Golden State Warriors

Stephen Curry, se acerca al récord de triples y Steve Kerr le compara con Michael Jordan

Era tan complicado el reto que Stephen Curry tenía por delante que ni siquiera una figura de su talla pudo lograr el objetivo. La estrella de los Golden State Warriors necesitaba 16 triples anotados para superar a Ray Allen y convertirse en el máximo triplista de todos los tiempos en la NBA, lo que no solo le habría catapultado a la primera posición histórica, sino que habría supuesto el récord de conversiones desde la larga distancia en un solo encuentro. El primer match ball del 2 veces MVP en lo que al registro se refiere no fue suficiente y deberá esperar para poder alcanzar al mítico escolta de Sonics, Bucks y Celtics, al menos hasta el siguiente encuentro ante los Philadelphia 76ers este próximo sábado.

MÁS | Golden State Warriors venció a Portland Trail Blazers sin forzar la maquinaria

Los Portland Trail Blazers tuvieron claro que no querían pasar a la historia como el equipo al que Curry le anotó 16 triples y, al mismo tiempo, logró el récord ante ellos. Los de Chauncey Billups se pusieron manos a la obra desde el arranque con un plan defensivo centrado en la estrella, impidiéndole tomar lanzamientos cómodos y estorbándole hasta el punto de que nunca llegó a entrar en su ritmo anotador habitual. Sin embargo, los Warriors supieron encontrar la grieta en la defensa rival y sumaron una importante victoria por 104 a 94 que les pone con un balance de 21-4 como líderes del Oeste.

Volviendo a Steph, este tuvo lo que en cualquier otro jugador habría sido una noche en positivo si tenemos en cuenta el volumen, concluyendo el duelo con 22 puntos en 6 de 17 triples (35,3%) y 2 de 2 en tiros de 2, añadiendo 2 rebotes, 2 asistencias y 1 robo. Estaba claro que Curry quería romper el récord esta jornada y su único objetivo era hacerlo por la vía rápida, pero evidentemente no fue así.

"Creo que Curry tomó un par de triples demasiado rápido y pronto con los que quería ponerse en marcha", reconoció Steve Kerr. "Jugamos una gran primera parte pero la pelota no entró. Me di cuenta de que el partido iba más de hacer lo necesario", añadió en relación al tipo de juego que iban a precisar para ganar. Y no es para menos pues los Warriors tuvieron una noche terrible desde la larga distancia, cerrando el duelo ante Portland con una serie de 14 de 46 al triple (30,4%), su tercera peor actuación desde más allá del arco en esta temporada.

Toda la atención y la presión defensiva estuvo en Steph, que buscó una y otra vez no solo añadir más conversiones a su casillero particular, sino entonarse ofensivamente e impulsar al equipo para romper definitivamente el marcador.

"Anotar tantos triples en un partido (16), nunca se ha hecho antes obviamente", defendió Kerr a su pupilo. "Steph hizo seis, lo cual no es nada para él. No creo que haya conseguido eso en mi carrera, ni siquiera una vez".

"Él va a romper el récord en algún momento, todos lo sabemos", dijo Otto Porter Jr que sumó 15 puntos saliendo desde el banco. "Mi trabajo es continuar dándole buenos pases, incluso después de que rompa el récord. Le queda mucho más en el por conseguir".

Con este encuentro a la estrella de Golden State le distancian tan solo 10 triples de lograr el tan esperado registro que deje atrás a Ray Allen, consagrándole como uno de los jugadores más influyentes en el juego de siempre y elevando todavía más su figura en la NBA. Lo más seguro es que Stephen Curry rompa el récord en los dos próximos encuentros en Philadelphia o Indiana. En caso de hacerlo en el primer duelo lo haría frente a su hermano Seth, mientras que de conseguirlo en el otro, sería en casa de uno de sus ídolos, Reggie Miller. En cualquiera de los dos emplazamientos habría una bonita historia.

Con este triunfo sobre Blazers los Warriors inician ahora una gira por el Este que les llevará a medirse a 76ers (11/12), Pacers (13/12), Knicks (14/12), Celtics (17/12) y Raptors (18/12) en el que potencialmente ha sido su último partido como locales sin Klay Thompson que se espera que regrese a mediados de diciembre.

La comparativa con Michael Jordan

Lo que está a punto de realizar Stephen Curry no es algo en absoluto menor, sino un hito para recordar en adelante. Independientemente de cuando lo consiga, el jugador de los Warriors habrá precisado un poco menos de la mitad de partidos de lo que le costó a Ray Allen (1300), habiendo disputado hasta el momento 786 encuentros. Especialmente notable ha resultado su último lustro donde ha revolucionado completamente el juego y ha cambiado en cierto modo la manera en que se entiende, despertando como un anotador sin freno y abrazando el lanzamiento exterior como su principal arma.

En gran medida este registro no habría sido posible o bien habría tardado más en llegar sin la presencia de Steve Kerr, una figura clave en su carrera por cómo le ha entendido y apoyado. El técnico de los Warriors siempre ha tenido buenas palabras hacia su pupilo y le ha acompañado en todo este viaje. Una persona que ha tenido la suerte de compartir vestuario con algunos de los más grandes de todos los tiempos, entre los que se incluyen Shaquille O'Neal, Tim Duncan, David Robinson, Scottie Pippen y, evidentemente, Michael Jordan.

Precisamente sobre el mito de los Chicago Bulls Kerr estableció una comparativa con el propio Curry durante la entrevista pre-partido ante los Blazers, asegurando que guardan más similitudes de las que cabría esperar simplemente viendo sus estilos de juego.

"Creo que Steph, en muchos sentidos, es como Michael Jordan. Hay tantos momentos que simplemente se mezclan. Ni siquiera destacan porque eso es justo lo que esperas. Y tal vez ese sea el verdadero signo de grandeza", reflexionó el técnico. "Cada noche los fans van a ver algo especial. Y cuando haces algo así una y otra vez, es más difícil que una noche en particular destaque. Se ha convertido en una rutina para él. Steph elevó el listón mucho más alto en términos de qué es un buen tiro y qué es un mal tiro. Obviamente es un jugador más que capaz de hacer eso gracias a sus habilidades".

Aunque sus estilos de juego puedan resultar muy diferentes, lo que une a Curry y Jordan según Kerr es algo más etereo y relativo a las sensaciones que genera en quien les ve sobre una cancha, así como su actitud respecto a la competición.

"Gran parte de eso fue también su forma de pensar. Nunca he visto a nadie tan confiado y sin ningún tipo de discreción a la hora de lanzar el balón. Y lo digo de buena manera", prosiguió. "Es difícil siquiera imaginar dónde se ubicará este récord cuando se retire. Quiero decir, habrá dejado atrás un récord que fue bastante increíble por derecho propio, dado lo que hizo Ray Allen en su carrera. Por lo tanto, es un poco abrumador".

Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente a la NBA o a sus organizaciones.

Más en NBA.com

Stanley Johnson
Johnson, la solución de Lakers ante Utah
Juan Estevez
Trae
Young lideró la gran reacción de Atlanta
Juan Estevez
Grizzlies
Una jornada especial para Memphis
Juan Estevez
Cavaliers
Cleveland venció a Brooklyn y sigue prendido arriba
Juan Estevez
Miles Bridges
Partidazo de Bridges para vencer a los Knicks
Agustín Aboy
tatum
La mejor versión de Tatum salvó a Boston
Sergio Rabinal
Más noticias