);
Miami Heat

Todo el talento de Dwyane Wade, la leyenda de Miami Heat, en una posesión

D-Wade One Play.jpg
Dwyane Wade (NBA Getty Images)

Bienvenidos a "Una posesión!" Durante la temporada 2019-2020, el staff de NBA.com estudiará una posesión de un partido determinado y analizará cada detalle para revelar su gran significado más allá de la acción en sí.

Hoy, Dwyane Wade, leyenda de Miami Heat, es el protagonista.

Contexto: El día sábado 22, Wade se unirá a Chris Bosh, Tim Hardaway, Shaquille O'Neal, Alonzo Mourning y Michael Jordan - sí, Michael Jordan - como los únicos jugadores en la historia de Miami Heat en tener su camiseta retirada. Wade pasó casi toda su carrera digna del Salón de la Fama en Miami, llegando a ser 13 veces All-Star, tricampeón de la NBA y máximo anotador de la temporada 2008-2009, por nombrar algunos de sus logros.

La posesión: Hay mejores highlights y momentos más memorables, pero no hay mejor ejemplo de lo que hizo a Wade uno de los mejores de la historia que una canasta anotada frente a Oklahoma City Thunder el 14 de febrero de 2013, como visitante. Detrás de las hazañas atléticas, se esconde el matiz astuto de su juego que hizo de D-Wade un jugador simplemente brillante.

Es apenas un ejemplo, pero hay mucho que ver:

  • La predisposición de Wade de adaptarse a LeBron James
  • La habilidad de Wade para superar sus propios defectos.
  • La inteligencia de Wade para ir realizando cambios en el momento

¿Cómo pudo haberse manifestado todo eso en apenas una jugada? Mejor observémosla.

Con 15 segundos restantes en el reloj de tiro, James recibió el balón en el costado derecho, con Kevin Martin defendiéndolo.

Compartiendo la cancha con él están Wade, Ray Allen, Rashard Lewis y Chris Bosh. Allen y Lewis toman un lugar en el perímetro, Wade espera en la esquina del costado débil de la defensa y Bosh se dirige hacia el otro lado del poste alto para darle a James el espacio que necesita para atacar a un Martin mucho más pequeño.

El valor de tener a Allen y Lewis en la línea de 3 puntos debería ser obvio: son tiradores de tres puntos de élite que pueden castigar a los equipos al sacar la marca de encima de ellos.

Se puede ver cómo de difícil es la posición en la que se encuentra Kevin Durant, por ejemplo, porque no quiere comprometerse por completo a doblar la marca sobre James a pesar de que está a menos de dos metros de un matchup defensivo desfavorable para su equipo.

Serge Ibaka es más agresivo al ayudar y descuidar a Lewis, en parte porque Lewis está bastante más lejos de James que Ray Allen. En teoría, eso le da más tiempo para cerrar a Lewis si James le hace un pase, porque la pelota tiene una distancia mayor para viajar. (Si Ibaka podría cerrar o no a tiempo para evitar que Lewis lance cómodo un triple es otra historia, aunque estamos hablando de un Ibaka que integraba el quinteto defensivo ideal de la NBA, no el Ibaka de 30 años. Hay una buena posibilidad de que pudiera hacerlo).

Sin embargo, Russell Westbrook es la persona a la que hay que prestarle atención. Básicamente está ignorando a Wade en la esquina para ayudar a Ibaka a cubrir a Kendrick Perkins, que se encuentra tapando a Bosh e interponiéndose en un posible espacio en el que LeBron podría atacar el aro.

Teniendo en cuenta lo llena de gente que está la pintura, parece difícil creer que todo terminará con Dwyane Wade anotando una bandeja.

No es una sorpresa que Westbrook le haya dado la espalda a Wade. Wade no solo era alguien que prefería evitar el tiro de tres puntos, sino que no era particularmente bueno. Encestó el 29,3% de los intentos de triples en su carrera, lo que lo coloca en el raro grupo de jugadores en la historia de la NBA que intentaron más de 1,000 triples y metieron menos de un tercio de ellos.

Su mejor temporada de tiro de tres puntos fue en 2018-19, cuando convirtió el 33% de sus intentos desde el perímetro. Tenía 37 años de edad.

