero las molestias en la espalda llegaron pronto. Firmaba números similares y producción positiva en sus 25 minutos de media durante los primeros 20 encuentros, pero desde ahí fue muy inusual verle superar esa cantidad de tiempo en pista. Ni él podía ni los Clippers querían arriesgar.

El descanso y el tratamiento dieron como resultado que Ibaka comenzó a jugar más. 27 minutos contra Memphis, otros 26 ante Bucks y 28 frente a Boston, pero ahí terminó. El 14 de marzo, jugando ante los Pelicans de Willy Hernangómez, Serge tuvo que abandonar el encuentro cuando apenas había disputado 8:17 minutos. Era inviable seguir.

Una publicación compartida de Serge Ibaka (@sergeibaka)

Después de dos meses sin actividad oficial, Ibaka pisó al acelerador para ayudar a los suyos. Forzó la maquinaria y se vistió con la elástica de los Clippers para jugar los dos últimos partidos de temporada regular (17 y 18 minutos). Así llegó con algo de rodaje a la serie de Playoffs contra Dallas, en la que tuvo 12 minutos en el Game 1 y tan solo 5 en el Game 2. La espalda dijo basta.

El propio jugador anunció cerca de un mes después que había pasado por quirófano. No había fecha para su vuelta, pero habían conseguido el primer logro. La 2020-2021 fue una temporada aciaga para Ibaka: comenzó con la ilusión del nuevo equipo y de reunirse con Kawhi para buscar otro anillo, y terminó en la mesa de operaciones mientras los suyos luchaban con todo por las primeras Finales de la franquicia.

La recuperación y la puesta a tono en la G League

Si hubiésemos apostado a comienzos de temporada qué español iba a destacar en la G League, posiblemente hubiésemos perdido la mayoría. Habríamos pensado en los jóvenes Usman Garuba o Santi Aldama porque no contábamos con el factor Ibaka. Una vez recuperado de su lesión, cinco meses después de la operación, decidió que necesitaba más repeticiones antes de volver a la rotación.

"Él quería bajar a la G League y encontrar su ritmo", explicó el entrenador de LA Clippers, Tyronn Lue. "El juego es un poco rápido para él en este momento, así que quería ir a la G League y jugar, tener repeticiones, coger el timing... Eso es un verdadero profesional".

Más | Serge Ibaka se despide de la G League a lo grande

No es habitual encontrar a un veterano de más de 30 años y reputación intachable en la NBA bajar a la G League para ultimar la recuperación. Algunos han entrenado con el equipo afiliado mientras sus compañeros estaban de gira, pero es que Ibaka disputó cuatro partidos. Cabe destacar que el volumen de encuentros ni siquiera se acerca al de la NBA.

"Es bastante divertido. Vi algunos comentarios de la gente que se mofa de mí", explicaba Ibaka tras su último partido con Agua Caliente Clippers. "No lo entienden, pero creo que muchos jugadores pueden usar esta situación si están de baja mucho tiempo. Si eres Kevin Durant, puedes estar fuera dos años y volver, vas a jugar. Si eres Serge Ibaka, tienes que currártelo. Nadie te va a dar nada. Ha sido así desde mi primer día en esta liga".

Paso a paso y sin saltarse ningún nivel. Después de arriesgar la espalda por el equipo y de frustrarse en el intento, Ibaka realizó un perfecto ejemplo de profesionalidad. Trabajo, trabajo y más trabajo para acerarse al tono que le permitió, hace menos de dos años, ser considerado uno de los mejores interiores de complemento de toda la liga.

La competencia en LA Clippers

Los Clippers invirtieron su excepción de nivel medio en fichar a Ibaka. Para contextualizar, los Nets utilizaron esa ficha salarial para Patty Mills y los Lakers para Kendrick Nunn. Es decir, los candidatos al título deben seleccionar muy bien en quién invierten esta excepción, ya que puede resultar una diferencia clave a partir de abril. Y por desgracia para los Clippers han estado casi una temporada al completo ajustando la rotación sin la suya.

Si a esto añadimos otras lesiones, como las de Kawhi Leonard y Paul George u otras menores como la de Marcus Morris, encontramos un equipo que ha tenido que buscar soluciones. Ivica Zubac se ha convertido en el pívot titular predilecto de Lue, y por derecho propio. El croata es una garantía en temporada regular con 9,6 puntos, 8,2 rebotes y 1,2 tapones, pero sufre en Playoffs. También han encontrado en Isaiah Hartenstein a un infravalorado protector del aro. Sin embargo, la fórmula favorita es la del small-ball.

Más | ¿Cómo impacta la lesión de Paul George en los LA Clippers? Panorama y opciones en la plantilla

Los Clippers jugarán muchos minutos con Nico Batum y Morris juntos como su pareja interior, así abren la pista para penetraciones, consiguen tiros liberados y ganan movilidad defensiva. No obstante, en el Oeste necesitas el recurso interior. Phoenix, Denver, Utah o Lakers cuentan con destructores en la pintura, por lo que necesitas argumentos contra ellos. Es aquí donde Ibaka aparece como principal fuente para los Clippers.

Desde que regresó de la G League, Ibaka firma 8,6 puntos, 5 rebotes, 1 tapón y 46,2% en triples en apenas 17,9 minutos. Ha sido titular en los últimos tres partidos, siendo el último de ellos (vs. Minnesota) su mejor actuación del curso con 17 puntos en menos de 20 minutos. Además, no es solo un interior que abre la pista, también es un defensor muy capaz que supera las posibilidades ofensivas de Hartenstein y las defensivas de Zubac.

El camino de Ibaka desde que comenzaron las molestias hasta su recuperación ha sido largo y tedioso. Meses de no poder jugar con normalidad, de no poder ser quién siempre ha sido sobre una cancha de baloncesto. Pero eso queda atrás. Serge tiene 32 años y todavía muestra signos de jugador diferencial, una excelente noticia para los Clippers y la comunidad española.

La competencia en el equipo angelino ha aumentado y no tiene su presencia garantizada como cuando fichó por ellos, pero será clave para sus aspiraciones. De momento, la nota positiva es haber recuperado a este fantástico jugador. La evolución de Ibaka en la NBA merece su propia historia, pero en esta ocasión tocaba escribir sobre el camino hasta volver a ser él. Los 166 días de infierno con la espalda del bueno de Serge.

Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente a la NBA o a sus organizaciones.

Más en NBA.com

Live
¡En vivo: Lakers busca recuperarse ante Utah!
Juan Estevez
Trae
Young lideró la gran reacción de Atlanta
Juan Estevez
Grizzlies
Una jornada especial para Memphis
Juan Estevez
Cavaliers
Cleveland venció a Brooklyn y sigue prendido arriba
Juan Estevez
Miles Bridges
Partidazo de Bridges para vencer a los Knicks
Agustín Aboy
tatum
La mejor versión de Tatum salvó a Boston
Sergio Rabinal
Más noticias