De nuevo, no es que eso vaya a evitar que Wade anote. Con Westbrook concentrado en el balón, D-Wade hizo un corte perfectamente sincronizado hacia la canasta y recibió un pase de James. Perkins intentó bloquear su tiro, pero Wade pudo escabullirse para aumentar la diferencia de Miami en el partido a dos dígitos.

Fue un gran pase de LeBron, pero un movimiento aún mejor de Wade.

¿Por qué es tan importante? Por varias razones.

Antes que nada, es un ejemplo de como Wade supo sentarse en el asiento de acompañante y darle las llaves de los Heat a James. En las seis temporadas en las que Wade fue nombrado All-Star antes de que LBJ se uniera al Heat, Wade tuvo una tasa de uso del balón del 33,7%. En los cuatro años que jugó junto a LeBron en Miami, el uso de Wade cayó al 30,2%.

Eso todavía era alto en comparación con otros jugadores de la liga (James tenía una tasa de uso del 31,1% en Miami), pero era más bajo de lo que Wade estaba acostumbrado en los años previos a conformar una dupla histórica.

Wade probablemente no recibe suficiente crédito por la forma en que le entregó la ofensiva a James, especialmente si se considera que todavía estaba en el mejor momento de su carrera en ese momento. Dwyane ha dicho que fue un ajuste difícil de hacer, pero que obviamente valió la pena de una manera enorme. No es coincidencia que en las dos temporadas en las que James ganó el trofeo de MVP jugando en Miami, el equipo se consagró campeón.

En cuanto a Wade, sus estadísticas disminuyeron cada temporada que jugó junto a James en Miami, pero se estableció como uno de los No. 2 más temibles en la historia de la NBA. No solo coexistió con James. Brilló. Los dos se convirtieron en una pareja temible debido a, en gran parte, la voluntad de Wade de convertirse en el "Robin" del "Batman" LeBron.

MÁS | Recordamos los momentos más icónicos de la carrera de Dwyane Wade

En segundo lugar, esta acción muestra cómo Wade compensó no ser una amenaza desde el perímetro. Hoy en día, es inimaginable pensar que un equipo podría ganar un campeonato con un escolta que es un tirador de triples por debajo del promedio, ni hablar con uno que ni siquiera piensa en disparar, pero Wade era un genio jugando sin balón, uno que sabía cómo aprovechar los espacios que los equipos rivales le brindaban.

Ayudó bastante el hecho de que Miami lo había colocado en posiciones para tener éxito, sin mencionar que tuvo a uno de los mejores pasadores de todos los tiempos (LeBron James) como compañero de equipo. Si Wade hubiera estado estacionado donde estaba Ray Allen, habría sido más fácil para su defensor ayudarlo y más difícil para él escabullirse hacia el aro. Al pararse en el lado débil, fue mucho más difícil para su defensor seguir la línea entre ayudar la defensa interior y no abandonar a Wade por completo.

Aún así, es la inteligencia en este deporte de Wade la que brilló en esta jugada en particular. Algo que es fácil pasar por alto en tiempo real es que Wade hizo una pausa en la mitad del corte hacia la canasta. ¿La razón por la que lo hizo? James recogió el balón, como si fuera a lanzar por sobre Kevin Martin. Una vez que Dwyane se dio cuenta de que LeBron en realidad no iba a lanzar, continuó su camino hacia la canasta, escondiéndose detrás de Westbrook para una bandeja.

Esa es una parte del juego de Wade de la que todos pueden aprender, no solo aquellos que tienen problemas para generar espacios en ataque. Puede parecer fácil, pero es raro que un jugador del calibre de Wade lo acepte de la forma en la que él lo hizo.

Sigue la NBA con el NBA League Pass, suscríbete aquí.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

rookies
Los mejores rookies en Playoffs de la historia
Juan Estevez
Jersey Nicknames
El partido en el que los apodos llegaron a las camisetas
Juan Estevez
DeMarcus Cousins, Kyrie Irving, Davis Bertans
Regreso NBA, al día: noticias, fichajes, bajas y más
Leandro Fernández
NBA
10 historias a seguir en los partidos de preparación
Juan Estevez
Doncic Slovenia
Los antecedentes de Luka en Playoffs
Juan Estevez
LeBron James James Harden
¿Cuánto sabes sobre la temporada 2019-2020 de la NBA?
Agustín Aboy
Más noticias